Diócesis de Roma

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Diócesis de Roma
Diœcesis Urbis seu Romana
Emblem of the Holy See usual.svg
Información general
Sede Roma
Erigida como diócesis Siglo I
Ciudad Roma
País Italia
Catedral Archibasílica de San Juan de Letrán
Diócesis sufragáneas Diócesis suburbicarias de
Ostia
Albano
Frascati
Palestrina
Porto-Santa Rufina
Sabina-Poggio Mirteto
Velletri-Segni
Rito Romano
Sitio web vicariatusurbis.org
Jerarquía apostólica
Obispo Francisco
Obispos Auxiliares Filippo Iannone, O.Carm.,
Arzobispo Vicegerente
Augusto Paolo Lojudice
sector sur
Paolo Selvadagi,
sector oeste
Guerino di Tora,
sector norte
Giuseppe Marciante,
sector este
Lorenzo Leuzzi
Angelo De Donatis
Obispo(s) emérito(s) Benedicto XVI
Obispo(s) auxiliar(es) emérito(s) Enzo Dieci
Paolino Schiavon
Vicario General Card. Agostino Vallini, Ciudad y Provincia de Roma
Card. Angelo Comastri Ciudad del Vaticano
Jurisdicción
Provincia Lazio
Población

2 365 923 bautizados de

2 885 272 personas (2014)
[editar datos en Wikidata]

La diócesis de Roma (en latín: Dioecesis Urbis seu Romana) es una sede metropolitana de la Iglesia católica perteneciente a la región eclesiástica Lazio.[1] Su obispo es el pontífice romano, actualmente el papa Francisco.

Desde el punto de vista administrativo y titular, esta diócesis de características singulares es al mismo tiempo:

La catedral es la archibasílica lateranense, en Roma.

Territorio y organización[editar]

La diócesis, está sometida bajo la autoridad episcopal del papa. Esta se extiende sobre suelo perteneciente a la República Italiana, y todo el territorio de la Ciudad del Vaticano Las dos partes de la diócesis están administradas por dos vicariatos:

La diócesis se extiende sobre 881 km² y comprende la mayor parte de la ciudad y de la comuna de Roma, a excepción de porciones pertenecientes a las diócesis limítrofes de Puerto-Santo Rufina, de Frascati y de Tivoli. También pertenecen a la diócesis algunas parroquias de la comuna de Guidonia Montecelio.

La catedral de la diócesis es la archibasílica del Santísimo Salvador y de los Santos Juan el Bautista y Evangelista, que ostenta el título de Madre y cabeza de todas las iglesias de la ciudad y del mundo. Anexa a ella se encuentra el palacio de Letrán, sede de las oficinas del Vicariato de Roma.

Vicariato de Roma[editar]

La parte de diócesis que se encuentra en territorio italiano constituye el Vicariato de Roma, que "realiza la función de curia diocesana".[6] El vicariato está dirigido por un vicario general, que, es un cardenal, el cardenal vicario: estos, en nombre y por mandato del papa, "ejercen el ministerio episcopal de enseñar, santificar y regir el gobierno pastoral en la diócesis de Roma con potestad ordinaria vicaria". Al cardenal vicario se le encomienda pues el efectivo gobierno de la diócesis romana, junto al arzobispo vicegerente y los obispos auxiliares.[7] Desde 1970 al cardenal vicario también se le asigna la oficina de arcipreste de la archibasílica lateranense, cerca de la cual tiene sede la curia diocesana.

Organización territorial[editar]

El vicariato está dividido en 5 sectores: norte, sur, este, oeste, y centro. Cada sector está dirigido por un obispo auxiliar que colabora con el cardenal vicario y el vicegerente en la administración pastoral de la diócesis. Los cinco obispos auxiliares son:

Cada sector está dividido en prefecturas[8] (agrupación local de parroquias), útil para la colaboración pastoral entre las parroquias. El responsable de cada prefectura es un prefecto, elegido por los vicarios y los vice-vicarios de la prefectura, a los cuales se les encarga la tarea de coordinación pastoral en colaboración con el obispo auxiliar del sector. El prefecto está elegido entre los vicarios de la prefectura a la que pertenece.[9] En total la diócesis se compone de 36 prefecturas y 334 parroquias.

