Distrofia muscular

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Distrofia muscular
Clasificación y recursos externos
Especialidad Neurología, pediatría y genética médica
CIE-10 G71.0
CIE-9 359.0-359.1
MedlinePlus 001190
eMedicine orthoped/418
MeSH D009136
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 
[editar datos en Wikidata]

El término distrofia muscular hace referencia a un grupo de enfermedades hereditarias y progresivas que producen debilitación de los músculos estriados, que son los que producen los movimientos voluntarios del cuerpo humano. Se caracterizan por alteraciones en las proteínas musculares que ocasionan la muerte de las células que componen este tejido, puede afectarse también el músculo cardiaco y producir síntomas de insuficiencia cardiaca.[1][2]​ Son trastornos poco frecuentes cuyos primeros síntomas suelen aparecer en la infancia. Existen diferentes variedades de distrofia muscular, cada una de ellas presenta unas características específicas. La forma más usual es la Distrofia muscular de Duchenne que afecta a varones y es transmitida genéticamente por las mujeres, se presenta un caso por cada 3500 nacimientos de sexo masculino.

Características[editar]

La distrofia muscular se distingue de otras enfermedades neuromusculares por cuatro criterios:

  • Es una miopatía, es decir se afectan los músculos de forma primaria.
  • Tiene un origen genético.
  • El curso es progresivo.
  • En algún momento de la enfermedad las fibras musculares degeneran y mueren, provocando dificultad para los movimientos voluntarios.

Clasificación[editar]

Se pueden clasificar con arreglo a su tipo de herencia en los siguientes grupos:

  • Autosómicas dominantes.
    • Distrofia muscular facioescapulohumeral: También llamada distrofia muscular de Landouzy-Dejerine. Los síntomas se inician en la adolescencia o juventud y se caracteriza por afectación de los músculos de la cara y hombro. Más adelante puede producir debilidad en las extremidades inferiores y en el músculo cardiaco.[2]​ La variabilidad en la sintomatología es muy alta. Existen formas leves que causan escasa incapacidad y presentaciones atípicas de inicio precoz que suponen el 4% de los afectados, en las que existe deterioro de las capacidades mentales, afectación visual (retinopatía) y déficit de audición.[3][4][5][6]
    • Distrofia muscular distal. Incluye diferentes variedades, como la miopatía de Miyoshi (Japón) y la miopatía distal de Welander
    • Distrofia muscular oculofaríngea: Los primeros síntomas no aparecen en la infancia sino en el adulto. Produce caída del párpado (ptosis palpebral), dificultad para comer (disfagia) y para hablar (disartria).[2]
    • Distrofia miotónica de Steinert.

Tratamiento[editar]

No se ha logrado un tratamiento específico que permita curar la distrofia muscular. Los diferentes tratamientos existentes intentan retrasar la evolución del mal y mantener al paciente independiente de ayudas externas el mayor tiempo posible. También se pretende evitar las complicaciones, como la insuficiencia cardiaca e insuficiencia respiratoria. Generalmente es preciso que intervengan varias especialidades para realizar un tratamiento completo, incluyendo fisioterapia, pediatría, neurología y cirugía.[7]

Referencias[editar]