Distrito de Pallasca

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Distrito de Pallasca
Distrito de Perú
Distrito de Pallasca ubicada en Perú
Distrito de Pallasca
Distrito de Pallasca
Localización de Distrito de Pallasca en Perú
Coordenadas 8°15′00″S 78°01′01″O / -8.25, -78.016944444444Coordenadas: 8°15′00″S 78°01′01″O / -8.25, -78.016944444444
Capital Pallasca
Idioma oficial español
 • Co-oficiales quechua
Entidad Distrito
 • País Perú
 • Departamento Bandera Ancash.png Ancash
 • Provincia Bandera de Cabana (Ancash).png Pallasca
Alcalde Nicolás Risco Orbegozo
(2013-2014)
Eventos históricos  
 • Fundación Creación
Ley del 2 de enero de 1857
Superficie  
 • Total 59.77 km²
Población (2005)  
 • Total 2750 hab.
Huso horario UTC-5
Ubigeo 021508
[editar datos en Wikidata]

Ubicado en el extremo norte de la sierra de Ancash, Pallasca es uno de los once distritos de la provincia del mismo nombre y limita, por el sur, con los distritos de Huacaschuque y Huandoval; por el este, con Lacabamba y Pampas; por el oeste, con Bolognesi, y por el norte con la Provincia de Santiago de Chuco, en La Libertad.

Historia[editar]

Aunque tiene una historia que se remonta a los primeros tiempos de la Conquista, es dable considerar que Pallasca -como distrito propiamente dicho- nace el 2 de enero de 1857, día en que se aprueba la ley mediante la cual se crea las primera municipalidad. Adquiere la categoría de ciudad ("por el adelanto de su agricultura y minería, así como por el progreso en su conjunto") en 1898, por ley aprobada por el Congreso de la república.

Estudios serios indican que su nombre provendría del cacique Apollacsa Vilca Yupanqui Tuquiguarac, indio noble que prestó importantes servicios durante el paso de los primeros conquistadores, por lo cual habría recibido escudo de armas, según señala el historiador Félix Álvarez Brun en su libro Ancash, una historia regional peruana.[1]

En las aguas del Río Tablachaca (antes Andamarca) habría sido arrojado el cadáver de Huáscar, el último heredero legítimo del Imperio Incaico. En la etapa de la Independencia, no fue ajeno a la vocación libertaria del pueblo del Perú y aportó su cuota de hombres y pertrechos para la formación del Ejército Libertador. Cuando se produjo la invasión chilena, puso de manifiesto su arrojo y patriotismo negándose a cumplir las abusivas órdenes de los jefes militares de la fuerza enemiga y, más bien, se enfrentó, en desigual batalla, con garrotes, piedras y armas arrojadizas; muestra incuestionable de dignidad que le costó, como heroico saldo, decenas de muertos y heridos.

Geografía[editar]

La altitud de la capital es de 3 131 m.s.n.m. dato de IGN-Perú. La población del Distrito de Pallasca -considerando, en conjunto, las zonas urbana y rural- es de 2 624 habitantes, según se registra en el Censo 2007 de Inei.

En la región quechua[editar]

Por la altitud referida -considerando la clasificación geográfica hecha por el Dr. Javier Pulgar Vidal-, Pallasca está en la denominada Región Quechua. Por ello, su clima es relativamente templado, lo que no impide que entre noviembre y marzo las lluvias, casi torrenciales, se hagan presentes alimentando, así, a las tierras de cultivo que son el sustento básico del pueblo. El hecho de pertenecer a la Región Quechua no significa que allí se hable el Idioma ancestral de los Incas; en otros aspectos sí reúne los elementos y las características propios de esa clasificación geográfica. Entre la vegetación típica de la zona cabe realtar la presencia de dos plantas aromáticas empleadas como infusión: la úñica y la panizara; plantas que, de ser comercializadas en gran escala, generarían significativos ingresos económicos para la población y, por otro lado, serían una alternativa de consumo similar (y acaso más agradable) al té y a otros productos.

