Dolores del Río

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Dolores del Río
Dolores del Río in The Fugitive (1947 film).jpg
Dolores del Río en The Fugitive (1947).
Información personal
Nombre de nacimiento María de los Dolores Asúnsolo y López Negrete[1]
Nombre en español Dolores del rio Ver y modificar los datos en Wikidata
Apodo Lolita
Nacimiento 3 de agosto de 1904
Victoria de Durango, Durango, México
Fallecimiento 11 de abril de 1983 (78 años)
Newport Beach, California, Estados Unidos
Causa de muerte Insuficiencia hepática Ver y modificar los datos en Wikidata
Sepultura Rotonda de las Personas Ilustres Ver y modificar los datos en Wikidata
Residencia Victoria de Durango y Durango Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Mexicana
Lengua materna Español Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Cónyuge Jaime Martínez del Río (matr. 1921; div. 1928)
Cedric Gibbons (matr. 1930; div. 1940)
Lewis A. Riley (matr. 1959)
Pareja Orson Welles (1940 - 1943)
Familiares Andrea Palma (prima)
Julio Bracho (primo)
Ramón Novarro (primo)
Información profesional
Ocupación Actriz
Años activa 1925-1978
Empleador Warner Bros. Ver y modificar los datos en Wikidata
Instrumento Voz Ver y modificar los datos en Wikidata
Premios artísticos
Premios Ariel Mejor actriz
1945Las abandonadas
1951Doña Perfecta
1953El niño y la niebla
Ariel de Oro
1975Premio a la Trayectoria Profesional
Distinciones
Firma Signature of Dolores del Río.svg

María de los Dolores Asúnsolo y López Negrete (Victoria de Durango, 3 de agosto de 1904-Newport Beach, 11 de abril de 1983), conocida como Dolores del Río, fue una actriz mexicana. Se le reconoce como la primera actriz latinoamericana en triunfar en Hollywood,[2]​ con una destacada carrera en el cine estadounidense durante los años 1920 y 1930, también fue bautizada como uno de los rostros más bellos en aparecer en la industria fílmica de la época.[3]​ Su larga y versátil carrera se prolongó por más de cincuenta años y abarcó el cine mudo, cine sonoro, teatro, televisión y radio.

Después de ser descubierta en México, comenzó su carrera cinematográfica en 1925 en Hollywood. Durante su etapa en el Cine mudo estadounidense, Dolores llegó a ser considerada la versión femenina de Rodolfo Valentino, una latin lover femenina[4]​ y estelarizó una serie de películas exitosas. Tras la aparición del Cine sonoro, la actriz prosiguió su carrera en la industria fílmica estadounidense y participó en numerosas películas románticas, dramáticas y musicales. Cuando su carrera en Hollywood comenzó a declinar a principios de los años 1940, Dolores decidió regresar a México e incorporarse a la industria fílmica de su país natal, que en ese momento estaba en su apogeo.

Cuando Del Río regresó a su país natal en 1943, se convirtió en una de las promotoras y principales figuras femeninas de la llamada Época de Oro del cine mexicano. Una serie de películas protagonizadas por Dolores en su país natal, bajo la batuta del cineasta Emilio Fernández, son consideradas obras maestras y ayudaron a impulsar la cinematografía mexicana alrededor del mundo. Durante el resto de la década de 1940 y a lo largo de la década de 1950, la actriz se mantuvo activa en el Cine Mexicano, aunque actuó también en Argentina y España.

En 1960, Del Río regresó a Hollywood. Durante los próximos años, alternó su trabajo en el cine entre México y los Estados Unidos. Entre finales de los años 1950 y principios de los años 1970, la actriz desarrolló una exitosa carrera teatral en México y apareció en algunas series de televisión estadounidenses. Su último trabajo profesional como actriz lo realizó en 1978.

Del Río es ahora considerada una figura mítica del cine estadounidense y mexicano, además de una representación por excelencia del rostro femenino de México en el mundo.[5]

Biografía y carrera[editar]

Infancia y juventud[editar]

Placa conmemorativa en la casa donde nació Dolores del Río en Durango. La placa dice: «Dolores del Río. En la historia de la fotografía hay dos rostros perfectos: el de ella y el de Greta Garbo».

María de los Dolores Asúnsolo y López Negrete, María de los Dolores Asúnsolo y López Negrete de Martínez del Río,[6]​ o Dolores Asúnsolo y López Negrete[7]​ nació el 3 de agosto de 1904 en Victoria de Durango, México,[8]​ hija de Jesús Leonardo Asúnsolo Jacques, hijo de acaudalados granjeros y director del Banco de Durango, y Antonia López Negrete, perteneciente a una de las familias más ricas del país, cuyo linaje se remontaba a España y la nobleza virreinal.[9]

Sus padres eran miembros de la aristocracia mexicana que existía durante el Porfiriato (pediodo en la historia de México cuando el dictador Porfirio Díaz era presidente). Por parte de su madre, era prima del cineasta Julio Bracho[10]​ y de los actores Ramón Novarro[11]​ (uno de los «Latin Lovers» del cine mudo) y Andrea Palma[12]​ (otra destacada actriz del cine mexicano). Por parte de su padre, era prima del escultor mexicano Ignacio Asúnsolo[11]​ y de la activista social y modelo María Asúnsolo.[11][13]​ Adicionalmente, fue tía de la también actriz Diana Bracho, hija de Julio Bracho,[14][15]​ quién causó polémica cuando durante el Festival Internacional de Cine de Guadalajara FICG26 en 2011, declarara que Dolores del Río había sido una «pésima actriz».[16]

La familia de Dolores perdió todos sus bienes durante la Revolución mexicana que abarcó de 1910 a 1920. Las familias aristocráticas de Durango se vieron amenazadas por la insurrección que encabezaba Pancho Villa en la región. La familia Asúnsolo decidió escapar. El padre de Dolores decidió escapar a Estados Unidos, mientras que ella y su madre huyeron a la Ciudad de México en un tren, disfrazadas como campesinas.[17]​ En 1912, la familia Asúnsolo se reunió en la Ciudad de México y vivió bajo la protección del entonces presidente Francisco I. Madero, quien era primo de Antonia,[18]​ sobre esto ella declaró lo siguiente:

Dolores del Río junto a su madre en 1930.
«Era muy pequeña cuando mi mamá me trajo a la capital a conocer a su primo don Panchito, como le llamaba cariñosamente, Madero, entonces Presidente de la República, quien me sentaría en sus rodillas y me regalaría un enorme globo rojo.»[19]

En esta etapa de la revolución, también vivió el ataque conocido como la decena trágica, llevado a cabo en febrero de 1913, el cual consistió en un golpe de Estado militar para derrocar a Francisco I. Madero de la presidencia de México, comentando lo siguiente:

«...Las tropas lucharon ferozmente desde las azoteas y las avenidas y en tales ocasiones, cuando el peligro arreciaba, nos refugiábamos en el escondrijo del entresuelo de la casa de mis padres.»[19]

Del Río asistió al Convento de Saint-Joseph (San José), ubicado en Ciudad de México y en donde las monjas la obligaban a ella y a sus compañeros a hablar francés en todo momento.[20]​ También desarrolló un gran gusto por la danza, gusto que le fue despertando cuando su madre la llevara a una de las presentaciones de la bailarina rusa Ana Pavlova, en donde quedó fascinada al verla bailar y decidió convertirse ella misma en bailarina.[21]​ Por esta época, el Alfredo Ramos Martínez realizó su primer retrato, y aunque en vida dijo que tenía doce años de edad cuando él la pintó, la obra de Martínez dice que en realidad tenía once.[22]​ Partiendo de lo dicho por ella, teniendo doce años de edad en su primer retrato, tres años después de eso cuando acababa de cumplir quince años, se casó con el millonario escritor y licenciado en leyes Jaime Martínez del Río, quién era dieciocho años mayor que ella.[23]​ Fue de él de quien heredó su apellido artístico y quien le permitió seguir disfrutando del nivel socioeconómico al que ella estaba acostumbrada.[23]

Su luna de miel junto a Jaime duro dos años y la llevaron a cabo viajando por Europa, donde en una parada por España, Dolores bailo para los reyes de España, quienes quedaron fascinados al verla realizar una función de danza para los soldados de la guerra en Marruecos.[24]​ Al volver México, Jaime decidió dedicarse al cultivo del algodón en la Hacienda Las Cruces, en Nazas, Durango. Sin embargo, una estrepitosa caída en el mercado mundial de algodón en 1924, provocó una crisis económica para ambos, y tuvieron que instalarse en la Ciudad de México bajo el amparo económico de sus respectivas familias.[25]​ Por su parte, ella tuvo que vender sus joyas para tratar de recuperar un poco de la fortuna que había perdido junto a su esposo.[26]​ Además de esto, Dolores llegó embarazada cuando volvieron al país y tuvo complicaciones que no pudieron superarse, las cuales le provocaron un aborto involuntario y tras el cual los médicos le recomendaron no volverse a embarazar ya que sería muy peligroso, quitándole la posibilidad de tener hijos.[27]

Cine mudo[editar]

A principios de 1925, el pintor Adolfo Best Maugard, intimo amigo de Dolores y su esposo, visitó su casa y con él fue un cineasta estadounidense llamado Edwin Carewe, director influyente en el estudio First National Pictures.[28]​ Carewe quedó fascinado con Del Río y se decidió a tenerla, así que invitó a la pareja a trabajar en Hollywood. Convenció a Jaime diciéndole que podría convertir a su esposa en una estrella de cine, «el equivalente femenino de Rodolfo Valentino.» Jaime pensó que esta propuesta podría poner fin a sus apuros económicos. En el fondo, el también podría cumplir su viejo sueño de escribir guiones en Hollywood.[29]​ Rompiendo con todos los cánones de la sociedad mexicana en ese momento y en contra de los deseos de sus familias, a excepción de la madre de Dolores, viajaron en tren a Estados Unidos para iniciar una carrera en el cine dentro de ese país.[30]​ Llegaron a Hollywood el 27 de agosto de ese año, donde del Río fue contratada por Carewe y comenzó a fungir como su agente, manáger, productor y director. Su nombre fue acortado a «Dolores Del Rio» (con una letra «D» mayúscula incorrectamente colocada en la palabra «del»). Buscando conseguirle una amplia publicidad para llamar la atención del público,[31]​ Carewe hizo un reportaje dedicado a Dolores en las principales revistas de Hollywood que decía:

«Dolores Del Río, la heredera y Primera Dama de la Alta Sociedad mexicana, ha llegado a Hollywood con un cargamento de chales y peinetas valuados en 50.000 dólares (se dice que es la muchacha más rica de su país gracias a la fortuna de su marido y la de sus padres). Hará su debut en la película Joanna, dirigida por su descubridor Edwin Carewe.»[32]
Del Río en una foto publicitaria para Joanna (1925). Esta fue su primera película y hoy en día es un filme perdido.

Joanna se estrenó a finales de 1925. En la película también conocida en español como «Joanna, la muñequita millonaria»,[33]​ interpretó el papel de Carlotta Da Silva, una condesa española, pero sólo apareció durante cinco minutos.[34]​ Hoy en día esta que fue su primera aparición filmográfica, es una película perdida ya que no existen copias ubicadas en ningún archivo fílmico.[35][36]

Mientras continuaba con su campaña publicitaria para del Río, Carewe la colocó en un papel secundario en la cinta High Steppers de 1926.[37]Carl Laemmle, director de Universal Studios, la eligió para actuar en la comedia The Whole Town's Talking (Qué escándalo, también de 1926).[38]​ Estos pequeños trabajos dentro del cine le permitieron a ella y a su esposo a reponerse de sus problemas económicos después de haber perdido todo su patrimonio, sin embargo, Dolores comenzaba a desilusionarse debido a los reducidos papeles actorales que estaba teniendo. Logró conseguir su primer papel protagónico en la comedia Pals First (Uno para todos, 1926) también dirigida por Carewe,[39]​ aunque es otra película que también se encuentra perdida.[36][40]

Del Río junto a Victor McLaglen y Edmund Lowe en What Price Glory? (1926).