Órganos de gobierno[editar]

La suprema autoridad de la diócesis es el Papa, obispo de Roma, que gobierna la diócesis por medio del cardenal vicario. Los mayores organismos de gobierno y de pastoral de la diócesis son:[10]

  • el consejo episcopal: órgano colegial compuesto por el cardenal vicario, el arzobispo vicegerente, y los cinco obispos de los sectores.
  • el consejo de los prefectos: órgano compuesto por el consejo episcopal y los 36 vicarios prefectos, elegidos por mayoría por los párrocos y curas de la prefectura.
  • el consejo presbiterial: órgano compuesto por el consejo episcopal y los miembros elegidos por el clero romano, que representan las diversas realidades pastorales de la diócesis.
  • el consejo pastoral: constituido por el consejo episcopal de miembros de derecho y de miembros designados. Este último grupo está compuesto de laicos, representantes de cada prefectura de la diócesis y de las agrupaciones laicas presente en el territorio.
  • el consejo para los asuntos económicos: "tiene la tarea de elaborar anualmente el presupuesto de la gestión económica de la diócesis y aprobar las cuentas definitivas de ingresos y gastos".[11]

Iglesias, títulos y diaconías[editar]

El nombre de cada iglesia de Roma, va ligado a un título cardenalicio desde el momento de creación de un cardenal. En el vicariato de Roma se encuentran:

  • las iglesias titulares o títulos, propias de los cardenales presbítero (simbólicamente las iglesias de los antiguos curas de la diócesis de Roma).
  • las iglesias diaconales o diaconías, propias de los cardenales diácono (simbólicamente las iglesias de los antiguos diáconos: administradores de la diócesis de Roma).

En el territorio diocesano además hay muchas iglesias que no necesariamente poseen un título. En particular:[12]

Vicariato de la Ciudad del Vaticano[editar]

El Vicariato de la Ciudad del Vaticano ha fue creado junto al Estado de la Ciudad del Vaticano, con la firma de los Pactos de Letran, el 11 de febrero de 1929, por la bula Ex Lateranensi pacto del 30 de mayo de 1929.[13] El papa Pio XI estableció que tal encargo sería asignado al "Sacristán de Su Santidad", oficina confiada a un religioso de la Orden de San Agustín, consagrado obispo con el título de Porfireone. Juan Pablo II, en el 1991, abolió la oficina del Sacristán y asignó el encargo de Vicario de la Ciudad del Vaticano al arciprete "pro tempore" de la Basílica de San Pedro.[14]

El Vicariato vaticano está bajo la jurisdicción administrativa del Estado vaticano. A este pertenecen sólo dos parroquias: Sant'Anna de los Palafrenieri y San Pedro en el Vaticano.

Provincia romana: sedes suburbicaria[editar]

Las antiguas diócesis sufragáneas pertenecientes a la provincia eclesiástica de Roma ostentan el título de suburbicarias (del compuesto latino sub-urbis, "sujeto a la ciudad") y están asignadas en título a los cardenales obispos (simbólicamente los antiguos obispos sufragáneos del Papa), pero poseen obispos ordinarios, al igual que todas las otras diócesis. La provincia eclesiástica romana está compuesta de las siguientes diócesis:

Desde 1962, la sede suburbicaria de Ostia, dada su poca extensión, no tiene un obispo residencial, pero está unida en administración apostólica a la diócesis de Roma. Su administrador apostólico es el cardenal vicario, el cual confía el gobierno de la pequeña diócesis al obispo auxiliar del sector sur.

Historia[editar]

Periodo paleocristiano[editar]

El nacimiento de la Iglesia Romana[editar]

San Pedro, considerado el primer Papa.

El nacimiento de la comunidad cristiana de Roma, la cual era la capital del Imperio Romano, está ligada a la predicación del apóstol Pablo de Tarso empezada antes con las Epístolas a los Romanos del 57-58, luego con su estancia en la Urbe alrededor de los primeros años 60 del siglo I. En el mismo periodo, llegó a Roma también Simon Pedro, el primero de los Apóstoles, para solucionar las disputas nacidas en el seno de la comunidad alrededor de las teorías propugnate de Simon el Mago. Pedro es considerado el primer obispo de Roma, fundador de la Iglesia romana que posteriormente seria primada universal sobre todas las otras Iglesias particulares.

Alrededor de los años 64-67, los dos apóstoles sufrieron ambos en Roma el martirio, durante las persecuciones del emperador Nerón.

Las persecuciones[editar]

La muerte de los dos apóstoles significó el inicio de la persecución de los cristianos en el imperio romano.