Pueblo agrícola y ganadero[editar]

Pallasca es, básicamente, un pueblo agrícola y se dedica, principalmente, al cultivo de la papa, el maíz y el trigo; siendo, además, significativa la crianza de ganado vacuno y lanar; otra ocupación, en menor escala, es la minería (oro) y la artesanía, sobre todo en el rubro de tejidos (las "bayetas", los ponchos...).

Turismo[editar]

Los alrededores de la ciudad tienen parajes turísticos: Kuymalca, en donde puede conocerse las ruinas prehispánicas de El Castillo; camino a Santiago de Chuco, encontramos, Cruzmaca, Salayoc, Túcua, Culculbamba, Shindol y Pampa Negra; en la parte alta, Chucana, Cuchina, Chaupincocha, Andagada. También son destacables, El Tambo, El Puquio, Pashtaca, Callanga, Shorgata, Chugaymaca, Pocata. En Panguya, la sede del Centro Educativo Primario; hacia abajo, a la derecha, Pambahua, donde se encuentra el local y las tierras de cultivo del Instituto Nacional Agropecuario -centro educativo de nivel secundario del lugar. También, hacia el Oeste, el mirador de Santa Lucía.

Flora y fauna[editar]

La flora pallasquina es rica y variada. Vamos a mencionar algunas de las plantas más conocidas: la yerba santa, el Shiraque, la tarsana, la penca (maguey), el molle, el sauco, la carhuacasha; la mora (zarzamora), la payaya, el shugurom, el purpuro (tumbo); la panizara, la úñica; el chulco, la achupalla; el alizo, el eucalipto, pitajaya (Armatocereus matucanensis), tuna (Opuntia macbridei), Llatur (Echinopsis pachanoi), huyucha (Caricaceae). Además de: trigo, papa, maíz, quinua, coyo(quiwicha), oca, etc.

En la fauna, podemos mencionar a la perdiz, el jilguero, el gorrión, la paca paca, el chushec, el zorro, el zorrino, la vizcacha, el hurón (muca o zarigüeya), el venado, el huaygush (comadreja), etc.

Vías de acceso[editar]

Desde Chimbote, en la Costa, se accede al distrito de Pallasca a través de una carretera afirmada. Asimismo, está interconectado prácticamente con todos los pueblos de la provincia por medio de carreteras afirmadas.

Folklore[editar]

Cada año, en el mes de junio, celebra la Fiesta Patronal en honor a San Juan Bautista, patrón del lugar. En tal ocasión se presentan algunas bellas estampas folclóricas (que en Pallasca se conocen como "festejos"), entre las que podemos mencionar El Suplicio y Muerte del Inca Atahualpa, uno de cuyos típicos personajes es el "Quishpe"; también se presentan Los Osos, las Quiyayas, los Blanquillos, los Indios de Culculbamba, etc. Otros elementos gratos de la festividad son las carreras de cintas y de pedradas. También forman parte de la Fiesta de San Juan las "luminarias" (bailes nocturnos en las calles y la plaza principal, alrededor de castillos de fuegos artificiales y con el acompañamiento estentóreo de bandas de música). La celebración patronal se prepara con varios meses de anticipación; los priostes a cuyo cargo corre prácticamente todo, realizan oportunamente una fiesta conocida como chupe en la que los pobladores presentan sus ofertas: reses, cohetes, castillos, víveres, tragos, etc.