El director de cine Raoul Walsh llamó a del Río para incluirla en la película de género bélico y comedia-romántica What Price Glory? (El precio de la gloria, igual de 1926).[41]​ La cinta fue un éxito comercial, convirtiéndose en el segundo título más taquillero del año, recaudando casi $2 millones solo en los Estados Unidos.[42]​ Ese mismo año, gracias al notable progreso de su carrera, fue seleccionada como una de las WAMPAS Baby Stars de 1926 (una campaña promocional financiada por la Western Association of Motion Picture Advertisers en los Estados Unidos, con la cual se galardonaba a trece jóvenes actrices cada año, escogidas por ser las más prometedoras del panorama cinematográfico del momento), junto con sus compañeras recién llegadas Joan Crawford, Mary Astor, Janet Gaynor, Fay Wray, entre otras.[43]

Dicho por ella, alrededor de 1927, firmó un contrato con United Artists y apareció por primera vez con ellos en la película producida y dirigida por Carewe titulada Resurrection (Resurrección), basada en la novela homónima de Leo Tolstoy. Del Río fue seleccionada como la heroína y Rod La Rocque como protagonista.[44]​ Debido al éxito de esta película, Fox la llamó y rápidamente comenzó a filmar The Loves of Carmen (Los amores de Carmen, 1927), también dirigida por Raoul Walsh.[45]​ Al año siguiente en 1928, Fox Film la selecciono para protagonizar la película No Other Woman (Ninguna otra mujer), dirigida por Lou Tellegen, otra cinta más en la que apareció que se encuentra perdida.[36][46]

Cuando la actriz Renée Adorée comenzó a mostrar síntomas de tuberculosis,[47]​ del Río fue elegida para reemplazarla en el papel principal de la película de Metro-Goldwyn-Mayer The Trail of '98 (La senda del '98, también de 1928), dirigida por Clarence Brown.[48]​ La película fue un gran éxito y recibió críticas favorables de los críticos.[49]​ Casi al mismo tiempo, regresó a la compañía con la que había firmado, United Artists, para filmar la tercera versión cinematográfica de la exitosa novela de nombre Ramona, dirigida por Carewe.[50]​ El éxito de la película se vio favorecido por el tema principal de la cinta, titulado con el mismo nombre, el cual fue escrito por L. Wolfe Gilbert, interpretado y grabado por del Río.[51]Ramona fue la primera película de United Artists con una partitura y un efecto de sonido sincronizados, pero sin diálogo, por lo que no era una cinta sonora.[52]

Del Río en una fotografía con Robert Kurrle (Director de fotografía; izquierda) y Charles Lippiat (Piloto aviador; derecha) tomada en 1928.

A finales de 1928, Hollywood estaba preocupado por la conversión a películas sonoras.[53]​ El 29 de marzo, en el bungaló de Mary Pickford, United Artists reunió a Pickford, del Río, Douglas Fairbanks, Charles Chaplin, Norma Talmadge, Gloria Swanson, John Barrymore y D. W. Griffith para hablar en el programa de radio The Dodge Brothers Hour y demostrar que podían afrontar el desafío de las películas habladas.[54]​ Del Río sorprendió al público al cantar «Ramona» demostrando ser una actriz con dotes para el cine sonoro.[55]

Aunque su carrera floreció, su vida personal estaba en ruinas, debido a los problemas que tenía con Jaime Martínez, su marido.[26]​ En México, Jaime era esposo de una simple mujer, pero en Hollywood se convirtió en esposo de una estrella de cine. Martínez se fue a vivir a Nueva York mientras que Dolores continuaba su carrera en Hollywood, finalmente, después de meses de escándalos, y cancelación de contratos en películas para del Río, el 8 de junio de 1928 ambos concretan un divorcio y a Dolores se le otorgó el uso del nombre artístico.[26]​ Dicho por ella, ambos se reencontraron en París y ahí decidieron quedar en términos de amistad. Después de que Jaime fuese hospitalizado en España en septiembre de 1928, por envenenamiento en la sangre, varios estudios que se le hicieron arrojaron que tenía un tumor en el cerebro, el cual le provocaría la muerte el 7 de diciembre de ese año.[26]​ De acuerdo a su hermano, Jaime murió amando profundamente a Dolores del Río, y su nombre fue el último que pronuncio antes de fallecer.[26]​ Como si esto no fuera suficiente, del Río tuvo que sufrir un acoso incesante por parte de su descubridor, Edwin Carewe, quien no cesaba en su intento por conquistarla.[56]

A pesar de estas situaciones, del Río continuó su carrera y realizó su tercera película con Raoul Walsh titulada, The Red Dance (La danza roja, 1928).[57]​ Su siguiente proyecto fue Evangeline en 1929, una nueva producción de United Artists también dirigida por Carewe e inspirada en el poema épico de Henry Wadsworth Longfellow.[58]​ La cinta estuvo acompañada de un tema musical escrito por Al Jolson y Billy Rose e interpretado por del Río. Al igual que Ramona, el filme se estrenó con una selección de discos de Vitaphone con diálogos, música y efectos de sonido.[59]

Edwin Carewe continuó con su acoso y tenía la ambición de casarse con ella, con la intención de que se convirtieran en una famosa pareja de Hollywood. Carewe preparó su divorcio de su esposa Mary Atkin y sembró falsos rumores en las campañas de sus películas.[60]​ Pero durante el rodaje de Evangeline , United Artists convenció a del Río de separarse artística y profesionalmente de Carewe, quien aún tenía un contrato exclusivo con la actriz.[24][61]

En Nueva York, tras el exitoso estreno de Evangeline, del Río declaró a los reporteros: «El señor Carewe y yo solo somos amigos y compañeros en el arte del cine. No me casaré con el señor Carewe».[24][62]​ Finalmente, canceló su contrato con él. Furioso, Carewe presentó cargos penales contra Dolores. Aconsejada por los abogados de United Artists, del Río llegó a un acuerdo con Carewe fuera de los tribunales. A pesar de este acuerdo, Carewe inició una campaña en su contra. Para eclipsarla, filmó una nueva versión sonora de Resurrection protagonizada por Lupe Vélez, otra popular estrella mexicana y presunta rival de Dolores.[63]​ Aunque a pesar de sus esfuerzos por destruir su carrera, ella ya contaba con una amplía cinematografía y tenía amistades con las mayores estrellas dentro de Hollywood como Mary Pickford y Charlie Chaplin, haciendo imposible su venganza, finalmente desechándola y dejándola en paz.[24]

Tras separarse profesionalmente de Carewe, del Río comenzó a prepararse para el rodaje de su primera película sonora titulada The Bad One (La mala), dirigida por George Fitzmaurice.[64]​ La cinta se estrenó en junio de 1930 con gran éxito. Los críticos dijeron que del Río podía hablar y cantar en inglés con un acento encantador. Era una estrella adecuada para el cine sonoro.[65]

Los años 1930's[editar]

En 1930, del Río conoció a Cedric Gibbons, un director artístico de Metro-Goldwyn-Mayer y uno de los hombres más influyentes en Hollywood, en una fiesta celebrada en el Castillo Hearst. La pareja comenzó un romance y finalmente se casaron el 6 de agosto de 1930.[66]​ Dolores y Gibbons fueron una de las parejas más famosas de Hollywood a principios de los años treinta. Organizaban «Sunday brunches» (almuerzos dominicales) en su casa de estilo Art déco ubicada en la avenida Kingman 757 en Pacific Palisades. Gibbons diseño los interiores de la casa.[67]​ Poco después de su matrimonio, del Río enfermó gravemente con una fuerte infección renal. Los médicos le recomendaron reposo prolongado en cama.[68]​ Esto provocó el fin de su contrato con United Artists. Cuando recuperó su salud, fue contratada de manera exclusiva por RKO Pictures. Su primera película con la compañía fue Girl of the Rio (Chica del Río) lanzada en 1932, y dirigida por Herbert Brenon.[69]

Dolores del Río en una escena de la película de 1932 «Bird of Paradise» en la que parece estar bailando.
Dolores del Río en Bird of Paradise (1932).
Del Río bailando con el actor Fred Astaire en una escena de la película «Flying Down to Rio» de 1933.
Del Río con Fred Astaire en Flying Down to Rio (1933).
Dolores del Río cenando con Everett Marshall en la película «I Live for Love» de 1935.
Dolores con Everett Marshall en I Live for Love (1935). Del Río usa un vestido diseñado por Orry-Kelly.

El productor David O. Selznick llamó al cineasta King Vidor y le dijo: «Quiero a Del Río y a Joel McCrea en una historia de amor en los Mares del Sur. No tengo una historia para la película, pero asegurate de que termine con la joven belleza saltando al interior de un volcán».[70]Bird of Paradise (El ave del paraíso; 1932), se filmó en Hawaii y del Río se convirtió en una hermosa nativa de una isla. La película se estrenó el 13 de septiembre de 1932 en Nueva York, obteniendo excelentes críticas. Bird of Paradise creó un escándalo cuando fue lanzada debido a una escena que presentaba a del Río y a McCrea nadando desnudos. Este filme fue realizado antes de que se aplicara estrictamente el Código Hays, por lo que no se desconocía el cierto grado de desnudez en las películas estadounidenses.[71][72]

Como RKO obtuvo el resultado que esperaba, rápidamente decidieron tener a del Rio haciendo otra película, una comedia musical dirigida por Thornton Freeland titulada: Flying Down to Rio (Volando a Río) de 1933. En la cinta, Fred Astaire y Ginger Rogers aparecieron por primera vez como compañeros de baile.[73]​ Este trabajo presentó a del Río junto a Fred Astaire en un intrincado número de baile llamado Orchids in the Moonlight (Orquídeas a la luz de la Luna). En este filme, del Rio se convirtió en la primera actriz importante en usar un traje de baño de dos piezas para mujer y ser mostrada en pantalla.[74]​ Pero después del estreno, RKO se vio preocupado por sus problemas financieros y decidió no renovar el contrato de del Río.[75]

Jack Warner le ofreció un papel protagónico en dos películas para Warner Bros.[76]​ La primera fue la comedia musical Wonder Bar (Cabaret trágico; 1934), dirigida por Lloyd Bacon. Busby Berkeley fue el coreógrafo y Al Jolson su coprotagonista. Poco a poco, del Río y Jolson fueron robándose el protagonismo. El personaje de Dolores creció, mientras que el de Kay Francis, la otra estrella en la cinta, se redujo. El filme fue lanzado en marzo de 1934 y fue un éxito para Warner.[77]

del Río usando un vestido que parece ser de piel, portando joyas, mirando fijamente a la cámara y con los brazos cruzados.
Dolores del Río personificando a Madame du Barry en Madame Du Barry (1934).
Del Río con un sombrero de flores y usando lo que parece ser una blusa o un vestido escotado viendo hacía la nada.
Dolores del Río en The Man from Dakota (1940).
del Río vestida con un traje de guepardo y siendo abrazada por el actor Joseph Cotten.
Del Río con Joseph Cotten en Journey into Fear (1942).

