Diferencia salarial de género

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Logo creado por el movimiento feminista estudiantil de Londres, que aprovecha un conocido mensaje del metro para llamar la atención sobre la brecha de género

La Diferencia salarial de género (también conocida como brecha salarial de género) es la diferencia existente entre los salarios de los hombres y los de las mujeres expresada como un porcentaje del salario masculino, de acuerdo con la OCDE.[1]

La Comisión Europea la define como la diferencia media entre el salario de los hombres y de las mujeres por hora.[2] Existe un debate en torno de hasta que punto esta diferencia es el resultado de diferencias de género, discriminación implícita debida a opciones estilo de vida, por ejemplo número de horas trabajadas o mayor frecuencia de bajas de maternidad o si estas diferencias se deben a una discriminación sexista explícita.[3] [4] [5]

Brecha salarial ajustada y no ajustada[editar]

Es importante diferenciar entre la diferencia salarial ajustada de la no ajustada. El cálculo no ajustado de la diferencia salarial de género no tiene en cuenta las diferencias personales a la hora de establecer la comparación, como por ejemplo, edad o educación, ni tampoco las características del puesto de trabajo, como por ejemplo, sector de actividad.

Una parte de la brecha salarial no ajustada puede atribuirse al hecho de que las mujeres opten por trabajos de media jornada con más frecuencia que los hombres y que tienden a trabajar en sectores con menor salario medio. El resto de las diferencias salariales que no pueden ser explicadas por variables que se suponen que inciden en el salario y que se deben a opciones personales se denominan brecha salarial ajustada y se interpretan como discriminatorias.

Un informe de 2010 publicado por la Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo, mostró que, si bien las mujeres tienden a participar más a menudo en el trabajo a tiempo parcial y toman más y más largas interrupciones de la carrera que reducen la permanencia en el empleo, las diferencias en la brecha salarial en Europa - que en 2007 se situaba en el 17,6% (Eurostat) - se aprecian en el pago por hora y no en el total. Es decir, que las mujeres cobran menos por hora de trabajo en todas las áreas. En una hora de trabajo el promedio de las mujeres está un quinto por debajo del nivel de los hombres. Eso no toma en cuenta el número de horas trabajadas ni los tipos de contrato de trabajo. La Eurofund llegó a la conclusión de que las principales razones para la brecha salarial están relacionadas frecuentemente con segregaciones tanto horizontales como verticales. Las mujeres tienden a trabajar en las profesiones peor pagadas y llegan a un techo de cristal en sus carreras. Además padecen una valoración menos favorable de sus trabajos. Los orígenes de dichos factores podrían ser juzgados como discriminatorios en si mismos, siendo esto debido al arraigo de los estereotipos de género en cuanto a profesiones típicamente percibidas como femeninas o masculinas en tanto que las profesiones consideradas «femeninas» son las peores pagas.[6]

No solo a las mujeres les cuesta más arribar a puestos gerenciales sino que una vez en el cargo cobran menos que un gerente hombre.[7]

Estadísticas[editar]

OCDE[editar]

Brecha salarial en salarios medianos de trabajadores a tiempo completo de acuerdo con la OCDE 2008.[8]

La edición de 2008 del informe "perspectivas de empleo" ("Employment Outlook"), publicado por la OCDE declaró que aunque las tasas de empleo femeninas habían aumentado considerablemente y la brecha laboral de género se había estrechado prácticamente en todos lados, las mujeres aún tenían un 20% menos de posibilidades de tener un empleo y cobraban un 17% menos de promedio que los hombres.[9] Además, el informe declaró lo siguiente:

"[In] many countries, labour market discrimination – i.e. the unequal treatment of equally productive individuals only because they belong to a specific group – is still a crucial factor inflating disparities in employment and the quality of job opportunities [...] Evidence presented in this edition of the Employment Outlook suggests that about [...] 30% of the variation in gender wage gaps across OECD countries can be explained by discriminatory practices in the labour market."[9] [10]

"En algunos países, la discriminación en el mercado de trabajo -como por ejemplo el tratamiento desigual a individuos igualmente productivos debido a su pertenencia a un grupo específico- es aún un factor crucial que incrementa las disparidades en empleo y la calidad de las oportunidades de trabajo [...] Evidencias presentadas en esta edición del informe sugieren que alrededor del [...] 30% de la variación de salarios debida al género puede ser explicada por prácticas discriminatorias en el mercado de trabajo"

Ed de 2008, informe "Employment Outlook" (OCDE)

Unión Europea[editar]

Brecha salarial de género en salario medio por hora según Eurostat, 2008.[11]

A nivel de la Unión Europea, la brecha salarial de género se define como la diferencia relativa de la media de salario / hora de hombres y mujeres, dentro de la economía en su conjunto.

Eurostat ha descubierto una brecha salarial persistente del 17.5 % de media en los 27 miembros de la Unión Europea en 2008. Existiendo considerables diferencias entre los estados miembros, existiendo una diferencia inferior al 10% en Italia, Malta, Portugal, Rumania, Polonia, Eslovenia y Bélgica a más del 20% en Eslovaquia, Países Bajos, República Checa, Chipre, Alemania, Reino Unido y Grecia y más de un 25% en Estonia, la República Checa y Austria.[11]


Francia[editar]

"El Observatorio de las desigualdades" (Observatoire des inégalités) , constatando las diferencias salariales (ver salario) entre hombres y mujeres en Francia, intentó cuantificarlas [12] . Según su investigación , la brecha global es del 27 % y se divide entre:

  • 13.3 % debido a período de trabajo : por una parte las mujeres trabajan cinco veces más a menudo a tiempo parcial que los hombres , considerando todos los períodos de trabajo indiferentemente el ingreso es lógicamente inferior ( 7,5 % ) ; por otra parte los hombres hacen más horas extras ( lo que explica 5.8 % de la diferencia).
  • 3,7 % se debe a las diferencias de puesto (funcionario, empleado , trabajador), experiencia, calificación y el diploma y la industria (educación o finanzas).
  • 9,7 % sigue sin explicación o se atribuye al sexismo.

Referencias[editar]

Véase también[editar]