Dirigible Hindenburg

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Hindenburg
Hindenberg.JPG
El Hindenburg, al momento de incendiarse.
Tipo Zeppelin
Primer vuelo 4 de marzo de 1936
Estado Destruido por accidente (6 de mayo de 1937)
Variantes Graf Zeppelin LZ 130
Desarrollado en Alemania

El LZ 129 Hindenburg fue un dirigible alemán tipo zeppelin, destruido a causa de un incendio cuando aterrizaba en Nueva Jersey el 6 de mayo de 1937. El accidente ocasionó la muerte de 36 personas (alrededor de un tercio de las personas a bordo). Fue ampliamente cubierto por los medios de la época y supuso el fin de los dirigibles como medio de transporte.

El Hindenburg[editar]

El LZ 129 Hindenburg y su gemelo el LZ 130 Graf Zeppelin II fueron los dos mayores dirigibles construidos, y las aeronaves más grandes jamás construidas. El Hindenburg fue nombrado en honor del Presidente de Alemania Paul von Hindenburg. Era un nuevo diseño, completamente construido en duraluminio: 245 m de largo, 41 m de diámetro, 16 bolsas (14 de hidrógeno y 2 balones de aire) con una capacidad de 200.000 de gas, con un empuje útil de 112,1 t (1.099 MN), gracias a cuatro motores diésel Daimler-Benz DB 602 de 1.200 CV (890 kW). Alcanzaba una velocidad máxima de 135 km/h.

El Hindenburg era más largo que tres Boeing 747 juntos. Originalmente, tenía capacidad para 50 pasajeros —siendo aumentada hasta 72 en 1937—, y una tripulación de 61 personas. Por razones aerodinámicas, las dependencias de los pasajeros se encontraban dentro del propio cuerpo del dirigible, y no en góndolas. Fue construido con algodón, barnizado con óxido de hierro y acetato-butirato de celulosa impregnado de polvo de aluminio (el polvo de aluminio y el óxido de hierro forman una mezcla llamada "termita" que es muy inflamable). Fabricado por Luftschiffbau Zeppelin en 1935 con un coste de 500.000 libras, hizo su primer vuelo el 4 de marzo de 1936.

En un primer momento, se pretendió llenar el Hindenburg con helio, pero un embargo del ejército de Estados Unidos sobre este elemento obligó a los alemanes a cambiar el diseño para pasar a usar hidrógeno altamente inflamable y fuertemente explosivo. A pesar de que la densidad del hidrógeno es la mitad de la del helio, su empuje apenas aumentó en un 10%. Gracias a este pequeño incremento, en el invierno de 1936 se aumentó su capacidad añadiendo otras 10 cabinas de pasajeros. Nueve de ellas disponían de dos camas, y la última de cuatro. También se retiro un piano para ahorrar peso.

Los alemanes tenían una gran experiencia en la manipulación del hidrógeno de modo seguro, sin sufrir nunca un accidente relacionado con la alta reactividad del gas. Aun así, y para mayor seguridad, se trató la envoltura del dirigible para que no acumulara electricidad estática, evitando de este modo que saltaran chispas. Los ingenieros alemanes tenían tanta confianza en su capacidad para manejar hidrógeno con seguridad, que incluyeron en el Hindenburg una sala para fumadores.

El Hindenburg, en una visita anterior a Lakehurst en 1936.

Primeros vuelos con éxito[editar]

La primera época del Hindenburg venía avalada por los numerosos logros de su predecesor, Graf Zeppelin, que ya para entonces había volado un millón de millas (1.609.344 km). Durante 1936, en su primer año de uso comercial, el Hindenburg voló 308.323 kilómetros, transportando 2.798 pasajeros y 160 t de carga y correo. Cruzó 17 veces el Océano Atlántico, 10 de las cuales a EE.UU., y las siete restantes a Brasil. En julio del mismo año, batió un récord al cruzar dos veces el océano en 5 días, 19 h y 51 min, con el boxeador Max Schmeling como pasajero, después de ganar a Joe Louis.

