Distanciamiento físico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Distanciamiento social»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Impedir una cumbre aguda de infecciones, conocido como achatar la curva de epidemia, ayuda a evitar que colapsen los sistemas de salud, y proporciona también más tiempo para el desarrollo de un tratamiento o de una vacuna. Extendiendo las infecciones sobre un marco de tiempo más largo, permite a los servicios de salud una mejor gestión del volumen de pacientes.[1][2]
El modelo muestra la importancia de adoptar tempranamente medidas de distanciamiento social.
Cola de espera con distanciamiento social para ingreso a un supermercado de la cadena Sainsbury's, al norte de Londres, durante la pandemia por Coronavirus Covid 19, el 30 de marzo de 2020.
La presidenta de Taiwan, Tsai Ing-wen, demostrando el distanciamiento social a través de un saludo tradicional chino, durante la pandemia del COVID-19, el 5 de marzo de 2020.

El distanciamiento físico o distanciamiento personal, también mal conocido como distanciamiento social,[3]​ es un conjunto de medidas no farmacéuticas de control de las infecciones, con el objetivo de detener o desacelerar la propagación de una enfermedad contagiosa. El objetivo del distanciamiento físico es reducir las posibilidades de contacto entre las personas infectadas y no infectadas, con la finalidad de minimizar la transmisión de enfermedades, la morbilidad y, en última instancia, la mortalidad.[4][5]

El distanciamiento físico es más eficaz cuando la infección puede transmitirse a través del contacto por gotitas (tos o estornudo), mediante contacto físico directo (incluido el contacto sexual), mediante contacto físico indirecto (por ejemplo, por tocar una superficie contaminada, como un fómite) o por transmisión aérea (si el microorganismo puede sobrevivir en el aire por períodos largos).[6]

El distanciamiento personal puede ser menos eficaz en casos donde la infección se transmite por agua o alimentos contaminados o por vectores como mosquitos u otros insectos, y no tanto de persona a persona.[7]

Algunos inconvenientes del distanciamiento físico son la soledad, la reducción de la productividad y la pérdida de otros beneficios asociados con la interacción humana.[cita requerida]

Una de las primeras referencias al distanciamiento físico puede ser la del siglo VII a.C., registrada en el Levítico, 13:46:

Todo el tiempo que la llaga estuviere en él, será inmundo; estará impuro, y habitará solo; fuera del campamento será su morada.
[8]

Históricamente, se establecieron colonias de leprosos y lazaretos como medios para impedir la transmisión de la lepra y otras enfermedades contagiosas a través del distanciamiento social, mientras se comprendía mejor la transmisión y se desarrollaban tratamientos eficaces.[9]

Ejemplos[editar]

El Lazareto de Ancona se construyó en el siglo XVIII en una isla artificial para servir como estación de cuarentena y leprosería de la ciudad portuaria de Ancona, Italia.
Entrada negada a dos leprosos a la ciudad. Grabado en madera de Vincent de Beauvais, siglo XIV.

Algunos ejemplos de distanciamiento social utilizado para controlar la propagación de enfermedades contagiosas como en el caso de la situación actual por la pandemia del SARS-CoV-2, por ejemplo:[10][11]

  • Cierre de escuelas (proactivo o reactivo)[12]
  • Cierre de lugares de trabajo, incluido el cierre de negocios «no esenciales» y servicios sociales («no esenciales» significa aquellas instalaciones que no mantiene funciones primarias en la comunidad, en oposición a los servicios esenciales)[13][14]
  • aislamiento sanitario
  • cuarentena
  • cordón sanitario
  • cancelación de eventos masivos como espectáculos deportivos, cines o espectáculos musicales[15]
  • cierre o limitación del transporte colectivo
  • clausura de las instalaciones recreativas (piscinas comunitarias, clubes, gimnasios)[16]
  • «auto-protección sanitaria»: las medidas individuales incluyen contactos presenciales limitados, hacer negocios por teléfono o internet, evitar sitios públicos y reducir los viajes innecesarios[17][18]
  • El saludarse con el codo o el pie (en vez de un apretón de manos o el beso para un saludo) y el «Estornudo de dracula»[19]

