Diócesis de Palencia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Diócesis de Palencia
Diœcesis Palentinus
Escudo de la Diócesis de Palencia.svg
Información general
Sede Palencia
Erigida como diócesis Siglo VI
Catedral San Antolín
Diócesis sufragánea de Archidiócesis de Burgos
Rito Romano
Sitio web www.diocesispalencia.org
Jerarquía apostólica
Papa Francisco
Arzobispo metropolitano Fidel Herráez Vegas (Arzobispo de Burgos)
Obispo Manuel Herrero Fernández, O.S.A
Obispo(s) emérito(s) Nicolás Antonio Castellanos Franco
Jurisdicción
Provincia Bandera de la provincia de Palencia.svg Palencia
Parroquias 459
Población 167.000 habitantes
Superficie 8.052 km²
[editar datos en Wikidata]

La diócesis de Palencia (en latín: Dioecesis Palentina) es la demarcación episcopal de la Iglesia católica en esta provincia de España. Forma parte de la provincia eclesiástica de Burgos, y depende de la archidiócesis de Burgos.

Territorio[editar]

El territorio de la diócesis coincide, casi en su totalidad, con el de la provincia de Palencia, perteneciente a la Comunidad Autónoma de Castilla y León. Su iglesia principal es la catedral de san Antolín, en Palencia, capital de la provincia.

Historia de la Diócesis de Palencia[editar]

Recibe su nombre de la antigua Pallantia, una de las ciudades más importantes de la parte habitada por los vacceos. Después de algunas victorias en su defensa, contra los romanos, quedó sujeta por fin a su dominio a lo largo de cinco siglos. Saqueada y destruida hacia el 456 por el rey godo Teodorico, y reedificada, brilló durante la monarquía visigoda con sus obispos Murila, Conancio, Ascario, Concordio y Baroaldo, que subscribieron las actas de once de los concilios de Toledo entre los años 589 y 693.

Destruida de nuevo en la invasión de los árabes, así continuó por más de tres siglos de silencio, con obispos en el exilio, hasta que fue restaurada en 1035 por Sancho III el Mayor de Navarra y Bermudo III de León. Volviendo, a partir de ese mismo año, una serie ininterrumpida de 96 Obispos.

Los límites geográficos establecidos por Sancho III el Mayor de Navarra para la diócesis de Palencia en 1034, estaban señalados por el río Cea hasta el Duero, y el Pisuerga hasta Peñafiel y Portillo. Pero en 1035 Bermudo III adelantó mucho la diócesis de León hacia el levante, mientras que la de Palencia se extendía mas allá del Pisuerga. Sin embargo en 1059 Fernando I hizo algunos reajustes fijando los límites para Oriente y Occidente.

En 1595 se erigió la diócesis de Valladolid y se desmembraron de la de Palencia los arciprestazgos de Portillo, Simancas y Tordesillas. El último gran cambio de límites tuvo lugar en 1955, al hacer coincidir los límites eclesiásticos con los provinciales.

La diócesis de Palencia tuvo desde su restauración una verdadera primacía conciliar, como lo demuestran los 17 concilios nacionales celebrados entre 1065 y 1403.

Tierra de santos y beatos, por nacimiento o por vinculación especial. Entre los santos podemos mencionar a San Pedro Regalado, que nació en Valladolid cuando aún pertenecía a la diócesis de Palencia. San Antolín, patrono de la Diócesis, Santo Toribio que predicó en Palencia contra la herejía Priscilianista, San Julián obispo de Cuenca, por creerse que estudió en el Estudio General de dicha capital, San Mancio, San Zoilo y San Pedro de Osma que falleció en Palencia, al protomártir de la China San Francisco de Capillas OP y San Rafael Arnáiz, monje Trapense y San Manuel González Obispo de Palencia de 1935 a 1940. Entre los beatos nacidos dentro de la diócesis, a Pedro González Telmo, conocido como San Telmo, canónigo y Deán de la Catedral de Palencia y después ilustre dominico, a Pedro de Dueñas franciscano y mártir, a Francisco de Jesús, OSA, mártir del Japón, Anselmo Polanco, Obispo mártir de Teruel,y los mártires palentinos de la persecución religiosa en España durante el siglo XX.