El régimen nazi se apropió de la imagen del Hindenburg como una muestra de la grandeza del poderío alemán. El 1 de agosto de 1936, durante la inauguración de los Juegos Olímpicos de Berlín, el dirigible sobrevoló el estadio olímpico momentos antes de la aparición de Adolf Hitler.

El último vuelo del Hindenburg[editar]

El accidente[editar]

El 6 de mayo de 1937, tras haber cruzado el Atlántico, el Hindenburg se acercó a la base de amarre en la Estación Aeronaval de Lakehurst (Nueva Jersey), después de esperar varias horas a que el tiempo tormentoso le permitiera las maniobras de atraque.

A las 19:25, mientras el Hindenburg ya había largado los amarres y se acercaba a la torre, se observó a popa un destello de fuego de San Telmo, que son chispas extensas e inermes de electricidad estática (había una tormenta eléctrica y el aire estaba cargado eléctricamente). Repentinamente, se prendió fuego en la parte superior de la popa, extendiéndose casi instantáneamente por todo el dirigible mientras la estructura caía lentamente sobre los pasajeros que saltaban desde una altura de 15 m y marinos que ayudaban en las maniobras. Quedó destruido por completo en menos de 40 s y su esqueleto permaneció largo tiempo en el suelo hasta que fue vendido como chatarra.

Infografía del accidente.

A pesar de lo impactante del desastre, de las 97 personas que había a bordo solo 36 murieron, la mayoría de ellas quemadas o aplastadas bajo la estructura. En concreto, de los 36 pasajeros y 61 personas de la tripulación, 13 y 22 personas murieron, respectivamente. Muchos de los tripulantes y pasajeros se salvaron gracias a la rotura de los depósitos de agua que cayó sobre ellos, salvándolos de las llamas.

Recientes investigaciones han sugerido que el fuego, aunque causado principalmente por el hidrógeno del dirigible, pudo haberse visto favorecido por la composición del revestimiento. Esto habría colaborado a acelerar el fuego, pudiendo alcanzar específicamente temperaturas de hasta 3.000 °C.

Tras el desastre y posterior investigación, Adolf Hitler ordenó terminar con la flota de dirigibles comerciales. El veterano LZ-127 Graf Zeppelin fue desguazado, pero el LZ-130 Graf Zeppelin II, habiéndose acabado su construcción aun a pesar del fatal accidente de su aeronave gemela (por el cual nunca llegó a realizar ningún servicio de transporte de pasajeros), fue usado brevemente antes de su retirada del servicio, como plataforma para la investigación secreta de los experimentales sistemas de radar ingleses que resultó infructífera.

Cobertura mediática[editar]

El desastre es recordado por la extraordinaria cobertura mediática, a través de películas, fotos, y especialmente, de la narración radiofónica de Herbert Morrison desde el lugar del accidente. La presencia de tantos periodistas se debía al anunciado primer vuelo transatlántico para pasajeros que llegaba a suelo estadounidense en aquel año. La narración de Morrison no fue difundida hasta el día siguiente. Aun así, se convirtió pronto en una de las más recordadas de la historia, con la memorable expresión «¡Oh, la humanidad!» («Oh, the humanity!»), que desde entonces quedó ligada al recuerdo del desastre. Estas palabras de Morrison hay que colocarlas en el contexto de la producción. El periodista se había referido anteriormente a toda la gente allí presente como «masa de humanidad». Usó la frase cuando vio que el dirigible ardiendo iba a caer sobre aquellas personas. Sin embargo, no está claro si las palabras originales fueron las anteriores o «all the humanity» («toda la humanidad»).

La gran cobertura mediática del accidente tuvo una gran repercusión en el futuro de los dirigibles para pasajeros. Las múltiples imágenes del siniestro dieron la vuelta al mundo, acabando con la confianza que se tenía en este transporte.