Efectividad[editar]

Las investigaciones indican que las medidas tienen que ser aplicadas rigurosamente e inmediatamente para ser eficaces.[20]​ Durante la pandemia de gripe de 1918, las autoridades en los EE.UU. implementaron el cierre de escuelas, prohibición de reuniones públicas, y otras medidas de distanciamiento social en Filadelfia y en St. Louis, pero en Filadelfia el retraso de cinco días en iniciar estas medidas hizo que se multiplicaran los índices de transmisión de 3 a 5 veces, mientras que una respuesta más inmediata en St. Louis fue significativa para reducir la transmisión allí.[21]​ Bootsma Y Ferguson analizaron las medidas de distanciamiento social en 16 ciudades de EE.UU. durante la epidemia de 1918 y encontrado que las intervenciones limitadas en tiempo redujeron la mortalidad total sólo moderadamente (quizás 10–30 %), y que el impacto era a menudo muy limitado porque las medidas fueron introducidas demasiado tarde y levantadas demasiado temprano. Además se observó que varias ciudades experimentaron un segundo pico de epidemia después de que los controles de distanciamiento social fueron levantados, porque los individuos susceptibles que habían estado protegidos ahora estaban expuestos.[22]

Cierre de escuelas[editar]

La efectividad del cierre de escuelas fue demostrada por la reducción de la morbidad de la Gripe asiática en un 90 % durante el estallido de 1957-58, y de hasta un 50 % en controlar la influenza en los EE.UU., en el brote de 2004–2008.[23][24]​ De modo parecido, el cierre obligatorio de escuelas y otros medidas de distanciamiento social estuvieron asociadas con la reducción de entre 29 % y 37 % de transmisión de la influenza durante la epidemia de gripe de 2009 en México.[25]

Cierre de lugares de trabajo[editar]

Los estudios mediante modelos y simulacros realizado en EE.UU. sugieren que si el 10 % de los lugares de trabajo afectados se cierran el índice de transmisión de infección global es de alrededor de 11,9 % y el tiempo del pico de la epidemia se retrasa ligeramente. En contraste, si el 33 % de los lugares de trabajo afectados son cerrados, el índice de ataque disminuye a 4,9 %, y el tiempo del pico es retrasado por 1 semana.[26]

Cuarentena de contactos y casos sospechosos[editar]

Durante el estallido de SARS del 2003 en Singapur, alrededor de 8,000 personas estuvieron sometidas a cuarentena obligatoria en los hogares y un adicionalmente 4300 estuvieron estuvieron sometidas a un auto-monitoreo de síntomas y un contacto telefónico diario con autoridades de salud como medios de controlar la epidemia. A pesar de que sólo 58 de estos individuos fueron finalmente diagnosticados con SARS, oficiales de salud pública estuvieron satisfechos que esta medida ayudó a impedir que la epidemia se extendiera más.[27]​ El auto aislamiento voluntario puede haber ayudado a reducir la transmisión de influenza en Texas en 2009.[28]

Cordón sanitario[editar]

En 1995 se empleó un cordón sanitario para controlar un estallido de enfermedad por el virus del Ébola en Kikwit, Zaire.[29][30][31]​ ,el presidente Mobutu Sese Seko rodeó la ciudad con tropas y suspendió todos los vuelos a la comunidad. Adentro de Kikwit, la Organización Mundial de la Salud y equipos médicos de Zaire levantaron más cordones sanitarios, entierros aislados y zonas de tratamiento de la población general, conteniendo exitosamente la infección.[32]​ Durante el estallido de SARS de 2003 en Canadá, "la cuarentena comunitaria" fue utilizada para reducir la transmisión de la enfermedad con éxito moderado.[33]

Aislamiento preventivo[editar]