La difusión de la fe cristiana en la capital del Imperio reflejó el hecho evidente de la incompatibilidad entre esta y la religión romana, en particular por el hecho de que, con el politeismo, el cristianismo no podía ser integrado en el sistema religioso de Estado y en el concepto de pax deorum que lo regia. A esto se añadía el hecho de la denegación del culto imperial, que aparecía como un reto a la autoridad del princeps, con el agravante de que, a diferencia del Judaísmo, el cristianismo no resultaba ser limitado a una sola (y reducida) componente étnica. El hecho final de que los seguidores de Cristo cobraran importancia entre las partes más bajas de la sociedad romana, propugnando también ciertos príncipios de igualdad, sospechosos a los ojos de las autoridades.

Cuando el emperador Nerón imputó el gran incendio de Roma a la acción de la secta cristiana, esta fue puesta fuera de ley y empezaron las persecuciones contra aquellos que rechazaban hacer sacrificios a los dioses y al emperador. La persecución de Nerón fue una de las más violentas que golpearon la comunidad de Roma, en particular por la muerte de sus fundadores: Pedro, crucificado en el circo de la colina vaticana, y Pablo, decapitado A Aquaas salvias, en el lugar sobre el cual se alza en la actualidad la abadía delle Tre Fontane, a lo largo de la vía Ostiense.

Las persecuciones, en cambio, no fueron unos fenómenos continuos, pero de los acontecimientos dieron el contexto para que los emperadores no toleraran el nuevo culto.

Durante tales persecuciones sufrieron el martirio prácticamente todos los papas:

Fue en este periodo que se crearon las catacumbas, cementerios subterráneos

dedicados al culto de los mártires.

La legalización del cristianismo y la constitución de la Pentarquia[editar]

La Escalera Santa, latradición dice que son las escaleras del pretorio de Ponzio Pilato, llevada a Roma por Elena, madre del emperador romano Costantino I.

Con el edicto de Milán del emperador Costantino I en el 313 se permitió la libertad de culto a los cristianos. Roma y su diócesis vivieron, durante el pontificado de Silvestre I, una amplia campaña de construcción, iniciada por el emperador con la construcción de las tres primeras basílicas patriarcales: la lateranense, la vaticana y la ostiense. Los cristianos podían obrar libremente y bajo la protección imperial, la diócesis de Roma creció rápidamente en importancia, tanto religiosa como política.

En esta época el primado de la Cristiandad estaba dado a las tres sedes petrinas: Roma, Alejandría y Antioquía, que estaban relacionadas directamente con San Pedro. Las Iglesias de lengua latina, (Europa occidental y Nordafrica), constituyeron la Iglesia latina.

Con el edicto de Tesalónica de Teodosio, el cristianismo se convirtió en la religión oficial del Imperio Romano Esto reforzó todavía más la estructura jerárquica de la Iglesia y atribuyó al obispo de Roma, como a los otros obispos, un rol formal en la administración imperial, junto a los funcionarios civiles: el término diócesis se empieza a utilizar para indicar la circunscripción episcopal, que se refería al análogo término "diócesis", atribuida a las circunscripciones de provincias. Así como los gobernadores provinciales estaban sometidos a los vicarios y los viciarios a los prefectos del pretorio, los obispos estaban sometidos a los metropolitanos y los metropolitanos a los patriarcas. A partir de Teodosio y posteriormente el emperador Grazcano, cedieron al papa Dámaso y a sus sucesores el título de Pontífice Máximo, que era la máxima autoridad religiosa romana.

Paralelamente a la división del Imperio, la creciente importancia de Costantinopla llevó los obispos de Roma a enfrentarse con las decisiones del Concilio Costantinopolitano I, que había elevado la sede episcopal de Bizancio a patriarcado, asignándoles el primado de honor después de la Iglesia de Roma.

La organización de la Iglesia cristiana se consolidó en esta época con la denominada Pentarquia, gobernada por los cinco patriarcados: en la orden el Patriarcado de Roma, el Patriarcado de Costantinopla, el Patriarcado de Alejandría, el Patriarcado de Antioquia y el Patriarcado de Jerusalén. En el 451, sin embargo, la sede romana rechazó la aprobación del canon XXVIII del Concilio de Calcedonia, que equiparaba las dos sedes de Roma y de Costantinopla, reflejando por primera vez el primate papal.

Con la caída en el 476 del Imperio Romano de Occidente se creó un vacío de poder temporal, ocupado por el Senado y la autoridad pontificia, siendo el papa el único "funcionario imperial" que quedaba en ciudad.