Primeros obispos[editar]

  • Toribio. Primer obispo conocido de Palencia. Su firma aparece en el II Concilio de Toledo (527, 5º año del reinado de Amalarico ), y se le mencina en dos cartas. Una del obispo de Toledo Montano, "a los señores hermanos amadísimos e hijos del territorio palentino", a quienes se desea "salud eterna en el Señor Dios", carta donde se señalan "los libros del beatísimo y religiosísimo varón, Toribio, obispo, enviados al santo Papa León de Roma, en los cuales explicaba esta sucia herejía [del Priscilianismo]". Y otra carta, de muy distinto signo, del mismo Montano, "al excelente y gran cristiano, señor e hijo, Toribio", a quien se le señalan su participación en negocios, en las irregularidades en la consagración del crisma, en invitaciones hechas a obispos de otras naciones a la inauguración de basílicas palentinas, y se le recuerda algún privilegio episcopal de incierto cariz en torno al nombramiento de obispos. Toribio es amenazado con ser denunciado ante el rey Amalarico, quien era un declarado arriano, y ante el juez secular, por introducir extranjeros en el reino.
  • Murila. Segundo obispo de Palencia. Su firma consta en el histórico III Concilio de Toledo (589), donde se produce la conversión de Recaredo y los obispos arrianos, entre los que se encuentra.
  • Conancio. Tercer obispo de Palencia. Su rúbrica aparece en cuatro concilios, los celebrados entre los años 610 y 638:

- En el Sínodo de Gundemaro (610, año 1º del reinado de Gundemaro), donde firma la Constitución de los Obispos Cartaginenses, que viene a reconocer la sede episcopal de Toledo como primada de Hispania y la indivisión de la Cartaginense, a quien sigue perteneciendo la Carpetania y que se seguirá regiendo por un solo obispo.

- En el IV Concilio de Toledo (633, año 3º del reinado de Sisenando).

- En el V Concilio de Toledo (636, año 1º del reinado de Chintila).

- En el VI Concilio de Toledo (638, año 2º del reinado de Chintila).

Observaciones dispersas, recogidas en el trabajo de Manuel Sotomayor y Muro, nos permiten identificar a "Conancio de Palencia" o "Conancio de Castilla" como uno de los grandes obispos hispano-visigodos del siglo VII, en una época el la que se consigue que la práctica litúrgica se realice de la mismo manera en todo el reino visigodo, produciéndose un movimiento de renovación religiosa y una extraordinaria creatividad musical.

En el siglo VII los libros visigodos se enriquecen con nuevas piezas litúrgicas: misas, himnos, oraciones, etc., obra del saber y la inspiración de los obipos hispanos, entre los que se menciona a Conancio.

La liturgia visigoda poseía elementos orientales, que la distinguían de la romana. Las oraciones públicas eran de tres clases: oración litánica, similar a las peticiones posteriores a la homilía de hoy en día; oración colectiva, con los brazos en cruz, hoy caída en desuso; y oración eucarística, la parte preparatoria del sacrificio de la eucaristía. Distintos libros litúrgicos se van creando para realizar mejor estas formas de oración. Aparecen así los cinco libros litúrgicos de rigor: el Libro de los Sacramentos o Libro de los Misterios, con las fórmulas para la eucaristía; el Liber comicus o Leccionario, con los textos del Antiguo o Nuevo Testamento que debían leerse en la misa; el Antifonario, con los cánticos que preceden, acompañan o siguen a la comunión; el Liber Ordinum, con las fórmulas para la administración de los sacramentos, y el Breviario, para la recitación de las horas canónicas. La riqueza de las misas era extraordinaria, existiendo una para cada domingo, cada feria, cada festividad y cada mártir, varias misas del común y cincuenta y ocho misas votivas.