Durante la epidemia de influenza de 2018 la ciudad de Gunnison, Colorado se auto-aisló por dos meses para impedir una introducción de la infección. Se instalaron barricadas en todas las carreteras que bordeaban el condado. Los conductores de tren advirtieron a todos los pasajeros que si daban un paso hacia el exterior del tren en Gunnison, serían arrestados y puestos en cuarentena por cinco días. A raíz del aislamiento, nadie murió de influenza en Gunnison durante dicha epidemia.[34]​ Muchos otras comunidades adoptaron medidas similares.[35]

Cancelación de eventos masivos[editar]

La evidencia que sugiere que los eventos masivos aumentan el potencial para transmisión de enfermedad contagiosa no es concluyente[36]​, sin embargo evidencia anecdótica sugiere que ciertos tipos de eventos masivos pueden estar asociados con riesgo aumentado de transmisión de influenza, y también se pueden «sembrar» nuevas cepas a un área, transformando una transmisión comunitaria en una pandemia.

Durante la pandemia de influenza de 1918, los desfiles militares en Filadelfia y Boston pueden haber sido responsables por extender la enfermedad al mezclar marineros infectados con multitudes de civiles.[37][38]​ Restringiendo los eventos masivos, en combinación con otras medidas de distanciamiento social, puede ayudar a reducir la transmisión.[39]

Restricción de viajes[editar]

Las barreras fronterizas y/o restricciones de viajes internos a no ser que sean implementados con una cobertura por encima del 99 % no retrasaran una epidemia por más de 2–3 semanas .[40]

Se constató la ineficacia de los controles sanitarios en aeropuertos en impedir la transmisión viral durante el estallido de SARS del 2003 en Canadá y los EE.UU..[41][42]

Controles de frontera estricta entre Austria y el Imperio Ottomano, impuesto desde 1770 hasta 1871 para impedir a las personas infectadas con peste bubónica entrar en Austria fueron, según se dice, eficaces dado que no hubieron estallidos importantes de peste en territorio austriaco después de que se establecieron, mientras que el Imperio Ottomano siguió padeciendo epidemias frecuentes de peste hasta mitad del siglo XIX.[43]

Un estudio de la Universidad del Nordeste publicado en marzo de 2020 encontró que «restricciones de viaje desde y a China sólo hacen más lenta la propagación internacional del COVID-19 a no ser que se combine con esfuerzos para reducir la transmisión a nivel comunitario e individual.[ ] Las restricciones de viaje no son suficientes a no ser que lo combinemos con distanciamiento social».[44]​ El estudio encontró que la prohibición de viaje en Wuhan sólo retrasó la propagación de la enfermedad a otras partes de China continental entre tres a cinco días, a pesar de que redujo la propagación de casos internacionales en un 80 %. Una razón primaria por la que las restricciones de viaje son poco eficaces es que muchas personas con COVID-19 no muestra síntomas durante las etapas tempranas de infección.[45]

Inconvenientes[editar]

Los inconvenientes del distanciamiento social incluyen la soledad, productividad reducida, y la pérdida de otros beneficios asociados con la interacción humana.[46]​ En naciones en desarrollo donde la tecnología remota y el equipamiento de protección personal no son de uso extendido, es a menudo más difícil para una comunidad el control de la salud de sus miembros.

Tecnología y aislamiento social[editar]