La segunda fue Madame Du Barry (también de 1934) con del Río como protagonista y William Dieterle como director. Dieterle se centro en su belleza con ayuda de un guardarropa extraordinario diseñado para Dolores por Orry-Kelly (considerado uno de los más bellos y caros de esa época).[78]​ Pero Madame Du Barry fue una causa importante de disputa entre el estudio y la oficina del Código Hays, principalmente porque presentó a la corte de Luis XV como una farsa sexual centrada alrededor de del Río.[79]​ El filme fue severamente mutilado por la censura y no tuvo el éxito esperado. Aun así, la película es considerada una de las cintas más populares de Dolores durante su período en el cine hollywoodense.[80]

En el mismo año, del Río, junto a Ramón Novarro y Lupe Vélez, asistieron a una proyección especial de la película mexicana ¡Que viva México!. La película fue dirigida por Sergei Eisenstein y fue acusada de promover el comunismo en California con sentimiento nacionalista y connotaciones socialistas. Fue la primera vez que del Río fue acusada de comunista en Estados Unidos, circunstancia que eventualmente tendría consecuencias en su carrera dentro de la industria cinematográfica estadounidense.[81]

Warner la volvió a llamar en 1935 para protagonizar en otra comedia musical titulada In Caliente (En Caliente o también Por unos ojos negros; 1935), donde interpretó a una sensual bailarina mexicana que tiene una aventura con el personaje del actor Pat O'Brien. Casi al mismo tiempo, protagonizó el filme I Live for Love (Vivo para amar; también de 1935), con Busby Berkeley como director. La película tuvo números de baile y Berkeley se centró en su glamour con un vestuario sofisticado. La última película que hizo con Warner fue The Widow from Monte Carlo de 1936, la cual paso desapercibida.[82]

Con el apoyo de Universal Studios, en 1937 del Río filmó The Devil's Playground (El patio de juegos del diablo o también La sirena del puerto; 1937) junto a Chester Morris y Richard Dix. Sin embargo, a pesar de la popularidad de las tres estrellas, la cinta fue un fracaso. Dolores decidiría emigrar y firmar un contrato con 20th Century Fox para protagonizar en dos películas con George Sanders. Apareció con él en Lancer Spy (Espía lancero) de 1937 e International Settlement (Liquidación internacional) de 1938. Ambos filmes fueron un fracaso de taquilla.[83]​ Estos fracasos cinematográficos la llevaron a centrarse en la publicidad, y se hizo conocida por sus anuncios en «Lucky Strike» (una marca de cigarros) y «Max Factor» (una marca de maquillaje).[84]

Cedric Gibbons uso su influencia con Metro-Goldwyn-Mayer y obtuvo para del Río el papel principal en la película de 1940 The Man from Dakota (La senda del odio). Pero a pesar de su puesto en el estudio, Gibbons nunca pudo ayudar a su esposa a lograr obtener un perfil más alto, ya que las figuras principales de esa compañía en ese momento eran Greta Garbo, Norma Shearer, Joan Crawford y Jean Harlow. Ejecutivos del estudio admiraban la belleza de Dolores, pero su carrera no les interesaba, ya que en ese período, las estrellas latinas tenían pocas oportunidades de brillar en el estudio.[85]​ Fue colocada en una lista titulada «box office poison, veneno de taquilla», (junto a estrellas como Joan Crawford, Greta Garbo, Katharine Hepburn, Marlene Dietrich, Mae West entre otros). La lista fue enviada a los periódicos de Los Ángeles por un cine independiente cuyo punto era que los altos salarios y la prominencia pública de estas estrellas no contrarrestaron las bajas ventas de boletos para sus películas.[86]

En medio del declive de su carrera, ese mismo año, del Río conoció al actor y cineasta Orson Welles en una fiesta organizada por Darryl Zanuck. La pareja sintió una atracción mutua y comenzó un romance discreto, que provocó el divorcio entre Dolores y Gibbons.[87]​ Mientras buscaba la manera de retomar su carrera, acompañó a Welles en sus espectáculos por Estados Unidos, trabajos en radio y presentaciones en el Mercury Theatre (Teatro Mercurio).[88]​ del Río estuvo a su lado durante el rodaje y la controversia de Citizen Kane (El ciudadano Kane; 1941). La película, considerada hoy una obra maestra, provocó un escándalo mediático al dirigir una crítica abierta contra el magnate de medios de comunicación William Randolph Hearst, quien comenzó a boicotear los proyectos de Orson.[89]

A principios de 1942, comenzó a trabajar en Journey into Fear (Jornada de terror; lanzada en 1943) con Norman Foster como director y Welles como productor. Su relación con Welles, en medio del escándalo de Citizen Kane, de alguna manera la afectó, ya que su personaje fue drásticamente reducido en la película. Nelson Rockefeller, a cargo de la Política del Buen Vecino (y también asociado con RKO a través de sus inversiones familiares), contrató a Welles para visitar Sudamérica como embajador de buena voluntad con el fin de contrarrestar la propaganda fascista sobre los estadounidenses. Welles dejó la cinta cuatro días después y viajó a Río de Janeiro como parte de su gira de buena voluntad. Welles, involucrado en la filmación del carnaval en Río de Janeiro, se comportó de manera promiscua (que es la práctica de relaciones sexuales con varias parejas o grupos sexuales) y la noticia llegó pronto a los Estados Unidos. Ofendida e indignada, del Río decidió terminar su relación con Welles a través de un telegrama que nunca respondió.[90]​ Semanas después, su padre falleció en México. Debido a estas estas crisis personales y profesionales, decidió regresar a México, comentando:

«Divorciada nuevamente, sin la figura de mi padre. Una película en la que apenas aparecía, y una en la que realmente me mostraban el camino del arte. Quería seguir el camino del arte. Dejar de ser estrella y convertirme en actriz, y eso solo lo pude hacer en México. Deseo elegir mis propias historias, mi propio director y camarógrafo. Puedo lograr esto mejor en México. Quería volver a México, un país que era mío y que no conocía. Sentí la necesidad de volver a mi país.»[90]

México[editar]

A pesar de haberse situado lejos de México, mantuvo amistad con destacadas figuras del arte como Salvador Novo, Diego Rivera y Frida Kahlo.[91]​ En ningún momento Dolores abandona el trato con sus compatriotas. Desde los años treinta, había sido solicitada en varias ocasiones por directores de cine mexicano.[92]​ Por desgracia, en esos momentos las condiciones no fueron favorables para su debut en el cine mexicano.

Del Río con Pedro Armendáriz en Flor silvestre (1943).

Dolores regresó a México en 1943, desilusionada del "American Star System", que la relegaba poco a poco a papeles secundarios; a su llegada le es ofrecido el papel protagónico del filme Flor Silvestre, dirigida por Emilio "El Indio" Fernández, quien era su admirador desde que trabajó como extra en una de sus películas de Hollywood. La cinta reunió a un exitoso equipo cinematográfico que consistió en Fernández como director, el fotógrafo Gabriel Figueroa, el guionista Mauricio Magdaleno y Dolores y Pedro Armendáriz como estrellas. Este equipo fílmico ayuda a consolidar la Época de Oro del Cine Mexicano.

Ante el éxito rotundo de Flor Silvestre, el equipo fílmico rueda una de las obras maestras de Emilio Fernández: María Candelaria, filme que también contribuye a acrecentar el culto a Dolores como máxima diva del cine mexicano. Con su interpretación de la trágica heroína indígena de Xochimilco, Dolores se vuelve símbolo nacional en México, luego de ser, por años, símbolo de lo mexicano en el extranjero.[93]

Su tercer trabajo bajo la batuta de Fernández fue Las Abandonadas (1944). En la película Dolores interpreta el rol de una sufrida mujer que abandona a su hijo y cae en el mundo de la prostitución. Contenía referencias políticas que asustaron a la censura y estuvo a punto de ser prohibida. Por su interpretación, Dolores obtiene el primer Premio Ariel de su carrera fílmica.

Su cuarta película con Fernández y su equipo fue Bugambilia (1944), cinta romántica filmada en la ciudad de Guanajuato, y en la que Dolores muestra uno de los vestuarios más caros del cine mexicano de la época. Pero tras la filmación de esta última, Dolores decidió poner una pausa en su trabajo con Fernández. El amor no correspondido del director hacia la actriz, comenzaba a crear dificultades y un ambiente de tensión.

En 1945, Dolores filma La selva de fuego , dirigida por Fernando de Fuentes. Curiosamente esta película llegó a ella como un "error de mensajería". El guion había sido escrito para María Félix, otra popular estrella mexicana de la época. Por su parte, María recibió el guion de Vértigo, que había sido escrito para Dolores. Cuando las actrices descubrieron el error ya era demasiado tarde. Dolores estaba fascinada con interpretar un personaje diferente en su carrera, una mujer audaz que realizaba escenas candentes junto al actor Arturo de Córdova. A partir de este momento, la prensa comenzó a especular una fuerte rivalidad entre Dolores y María.[94]

Dolores del Río en una fotografía tomada por Annemarie Heinrich, c. 1948.

En 1946 Dolores trabaja por primera vez bajo la batuta de Roberto Gavaldón en la película La otra, donde causó revuelo al interpretar a unas hermanas gemelas. En 1947, Dolores es llamada por el director estadounidense John Ford, para la película El fugitivo, basada en la novela The Power and The Glory, de Graham Greene y filmada en México. En la cinta, Dolores interpretó una especie de María Magdalena enamorada de un sacerdote interpretado por Henry Fonda. En ese mismo año, Dolores filma en Argentina bajo las órdenes de Luis Saslavsky, Historia de una mala mujer, adaptación de la obra El abanico de Lady Windermere de Oscar Wilde.[95]

En 1949 Dolores se reúne con Fernández y su equipo para la película La Malquerida, basada en la novela de Jacinto Benavente. En la historia Dolores interpreta a una mujer que se disputa el amor de un hombre con su propia hija (la actriz Columba Domínguez).

En ese mismo año, Dolores conoce en Acapulco al millonario, aventurero y empresario teatral estadounidense Lewis A. Riley. Riley fue conocido en el medio del cine hollywoodense en los años cuarenta por haber sido miembro del Hollywood Canteen, una organización creada entre las estrellas del cine para brindar apoyo a los damnificados en la Segunda Guerra Mundial. En esa época Riley vivió un tórrido romance con Bette Davis, quién fungía como imagen de la organización. Riley se instaló con su hermano en Acapulco a fines de la década, y de alguna manera, fue figura crucial para el auge que vivió el puerto a inicios de la siguiente década. La pareja comenzó un sólido romance que se prolongaría por el resto de su vida.

En 1950, bajo las órdenes de Gavaldón la actriz también filma La casa chica y Deseada , melodramas medianos realizados en el más puro estilo de las cintas mexicanas dramáticas de la época.

Exposición con fotografías de la vida y carrera de Dolores del Río exhibida en Ciudad de México en agosto de 2018.

En 1951, Dolores interpreta a la hipócrita y aristócrata Doña Perfecta, heroína de Benito Pérez Galdós en la cinta homónima dirigida por Alejandro Galindo. Su interpretación fue aclamada por el público y la crítica y le otorgó su segundo Ariel como mejor actriz. Su tercer Ariel lo obtuvo en 1953 por su interpretación de una sobreprotectora y desequilibrada madre en la película El niño y la niebla, de nuevo bajo la dirección de Roberto Gavaldón. En 1954, Dolores incursiona en el cine español con la cinta Señora ama (basada en otra novela de Benavente). Sin embargo, la cinta fue mutilada por la censura franquista y fue un fracaso en taquilla.