El dominio de los emperadores bizantino y el Cisma de los Tres Capítulos[editar]

Entre el siglo VI y el VII, Roma y su diócesis estuvieron bajo la autoridad del Imperio bizantino: la unión vino decretada con la Pragmática Sanción "sobre las solicitudes de papa Vigilio". El dominio bizantino sobre Roma vino por la estructuración de la eparquia Urbicaria (580), luego a partir del 582, el Ducado Romano, pasa estar sujeto al Exarcado bizantino de Italia.

Alrededor del 590, el papa Gregorio Magno, más de a solicitar la intervención imperial contra los Lombardos que amenazaban Roma, reorganizo el rito romano y el anexo canto liturgico: el gregoriano. En este periodo las posesiones de la diócesis romana se extendieron sobre amplias porciones de la Sicilia y de Cerdeña bizantina.

En este periodo los obispos de Roma debieron afrontar numerosas disputas tanto política como religiosas con los Emperadores bizantinos por su autoridad sobre la materia religiosa: en el siglo Vl, el papa Silverio había muerto a en la isla Palmarola prisionero de Justiniano I y su sucesor Vigilio tuvo que hacer frente al monofisismo del emperador, provocando el Cisma de los Tres Capítulos de las metropolis de Milán y Aquilea. Incluso un siglo después el papa Severino, oponiendose al monotelismo imperial propugnado en el edicto Ekthesis de Heraclio I, sufrío la prisión y el saqueo de Letrán en el 640, mientras que Martín I, después haber rechazado la aprobación del nuevo edicto monotelita typos de Constante II, murió en exilio en Cherson, sobre el Mar Negro.

El periodo del dominio temporal[editar]

El nacimiento del Patrimonio de San Pedro[editar]

La perdida de poder del Imperio Bizantino sobre el territorio de Roma, el Ducado romano, los obispos de la Urbe asumieron el rol de administradores del poder temporal. Tal poder vino determinado ante la constitución del Patrimonio de san Pedro, compuesto de las propiedades iniciales de la Iglesia romana. Más tarde, en el 728, se constituye el primer núcleo de los Estados de la Iglesia, a través la donación de Sutri del Rey de los Lonbardos, Liutprando. Con la definitiva independencia del control imperial, la diócesis de Roma extendió su poder sobre el Lazio y otras tierras limítrofe gracias a una nueva donación, esta vez del Rey de los Francos, Pipino: la Donación de Pipino. El soberano concedió el poder sobre todos los territorios del Exarcado de Rávena a la Santa romana República de Dios. A partir de este momento, las propiedades de la sede romana se organizaron en entes territoriales: las diaconias de la Iglesia romana: las Patrimonia.

Entre los siglos VIII y IX, gracias la falsa Donación de Costantino y a los conflictos políticos con los Emperadores carolingios, los papas justificaron y consolidaron el dominio temporal de la Santa Sede y reafirmaron sus aspiraciones al primado universal, además de reservarse el poder de legitimar a los Sacro Romano Emperadores mediante la coronación imperial. Esto comenzó con la misa de Navidad del 25 de diciembre del 800, cuándo el papa León III coronó a Carlo Magno en la basílica vaticana. Fue en este periodo que los papas empezaron a a usar una tiara (corona), para simbolizar su poder sobre el Estado de la Iglesia.

El saqueo de San Pedro en el 846 por los Saracenos, evidenció la vulnerabilidad del santuario petrino, que representaba, el símbolo de la supremacía romana. La solución fue la construcción de la Ciudad Leonina, que se inauguró el 27 de junio del 852 por el papa León IV. Esta quedó separada de Roma y tenía sus propios magistrados y clero. Empezaba así la confrontación secular entre la basílica y el clero vaticano, reflejo del poder papal, jefe de la Iglesia universal, y la catedral lateranense con su propio clero, símbolo del papa obispo y señor de Roma.

La nueva dimensión temporal de la sede de Roma hizo que los obispos entraran cada vez más en la política de los estados, en especial en la del Sacro Romano Imperio. Un episodio particular que se dio por esta situación fue en el 897, el Sínodo del cadáver, en el cuál se exhumó el cadáver de papa Formoso y fue pocesado por su sucesor, Esteban VI. Este acusó a su predecesor por su respaldo a Arnolfo de Carinzia en contra de Guido y Lamberto de Spoleto, en sus pretensiones imperiales. Después de Esteban, entre el 904 y el 963, la Iglesia romana fue presa de la política dee mujeres poderosas y corruptas, entre las cuales destacó la senadora Marozia: mujer del duque Alberico I de Spoleto y esposa en segundas nupcias de Hugo de Arlés, rey de Italia. Fue la amante del papa Sergio III, con el cual tuvo al papa Juan XII y al duque de spoleto Alberico II. Fue también abuela del papa Juan XII. Este último fue finalmente declarado indigno y depuesto por un concilio por orden del emperador Oton I, reciéntemente coronado en Roma por el mismo Juan XII. Esta oscura etapa de la iglesia romana se la conoce como pornocracia.

