Dissostichus eleginoides

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Symbol question.svg
 
bacalao austral
Toothfish.jpg
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Actinopterygii
Orden: Perciformes
Familia: Nototheniidae
Género: Dissostichus
Especie: D. eleginoides
Smitt, 1898
[editar datos en Wikidata]

La merluza negra, bacalao austral, bacalao de profundidad o mero chileno (Dissostichus eleginoides) es una especie zoológica de merluza que pertenece a la familia de los nototénidos.

Es de coloración gris oscuro en el dorso y flancos, aclarándose en la zona ventral. Es muy longeva, llegando vivir hasta 50 años y medir 2,5 m. Habita en zonas de piedras con mucha corriente. Puede llegar a profundidades que alcanzan los 2500 m.[1]

Se captura tanto con espinel (anzuelos) como por redes de arrastre. En España se comercializa con el nombre de «merluza chilena».

Reproducción[editar]

En el mar Argentino se reproduce en septiembre y octubre. Comienza a desovar a partir de los 8 a 10 años de vida. Hembras de una longitud de entre 85 y 95 cm, producen unos 500 000 huevos, que el macho fecunda con su esperma. En esos momentos se forman enormes cardúmenes.

Distribución[editar]

Habita en el océano Pacífico suroriental, Atlántico suroccidental y océano Antártico, incluyendo la costa patagónica, islas Malvinas, isla Macquarie, islas Georgias del Sur, otras islas subantárticas y las montañas submarinas del sector de la India.

Pesca de Merluza Negra[editar]

Desde el inicio de la actividad pesquera en aguas sub-antárticas a principios de 1970, la merluza negra había sido una especie de captura incidental de menor importancia en las pesquerías de arrastre de bacalao de roca jaspeado y bacalao de roca gris, en particular alrededor de Georgia del Sur y las islas Kerguelen. Fue sólo en 1985 que se descubrieron cantidades comerciables de merluza negra en las islas Kerguelen. No obstante, había habido una considerable pesca en las costas de Chile desde mediados de la década de 1970, por lo que los mercados ya estaban establecidos para esta especie. Desde entonces, la pesquería de esta especie se desarrolló rápidamente y se expandió a otras áreas, incluyendo a Georgia del Sur, las islas de Marion y Príncipe Eduardo, y la isla de Crozet. En 1994 una pesquería de arrastre de Australia comenzó explotando en la isla de Macquarie, seguida por la isla Heard en 1997. Aunque comenzó como una pesquería de arrastre, la mayor parte del bacalao es ahora capturado por palangre, a excepción de la pesquería de Australia y parte de la pesquería francesa de Kerguelen.

Una pesquería de palangre de bacalao antártico (Dissostichus mawsoni) ha estado operando dentro de la sub-área 88.1 de la CCRVMA desde el verano 1996-1997 cuando solamente un buque pescaba allí. Desde ese tiempo esta pesquería exploratoria se ha ampliado, con un máximo de 21 buques en 2003/04, 13 buques en 2005/06, y 15 en 2006/07. La pesquería exploratoria se ha extendido también en la sub-área 88.2 y un viaje de investigación se llevó a cabo en el sub-área 88.3 (Patchell, 2005).

Argentina, Francia, Chile, Australia, Sudáfrica, el Reino Unido, la República de Corea y Uruguay son los principales países que lideran la pesca de merluza negra. Pescan en las aguas de la Antártida y en las aguas nacionales de los países cercanos. Estados Unidos, Japón, y la Unión Europea son los principales consumidores. [2]

Efectos Colaterales de su Sobrepesca[editar]

La merluza negra es un pez grande de más de 200 kilogramos y 2,3 metros de largo, que al poseer un largo ciclo de vida (viven hasta 50 años, llegando a la madurez sexual a los 20 años) es muy vulnerable a la sobrepesca.

La merluza negra habita en aguas más profundas y desempeñan un papel importante en el ecosistema del Océano Austral. Tanto como presa y como depredador. Una amplia investigación está en curso en algunas regiones para comprobar cuántos de ellos se puede extraer sin alterar el equilibrio de la naturaleza de forma segura. Algunas poblaciones de merluza negra son más saludables y más abundantes que otros.

La pesca ilegal, no regulada y no reportada se ha incrementado en los últimos lustros, haciendo desaparecer algunas poblaciones de merluza negra. Además, en ciertos casos se utiliza palangres de fondo sin modificar, que enganchan y ahogan miles de aves marinas al año, en particular al albatros, que está en peligro de extinción.[3]

Enlaces externos[editar]