En ese mismo año, la Fox contacta a Dolores para interpretar a la esposa india de Spencer Tracy en la cinta Broken Lance. Sin embargo, a la actriz le es negado el permiso de trabajo en Estados Unidos acusándola de ser "simpatizante del comunismo internacional". Dolores se convierte así en una de las víctimas del Macartismo. En ese momento Hollywood fungía como una máquina de propaganda anticomunista. En Estados Unidos se le acusó de apoyar a refugiados españoles antifranquistas durante la Guerra Civil Española.[96]​ Además, su relación con figuras asociadas al comunismo internacional (como Orson Welles, Diego Rivera o Frida Kahlo), no fue bien vista por un sector del gobierno estadounidense. Su lugar en la cinta fue ocupado por la actriz mexicana Katy Jurado. Dolores emprende una campaña para limpiar su imagen y envía una carta al gobierno de los Estados Unidos, donde apelaba a su situación, afirmando ser una mujer católica que solo quiere estar en paz con Dios y con los hombres.[97]​ Sus esfuerzos rinden frutos. En 1956, Dolores finalmente pudo pisar los Estados Unidos para actuar en un programa para la televisión. Para ayudar a mejorar su imagen, la actriz concedió una entrevista a la columnista de espectáculos Louella Parsons, donde manifestaba su preocupación por la situación de Cuba y su cercanía con México remarcando: Estamos luchando contra el comunismo.[98]

Últimos proyectos[editar]

A finales de la década de los cincuenta, consciente del declive que se avecinaba para el cine mexicano, Dolores deicidio incursionar en el teatro. Del Río se preparo con la maestra de actuación Stella Adler, figura del Actors Studio, que no solía dar clases particulares a nadie, pero con Dolores hizo una excepción. Dolores hizo su debut en el teatro con el clásico Anastasia (1956), de Marcelle Maurett, sobre una mujer que es elegida para reemplazar a la hija asesinada del último zar de Rusia. La obra se estrenó con gran éxito en el Falmouth Playhouse en Massachusetts y triunfó en una pequeña gira en Nueva Inglaterra.[99]

Ella y su pareja, el productor Lewis A. Riley crearon su propia productora teatral llamada Producciones Visuales. El escritor y poeta mexicano Salvador Novo se convirtió en el traductor de todas sus obras teatrales. Dolores debutó en los escenarios mexicanos con El abanico de Lady Windermere. (1958).[100]​ La obra fue dirigida por el estadounidense Romney Brent y también fue representada con gran éxito en Argentina.[101]

En 1959, el cineasta Ismael Rodríguez logra reunirla, en el filme La cucaracha, con la otra máxima figura femenina del Cine mexicano, María Félix. La reunión de ambas actrices resultó un éxito en las taquillas. Dolores interpreta el rol de una educada mujer del pueblo que le disputa el amor de un hombre a una aguerrida soldadera interpretada por Félix. En ese mismo año, Dolores finalmente se casa con Lew Riley, después de diez años de relación en una ceremonia privada en Nueva York.

Dolores del Río con Elvis Presley en Flaming Star (1960).

En 1960, Dolores del Río, finalmente regresó a Hollywood después de dieciocho años de ausencia. Fue llamada por la Fox para protagonizar junto a Elvis Presley el filme Flaming Star, dirigida por Don Siegel. En la cinta, Dolores interpreta el rol de la madre de Presley.[102]​ De regreso en México, Dolores protagoniza el melodrama El pecado de una madre (1961), junto a la actriz y cantante argentina Libertad Lamarque. En 1962, Dolores preparó la producción teatral de Espectros, de Henrik Ibsen, donde interpretó el personaje de Mrs. Alving, una prueba de fuego para cualquier actriz. En su estreno, la actriz recibió una cálida ovación de los espectadores por su interpretación.[103]​ Lamentablemente, la tragedia tocó su puerta. Su madre murió durante el montaje de esta obra. Su negativa de cancelar funciones debido a su pena, le trajo el respeto y admiración de público, compañeros y críticos.

En 1963, la actriz consiguió los derechos de la obra Mi querido embustero, de Jerome Kilty, basada en la correspondencia entre el escritor George Bernard Shaw y la actriz Patrick Campbell. Dolores interpretó el rol de Campbell e Ignacio López Tarso el de Shaw. La obra fue un gran éxito, y se reestrenó en una breve temporada en 1966.

Dolores Del Río en Cheyenne Autumn (1964).

En agosto de 1964, Dolores produjo el montaje de La Vidente, de André Roussin. La obra fue elogiada como uno de sus mejores trabajos en el escenario, a pesar de que la temporada duró solo treinta días.[104]​ En ese mismo año la actriz regresa a Hollywood para actúa en la monumental cinta-testamento de John Ford Cheyenne Autumn, que contó con un reparto multiestelar bajo la producción de la Warner. En la cinta interpretó a la esposa de un jefe indio (interpretado por Gilbert Roland) y madre del joven Sal Mineo.[105]​ En 1967 filma Casa de mujeres, su último proyecto fílmico en México. En ese mismo año, Dolores realiza una actuación especial la película italiana C'era una volta, protagonizada por Sofía Loren y Omar Sharif. En el filme, Dolores interpreta el rol de la madre de Sharif.[106]​ En 1968, Dolores protagonizó su último proyecto teatral: La dama de las camelias (1968), de Alexandre Dumas (hijo).

En 1978 el cineasta Hall Bartlett invitó a Dolores a interpretar el rol de "La abuela Paquita" en la cinta The Children of Sánchez, una coproducción mexico-estadounidense filmada en la Ciudad de México.

Dolores del Río también incursionó en la televisión, participando en shows televisivos en los Estados Unidos como Dinah Shore Chevy Show (1960), Spectacular Show (1963), I Spy (1965) y Branded (1966). Su última aparición en la televisión estadounidense fue en Marcus Welby MD en el episodio El Legado, en 1970.[107]

Su aparición en la televisión mexicana se limitó únicamente a una película documental sobre su vida emitida en 1968.[108]Luis de Llano Palmer tuvo la intención de llevar Mi querido embustero a la televisión como teleteatro.[109]​ También Ernesto Alonso se interesó en llevar Doña Perfecta a la televisión como telenovela, dirigida por Fernando Wagner. El mismo productor le ofreció también el papel de Josefa Ortiz de Domínguez en la telenovela histórica Los Caudillos.[110]​ En 1975, la actriz también estuvo a punto de protagonizar la telenovela didáctica Ven amigo, con la cadena Televisa, pero su mala salud la forzó a cancelar el proyecto.[111]

Proyectos fallidos[editar]

Tras el éxito de Bird of Paradise, la RKO intentó reunir de nuevo a Dolores con Joel McCrea en una película llamada Green Mansions. Sin embargo, el proyecto se pospuso y finalmente fue cancelado. Finalmente, en 1958 la película se rodará con Audrey Hepburn y Anthony Perkins en los papeles originalmente destinados a del Río y McCrea.

En 1935, Dolores del Río fue candidata para estelarizar dos producciones en Hollywood. La primera fue la cinta Don't Bet on Blondes, siendo reemplazada por la actriz Claire Dodd.[112]​ La segunda fue la mítica cinta Samson and Delilah, de Cecil B. DeMille, que finalmente fue pospuesta hasta 1949. Dolores interpretaría el personaje de Dalila, que finalmente realizó Hedy Lamarr.[113]

Orson Welles tenía pensado en repuntar la carrera de Dolores con varios proyectos a principios de los años 1940's. Uno de ellos sería la cinta Santa, que marcaría el debut de Dolores en el Cine mexicano. Por desgracia, el elevado salario exigido por Dolores tiró por la borda el proyecto.[114]​ Welles había preparado otro proyecto para Dolores: la versión fílmica de la novela Road to Santiago de Calder Marshall, que dio a la RKO para ser presupuestado. En la historia, Dolores sería "Elena Medina", "la chica más bella del mundo", y Welles sería un americano que se ve envuelto en un enredo para perturbar un complot nazi para derrocar al gobierno mexicano. Welles planeaba filmar en México, pero el gobierno mexicano debía aprobar la historia, y esto nunca sucedió.[115]​ En 1938, el productor Pancho Cabrera pidió a Dolores para la película mexicana La noche de los mayas. Pero las circunstancias económicas no eran favorables para la entrada de del Río en el cine mexicano.[116]

El director estadounidense John Ford tenía en mente la realización de una cinta sobre la vida de la Emperatriz Carlota de México. Él pensaba que Dolores sería la actriz ideal para representarla, y no Bette Davis, que la encarnó en la cinta Juárez (1939). Por desgracia, el proyecto no se concretó.

La muerte de su madre en 1961 la obligó a cancelar la película española Muerte en El otoño, dirigida por Juan Antonio Bardem.[117]​ Ella también recibió una propuesta de Kirk Douglas para hacer una película sobre la conquista de México[118]​ También Federico Fellini le ofreció en Italia un proyecto que nunca se materializó.[119]

Últimos años[editar]

Los compromisos de Dolores con diversas actividades culturales y filantrópicas motivaron su ausencia del cine durante prácticamente toda la década de los setenta. Dolores del Río fue una de las fundadoras del Festival Internacional Cervantino de Guanajuato, y fue parte de la mesa directiva de la Sociedad Protectora del Tesoro Artístico de México por varios años. Durante muchos años, Dolores también fue una de las principales promotoras de la Reseña Internacional de Cine de Acapulco.

A principios de los 1970's, Dolores también inició su labor sindical dentro de la Asociación Nacional de Actores de México. Fue fundadora del grupo sindical "Rosa Mexicano", creado con el propósito proteger a la niñez y a la mujer artista. El 8 de enero de 1970, Dolores, apoyada por otras actrices mexicanas de renombre, fundaron esta facción, cuyo uno de sus mayores logros fue la creación de la Estancia Infantil de la ANDA .[120]

La historia de la fundación de este lugar se remonta a un anhelo acariciado por la actriz Fanny Schiller, quien observando la necesidad que tenían las actrices de trabajar y al mismo tiempo educar a sus hijos, pensó en crear una guardería ubicada frente a las oficinas de la ANDA. Al ser creado el grupo "Rosa Mexicano", como un reconocimiento a las mujeres del espectáculo dentro de la política, sus integrantes pensaron en la necesidad de continuar con la idea de Schiller. Dolores del Río era la indicada para encabezar este proyecto debido a su prestigio, diplomacia y carisma. Dolores fungió como presidente de la Estancia durante varios años, asesorándose en métodos pedagógicos como el Método Montessori y el sistema Summerhill. Dolores del Río fungió como presidente y directora de la Estancia desde su fundación en 1973 y hasta 1981.[121][122]​ A la muerte de la actriz,el recinto fue bautizado como Estancia Infantil "Dolores del Río", y al día de hoy funciona a las mil maravillas. En 1975, la actriz grabó una serie de comerciales para la UNICEF promoviendo una campaña contra la desnutrición infantil.[123]

En 1981, Dolores asistió a un homenaje realizado en su honor por el Círculo de Críticos de San Francisco. La ceremonia fue presidida por los cineastas Francis Ford Coppola, Mervyn LeRoy y George Cukor. Esta fue su última aparición pública.[124]​ En 1982, la actriz fue galardonada con el Premio George Eastman, otorgado por la George Eastman House por su contribución a la industria del cine.[125]

Vida personal[editar]

Placa conmemorativa en la casa donde vivió Dolores del Río en Coyoacán, Ciudad de México. La placa dice: Aquí vivió de 1943 a 1983 Dolores del Río, eximia actriz mexicana, gloria nacional.

En 1921, Dolores se casó con Jaime Martínez del Río, aristócrata mexicano perteneciente a una familia de alto linaje y varios años mayor que ella. El matrimonio llegó a su fin en 1928. Las diferencias entre la pareja surgieron tras instalarse en Hollywood. En la Ciudad de México, Dolores había sido la esposa de Jaime Martínez del Río, pero en Hollywood Jaime se convirtió en esposo de Dolores del Río, la sombra de una estrella de cine. La situación era intolerable para los dos. A este trauma se añadió un aborto involuntario, posteriormente los médicos aconsejaron a Dolores no tener hijos. Después de una breve separación, Dolores presentó una demanda de divorcio. Seis meses después, recibió la noticia de que Jaime había muerto en Alemania por envenenamiento de la sangre. Sin embargo, algunos rumores afirmaron un posible suicidio.