En el mes de mayo, Fiesta de las Cruces, es el Toro de Trapo el personaje central de las celebraciones, que se presenta acompañado de los "vaqueros", el "patrón", la "pastora" y los "vilches", nombre con el que se conocen a los toreros en la referida estampa folclórica. Esta estampa tiene una finalidad religiosa: rendir culto a la Santísima Cruz ubicada en la parte más elevada de la montaña mayor: El Chonta; se presenta, además, como la caricatura y satirización que el pueblo indígena hace de uno de los aportes traídos por España con la Conquista: la corrida de toros, y, además, como un tributo de alegría y gratitud a la tierra y su productividad (los parajes agrícolas principales están representados por sus toros de trapo: Tambamba, Callanga, etc.).

Personajes ilustres[editar]

  • Félix Álvarez Brun: Abogado, historiador, diplomático y maestro universitario.
  • Capitán EP Orlando Álvarez Castro: impulsor de la carretera local.
  • Bernardo Rafael Álvarez:, poeta y escritor.
  • Víctor H. Acosta: poeta.
  • Teófilo Porturas: poeta.
  • Dr. Manuel Antonio Torres Vásquez, docente, periodista, abogado. Magistrado, Subprefecto, Presidente de Rotary Club Chimbote, Presidente del Centro Federado de Periodistas y Presidente Vitalicio del Centro Social y Cultural "Pallasca".
  • César Augusto Alvarado Araujo, abogado. Nació en Pallasca el 28 de febrero de 1947, estudió primaria en la Escuela Prevocacional 293, secundaria en el Colegio Nacional "San Juan" de Trujillo y superior en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos de Lima. Ingresó al servicio del Estado como secretario del juzgado del Fuero Privativo de Trabjao (1972), en 1976 fue considerado como vocal superior suplente de la Corte Superior de Justicia de Lima, pasó en 1982 al Congreso de la República como asesor, en 2003 ganó el concurso público como Secretario Técnico donde ha laborado en diversas comisiones ordinarias, especiales y de investigación. Su contribución es importante con la edición de dos libros sobre Derecho Parlamentario: "El Congreso de la República. El círculo legislativo" en 1998 y "El Congreso de la República. Organización y procedimientos Parlamentarios" en 2012. Este último, sobretodo, sirva de consulta casi obligada a los congresistas e incluso en la enseñanza superior universitaria sobre temas del Congreso de la República. De estas obras el doctor Javier Alva Orlandini (Ex vicepresidente de la República, ex Presidente del senado de la República, ex Presidente del Tribunal Constitucional, eminente abogado constitucionalista) ha dicho: "Conozco a César Alvarado Araujo años antes de su ingreso como funcionario del Congreso, lo que ocurrió a principios de la década del 80. Siempre cumplido y eficiente ha prestado su valioso concurso como asesor en diversas comisiones del Parlamento. Esa labor le ha permitido adquirir vasta experiencia de la hermenéutica legislativa, incluso en lo atinente al área administrativa. La obra que pone a disposición del público y, en especial, de los actuales y futuros Congresistas es consecuencia de confrontar la realidad del Poder Legislativo con lo que el autor considera que debe ser ese Poder del Estado, para –en lo posible– optimar su rendimiento. Cuando un ciudadano accede por primera vez al Congreso, junto a la responsabilidad y privilegios del cargo, necesita un mínimo de conocimiento sobre lo que debe hacer en servicio del país. Es probable que dedique muchas horas al día para releer la Constitución y conocer el Reglamento del Congreso. Empero, la dinámica de las sesiones puede ser impedimento para su gestión de congresista. El libro...es didáctico... Se trata, pues, de un esfuerzo laudable para que los entendidos y, sobre todo, los profanos puedan adquirir conocimientos y capacitarse en lo que atañe al Congreso. El autor deberá, sin embargo, adaptar este fruto de su experiencia personal a las reformas constitucionales que en un futuro cercano serán –sin duda– introducidas en nuestro derecho positivo.Aprecio el esfuerzo que implica realizar esta valiosa obra, escrita con claridad y con dominio de los temas tratados."

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Álvarez Brun, Félix (1970). ANCASH, Una historia regional peruana. Lima, Perú: Ediciones P. L. V. 

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]