Referencias culturales[editar]

  • La adaptación radiofónica de La guerra de los mundos (1938), se vale de la narración del desastre del Hindenburg para describir la invasión marciana.
  • En la película Indiana Jones y la última cruzada, el protagonista Indiana Jones consigue para él y su padre «el primer vuelo» para escapar de la Alemania Nazi. Ambos son dirigidos a un Zeppelin (un ficticio LZ 139).
  • El primer álbum del grupo británico Led Zeppelin lleva en su portada una imagen del desastre.
  • En el videojuego Brutal Legend, el jugador puede tocar un solo de guitarra llamado "Bring it on Home", acto seguido, un zepelín de hidrógeno en llamas hace escena estrellándose en el lugar donde estaba el jugador. Esto también es un guiño tanto a la canción del mismo nombre (Bring It On Home) como a la portada del albúm de Led Zeppelin
  • En el episodio 143 de Los Simpson, Bart abre una cuenta bancaria, y usa su primer cheque bancario como folioscopio para recrear el accidente. Brevemente, se puede leer las palabras de Herbert Morrison.
  • En otro episodio de Los Simpson, Homer ve un partido de fútbol americano en la televisión. El dirigible de Duff choca contra una pared del estudio, ardiendo como el Hindenburg. El comentarista Kent Brockman llora, y recrea de nuevo las palabras de Morrison.
  • En un cómic de Los Simpson, la policía dispara a un dirigible de Duff por llevar una pintada de «Bart», causando su explosión y la expresión de Homer, «¡Oh, la humanidad!».
  • En la película Facing the Giants (Gigantes hacia la Vintoria, en español), en una escena se hace mención de este dirigible, confundiéndolo con una reconocida marca de queso.
  • En el juego online World of Warcraft, existe un personaje llamado «Hin Denburg» en Claros de Tirisfal que indica dónde se encuentra el dirigible para saber, aproximadamente, el tiempo que falta para que llegue el zepelín.
  • El grupo español Los Gandules, compuso una parodia de la canción de ABBA, Waterloo, sustituyendo el tema por Hindenburg.
  • En la película japonesa Nicky, la aprendiz de bruja, se recrea un accidente similar al del Hindenburg.
  • Marilyn Manson en su gira promocional (Rape to the World 2007) de su trabajo Eat Me, Drink Me, interpretó la canción You and Me and The Devil Makes 3, y en el fondo del escenario se mostraban las imágenes del Hindenburg en llamas.
  • En un episodio de Padre de familia, Peter hace alusión a un dirigible con su cara llamándolo Hindenpeter. Monta en él y se estrella incendiándose.
  • En un episodio de Seinfeld, el personaje Newman maneja un camión de correos que se incendia, y entre las llamas grita... «¡Oh, la humanidad!».
  • En la página 265 del libro "El Símbolo Perdido" se menciona : <<Recordemos el Hindenburg>> , como acto para hacer estallar todo la nave científica de Katherine Solomon.
  • En la novela Criptonomicón de Neal Stephenson, cuando Lawrence Waterhouse estudia en Princeton y, en una de sus salidas nocturnas en bici con Alan Turing, se topa con el zeppelin en llamas.
  • En la serie Fringe, en el universo paralelo, el Empire State Building es un amarradero de dirigibles, ya que allí el accidente del Hindenburg nunca ocurrió.
  • En 1975 se estrena la película "Hindenburg", basada en los hechos acontecidos el día del desastre, mezclándolos con una trama de ficción que explica la explosión de la aeronave como un atentado.
  • El 2011 se hizo otra película "Hindenburg, el último vuelo" narrando la verdadera causa del fuego.
  • En el libro [1] se describe al Hindenburg como propósito de cambiar la historia, y trata de ser volado por Winn Farrow
  • En la novela de aventuras "Vango" (2011) del escritor francés Timothée de Fombelle, el último vuelo del Hindeburg juega un papel esencial y se sugiere que la catástrofe fue causada, no por un accidente, sino por un atentado.

Referencias[editar]

  1. Pendragon

Enlaces externos[editar]

Véase también[editar]