De 1930 a 1940 Dolores estuvo casada con el director de Arte de la MGM, Cedric Gibbons, uno de los hombres más influyentes y mejor relacionados de la industria de Hollywood. Fue él, quien contribuyó al acercamiento de Dolores con los círculos sociales más prestigiados dentro y fuera de la Meca del Cine. La pareja Del Río-Gibbons, fue uno de los ejes sociales más famosos de Hollywood a principios de los años treinta. Pero a fines de los años treinta los continuos compromisos de Gibbons en su profesión provocaron un distanciamiento entre la pareja. En 1940 Dolores conoce y se enamora de Orson Welles, lo que sumado a la crisis que vivía la pareja, llevó a la actriz a solicitar el divorcio, mismo que se concretó en 1940.

Dolores conoció a Orson Welles, el mítico actor y director de cine estadounidense en 1940. Sintiendo una fuerte atracción y una profunda admiración por él, Dolores comenzó un romance con Welles, mismo que condujo a su divorcio de su segundo marido. Su relación con Orson Welles llegó a su fin en 1943, debido en gran parte a las infidelidades del director. En 1943, Dolores decide regresar a México y él se casó con Rita Hayworth poco después. En 1947 la pareja se reencontró en una visita de Welles a México. Allí Welles le reveló que su matrimonio con Hayworth era totalmente infeliz, pero Dolores solo aceptó brindarle una sincera amistad. Rebecca Welles, la hija de Welles y Hayworth, manifestó su deseo de viajar a México para conocer a Dolores. En 1954, Dolores la recibió amigablemente en su casa de Acapulco. Después de su encuentro, Rebecca declaró: "Mi padre la considera el gran amor de su vida. Ella es una leyenda viviente en la historia de mi familia". De acuerdo con Rebecca, hasta el final de su vida, Welles sintió por Dolores, una especie de obsesión.[126]

En diversos momentos de su vida, Dolores también fue relacionada románticamente con diversas figuras como el director de cine estadounidense John Farrow,[127][128]​ el actor Errol Flynn,[129]​ el escritor alemán Erich Maria Remarque, el playboy dominicano Porfirio Rubirosa,[130]​ el productor de cine mexicano Archibaldo Burns, y los actores mexicanos Tito Junco[131]​ y Fernando Casanova. El director de cine mexicano Emilio "El Indio" Fernández fue uno de los más grandes admiradores de Dolores. Emilio afirmaba que él apareció como extra en varias películas de Dolores en Hollywood. La belleza y elegancia de la actriz lo habían impresionado profundamente: "Me miraba, pero sin verme. Eventualmente, ella me pediría que yo dirigiera su primera película en México. Me enamoré de ella, pero ella me ignoraba. Yo la adoraba, de verdad que la adoraba".[132]

En 1949, Dolores conoció al millonario, aventurero y empresario teatral estadounidense Lewis A. Riley en Acapulco. Riley fue conocido en el medio del cine hollywoodense en los años cuarenta por haber sido miembro del Hollywood Canteen. Después de diez años juntos, Dolores y Riley se casaron en Nueva York en 1959. Dolores se mantuvo unida a Riley hasta el final de su vida. Ambos vivieron en la casa propiedad de Dolores, conocida como La Escondida, ubicada en el barrio de Coyoacán, al sur de la Ciudad de México. Tanto La Escondida, como la casa de Dolores en Acapulco, se convirtieron en punto de encuentro de muchas figuras del espectáculo, la sociedad, la política, el arte e incluso de la nobleza internacional: Diego Rivera, Frida Kahlo, María Félix, Merle Oberon, John Wayne, Edgar Neville, Begum Om Habibeh Aga Khan, Nelson Rockefeller, el Duque de Windsor y Wallis Simpson, la Princesa Soraya de Irán y otros más.[133]

Existen muchas anécdotas acerca de su rivalidad con Lupe Vélez. Dolores nunca entendió la rencilla que Lupe mantuvo con ella. Le molestaba encontrarse con ella porque le dolía ser ridiculizada por la Mexican Spitfire. Pero el prestigio de Dolores era conocido y respetado, y Lupe no podía ignorar esto. Lupe vestía con trajes espectaculares, pero nunca llegó a la suprema elegancia de Dolores. Vélez era popular, tenía muchos amigos y admiradores rendidos, pero nunca asistió al círculo social de Hollywood, donde Dolores fue aceptada sin reservas. Lupe habló mal de Dolores, pero ella nunca mencionó su nombre de forma ofensiva. Lupe evidentemente resintió el éxito de Dolores durante los años en que ambas se encontraron en Hollywood.[134]

La prensa especuló una fuerte rivalidad entre Dolores y María Félix, la otra diva del cine mexicano. Acerca de esta "rivalidad", María Félix reveló en su autobiografía en 1993: "Con Dolores no tuve ninguna rivalidad. Al contrario éramos amigas y siempre nos tratamos con mucho respeto, cada una con su personalidad".[135]​ En otra ocasión Félix también declaró: "Dolores del Río era una gran señora. Dolores era aparte. Una mujer muy inteligente, una mujer divertida. Yo quise mucho a Dolores y tengo un gran recuerdo de ella."[136]

Muerte[editar]

Tumba de Dolores del Río ubicada en el Panteón Civil de Dolores en Ciudad de México.

En 1978, fue diagnosticada con osteomielitis, y en 1981, con Hepatitis B después de haber recibido una inyección de vitaminas contaminada.[137]​ También sufría de artritis.[137]

El 11 de abril de 1983, Dolores del Río falleció a los 78 años de edad en Newport Beach, California a causa de insuficiencia hepática.[138]​ Se dice que el día en que murió, una invitación para asistir a los Oscares le había sido enviada.[137]​ Fue cremada y sus cenizas fueron trasladadas de Estados Unidos a México donde fueron sepultadas en el Panteón Civil de Dolores ubicado en Ciuduad de México[137]​ específicamente en la Rotonda de las Personas Ilustres.[139]

Imagen[editar]

Fotografía publicitaria de Del Río tomada en 1961.

Dolores fue considerada uno de los prototipos clásicos de la belleza femenina en los años 30. Cuando la revista de cine estadounidense Photoplay realizó una búsqueda en 1933 para "la figura femenina más perfecta en Hollywood", utilizando los criterios de médicos, artistas y diseñadores como jueces, la "elección unánime" de estos árbitros selectivos de la belleza femenina en los Estados Unidos fue la actriz mexicana Dolores del Río.[140]​ Larry Carr (autor del libro More Fabulous Faces) decía que la apariencia de Dolores del Río, a principios de los años 30 influyo en todo el mundo, pero especialmente en Hollywood. Las mujeres imitaron su estilo de vestir y maquillaje. Se produce un nuevo tipo de belleza, de la que Dolores del Río, fue la precursora.[141]​ Supuestamente ella fue la primera mujer que vistió un traje de baño de dos piezas en Hollywood, cuando filmó la película musical Flying Down to Rio.[142]​ El célebre director de cine Josef von Sternberg, afirmó que estrellas como Dolores, Marlene Dietrich, Carole Lombard y Rita Hayworth, le ayudaron a definir su concepto de "glamour" en Hollywood.[143]

Cuando Dolores del Río regresó a México, cambió radicalmente su imagen. Para ella ya no eran necesarios el aire sofisticado y la elegancia pétrea. Ella se convierte en una mujer de carne y hueso dejando a un lado la figura artística. Por este cambio, ella ganó dignidad y auténtica credibilidad dramática. Ella mostró un retoque en su apariencia, menos adulterada y más natural que la utilizada en la década de los 30. Desde entonces, en los roles de india o blanca, su imagen siempre estuvo acompañado por un aura absolutamente carismática y una carga dramática sin igual.[144]​ En Hollywood, Dolores perdió terreno ante la modernidad de los rostros. En México, tuvo la enorme fortuna de que el cineasta Emilio Fernández recalcara los rasgos nacionales, autóctonos. Ella no llega a México como "la estrella Latina de Hollywood", sino que él le transforma el maquillaje, respetando sus rasgos y resalta su indigenismo, volviéndola una mujer muy atractiva.[145]​ La misma Dolores definió el cambio que sufrió su apariencia en su país natal: «Me quité pieles y diamantes, zapatos de raso y collares de perlas; todo lo canjeé por el rebozo y los pies descalzos».[146]

Joan Crawford declaró en una visita a México en 1963:

«Dolores llegó a ser, y se conserva, como una de las estrellas más hermosas del mundo.»[147]

Marlene Dietrich:

«Dolores del Río es la mujer más bella que ha puesto un pie en Hollywood.»[148][149]

El novelista británico George Bernard Shaw una vez dijo:

«Las dos cosas más hermosas del mundo son el Taj Mahal y Dolores del Río.»[150]

En 1978, el crítico de cine Kevin Thomas, de Los Angeles Times mencionó:

«Dolores del Río: Una de las bellezas reinantes del siglo XX.»[151]

Dijo una vez la modista Elsa Schiaparelli:

Del Río en una fotografía. está con los labios cerrados y el cabello suelto.
Dolores Del Río posando para una fotografía tomada en una fecha desconocida y publicada por la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos.
Del Río en una fotografía publicitaria. Se encuentra apoyando su cara con su mano en la barbilla y mirando hacía a la cámara.
Dolores Del Río en una fotografía publicitaria de 1935.

"¡He visto a muchas mujeres bellas entrar aquí, pero ninguna tan completa como Dolores del Río!".[152]

Diego Rivera:

La más bella, la más hermosa del oeste, del este, del norte y del sur. Estoy enamorado de ella al igual que cuarenta millones de mexicanos y ciento veinte millones de estadounidenses que no pueden estar equivocados.[153]

El fotógrafo estadounidense Jerome Zerbe decía:

Dolores del Río y Marlene Dietrich son las mujeres más bellas a las que he fotografiado.[154]

El famosos modisto de Hollywood Orry-Kelly recordó la primera vez que vistió a Dolores:

Le metí el cuerpo desnudo en un jersey. Ella no quería ningún detalle que estropeara la línea. Cuando terminé de drapearla, se convirtió en una diosa griega mientras caminaba cerca del espejo y decía: "Es hermoso." Acercandose al espejo, ella dijo en un susurro: "Jesús, soy hermosa." ¿Narcisista? Probablemente sí, pero tenía razón. Se veía hermosa.[155]

El escritor mexicano Carlos Fuentes definió su rostro:

Los huesos faciales más perfectos del mestizaje Indo-Mediterráneo.[156]

El escritor alemán Erich Maria Remarque comparaba su belleza con la de Greta Garbo, y decía que una mujer perfecta sería una fusión entre ambas actrices.[157]

En sus últimos años el actor Vincent Price solía firmar sus autógrafos como "Dolores del Río". Cuando se le preguntaba el porqué, el actor respondía con toda seriedad: "Le prometí a Dolores en su lecho de muerte que no iba a permitir que la olvidaran".[158]

Algunos rumores decían que su dieta consistía de pétalos de orquídeas y que dormía 16 horas al día. La misma Dolores se reía de esas afirmaciones y decía: Nadie puede vivir comiendo solo pétalos de flores. Además, soy una mujer con múltiples ocupaciones. ¿Cómo voy a dormir tanto tiempo, si el día solo tiene 24 horas?.[159]

El diseñador de modas Jean Patou diseñó un vestido inspirado en ella llamado Dolores.[160]​ En 1995, el diseñador de modas John Galliano, se inspiró en la vida de Dolores para su colección de Otoño /Invierno 1995-1996 Dolores.[161]​ En 1952 ella fue galardonada con el Neiman Marcus Fashion Award, y fue llamada "La mujer mejor vestida de América".[159]

Arte, literatura y música[editar]

Del Río en una fotografía publicitaria de 1961 tomada en primer plano.