El Gran Cisma con la iglesia ortodoxa y las Cruzadas: la creación de los Patriarcados latinos[editar]

Urbano II, ilustración del siglo XII

En el 1054 se produjo el Cisma de Oriente tras las recíprocas excomuniones entre el papa y el patriarca de Costantinopla, rompiendo la comunión entre la Iglesia católica, y el conjunto de las Iglesias que reconocían el primado pontificio, y las Iglesias ortodoxas, que siguiendo el ejemplo del patriarca Miguel Cerulario, rechazaron la autoridad de la sede romana. La respuesta fue el Dictatus papae de Gregorio VII: la enunciación de las supremas prerogativas del obispo de Roma. En el 1078 en el Laterano se acogió un concilio para la definición de las herejía en materia Eucarística.

Desde 1095 hasta pasados doscientos años, los obispos de Roma propugnaron de la liberación de Tierra Santa del dominio del Califato Islámico. Las Cruzadas, iniciadas por Urbano II, garantizaban la indulgencia para cuantos liberaran el Santo Sepulcro y las vías de peregrinación de los infieles. En el 1099, se crearon los patriarcados latinos de Jerusalén, y de Antioquia, en contraposición a los patriarcados orientales.

En el 1204, con la conquista de Constantinopla por parte de los latinos, se creó el Patriarcado latino de Constantinopla, que duró poco tiempo. Los papas crearon también el Patriarcato latino de Alejandría, para intentar reconstruir la pentarquia.

Durante el pontificato de Urbano II la Iglesia de Roma tomó el control de Sicilia, que, después de siglos de control bizantino y árabe, se convirtió en legacia apostólica. Aquí los papas crearon el Reino de Sicilia, cuyos reyes eran vasallos del papa. Cada vez que era elegido un nuevo papa, en homenaje, los reyes les mandaban una mula blanca, que era utilizada en la toma de posesión de la cátedra episcopal en Letrán.

En esta época en Roma, se acogieron el I, II, III y IV Concilio de Letrán. En ellos se estableció el nombramiento exclusivo del papa de los obispos y cardenales, la confirma del celibato eclesiástico, el dogma de la transubstanciación y el primado pontificio.

La introducción del Año Santo, el Cautiverio de Aviñon y el Cisma de Occidente[editar]

la Tiara papal, representación del periodo aviñones.

urante el pontificato de Bonifacio VIII las aspiraciones universales de los obispos de Roma llegaron a su apogeo, con la enunciación de la bula Unam Sanctam, "sobre la unidad de la Iglesia católica, fuera de la cual no hay salvación" y "sobre la potestad espiritual de la Iglesia sobre el poder temporal" representado por la tiara. En junio de 1299 el papa ordenó la destrucción completa de la ciudad de Palestrina, que perdió temporalmente el título de sede suburbicaria. El 22 de febrero de 1300, se inauguró el primer Año Santo, por la bula Antiquorum habet fidem. Las aspiraciones del pontífice a la supremacía temporal se vieron frustradas tras el atentado de Anagni.

La aspiración universal del papado trajo como consecuencia para la diócesis romana, el traslado de la residencia pontificia de Letrán al Vaticano, donde al estar cerca de la tumba de Pedro, podía transmitir con más fuerza la idea del papa como "sucesor de Pedro y Vicario de Cristo".

Aunque el papa Clemente V añadiera una tercer corona a la tiara pontificia, para indicar la supremacía temporal, los obispos de Roma, se trasladaron a vivir a Aviñon, bajo el control de los Reyes de Francia. este periodo, conocido como el Cautiverio aviñones, llevó a un enfrentamiento entre franceses y antifranceses por el control del Papado. La consecuencia de tal enfrentamiento fue un Cisma de Occidente, de 1378 a 1417.

La Reforma protestante y la Reforma anglicana[editar]

La actual basílica de San Pedro, construida en el siglo XVI.