En momentos en que por alguna razón se aplica o se practica el aislamiento social o el distanciamiento social, las tecnologías audiovisuales como Jitsi, Facetime, Skype y Zoom, permiten concretar encuentros y reuniones, evitando el riesgo de exposición. Al usar la tecnología para llevar a cabo los distintos encuentros o intercambios, se pueden evitar o minimizar las posibilidades de contagio respecto de virus como por ejemplo el denominado COVID-19.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Wiles, Siouxsie (9 de marzo de 2020). «The three phases of Covid-19 – and how we can make it manageable». thespinoff.co.nz (en inglés). The Spinoff. Consultado el 9 de marzo de 2020. 
  2. Anderson, Roy M; Heesterbeek, Hans; Klinkenberg, Don; Hollingsworth, T. Déirdre (6 de marzo de 2020). «How will country-based mitigation measures influence the course of the COVID-19 epidemic?» (PDF). The Lancet (en inglés). doi:10.1016/S0140-6736(20)30567-5. Consultado el 15 de mayo de 2020. «Un aspecto muy importante según los epidemiólogos es ayudar a los que definen las políticas y los principales objetivos de mitigación, como ser minimizar la mortalidad, evitar un pico de la epidemia que exceda la capacidad de los servicios de salud, keeping the effects on the economy within manageable levels, y achatar la curva de la epidemia para dar tiempo a que se desarrollen vacunas and manufacture on scale and antiviral drug therapies». 
  3. «“distanciamiento físico” y “distanciamiento social”, matices de significado». Fundéu BBVA. Consultado el 8 de mayo de 2020. 
  4. Johnson, Carolyn Y. (10 de marzo de 2020). «Social distancing could buy U.S. valuable time against coronavirus». washingtonpost.com (en inglés). Washington Post. Consultado el 13 de marzo de 2020. 
  5. Pandemic Planning - Social Distancing Fact Sheet
  6. «Information AboutSocial Distancing» [Información sobre distanciamiento social] (PDF). cidrap.umn.edu (en inglés). Santa Clara County: Santa Clara Valley Health & Hospital System. Consultado el 15 de mayo de 2020. 
  7. «Interim Pre-pandemic Planning Guidance:Community Strategy for Pandemic Influenza Mitigation in the United States» [Guía provisional de planificación previa a la pandemia: estrategia comunitaria para la mitigación de la influenza pandémica en los Estados Unidos] (PDF). cdc.gov (en inglés). Centers for Disease Control and Prevention. febrero de 2007. p. 97. Consultado el 15 de mayo de 2020. 
  8. Levítico 13:46
  9. Charles Léon Souvay, "Leprosy," Catholic Encyclopedia (1913), Volume 9.
  10. Kinlaw, Kathy; Levine, Robert (15 de febrero de 2007). «Ethical Guidelines on Pandemic Influenza» [Pautas éticas sobre la influenza pandémica] (PDF). cdc.gov (en inglés). Atlanta: Centers for Disease Control and Prevention. p. 12. Consultado el 15 de mayo de 2020. 
  11. Pueyo, Tomas (12 de marzo de 2020). «Coronavirus: Why You Must Act Now». medium.com (en inglés). Consultado el 12 de marzo de 2020. 
  12. Cauchemez, Simon (1 de agosto de 2009). «Closure of schools during an influenza pandemic». The Lancet Infectious Diseases (en inglés) 9 (8): 473-481. PMID 19628172. doi:10.1016/s1473-3099(09)70176-8. Consultado el 15 de mayo de 2020. 
  13. «“Social Distancing Support Guidelines”, Colorado Dept. of Public Health and Environment, March 2008» (PDF) (en inglés). Archivado desde el original el 13 de febrero de 2017. Consultado el 15 de marzo de 2020. 
  14. Kumar, Supriya (7 de diciembre de 2011). «The Impact of Workplace Policies and Other Social Factors on Self-Reported Influenza-Like Illness Incidence During the 2009 H1N1 Pandemic». American Journal of Public Health (en inglés) 102 (1): 134-140. PMC 3490553. PMID 22095353. doi:10.2105/AJPH.2011.300307. Consultado el 15 de mayo de 2020. 