Antifonario de León.

Conancio fue el creador de una tradición musical palentina, componiendo novedosas melodías que dejaron huella en la época: Nam melodías soni multas noviter edidit. Treinta años después, San Ildefonso de Toledo sigue la senda musical de Conancio, en su faceta de compositor de himnos que constituían nuevas formas literarias y musicales.

Aún figura Conancio "de Castilla" entre los compositores que participaron en la creación del Antifonario de León, obra realizada en común por religiosos, entre los que destacan muchas de las grandes figuras visigodas como San Eugenio, San Ildefonso, San Julián y San Braulio.

De la importancia de Conancio nos da también idea el hecho de que San Fructuoso de Braga -la gran figura del monacato visigodo en el siglo VII- abandona sus posesiones de El Bierzo para ir a Palencia, donde se pone bajo la dirección del "gran obispo" y estudia para clérigo.

  • Ascario. Cuarto obispo conocido de Palencia (¿639-673?). Firma el VIII Concilio de Toledo (653, 5º año del reinado de Recesvinto). No vuelve a aparecer su nombre hasta el año 672. Nada se sabe de los años intermedios. Ningún obispo representó a la diócesis de Palencia en los concilios celebrados entre los años séptimo y decimoctavo del reinado de Recesvinto. Entre estos años se celebraron dos concilios nacionales: el IX Concilio de Toledo (655) y el X Concilio de Toledo (656). Si bien, la sede palentina pudo estar un tiempo vacante, el hecho de que la tradición local ubique a Ascario al lado de Wamba en el año 672, supone que Ascario era aún obispo de Palencia en esta fecha. Pero esta hipótesis no deja de ser problemática, pues nos plantea la pregunta del porqué de su alejamiento de Toledo y sus concilios. Cabe pensar que Ascario había caído en desgracia ante Recesvinto o que alguna otra circunstancia muy especial le impedía asistir a los concilios.
  • Concordio. Quinto obispo de Palencia. Aparece en cinco concilios, por lo que se constata su ocupación de la sede entre los años 675 y 688:

-En el XI Concilio de Toledo (675, 4º año de Wamba).

-En el XII Concilio de Toledo (681, año 1º de Ervigio).

-En el XIII Concilio de Toledo (683, 4º año de Ervigio).

-En el XIV Concilio de Toledo (684 d. C., 5º año de Ervigio), representado por su diácono, Gravidio, único de los diáconos palentinos de que tenemos noticia.

-En el XV Concilio de Toledo (688, año 1º de Égica).

Episcopologio[editar]

Parroquias de la Diócesis de Palencia[editar]

La diócesis cuenta con 459 parroquias.

Sacerdotes de la Diócesis de Palencia[editar]

Hay unos 280 sacerdotes diocesanos, más 70 sacerdotes religiosos.

Religiosos profesos no sacerdotes de la Diócesis de Palencia[editar]

El número de religiosos profesos no sacerdotes es de 80.

Religiosas de la Diócesis de Palencia[editar]

Hay unas 600 religiosas.

Monasterios contemplativos de la Diócesis de Palencia[editar]

Hay 14 monasterios contemplativos femeninos y uno masculino.

Estadísticas[editar]

La diócesis a finales de 2013 contaba con una población de 173.990 personas y bautizados 165.290 , correspondiente al 95,0 % del total.

En 1950 la diocesis tenía una población de 260.000 habitantes de los cuales 260.000 estaban bautizados es decir el 100%. El número de total sacerdotes era de 449 de los cuales 430 eran clero secular y 19 religiosos. Los bautizados por sacerdote eran 579. El número de religisos masculinos era de 334 y de religiosas femeninas 870. Las parroquias que tenía la Diócesis en esos momentos era 350.

