Dividendo Digital

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El Dividendo Digital se refiere al proceso de introducción por el que se reduce el espectro radioeléctrico dedicado a la TV resultado de la mayor eficiencia de las emisiones de Televisión Digital Terrestre gratuita y la asignación de este espectro a los servicios de comunicaciones móviles de pago.

Antecedentes del Dividendo Digital[editar]

Las frecuencias de emisión de la TV analógica desde finales del siglo pasado se encuentran en la banda de frecuencias de UHF (470 a 862 MHz) correspondiente a los denominados canales 21 al 69. Mediante tecnologías analógicas, cada canal se asociaba con la emisión de un único canal de televisión. En 2005 comenzaron las emisiones de Televisión Digital Terrestre que culminaron el 3 de abril de 2010 con el denominado apagón analógico por el que finalizó la emisión de TV analógica.

La llegada de la tecnología digital ayudada por diferentes métodos de compresión como mpeg-4 permiten un uso mucho más eficiente de este espacio radioeléctrico transmitiendo hasta 7 canales de televisión SD o 4 HD en el espacio ocupado anteriormente por un único canal. El espectro radioeléctrico es un bien escaso ya que es un Bien público y de uso compartido y está sometido a interferencias entre emisión en las mismas frecuencias. Una disminución del uso realizado por un servicio significa una mayor capacidad para introducir nuevos servicios de pago (como es el caso del dividendo digital), o aumentar la capacidad de servicios existentes.

Descripción gráfica del proceso del Dividendo Digital

Este ahorro en espectro ya permite una mayor capacidad de transmisión de señales de TV en el mismo espacio o de mayor calidad al multiplicar por 7 la capacidad de un canal lo que permite aumentar la oferta televisiva y, a la vez, ceder parte del espectro a otros servicios públicos (como puede ser la televisión de proximidad) o, como es este caso, de servicios privados de pago como el 4G. Este excedente de espectro radioeléctrico es lo que se denomina Dividendo Digital.

Como se ha comentado anteriormente, una parte importante de las en las bandas VHF y UHF estaban asignadas UIT a los servicios de radiodifusión, por lo que, en un principio se pensó que, tras la finalización de las emisiones analógicas, el Dividendo Digital podía emplearse para aumentar los servicios de televisión digital. En esta situación, a finales de los años 90, se generaliza el uso de la telefonía móvil y a inicios de siglo se comienza a hacer uso intensivo de las tecnologías de banda ancha inalámbrica de pago. A diferencia de la emisión de TV que es colectiva y utilizada con el mismo contenido por todos los usuarios, la telefonía móvil es un servicios individualizado en el que cada usuario necesita una transmisión de información (voz y datos) distinta del resto. Es por ello que las necesidades de espectro de la telefonía han ido creciendo año a año. A su vez, la telefonía móvil se ha convertido en un elemento de innovación tecnológica, ganancia de productividad, crecimiento, y reducción de coste en la economía global.

Todos estos factores han llevado a la idea generalizada[cita requerida] en todo el mundo[cita requerida] de la necesidad de contar con espectro radioeléctrico adicional para redes y servicios de comunicaciones electrónicas de pago de manera urgente.[cita requerida] Así en 2007 la Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones, convocada por la UIT acordó la asignación de la banda de 790-862 MHz al servicio móvil de pago en la zona europea.

La banda de 790-862 MHz tiene un gran potencial para la provisión de un amplio abanico de servicios móviles de pago, ya que la capacidad de propagación y penetración en el interior de edificios de todos los ciudadanos (aunque no sean clientes de pago) de estas frecuencias es muy superior que las señales en bandas más altas, que hasta ahora eran las únicas utilizadas para las comunicaciones móviles inalámbricas de pago. Por otro lado, la provisión de banda ancha universal de pago solo puede conseguirse de manera eficiente usando tecnologías inalámbricas por lo que este espectro disponible representa una oportunidad única para proporcionar servicios de banda ancha de pago en zonas rurales, recortando de esta forma la brecha digital con las ciudades.[cita requerida] Asimismo, la banda de 790-862 MHz es imprescindible[cita requerida] para estimular el despliegue de los servicios de nueva generación móviles de pago, los denominada 4G o LTE.