  15. Harunor, Harunor; Ridda, Iman; King, Catherine; Begun, Matthew; Tekin, Hatice; Wood, James; Booy, Robert (2015). «Evidence compendium and advice on social distancing and other related measures for response to an influenza pandemic» [Compendio de pruebas y asesoramiento sobre distanciamiento social y otras medidas relacionadas para responder a una pandemia de gripe] (PDF). Paediatric Respiratory Reviews (en inglés) 16 (2): 119-126. doi:10.1016/j.prrv.2014.01.003. (requiere suscripción). 
  16. «Flu Pandemic Mitigation - Social Distancing» [Mitigación pandémica de la gripe: distanciamiento social]. globalsecurity.org (en inglés). Consultado el 15 de mayo de 2020. 
  17. Glass, Robert J.; Glass, Laura M.; Beyeler, Walter E.; Min, H. Jason (noviembre de 2006). «Targeted Social Distancing Designs for Pandemic Influenza» [Diseños de distanciamiento social dirigidos para la influenza pandémica]. Emerging Infectious Diseases (en inglés) 12 (11): 1671-1681. ISSN 1080-6059. doi:10.3201/eid1211.060255. Consultado el 15 de mayo de 2020. 
  18. «Social Distancing Guidelines (for workplace communicable disease outbreaks)». shrm.org (en inglés). Archivado desde el original el 23 de abril de 2017. Consultado el 15 de marzo de 2020. 
  19. «Guidance on Preparing Workplaces for an Influenza Pandemic» [Orientación sobre la preparación de lugares de trabajo para una pandemia de influenza]. osha.gov (en inglés). Occupational Safety and Health Administration. 2007. Consultado el 15 de mayo de 2020. 
  20. «Controlling epidemic spread by social distancing: Do it well or not at all». BMC Public Health 12 (1): 679. 2012. PMC 3563464. PMID 22905965. doi:10.1186/1471-2458-12-679. 
  21. «Public health interventions and epidemic intensity during the 1918 influenza pandemic». Proc Natl Acad Sci U S A 104 (18): 7582-7587. 2007. PMC 1849867. PMID 17416679. doi:10.1073/pnas.0610941104. 
  22. «The effect of public health measures on the 1918 influenza pandemic in U.S. cities». Proc Natl Acad Sci U S A 104 (18): 7588-7593. 2007. PMC 1849868. PMID 17416677. doi:10.1073/pnas.0611071104. 
  23. «Morbidity and mortality characteristics of Asian strain influenza». Public Health Rep. 75 (2): 148-58. 1960. PMC 1929395. PMID 19316351. doi:10.2307/4590751. 
  24. «Effect of school closure on the incidence of influenza among school -age children in Arizona». Public Health Reports 125 (6): 851-859. 2010. PMC 2966666. PMID 21121230. doi:10.1177/003335491012500612. 
  25. Flu Pandemic Study Supports Social Distancing," NIH Research Matters, June 6, 2011.
  26. «Attending work while sick: implication of flexible sick leave policies». Journal of Occupational and Environmental Medicine 52 (10): 1009-1013. 2010. PMID 20881626. doi:10.1097/jom.0b013e3181f43844. 
  27. «Chorh-Chuan Tan, "SARS in Singapore – Key Lessons from an Epidemic," Annals Academy of Medicine, May 2006, Vol. 35 No.5.». Archivado desde el original el 24 de abril de 2017. Consultado el 15 de marzo de 2020. 
  28. «Impact of swine influenza and quarantine measures on patients and households during the H1N1/09 pandemic». Scandinavian Journal of Infectious Diseases 44 (4): 289-296. 2012. PMID 22106922. doi:10.3109/00365548.2011.631572. 
  29. Laurie Garrett, "Heartless but Effective: I've Seen 'Cordon Sanitaire' Work Against Ebola," The New Republic, August 14, 2014
  30. "Outbreak of Ebola Viral Hemorrhagic Fever -- Zaire, 1995" Morbidity and Mortality Weekly Report, May 19, 1995 / 44(19);381-382
  31. Rachel Kaplan Hoffmann and Keith Hoffmann, "Ethical Considerations in the Use of Cordons Sanitaires," Clinical Correlations, February 19, 2015.
