Dinastía timúrida

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Dinastía timúrida
گورکانیان (Gūrkāniyān) en persa

Origen(es) Barlas

País(es) Imperio timúrida
Imperio mogol
Títulos

Fundación 1370
Disolución 1857
Destitución 1507 (Imperio timúrida)
1857 (Imperio mogol)

Tradiciones Sunismo (Hanafí)
Miembros
Fundador Tamerlán
Último gobernante Bahadur Shah II

La dinastía timúrida (en persa, تیموریان‎, en chagatai: تیموریان), autodenominada como Gurkani (en persa: گورکانیان, Gūrkāniyān, en chagatai: گورکانیان, Küregen), era una dinastía musulmana sunita o un clan de origen turcomongol descendiente del conquistador Tamerlán. La palabra «Gurkani» deriva de «Gurkan», una forma perianizada de la palabra mongol «Kuragan» que significa «yerno». Este fue un título honorífico utilizado por la dinastía, ya que los timúridas eran yernos en el linaje de Gengis Kan, fundador del Imperio mongol, ya que Tamerlán se había casado con Saray Mulk Khanum, una descendiente directa de Gengis Kan. Los miembros de la dinastía timúrida surgieron con el renacimiento timúrida, y fueron fuertemente influenciados por la cultura persa y establecieron dos imperios importantes en la historia, el Imperio timúrida (1370-1507) con sede en Persia y Asia Central, y el Imperio mogol (1526-1857) con sede en el subcontinente indio.

Orígenes[editar]

El origen de la dinastía timúrida se remonta a la confederación de tribus mongolas conocida como Barlas, que eran restos del ejército mongol original de Gengis Kan, fundador del Imperio mongol. Después de la conquista de Asia Central por parte de los mongoles, los Barlas se establecieron en lo que hoy es el sur de Kazajistán, desde Shymkent hasta Taraz y Almaty, que luego llegó a ser conocido por un tiempo como Mogolistán - «Tierra de los mongoles», en persa - y se entremezclaron en un considerable grado con la población local de habla turca, de modo que en la época del reinado de Tamerlán, los Barlas se habían vuelto completamente turquizados en términos de lenguaje y hábitos.

Además, al adoptar el Islam, los turcos y mongoles de Asia Central adoptaron la alta cultura literaria y persa que había dominado Asia Central desde los primeros días de la influencia islámica. La literatura persa jugó un papel decisivo en la asimilación de la élite timúrida a la cultura cortesana persa-islámica.