Disparidades de género en la salud

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Programa de educación de la salud comunitario para educar a las mujeres y para desafiar la tradición de la región de Achham de mantener a las mujeres durante su menstruación (por considerarlas impuras) en pequeñas y mal ventiladas cabañas, que a veces comparten con vacas. Esta tradición, también conocida como Chhaupadi, a menudo compromete la salud de las mujeres de muchas maneras diferentes.

La salud es la condición general de la mente y el cuerpo de una persona, normalmente indica el estar libre de enfermedad, daño o dolor.[1]La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha definido a la salud como "un estado de bienestar físico, mental y social y no meramente como la ausencia de enfermedad o dolencia."[2]​ El Informe de Desarrollo Mundial de 2012, identifica a la salud como uno de los dos legados claves de capital humano, dado que permite a los individuos llegar a su potencial máximo dentro de la sociedad.[3]​ Sin embargo, mientras que la igualdad de género ha progresado en el área de la educación y en la participación igualitaria del trabajo, la desigualdad, en términos de salud entre hombres y mujeres continúa estando presente en muchas sociedades hoy en día. Las mujeres y niñas son las que más sufren estas disparidades. Esto proviene en parte por el hecho de que en muchas ideologías y prácticas culturales, las sociedades se estructuran de tal manera que las mujeres son las más vulnerables al abuso y el maltrato, haciéndolas más propensas a las enfermedades y muerte temprana.4 Las mujeres además sufren grandes restricciones en cuanto al acceso de oportunidades, como la educación o el trabajo remunerado, que podría ayudarlas a que tengan acceso a mejores recursos de cuidado de salud.

Definición de disparidad en la salud[editar]

La disparidad en la salud ha sido definida por la Organización Mundial de la Salud como las diferencias en la atención médica recibidas por distintos grupos de personas que no sólo son innecesarias y evitables, sino también injustas. [5] Hablamos de equidad en salud cuando cada individuo tiene la oportunidad para alcanzar su pleno potencial de salud, y que a nadie se le debe negar el logro de este potencial. [5] En general, el término "disparidad de salud", o "las desigualdades en salud", se entiende como las diferencias en materia de salud entre las personas que pertenecen a distintos grupos socioeconómicos. [6]

El género como un eje de diferencia[editar]

Discriminación femenina[editar]

Las estructuras sociales de muchos lugares perpetúan la marginación y la opresión de las mujeres en forma de normas culturales y a través de códigos legales. Como resultado de este orden social desigual, las mujeres suelen ser relegadas a posiciones en las que no sólo son más vulnerables a sufrir problemas de salud, sino también menos capaces de tener acceso a recursos de salud en comparación con los hombres. Por ejemplo, las mujeres que viven en zonas con un sistema patriarcal, a menudo, son menos propensas a recibir educación terciaria o a ser empleadas en el mercado de trabajo remunerado, debido a la discriminación de género. [4] Como resultado, la esperanza de vida femenina desde el nacimiento, la buena nutrición y la inmunidad contra las enfermedades transmisibles y no transmisibles, a menudo son inferiores a los de los hombres. [7] [8]

Discriminación masculina[editar]

Si bien la gran mayoría de la disparidad de género en la salud refiere a las mujeres, hay situaciones en las que a los hombres son los grandes afectado. Uno de esos casos son los conflictos armados, en los que los hombres a menudo son las víctimas inmediatas. Un estudio sobre conflictos en 13 países desde 1955 hasta 2002 determinó que el 81% de todas las muertes violentas en las guerras eran de sexo masculino. [3] Aparte de los conflictos armados, las áreas con alta incidencia de violencia, como las regiones controladas por los carteles de la droga, también también tienen altas tasas de mortalidad masculinas. Esto deriva de las creencias sociales que asocian ideales de masculinidad con el comportamiento agresivo o de confrontación. [9] Por último, los cambios repentinos y drásticos en el entorno económico, en particular los subsidios sociales y cupones de alimentos, también se han vinculado a un mayor nivel de consumo de alcohol y de estrés psicológico en los hombres, lo que lleva a un incremento en las tasas de mortalidad masculina. Esto se debe a que este tipo de situaciones a menudo hace que sea más difícil para los hombres poder mantener a su familia, una tarea que ha sido considerada durante mucho tiempo como la "esencia de la masculinidad." [10]

En los países desarrollados, los resultados de salud en general (por ejemplo, la esperanza de vida) son peores para los hombres que para las mujeres.

Formas de disparidad de género[editar]

Proporción entre hombres y mujeres[editar]

Al nacer, los niños superan en número a las niñas con la proporción de 105 o 106 hombres a 100 mujeres [8] Sin embargo, después de la concepción, la biología favorece a las mujeres. La investigación ha demostrado que si los hombres y las mujeres recibieran nutrición, atención médica y atención sanitaria general similares, las mujeres vivirían más que los hombres. [11] Esto se debe a que las mujeres, en conjunto, son más resistentes a las enfermedades y menos propensas a las condiciones genéticas debilitantes. [12] Sin embargo, a pesar de que la investigación médica y científica muestra que cuando se les da el mismo cuidado a los hombres y a las mujeres éstas tienden a tener mejores tasas de supervivencia, la proporción de hombres y mujeres en regiones en desarrollo tales como el Asia meridional, Asia occidental, y China puede ser de 0,94 o incluso menor. Esta desviación de la proporción natural entre hombres y mujeres ha sido descrita por el filósofo indio y economista Amartya Sen como el fenómeno de las "mujeres desaparecidas". [8] De acuerdo con el Informe sobre el Desarrollo Mundial de 2012, el número de mujeres desaparecidas se estima en alrededor de 1,5 millones por año, mayormente en la India y China. [3]

Mortalidad femenina[editar]

En muchas regiones en desarrollo, las mujeres experimentan altos niveles de mortalidad. [13] Muchas de estas muertes son el resultado de la mortalidad materna y la infección por el VIH / SIDA. Aunque sólo 1.900 muertes maternas se registraron en países de altos ingresos en 2008, la India y África Subsahariana experimentaron un total de 266.000 muertes por causas relacionadas con el embarazo. En Somalia y Chad, 1 de cada 14 mujeres mueren por causas relacionadas con el parto. [3] Además, la epidemia del VIH / SIDA también contribuye de manera significativa a la mortalidad femenina. El caso es especialmente sensible en el África Subsahariana, donde las mujeres representan el 60% de todas las infecciones de VIH en adultos. [14]

Referencias[editar]

  1. «Health - Definition and More from the Free Merriam-Webster Dictionary». Merriam Webster. Consultado el 7 de abril de 2013. 
  2. World Health Organization (2006).
  3. The World Bank (2012).