  32. Laurie Garrett, Betrayal of Trust: The Collapse of Global Public Health, Hachette Books, 2011 ISBN 1401303862
  33. «Quantifying the impact of community quarantine on SARS transmission in Ontario: estimation of secondary case count difference and number needed to quarantine». BMC Public Health 9 (1): 488. 2009. PMC 2808319. PMID 20034405. doi:10.1186/1471-2458-9-488. 
  34. Gunnison: Case Study, University of Michigan Medical School, Center for the History of Medicine
  35. H. Markel, A.M. Stern, J. A. Navarro, J. R. Michalsen, A. S. Monto, and C. DiGiovanni, "Nonpharmaceutical Influenza Mitigation Strategies, US Communities, 1918–1920 Pandemic," Emerging Infectious Diseases, Vol. 12, No. 12, December 2006.
  36. Inglesby, Thomas V.; Nuzzo, Jennifer B.; O'Toole, Tara; Henderson, D. A. (2006). «Disease Mitigation Measures in the Control of Pandemic Influenza» [Medidas de mitigación de enfermedades en el control de la influenza pandémica] (PDF). Biosecurity and Bioterrorism: Biodefense Strategy, Practice, and Science (en inglés) (Baltimore) 4 (4): 10. ISSN 1538-7135. Consultado el 15 de mayo de 2020. 
  37. Davis, Kenneth C. (21 de septiembre de 2018). «Philadelphia Threw a WWI Parade That Gave Thousands of Onlookers the Flu» [Filadelfia lanzó un desfile de la Primera Guerra Mundial que provocó la gripe a miles de espectadores]. smithsonianmag.com (en inglés). Smithonian Magazine. Consultado el 15 de mayo de 2020. 
  38. «The Flu in Boston» [La gripe en Boston]. pbs.org (en inglés). Public Broadcasting Service. Consultado el 15 de mayo de 2020. 
  39. Isholaa, David A.; Phin, Nick (17 de agosto de 2011). «Could influenza transmission be reduced by restricting mass gatherings? Towards an evidence-based policy framework» [¿Se podría reducir la transmisión de la influenza al restringir las reuniones masivas? Hacia un marco político basado en pruebas]. Journal of Epidemiology and Global Health (en inglés) 1 (1): 33-60. ISSN 2210-6006. doi:10.1016/j.jegh.2011.06.004. Consultado el 15 de mayo de 2020. 
  40. «Strategies for mitigating an influenza pandemic». Nature 442 (7101): 448-52. 2006. Bibcode:2006Natur.442..448F. PMID 16642006. doi:10.1038/nature04795. 
  41. «Public health interventions and SARS spread, 2003». Emerg Infect Dis 10 (11): 1900-1906. 2004. PMC 3329045. PMID 15550198. doi:10.3201/eid1011.040729. 
  42. Martin Cetron, et al. "Isolation and Quarantine: Containment Strategies for SARS, 2003." From Learning from SARS: Preparing for the Next Disease Outbreak, National Academy of Sciences, 2004. ISBN 0309594332
  43. George C. Kohn, Encyclopedia of Plague and Pestilence: From Ancient Times to the Present, Infobase Publishing, 2007; p. 30. ISBN 1438129238
  44. Emily Arntsen, "Closing borders can delay, but can’t stop the spread of COVID-19, new report says," News@Northeastern, March 6, 2020.
  45. Matteo Chinazzi1, Jessica T. Davis1, Marco Ajelli, Corrado Gioannini, Maria Litvinova, Stefano Merler, Ana Pastore y Piontti1, Kunpeng Mu1, Luca Rossi, Kaiyuan Sun, Cécile Viboud, Xinyue Xiong, Hongjie Yu, M. Elizabeth Halloran, Ira M. Longini Jr. Alessandro Vespignani1, "The effect of travel restrictions on the spread of the 2019 novel coronavirus (COVID-19) outbreak." Science 06 Mar 2020
  46. Brooks, Samantha K.; Webster, Rebecca K.; Smith, Louise E.; Woodland, Lisa; Wessely, Simon; Greenberg, Neil; Rubin, Gideon James (26 de febrero de 2020). «The psychological impact of quarantine and how to reduce it: rapid review of the evidence». The Lancet (en inglés) 0 (0). ISSN 0140-6736. doi:10.1016/S0140-6736(20)30460-8. Consultado el 12 de marzo de 2020.