A partir del siglo XVI la administración de la diócesis romana y de la misma ciudad de Roma recayó sobre los Vicarios Generales con título cardinalicio, que tomarían el nombre de cardenales vicario. Esta forma de administración se mantiene hasta la fecha.

En la misma época, tras el V Concilio de Letrán, en Europa se difundio la Reforma protestante, una revisione teologica opuesta al primado papal y al sistema clerical. Fue declarada herejía por León X. También la Iglesia de Inglaterra rechazó el primado papal y los Reyes de Inglaterra fueron proclamados jefes supremos de la nueva iglesia. A esto se le conoce como la Reforma anglicana.

Al final del siglo XVI, los obispos de Roma se dotaron de una nueva residencia, el Palacio del Quirinal, en una posición más salubre que la Ciudad Leonina y más alejado de los flujos de peregrinos que llegaban a San Pedro.

La Contrareforma[editar]

La reacción de la Iglesia Católica fue laintención de realizar la revisión de su estructura, conocida como Controreforma. Entre las otras cosas, el Concilio de Trento extendió el rito romano en la Iglesia latina, aboliendo todos los ritos que tuvieran una antigüedad inferior a los doscientos años.

En la segunda mitad del siglo XIX el Concilio Vaticano I aprobó el dogma de la infalibilidad pontificia.

El final del poder temporal[editar]

Plaza de San Pedro, la línea blanca señala la frontera entre la Ciudad del Vaticano y la República Italiana.

Después la brecha de la Puerta Pia y la conquista de Roma, anexionada al Reino de Italia, en el 1871, se puso fin al poder temporal de los Papas, pero no al status de personalidad jurídica en la legislación internacional para la sede episcopal romana. A pesar de que los papas se consideraron prisioneros políticos, el Reino de Italia garantizó la autonomía y la inviolabilidad vaticana y de la Iglesia romana mediante la ley de las Garantías Papales.En 1929, la firma de los Pactos lateranenses puso fin a la disputa entre el papado y el reino de Italia con la creación del Estado de la Ciudad del Vaticano: un Estado independiente sujeto a la soberanía absoluta de la Santa Sede, dirigida por el papa.

La relación especial entre Italia y el obispo de Roma fue reafirmada en 1946 a la República Italiana, sucesora de la monarquía de los saboya, y reformulada en el 1984 con el acuerdo de Villa Madama, que constituye el denominado nuevo Concordato, actualmente vigente.

En el siglo XX la diócesis de Roma acogió el último concilio ecuménico: el Concilio Vaticano II.

El 7 marzo 2005 la diócesis incorporó el territorio de la abadía territorial de San Pablo extramuros, que perdió el privilegio de la territorialidad.

El 28 febrero 2013, por primera vez después de varios siglos, Benedicto XVI, renunció del obispado de Roma.[15]

Episcopologio[editar]

Listado de los obispos[editar]

Listado de los cardenales vicarios[editar]

Listado de los arzobispos vicegerentes[editar]

Listado de los obispos auxiliares desde 1961[editar]

Estadísticas[editar]

En el año 2014 contaba con una población de 2 885 272 personas, de las cuales 2 365 923 estaban bautizadas, correspondientes al 82,0% del total.

Referencias[editar]

  1. Dati statistici dal sito Catholic Hierarchy.
  2. Orlandis, José (2004). «Oriente y Occidente cristianos (1054-2004): novecientos cincuenta años de Cisma». Anuario de historia de la Iglesia (13): 247-256. ISSN 1133-0104. Consultado el 13 de septiembre de 2016. 
  3. Codice di Diritto Canonico, canone 331.
  4. Nomina in Acta Apostolicae Sedis, 100 (2008), p. 512.
  5. Nomina in Acta Apostolicae Sedis, 97 (2005), p. 335.
  6. Ecclesia in Urbe, art. 8.
  7. Ecclesia in Urbe, art. 10.
  8. Nota giuridico-pastorale "La Prefettura".
  9. Elenco dei prefetti dal sito del Vicariato di Roma.
  10. Ecclesia in Urbe, art. 19-22.
  11. Ecclesia in Urbe, art. 22.
  12. Dati dal sito web della diocesi.
  13. Acta Apostolicae Sedis, 21 (1929), pp. 309-311.
  14. Chirografo Per la cura spirituale nella città del Vaticano.
  15. «Boletín de prensa de la Santa Sede: Declaración del Santo Padre Benedicto XVI sobre su renuncia al ministerio del Obispo de Roma.». 

Bibliografía[editar]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]