Además, el mayor espectro disponible abrirá las puertas a nuevas oportunidades para la innovación en sectores orientados a los servicios de pago como la salud, educación, gobierno y accesibilidad electrónicos. igualmente, aumentará la competencia entre proveedores de servicios y permitirá una competencia más efectiva en el suministro de los mismos, suponiendo que no existan los cárteles.

Historia[editar]

Internacional[editar]

En junio de 2006 en Ginebra, en la Conferencia Regional de Radiocomunicaciones de la región 1 de la UIT se acordó utilizar las frecuencias UHF 470-862 MHz (canales 21 a 69) para los servicios de radiodifusión.[1]​ Posteriormente, en 2007, como consecuencia del auge de los servicios de comunicaciones móviles, se aprobó por parte este mismo organismo la asignación de la subbanda de 790-882 MHz (canales 61 al 69) a dichos servicios de comunicación.

En virtud de la decisión tomada en la Conferencia de la UIT, en noviembre de 2007, la Comisión Europea realizó la Comunicación COM (2007) 700 final con el objetivo de “Explotar todo lo posible las ventajas de Dividendo Digital en Europa” comentando la necesidad de apoyar los servicios de comunicaciones electrónicas.

Ya en 2010, la Comisión aprobó la “Decisión C(2010) 2723 sobre las condiciones técnicas armonizadas relativas al uso de las banda de frecuencias de 790-862 MHz para los sistemas terrenales capaces de prestar servicios de comunicaciones electrónicas en la Unión Europea.[cita requerida] En dicho documento se establecieron los parámetros técnicos que facilitan una utilización armonizada y eficiente del Dividendo Digital.[cita requerida] Por último, el 20 de septiembre de 2010, la propuesta de Decisión COM (210 471 Final) solicita a todos los estados de la Unión Europa que liberen las frecuencias 790-892 MHz para servicios de comunicación electrónicas como máximo el 1 de enero de 2013 pudiendo realizarse exenciones hasta el año 2015 dependiendo de las distintas situaciones de los países miembros.[cita requerida]

España[editar]

En España, en correspondencia con las recomendaciones y legislación de la Comisión las propuestas de la Comisión se anunció en mayo de 2009 que reservaría la banda de 800 MHz para el uso de comunicaciones electrónicas de pago. Este anuncio se convirtió en Ley mediante el Real Decreto 365/2010 de 26 de marzo que confirma la transición gradual a las nuevas frecuencias de emisión. En 2011, el Real Decreto 169/2011 de 11 de febrero legisla sobre la emisión simultánea de los canales digitales en sus nuevas y antiguas frecuencias para facilitar la transición y fija la fecha del 31 de diciembre de 2014 como límite para la finalización del proceso. Como continuación a dicho decreto, la Ley 2/2011 de 4 de marzo, de Economía Sostenible establece que la banda 790-862 MHz se utilizará principalmente para la prestación de servicios avanzados de comunicaciones electrónicas de pago.

Un mes después, el Real Decreto 458/2011, de 1 de abril, sobre actuaciones en materia de espectro radioeléctrico para el desarrollo de la sociedad digital, establece los procedimientos mediante los que la banda 790-862 MHz se pone a disposición de los operadores móviles de pago para la prestación de servicios de comunicaciones móviles electrónicas de pago. La subasta que se celebra en el mes de julio de ese año asigna los nueve bloques de frecuencias del Dividendo Digital a los operadores móviles privados de pago.

En 2012 se hace público el "Plan Marco de Actuaciones para la Liberación del Dividendo Digital 2012-2014". En este plan se especifican los distintos planes (despliegue, seguimiento, comunicación, contingencias, riesgos, compensaciones y planificación temporal) para realizar lo ordenación del espectro y se establece como fecha de terminación del proceso el 1 de enero de 2014.