Las características físicas de Dolores del Río (un rostro deslumbrante, inolvidable, con facciones indígenas bien delineadas; una figura frágil, con rasgos casi perfectos, así como un temperamento y fuerza de voluntad para enfrentar los retos), la convirtieron en una figura de veneración continua, aún más allá de la muerte. Desde joven, Dolores del Río tuvo la inteligencia para saber rodearse de personalidades del medio intelectual. El mito de Hollywood colocó a Dolores en otro ámbito, ya que la convirtió en una de las mujeres relacionadas con el renacimiento de la cultura y las costumbres mexicanas.Como México era muy pequeño, pudo relacionarse con gente culta en sus constantes viajes al país. Fue entonces cuando conoció al grupo de los Contemporáneos: Jaime Torres Bodet, Xavier Villaurrutia, Jorge Cuesta, Celestino Gorostiza y su más cercano, Salvador Novo. Novo le escribió un soneto y le tradujo todas sus obras de teatro. Otro de los Contemporáneos que la mitificó es Jaime Torres Bodet en su novela La estrella de día, publicada en 1933, que relata la vida de una actriz llamada Piedad, obviamente inspirada en Dolores. Otros autores que le escribieron poemas fueron Carlos Pellicer y Pita Amor. También Carlos Monsiváis y Jorge Ayala Blanco le hicieron un libro-homenaje con motivo del Festival de Cine Iberoamericano de Huelva, en 1983. El libro contiene un ensayo de Monsiváis titulado Responsabilidades de un rostro. Vicente Leñero también le hace un homenaje en el libro Señora.[162]​ En 1982, Dolores y María Félix fueron parodiadas en la obra de Carlos Fuentes Orquídeas a la luz de la luna: Comedia Mexicana, que se presentó en España y en la Universidad de Harvard.

Retrato de Dolores del Río en cartel de exposición. Obra de Diego Rivera en el Museo Rufino Tamayo, Ciudad de México, 1983.

El rostro de Dolores del Río fue también el objeto de veneración para muchos artistas que plasmaron su imagen en sus lienzos. En 1916, cuando Dolores tenía 11 años de edad, fue retratado por primera vez por Alfredo Ramos Martínez, pintor muy popular entre la alta sociedad mexicana. En la década de los 1920's, la actriz también fue plasmada en los lienzos de los pintores mexicanos Roberto Montenegro y Ángel Zárraga. En 1938, la actriz fue retratada por su amigo cercano, el famoso artista mexicano Diego Rivera. El retrato fue realizado en Nueva York. Fue el retrato favorito de Dolores y ocupó un lugar especial en su casa en México. Rivera también capturó la imagen de Dolores en algunas de sus pinturas y murales, destacando La vendedora de flores, La pollera y La Creación. En este último mural, ubicado en el Colegio de San Ildefonso, en la Ciudad de México, la actriz representa a La Justicia.[163][164]

En 1941, Dolores también fue retratada por el famoso muralista mexicano José Clemente Orozco. El retrato fue realizado a petición de Orson Welles. Desafortunadamente, cuando el artista pintó el retrato ya estaba perdiendo la vista. Dolores expresó: "¡Él pintó su tragedia en mi rostro!". Aunque el retrato no fue del agrado de la actriz, tuvo un lugar muy importante en su casa, "La Escondida", en México.[165]​ Otros artistas que grabaron su imagen en sus pinturas fueron Miguel Covarrubias, Rosa Rolanda, Antonieta Figueroa, Frances Gauner Goshman, Adolfo Best Maugard y John Carroll. En 1943, cuando Dolores regresó a su país natal proveniente de Hollywood, la activista social y compositora mexicana Concha Michel le dedicó un corrido. El escultor Francisco Zúñiga también esculpió una figura de bronce dedicada a la actriz..

En su testamento, Dolores del Río estipuló que todas sus obras fueron donadas al Instituto Nacional de Bellas Artes de México, para su exhibición en varios museos en la Ciudad de México, incluyendo el Museo Nacional de Arte, el Museo de Arte Carrillo Gil y el Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo.[165]

Después de su muerte, su archivo de fotos fue entregado al Centro de Estudios de Historia de México Carso por Lewis Riley.[166]

Legado y memoriales[editar]

"Hollywood necesita una mujer mexicana de la alta sociedad, que pueda haber sido expuesta a la cultura y costumbres extranjeras a través de los viajes, pero que mantiene sus costumbres y las huellas de nuestra tierra mexicana. Y entonces el tipo pintoresco, vulgar, tan perjudicial para nuestra imagen, porque es falso, desaparecerá de forma natural .... Este es mi objetivo en Hollywood: todos mis esfuerzos se vuelcan en llenar este vacío en el cine .... Si puedo lograr esto, estaré a la altura de mi ambición artística y tal vez será una pequeña gloria para México.[79]
——Dolores comentando acerca de su rol como mujer mexicana en Hollywood

Dolores del Río fue la primera actriz mexicana en alcanzar el éxito en Hollywood. En su época otras fueron Lupe Vélez, Katy Jurado, Lupita Tovar[167]​ y Pina Pellicer,[168][169]​ En años recientes otras estrellas mexicanas que han logrado obtener un lugar en Hollywood incluyen a Salma Hayek,[170]Eiza González,[171]Melissa Barrera,[172]Adriana Barraza[173]​ y Ana de la Reguera.[174]​ Elevó el potencial de las Latinas en el cine de Hollywood. Ella generó el mito de la latina de Hollywood. Visto desde una perspectiva actual, gozó de prestigio desde la forma en que los medios hollywoodenses la describieron. Ella nunca fue la Latin bombshell, hot tamale, sultry, spitfire, o hot cha cha. Los adjetivos para describirla fueron tales como sofisticada, aristocratica, elegante, glamorosa, "una dama".[175]

Dolores del Río fue la modelo de la estatua de Evangeline, la heroína romántica de Longfellow, ubicada en St. Martinville, Louisiana. La estatua fue donada por Dolores, quien interpretó a Evangeline en una cinta de 1929.

Estrella de Dolores del Río en el Paseo de la Fama de Hollywood.

Dolores posee una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, en el 1630 de la Vine Street, por sus contribuciones a la industria cinematográfica. Dolores del Río tiene una estatua en el Hollywood-La Brea Boulevard, en Los Ángeles, diseñada por Catherine Hardwicke construida en honor de las multi-étnicas actrices del cine junto con Mae West, Dorothy Dandridge y Anna May Wong. Dolores también posee un mural en el lado este de la Hudson Avenue, al norte del Hollywood Boulevard, en Los Ángeles, pintado por el artista México-Americano Alfredo de Batuc.[176]​ Dolores también es una de las estrellas plasmadas en el mural "Portrait of Hollywood", diseñado en 2002 por el artista Eloy Torrez en la Hollywood High School.[177][178]

Fotografía tomada en 2018 de la escultura Hollywood and La Brea Gateway ubicada en el extremo oeste de Four Ladies of Hollywood, la cual incluye un estatua de Dolores.

Dolores también posee una estatua en la Ciudad de México, ubicada en la segunda sección del Bosque de Chapultepec.[179]​ Además, su memoria es venerada también con dos bustos. Uno ubicado en el Parque Hundido, al sur de la ciudad[180]​ y otro más en la Estancia Infantil que lleva su nombre. Una de las avenidas más importantes de su natal Durango, el Boulevard Dolores del Río, fue nombrado en su honor.[181]

Dolores es una de las celebridades que aparecen a través de fotografías en la cinta Zelig, de Woody Allen (1983). Ella fue interpretada por la actriz Lucy Cohu en la película televisiva RKO 281 en 1999.

Sus restos fueron trasladados, en el año 2006, a la Rotonda de las Personas Ilustres, como reconocimiento por su contribución cultural a México.[182]​El monumento mortuorio es obra del arquitecto Luis Martínez Luna y se construyó en 2006.

Desde 1983, la organización Periodistas Cinematográficos de México (PECIME) otorga el premio Diosa de Plata "Dolores del Río" para la mejor interpretación dramática femenina.

Desde septiembre de 2009 a enero de 2010, Dolores del Río fue homenajeada en el Museo Soumaya de la Ciudad de México, con una de las recopilaciones más completas de la fotografía de su carrera.

En 2015, el American Film Institute eligió a Dolores como la imagen del AFI Festival de ese año. El rostro de la actriz mexicana engalanó invitaciones, publicidad y espectaculares por toda la ciudad de Los Ángeles, California.[183][184]

El 3 de agosto de 2017, en el 113 aniversario de su nacimiento, Google homenajeó a Dolores dedicándole un Google Doodle.[185]

Dolores del Río es una de las figuras mexicanas que aparecen en una escena de la película de Disney-Pixar Coco.[186]

Premios y nominaciones[editar]

Premios Ariel[editar]

Año Categoría Película Resultado
1944 Actriz Las abandonadas Ganadora
1951 Actriz Doña Perfecta Ganadora
1953 Actriz El niño y la niebla Ganadora
1975 Ariel de oro Ariel de oro Ganadora[187]
Dolores Del Río en Flaming Star (1960).
  • 1926 - Premio WAMPAS Baby Stars como una de las mejores actrices debutantes del año por la Asociación de Productores de Películas de la América Occidental (1926).
  • 1943 - Premio del Instituto de Artes y Ciencias Cinematográficas de México como Mejor Actriz por Flor Silvestre (1943).
  • 1957 - Medalla al Mérito Artístico de la Asociación Nacional de Actores (A.N.D.A.), por su destacada labor escénica en el extranjero.
  • 1958 - Estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood.
  • 1965 - Premio Sarape de la Asociación de Periodistas Cinematográficos de México (PECIME) durante la conmemoración del 50 Aniversario del Cine Sonoro en México.
  • 1967 - Premio de la Organización de Estados Americanos por su contribución cultural a los pueblos de América.
  • 1975 - Ariel de Oro en reconocimiento a su carrera cinematográfica.
  • 1975 - Diploma de la Legión de Honor Nacional por méritos artísticos.
  • 2005 - Al conmemorarse su centenario sus restos son depositados en la Rotonda de las Personas Ilustres.

Filmografía[editar]

Referencias[editar]