En 1969 la Diócesis tenía una población de 241.033 habitantes de los cuales 240.908 estaban bautizados es decir el 99,9%. El número de total sacerdotes era de 537 de los cuales 385 eran clero secular y 152 religiosos. Los bautizados por sacerdote eran 448. El número de religisos masculinos era de 272 y de religiosas femeninas 1.108. Las parroquias que tenía la Diócesis en esos momentos era 253.

En 1980 la Diócesis tenía una población de 192.102 habitantes de los cuales 189.333 estaban bautizados es decir el 98,6%. El número de total sacerdotes era de 461 de los cuales 319 eran clero secular y 142 religiosos. Los bautizados por sacerdote eran 410. El número de religisos masculinos era de 323 y de religiosas femeninas 1.003. Las parroquias que tenía la Diócesis en esos momentos era 468.

En 1990 la Diócesis tenía una población de 190.010 habitantes de los cuales 186.000 estaban bautizados es decir el 97,9%. El número de total sacerdotes era de 413 de los cuales 294 eran clero secular y 119 religiosos. Los bautizados por sacerdote eran 450. El número de religisos masculinos era de 279 y de religiosas femeninas 992. Las parroquias que tenía la Diócesis en esos momentos era 468.

En 1999 la Diócesis tenía una población de 180.571 habitantes de los cuales 178.700 estaban bautizados es decir el 99,0%. El número de total sacerdotes era de 457 de los cuales 285 eran clero secular y 106 religiosos. Los bautizados por sacerdote eran 410. El número de religisos masculinos era de 190 y de religiosas femeninas 769. Las parroquias que tenía la Diócesis en esos momentos era 455.

En el año 2001 la Diócesis tenía una población de 179.465 habitantes de los cuales 177.670 estaban bautizados es decir el 99,0%. El número de total sacerdotes era de 340 de los cuales 257 eran clero secular y 83 religiosos. Los bautizados por sacerdote eran 522. El número de religisos masculinos era de 291 y de religiosas femeninas 736. Las parroquias que tenía la Diócesis en esos momentos era 455.

En el año 2002 la Diócesis tenía una población de 177.345 habitantes de los cuales 173.798 estaban bautizados es decir el 98,0%. El número de total sacerdotes era de 335 de los cuales 253 eran clero secular y 82 religiosos. Los bautizados por sacerdote eran 518. El número de religisos masculinos era de 157 y de religiosas femeninas 534. Las parroquias que tenía la Diócesis en esos momentos era 455.

En el año 2003 la Diócesis tenía una población de 174.143 habitantes de los cuales 168.918 estaban bautizados es decir el 97,0%. El número de total sacerdotes era de 342 de los cuales 256 eran clero secular y 86 religiosos. Los bautizados por sacerdote eran 493. El número de religisos masculinos era de 193 y de religiosas femeninas 512. Las parroquias que tenía la Diócesis en esos momentos era 455.

En el año 2004 la Diócesis tenía una población de 177.128 habitantes de los cuales 174.471 estaban bautizados es decir el 98,5%. El número de total sacerdotes era de 335 de los cuales 252 eran clero secular y 83 religiosos. Los bautizados por sacerdote eran 520.Había 1 diácono. El número de religisos masculinos era de 180 y de religiosas femeninas 509. Las parroquias que tenía la Diócesis en esos momentos era 455.

En el año 2013 la Diócesis tenía una población de 173.990 habitantes de los cuales 165.290 estaban bautizados es decir el 95,0%. El número de total sacerdotes era de 299 de los cuales 223 eran clero secular y 76 religiosos. Los bautizados por sacerdote eran 552.Había 1 diácono. El número de religisos masculinos era de 152 y de religiosas femeninas 643. Las parroquias que tenía la diocesis en esos momentos era 456.

Enlaces externos[editar]