Posteriormente, la sentencia del Tribunal Supremo que ordena cesar las emisiones de nueve canales de Televisión Digital Terrestre adjudicados sin concurso previo del 18 de diciembre de 2013, complica el inicio del proceso que se retrasa hasta que se realiza el apagado de dichos canales, el 6 de mayo de 2014.

Finalmente, a finales de julio de 2014 el Consejo de Gobierno aprueba la puesta en marcha del proceso y el Ministerio de Industria, Energía y Turismo da a conocer el Plan de Reordenación de la TV TDT que será tramitado como Proyecto de Real Decreto y que dará comienzo al proceso del Dividendo Digital.

Inicio del Dividendo Digital[editar]

En la actualidad, el proceso del Dividendo Digital esta en sus inicios. A mediados de septiembre el Gobierno aprobó el Plan Técnico de la TV TDT por el que se fijan las frecuencias de emisión futuras y se establece el periodo en que deberán adaptarse las instalaciones de las viviendas y edificios, confirmándose la fecha límite del 31 de marzo de 2015 para el fin de las emisiones en las frecuencias antiguas.

A primeros de octubre se ha dado a conocer la fecha de 26 de octubre como día en el que se producirá la reorganización de los canales, es decir, cuando comenzaran las emisiones de los canales televisivos en sus futuros emplazamientos. Mientras tanto, hasta esa fecha, si el día previsto de encendido de la emisión simultanea es anterior, se están emitiendo generalmente cartas de ajuste.

Con el inicio de las emisiones en sus frecuencias definitivas el 26 de octubre se comenzó a realizar otra vez la adaptación masiva de las instalaciones de las viviendas y edificios, un trabajo ingente que, normalmente requeriría mucho más tiempo del disponible acordado, escasamente de dos meses.

Subvenciones al Dividendo Digital[editar]

El Gobierno ha hecho público el pasado 8 de octubre el esquema de subvenciones que se va a otorgar a las Comunidades de vecinos por la adaptación de su infraestructura de captación de TV TDT. Las ayudas cubrirán las inversiones y gastos directamente relacionados con las adaptaciones según el sistema de antena colectiva que tengan instalado el edificio.

Para aquellas comunidades de propietarios que tengan instalada una centralita programable y, por lo tanto, no precisan de la instalación de equipamiento adicional la ayuda máxima prevista es de 100€ en todos los casos, con independencia de la zona geográfica.

En las comunidades con amplificadores monocanales, la subvención varía en función del número de múltiples digitales afectados, en cada demarcación.

El importe máximo de la ayuda es el siguiente:

  • 1 monocanal: 150 €
  • 2 monocanales: 250 €
  • 3 monocanales: 350 €
  • 4 monocanales: 450 €
  • 5 monocanales: 550 €

En gran parte del territorio nacional el cambio necesario es de 3 monocanales por lo que la ayuda más frecuente será de 350 euros.

Segundo Dividendo Digital[editar]

Dividendo Digital 2020

El segundo Dividendo Digital se producirá en 2020. En el se liberarán las frecuencias en la banda de los 700 MHz para su uso para telefonía 5G. en la siguiente figura se muestra como quedar el espectro.

Según directiva de la Unión Europea a partir del 30 de junio de 2020 las frecuencias entre 694 y 790 MHz (canales 49 al 60) pasarán a ser utilizadas por la telefonía móvil 5G.

Segundo Dividendo Digital en España[editar]

Una vez finalizado el primer Dividendo Digital que liberó el espectro a partir de los 800 MHz cediéndolo a telefonía móvil y sus servicios 4G de pago, se está planificando la llegada del Segundo Dividendo Digital para 2020 por lo que haría falta otra resintonización masiva como las anteriores.[2][3]​ A finales de junio de 2018 se ha publicado la hoja de ruta para este proceso por parte del Ministerio de Industria que establece el plan para todo el proceso

Segundo Dividendo Digital en Francia[editar]

El expresidente de la República francesa, François Hollande, anunció el proceso de la "liberación" de la banda de 700 MHz en 2015 para uso de las compañías privadas de telecomunicaciones como segundo dividendo digital, desoyendo las recomendaciones de la saliente Comisión Europea, que proponía posponer este proceso a 2020.[4]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]