  1. «¿Sabes quién es María de los Dolores Asúnsolo y López Negrete?». ElEdoméxInforma. 11 de abril de 2019. Consultado el 13 de julio de 2021. 
  2. Hall (2013), p. 3
  3. «Biografía en TCM Archive». 
  4. Hall (2013), p. 2,15
  5. DurangoMas: Biografía de Dolores del Río
  6. «Dolores del Río (María de los Dolores Asúnsolo y López Negrete de Martínez del Río)». catarina. Consultado el 15 de julio de 2021. 
  7. Cisneros Calzada, Fortino (4 de agosto de 2017). «Dolores Asúnsolo y López Negrete». El Mañana. Consultado el 15 de julio de 2021. 
  8. Mary Beltrán, ''Latina/o stars in U.S. eyes: the making and meanings of film and TV stardom''. Books.google.co.uk. Consultado el 17 de junio de 2014. 
  9. Ramón, David (1997). Dolores del Río vol. I: Un cuento de hadas. México: Clío. p. 10. ISBN 968-6932-36-4. 
  10. Ortiz Bulle-Goyri, Alejandro. «Julio Bracho». elem. Consultado el 13 de julio de 2021. 
  11. a b c Pantoja, Vic (13 de octubre de 2020). «Curiosidades de Dolores del Río, un ícono latino en Hollywood». culturizando. Consultado el 13 de julio de 2021. 
  12. Rodríguez, Sayra (26 de mayo de 2020). «Andrea Palma, sola y abandonada deja de existir la primera diva del cine mexicano». Show!. Consultado el 13 de julio de 2021. 
  13. «Asúnsolo Morán, María». Enciclopediagro.org. 24 de febrero de 2012. Archivado desde el original el 11 de septiembre de 2016. Consultado el 16 de septiembre de 2016. 
  14. ««Cosas fuertes»: Diana Bracho habla sobre el final de «¿Qué le pasa a mi familia?»». Milenio. 11 de julio de 2021. Consultado el 13 de julio de 2021. 
  15. «La gran familia de artistas famosos». Impacto Latino. 10 de septiembre de 2015. Consultado el 13 de julio de 2021. 
  16. «Diana Bracho: «Dolores del Río era una pésima actriz»». People en Español. 28 de marzo de 2011. Consultado el 13 de julio de 2021. 
  17. Ramón (1997), vol. 1, p. 12
  18. Ramón (1997), vol. 1, p. 11
  19. a b Gutiérrez, Dante (3 de agosto de 2019). «Un día como hoy nació la diva Dolores del Río». La izquierda diario. Consultado el 15 de julio de 2021. 
  20. Cleer, Alida (3 de agosto de 2017). «Dolores del Río, reconocida por Google Doodle: 5 Datos Importantes que tienes que saber». ahoramismo. Consultado el 15 de julio de 2021. 
  21. «Dolores del Río : icono mexicano de belleza, talento y estílo». academiadelamoda. Consultado el 15 de julio de 2021. 
  22. «Dolores del Río a los 11 años de Edad». mexicana.cultura.gob. Consultado el 15 de julio de 2021. 
  23. a b «¿Sabes quién es Dolores del Río?». hotelplayamazatlan. Consultado el 15 de julio de 2021. 
  24. a b c d Díaz de la Vega, Alonso (25 de julio de 2018). «Dolores del Río: El triunfo de la introspección». moreliafilmfest. Consultado el 15 de julio de 2021. 
  25. Ventura Chávez, Nazareth (3 de agosto de 2020). «Dolores del Río, la diva Hollywoodense que tenía un sillón para ser «venerada»». pacozea. Consultado el 15 de julio de 2021. 
  26. a b c d e «Contando historias: Dolores del Rio parte II». W Radio. 14 de noviembre de 2019. Consultado el 16 de julio de 2021. 
  27. Aguirre, Coral (7 de abril de 2019). «Dolores del Río». Milenio. Consultado el 15 de julio de 2021. 
  28. «Dolores del Río Biografías y Vidas». biografiasyvidas. Consultado el 16 de julio de 2021. 
  29. Ramón (1997), vol. 1, p. 16.
  30. Ramón (1997), vol. 1, p. 16.
  31. «Dolores del Río cine». cinemexicano.mty.itesm.mx. Archivado desde el original el 21 de junio de 2015. Consultado el 16 de julio de 2021. 
  32. Torres (2004), p. 22
  33. Capula, Miguel (20 de diciembre de 2017). «Dolores del Río, la mexicana que conquistó Hollywood». Más México. Consultado el 17 de julio de 2021. 
  34. Ramón (1997), vol. 1, p. 25.
  35. «Joanna / Edwin Carewe [motion picture]». The Library of Congress (en inglés). Consultado el 17 de julio de 2021. 
  36. a b c «THE LOST FILMS OF FIRST NATIONAL PICTURES». silentsaregolden (en inglés). Consultado el 17 de julio de 2021. 
  37. «High Steppers (1926)». Cine.com. Consultado el 17 de julio de 2021. 
  38. «Dolores del Río MiFamilia». Mi Fmilia Magazine. Consultado el 17 de julio de 2021. 
  39. Ramón (1997), vol. 1, p. 26.
  40. «Pals First / Edwin Carewe [motion picture]». The Library of Congress (en inglés). Consultado el 17 de julio de 2021. 
  41. «El precio de la gloria». filmaffinity. Consultado el 18 de julio de 2021. 
  42. Franco Dunn (2003), p. 24
  43. Ramón (1997), vol. 1, p. 27.
  44. Ramón (1997), vol. 1, p. 28.
  45. «Los amores de Carmen». filmaffinity. Consultado el 18 de julio de 2021. 
  46. «No Other Woman / Lou Tellegen [motion picture]». The Library of Congress (en inglés). Consultado el 18 de julio de 2021. 
  47. Ramón (1997), vol. 1, p. 33.
  48. «La senda del 98». filmaffinity. Consultado el 18 de julio de 2021. 
  49. «The Trail of '98 (1928)». ALLMOVIE (en inglés). Consultado el 18 de julio de 2021. 
  50. «Ramona». filmaffinity. Consultado el 19 de julio de 2021. 
  51. «Vintage Hollywood Classics, Vol. 5: Leading Ladies & Partner (Recordings 1928-1940)». Apple music. Consultado el 19 de julio de 2021. 
  52. santaperversa (7 de mayo de 2018). «Playin’ Native and Other Iterations of Sonic Brownface in Hollywood Representations of Dolores Del Río». soundstudiesblog (en inglés). Consultado el 19 de julio de 2021. 
  53. Michael Slowik. «Experiments in Early Sound Film Music: Strategies and Rerecording, 1928-1930». JSTOR (en inglés). Consultado el 19 de julio de 2021. 
  54. «Listen In on the DODGE HOUR». St. Louis Globe-Democrat (en inglés). 29 de marzo de 1928. Consultado el 19 de julio de 2021. 
  55. Ramón (1997), vol. 1, p. 34.
  56. Ramón (1997), vol. 1, p. 36-37.
  57. «THE RED DANCE (1928)». AFI Catalog (en inglés). Consultado el 22 de julio de 2021. 
  58. «Evangelina». filmaffinity. Consultado el 22 de julio de 2021. 
  59. «EVANGELINE (1929)». AFI Catalog (en inglés). Consultado el 22 de julio de 2021. 
  60. Ramón (1997), vol. 1, pág. 34
  61. Ramón (1997), vol. 1, pág. 36
  62. Torres (2004), p. 32
  63. Ramón (1997), vol. 1 p. 46
  64. «THE BAD ONE (1930)». AFI Catalog (en inglés). Consultado el 22 de julio de 2021. 
  65. Ramón (1997), vol. 1 p. 39
  66. Ramón (1997), vol. 1, p. 43-45
  67. David Ramón (1997) Dolores del Río vol. 1: Un cuento de hadas
  68. Ramón (1997), vol. 1, p. 46
  69. «Girl of the Rio». filmaffinity. Consultado el 22 de julio de 2021. 
  70. Ramón, David. Dolores del Río, México, 1997, ed. Clío, vol. 1 p.47
  71. «History of Sex in Cinema: The Greatest and Most Influential Sexual Films and Scenes – 1932». amc filmsite (en inglés). Consultado el 12 de julio de 2021. 
  72. «Dolores Del Rio: Bird of Paradise (1932)» (en inglés). 12 de mayo de 2010. Consultado el 12 de julio de 2021. 
  73. Ramón (1997), vol. 1, p. 47
  74. «History of Sex in Cinema: The Greatest and Most Influential Sexual Films and Scenes – 1933». amc filmsite (en inglés). 
  75. Mulcahey, Martin (29 de diembre de 2011). «The First Latina to Conquer Hollywood». Film International. Consultado el 12 de julio de 2021. 
  76. Ramón (1997), vol. 1, p. 48
  77. Ramón (1997), vol. 1, p. 49
  78. Ramón (1997), vol. 1, p. 54
  79. a b «From Hollywood and back: Dolores del Río, a transnational star». 
  80. Ramón (1997), vol. 1, pp. 53–54
  81. Ramón (1997), vol. I, pág. 51-52
  82. Ramón (1997),vol. I, pp. 54-55
  83. Ramón (1997), vol. 1, pp. 54-55
  84. «Dolores del Río, la belleza y el talento mexicano que se ganó a Hollywood». notimérica. 3 de agosto de 2017. Consultado el 13 de julio de 2021. 
  85. Revista SOMOS:Katy Jurado:Estrella de Hollywood orgullosamente mexicana, México, 1999, ed. Televisa, p.85
  86. «Dolores del Rio in Hollywood». Austinfilm.org. Archivado desde el original el 24 de diciembre de 2013. Consultado el 17 de junio de 2014. 
  87. Ramón (1997), vol. I, p. 57
  88. Ramón (1997),vol. I, p. 61
  89. Ramón (1997),vol. I, p. 59
  90. a b Ramón, David. Dolores del Río, México, 1997, ed. Clío, vol. I p.61
  91. Ramón, David. Dolores del Río, México, 1997, ed. Clío, p.10
  92. Ramón, David (1997). Dolores del Río vol. II: Volver al origen. México: Clío. p. 10. ISBN 968-6932-37-2. 
  93. Dolores del Río: El Rostro del Cine Mexicano, Revista SOMOS México, 1994, ed. Televisa, p.38
  94. Félix, María (1993). Todas mis guerras vol. III: Soldadera de lujo. México: Clío. p. 84. ISBN 9686932089. 
  95. Ramón (1997), vol. II, p. 30
  96. [1] Dolores Del Río: The First Latina to Conquer Hollywood
  97. Ramón (1997), vol. 2, p. 45
  98. Ramón (1997), vol. 2, p. 56
  99. Hall (2013), pp. 265
  100. Ramón (1997), vol. II, pág. 48-51
  101. Hall (2013), pp. 267
  102. Ramón (1997), vol. II, pág. 56-57
  103. Ramón (1997), vol. II, pp. 60-61
  104. Ramón, David (1997). Dolores del Río vol. III: Consagración de una diva. México: Clío. pp. 15, 16. ISBN 968-6932-38-0. 
  105. Ramón (1997), vol. III, pág. 14-15
  106. Ramón (1997), vol. 3, pág. 24-25
  107. Ramón (1997), vol. 3, pág. 34-35
  108. Ramón (1997), vol. III, pág. 35
  109. Ramón (1997), vol. III, pág. 16-17
  110. Ramón (1997), vol. III, pág. 33
  111. Ramón (1997), vol. III, pág. 46
  112. «SCREEN NOTES». New York Times. 27 Apr 1935. p. 21. 
  113. Morin, Relman (19 de noviembre de 1935). «DeMille Gets Lots of Help Naming Samson and Delilah Characters in His Picture». St. Petersburg Times. Consultado el 15 de septiembre de 2013. 
  114. Ramón, David. Dolores del Río, México, 1997, ed. Clío, vol. 1 p.58-59
  115. Ramón (1997), vol. 1, pág. 59
  116. Ramón (1997), vol. 1, pág. 56, 59
  117. Ramón (1997), vol. 3, pág. 59-60
  118. Ramón (1997), vol. 2, pág. 59-60
  119. Ramón (1997), vol. 2, pág. 52
  120. Dolores del Río: La Mexicana Divina, Revista SOMOS México, 2002, ed. Televisa, p.67
  121. Ramón, David. Dolores del Río, México, 1997, ed. Clío, vol. III, p.37-39
  122. Dolores del Río: El Rostro del Cine Mexicano, Revista SOMOS México, 1994, ed. Televisa, p.85-86
  123. Ramón, David. Dolores del Río, México, 1997, ed. Clío, vol. III, p.46
  124. Ramón (1997), vol. 2, p. 49-50; vol. 3, p. 54
  125. «Copia archivada». Archivado desde el original el 15 de abril de 2012. Consultado el 15 de abril de 2012. 
  126. Ramón, David. Dolores del Río, México, 1997, ed. Clío, vol. 3, p.11
  127. «Secret Marriage Denial.». The Barrier Miner (Broken Hill, NSW: National Library of Australia). 25 de octubre de 1932. p. 1. Consultado el 3 de marzo de 2012. 
  128. «SCREEN SHORTS.». Western Mail (Perth: National Library of Australia). 27 de noviembre de 1930. p. 4. Consultado el 3 de marzo de 2012. 
  129. «Thomas McNulty Errol Flynn: The Life and Career». 
  130. «Latins in Hollywood: Dolores del Río». 
  131. «El Universal: Dolores del Río, su vida, un cuento de hadas». 
  132. name="Franco Dunne 2003, p.79">Franco Dunne (2003), p.79
  133. Ramón (1997), vol.2, p. 13: Located in the Santa Rosalía 37 street in Coyoacán, Mexico City
  134. Moreno, Luis (2002). Rostros e Imagenes. Editorial Celuloide. pp. 138, 141. ISBN 9789709338904. 
  135. Félix, María. Todas mis guerras, México, 1993, ed. Clío, vol. 3 p.84
  136. María Félix habla sobre Dolores del Río en una entrevista inédita
  137. a b c d Martínez de León, Nidia (10 de abril de 2018). «35 años sin la estrella mexicana Dolores del Río». Vanguardia. Consultado el 12 de julio de 2021. 
  138. Javier García Java (11 de abril de 2018). «Hoy se cumplen 35 años del fallecimiento de la actriz Dolores del Río». El Sol de México. Consultado el 12 de julio de 2021. 
  139. Cesar, Romero (6 de septiembre de 2016). «Panteón Civil de Dolores y Rotonda de las Personas Ilustres». Go app! mx. Consultado el 12 de julio de 2021. 
  140. Hershfield (2000), p. 9
  141. Carr, Larry. More Fabulous Faces:The Evolution and Metamorphosis of Bette Davis, Katharine Hepburn, Dolores del Río, Carole Lombard and Myrna Loy, United States, 1978, ed. Doubleday and Company, p.229
  142. «Silence is Platinum: Miss Dolores del Río». 
  143. «Buena suerte viviendo: Dolores del Río». 
  144. Franco Dunn (2003), p. 82
  145. Martínez Serrano, Héctor (2014). «Buenos días, con Héctor Martínez Serrano». Consultado el 2 de abril de 2016. 
  146. Poniatowska, Elena (1995). «Dolores del Río: El Rostro del Cine Mexicano». SOMOS: 24. 
  147. Ramón, David. Dolores del Río, México, 1997, ed. Clío, vol. 3, p.19-20
  148. Ramón, David. Dolores del Río, México, 1997, ed. Clío, vol. 1, p.53
  149. Riva, Maria. Marlene Dietrich, United States, 1994, ed. Ballantine Books,
  150. [2]Dolores del Río
  151. Ramón, David. Dolores del Río, México, 1997, ed. Clío, vol. 3, p.50
  152. SOMOS:Dolores del Río: El Rostro del Cine Mexicano. Editorial Televisa. 1995. p. 26. 
  153. Nexos.com: Two or Three Mexican Episodes of Orson Welles
  154. «Cafe Society and the New York nights». Archivado desde el original el 4 de agosto de 2007. Consultado el 16 de septiembre de 2016. 
  155. SilverScreenModes.com: Orry-Kelly, Women He's Undressed
  156. Franco Dunne (2003), p. 7
  157. Theodoracopulos, Taki (9 de marzo de 2007). «All Quiet on the K Street Front – Taki's Magazine». Takimag.com. Consultado el 7 de noviembre de 2012. 
  158. Price (2014), p. 372
  159. a b María Idalia "Dolores del Río se retira del cine" Cinema Reporter no. 290 pp. 11 (1948)
  160. Revista SOMOS:Dolores del Río: El Rostro del Cine Mexicano, México, 1995, ed. Televisa, p.26
  161. «Colección Otoño / Invierno 1995-1996 de John Galliano, en The Met.». Consultado el 14 de octubre de 2021. 
  162. Dolores del Río: El Rostro del Cine Mexicano, Revista SOMOS México, 1994, ed. Televisa, p.70-72
  163. Dolores del Río: La Mexicana Divina, Revista SOMOS México, 2002, ed.Televisa, p.70-71
  164. «Diego Rivera (1886-1957) La Creación, 1922». sanildefonso. Consultado el 12 de julio de 2021. 
  165. a b Dolores del Río: La Mexicana Divina, Revista SOMOS México, 2002, ed.Televisa, p.70
  166. «Exhiben 55 fotografías inéditas de Dolores del Río en el Soumaya». La Jornada. 23 de julio de 2010. Consultado el 12 de julio de 2021. 
  167. «Lupita Tovar, la actriz mexicana que deja su legado en Hollywood». Univision. 15 de noviembre de 2016. Consultado el 12 de julio de 2021. 
  168. «Triunfó en Hollywood junto a Marlon Brandon, pero nunca tuvo el amor: la tragedia de Pina Pellicer». infobae. 3 de abril de 2021. Consultado el 12 de julio de 2021. 
  169. Reyes, Rubie, Luis, Peter (1994). Hispanics in Hollywood: An Encyclopedia of Film and Television. Garland. p. 19. ISBN 0815308272. 
  170. «Salma Hayek: «La gente se reía de mí por querer hacer una carrera en Hollywood. Pero estaba convencida. Sabía que era muy difícil»». Vanity Fair. 14 de diciembre de 2017. Consultado el 12 de julio de 2021. 
  171. ««Para mis mexicanos»: Eiza González, entre las estrellas más taquilleras de Hollywood». Milenio. 30 de mayo de 2021. Consultado el 12 de julio de 2021. 
  172. «Melissa Barrera: La exacadémica que triunfa en Hollywood». El imparcial. 25 de junio de 2021. Consultado el 12 de julio de 2021. 
  173. Ayuso, Rocio (23 de abril de 2020). «Adriana Barraza: «Babel me dio la posibilidad de vivir como actriz»». Golden Globe Awards. Consultado el 12 de julio de 2021. 
  174. «Ana de la Reguera vive sueño en Hollywood». Informador.MX. 13 de mayo de 2021. Consultado el 12 de julio de 2021. 
  175. Carr. (1979)
  176. «Alfredo de Batuc». Mural Conservancy of Los Angeles. Archivado desde el original el 3 de agosto de 2017. Consultado el 19 de agosto de 2010. 
  177. Deoima, Kate. "Hollywood High School." About.com. Retrieved on March 23, 2010.
  178. Johnson, Reed. "A marriage as a work of art; Eloy Torrez paints with intensity. Margarita Guzman assists with a sense of calm. But it was her brush with death that helped him see his work in a new light." Los Angeles Times. October 12, 2003. E48. Sunday Calendar, Part E, Calendar Desk. Retrieved on March 23, 2010. "HOLLYWOOD HIGH: Eloy Torrez and his mural on an east-facing wall of the..."
  179. «Flickr: Estatua de Dolores del Río en Chapultepec». 
  180. «El Universal: Develan busto de Dolores del Río en el Parque Hundido». Archivado desde el original el 17 de octubre de 2016. 
  181. «Boulevard Dolores del Río, Durango, MX». 
  182. «Rotonda de las personas ilustres». Segob. Archivado desde el original el 3 de diciembre de 2011. Consultado el 19 de julio de 2011. 
  183. Dolores del Río: Image of the AFI Fest 2015
  184. The Wrap: AFI Fest 2015
  185. «Google honors actress Dolores del Rio with new Doodle». 
  186. Durango Presente: Dolores del Río homenajeada en "Coco" de Pixar
  187. «Copia archivada». Archivado desde el original el 16 de diciembre de 2013. Consultado el 29 de mayo de 2014. 

Bibliografía[editar]

  • AGRASÁNCHEZ JR., Rogelio (2001) Bellezas del Cine Mexicano / Beauties of the Mexican Cinema, México, ed. Archivo fílmico Agrasánchez, ISBN 968-5077-11-8
  • BODEEN, DeWitt (1976) From Hollywood: The Careers of 15 Great American Stars (Desde Hollywood: La Carrera de 15 Grandes Estellas Americanas) ed. Oak Tree ISBN 0-498-01346-4
  • CARR, Larry (1979) More fabulous faces: The Evolution and Metamorphosis of Bette Davis, Katharine Hepburn, Dolores del Río, Carole Lombard and Myrna Loy ed. Doubleday and Company, ISBN 978-0-385-12819-3.
  • CONLEY, Albert (2014) Dolores del Río 178 Success Facts - Everything you need to know about Dolores del Río, Emereo Publishing. ISBN 978-1-4885-8970-6.
  • FEY, Ingrid E & RACINE, Karen (2000) Strange Pilgrimages: Exile, Travel, and National Identity in Latin America, 1800-1990s: "So Far from God, So Close to Hollywood: Dolores del Río and Lupe Vélez in Hollywood, 1925-1944 (Tan lejos de Dios, Tan cerca de Hollywood: Dolores del Río y Lupe Vélez en Hollywood, 1925-1944) ed. Wilmington, Delaware, Scholarly Resources ISBN 0-8420-2694-0
  • FRANCO DUNN, Cinta (2003) Grandes Mexicanos Ilustres: Dolores del Río ed. Promo Libro ISBN 84-492-0329-5
  • HALL, Linda B. (2013) Dolores del Río: Beauty in Light and Shade, ed. Stanford University Press ISBN 978-0-8047-8407-8
  • GUERRERO SUÁREZ, Jorge (1979) Dolores del Río: La vocación de la belleza Cineteca Nacional (México)
  • HERSHFIELD, Joanne (2000) The invention of Dolores del Río (La invención de Dolores del Río) Universidad de Minnesota ISBN 0-8166-3410-6
  • LACOB, Adrian (2014) Film Actresses Vol.23 Dolores Del Rio, Part 1, On Demand Publishing, LLC-Create Space, ISBN 978-1-5029-8768-6.
  • LÓPEZ, Ana M. (1999). "Hollywood-México: Dolores del Río, una estrella transnacional". Archivos de la filmoteca 31: 12-35. ISSN 0214-6606.
  • MORENO, Luis (2002) Rostros e Imágenes, México, ed. Celuloide, ISBN 978-970-93389-0-4
  • PARRISH, James Robert (2002) Hollywood divas: the good, the bad, and the fabulous ed. Contemporary Books, ISBN 978-0-07-140819-6
  • PARRISH, James Robert (2008) The Hollywood beauties, ED. Arlington House, ISBN 978-0-87000-412-4
  • PONIATOWSKA, Elena (1990) Todo México, volumen 2, México, ed. Diana, ISBN 978-968-13-2608-1
  • RAMÓN, David (1993) Dolores del Río: Historia de un rostro, México, Universidad Nacional Autónoma de México, CCH Dirección Plantel Sur, ISBN 978-968-6717-09-9.
  • RAMÓN, David (1997) Dolores del Río vol. I: Un cuento de hadas, México, ed. Clío, ISBN 968-6932-36-4
  • RAMÓN, David (1997) Dolores del Río vol. II: Volver al origen, México, ed. Clío, ISBN 968-6932-37-2
  • RAMÓN, David (1997) Dolores del Río vol. III: Consagración de una diva, México, ed. Clío, ISBN 968-6932-38-0
  • REYES, Alfonso (1996) Obras completas de Alfonso Reyes colección Constancia poética, volumen X, México, ed. Fondo de Cultura Económica, ISBN 978-968-16-0863-7
  • REYES, Rubie (1994) Hispanics in Hollywood: An Encyclopedia of Film and Television (Hispanos en Hollywood: Una enciclopedia de cine y televisión) ed. Garland ISBN 0-8153-0827-2
  • SHIPMAN, David (1995) The Great Movie Stars: The Golden Years (Las Grandes Estrellas de Cine: Los Años Dorados) ed. Little Brown and Co. ISBN 0-316-78487-7
  • TAIBO, Paco Ignacio (1999) Dolores del Río: Mujer en el volcán, México, ed. GeoPlaneta, Editorial, S. A. , ISBN 0-8166-3410-6.
  • TORRES, José Alejandro (2004) Los Grandes Mexicanos: Dolores del Río ed. Grupo Editorial Tomo, S.A. de C.V. ISBN 970-666-997-3
  • Dolores del Río, el rostro del cine mexicano (1995). SOMOS. México: Editorial Televisa, S. A. de C. V.
  • Dolores del Río, la mexicana divina (2002). SOMOS. México: Editorial Televisa, S. A. de C. V.

Enlaces externos[editar]