Desembarco y combate de Pisagua

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Desembarco y combate de Pisagua
Guerra del Pacífico
Desembarco en Pisagua.JPG
Desembarco de las tropas chilenas en Pisagua.
Fecha 2 de noviembre de 1879
Lugar Pisagua, Perú
Resultado Victoria chilena
Beligerantes
Bandera de Perú Perú
Bandera de Bolivia Bolivia
Bandera de Chile Chile
Comandantes
Bandera de Perú Comandante Juan Buendía
Bandera de Perú Teniente Coronel Isaac Recavarren
Bandera de Chile Comandante Juan José Latorre
Fuerzas en combate
924 bolivianos
217 peruanos
2 cañones Parrot de 100 lbs.
4.890 en Pisagua
2.000 en Junín
2.000 de Reserva[1] [2]
Artillería naval de la escuadra chilena
Bajas
200 muertos y heridos
65 prisioneros[3]
68 muertos
172 heridos[4]
[editar datos en Wikidata]

El Desembarco en Pisagua o Combate de Pisagua es una acción bélica en el marco de la Guerra del Pacífico, ocurrida el 2 de noviembre de 1879. Se trata de una operación de desembarco de tropas chilenas que dio comienzo a la campaña terrestre de la guerra en territorio peruano. La operación culminó con la ocupación de Pisagua, pese a la decidida defensa de los aliados.

Antecedentes[editar]

Luego de que la marina del Perú perdiera el monitor Huáscar en el Combate Naval de Angamos, el mando chileno decidió dar inicio a la campaña terrestre con la invasión del Departamento de Tarapacá.

Dada la concentración del ejército aliado tanto en Iquique por el sur como en Tacna el Ministro de Guerra chileno, Rafael Sotomayor, decidió que se desembarcaría en el puerto de Pisagua -localizado entre ambas ciudades-, con el fin de cortar las comunicaciones entre ambas..

Debido a su amplitud, resultaba imposible para los aliados defender cada puerto de la costa peruana. El pequeño puerto de Pisagua se defendía con dos cañones de 100 libras,[5] uno a cada extremo de la bahía, y 217 guardias al mando del teniente coronel Isaac Recavarren. El 26 de octubre, desde Iquique, llegó el general Juan Buendía de inspección por la costa peruana y estuvo presente en el combate en Pisagua.

Orden de Batalla[editar]

Bandera de Chile Chile

Ejército de Operaciones del Norte GDB Erasmo Escala, JEM CRL Emilio Sotomayor

  • II División de Ejército TCL José Luis Ortiz
    • Batallón Cívico Atacama TCL Juan Martínez
      • 1° Compañía CAP Ramón Soto Aguilar (1° desembarco 09:30)
      • 2° Compañía CAP José Fraga (2° desembarco 10:30)
      • 3° Compañía CAP José Ramón Vallejos (1° desembarco 09:30)
      • 4° Compañía CAP Félizx Vilches (2° desembarco 10:30)
    • 3° Brigada de Zapadores TCL Ricardo Santa Cruz
      • 1° Compañía CAP Alejandro Baquedano (1° desembarco 09:30)
      • 2° Compañía CAP Belisario Zañartu (2° desembarco 10:30)
    • Regimiento 1° de Línea Buin TCL Ricardo Castro
      • 4° Compañía (2° desembarco 10:30)
      • 2 compañías (3° desembarco 12:00)
    • Regimiento 2° de Línea TCL Eleuterio Ramírez
      • Compañía CAP Emilio Larraín (2° desembarco 10:30)

(Se mencionan sólo las fuerzas que intervinieron en el combate)

Escuadra de Operaciones CNV Manuel Thompsom

  • Blindado Almirante Cochrane
  • Corbeta O´Higgins
  • Cañonera Magallanes
  • Cañonera Covadonga
  • Crucero Loa
  • Crucero Amazonas
  • Vapor Abtao
  • Escuadrilla de Desembarco CNV Enrique Simpsom

Comandancia de los Transportes CNV Patricio Lynch

  • Vapor Itata
  • Vapor Copiápó
  • Vapor limarí
  • Vapor Lamar
  • Vapor Huanay
  • Vapor Paquete Del Maule
  • Transporte Santa Lucía
  • Transporte Elvira Alvarez
  • Transporte Toltén
  • Vaporcito Toro


Bandera de Bolivia Bandera del Perú Alianza

Ejército del Sur GDD Juan Buendía

  • III División EB GDB Pedro Villamil
    • BI Victoria N° 1 de La Paz CRL Juan Granier (535 h.)
    • BI Independencia 3° de La Paz CRL Pedro Pablo Vargas (429 h.)
  • Guarnición de Pisagua EP TCL Isaac Recabarren
    • Columna Naval CFR Mariano Benavides (60 h.)
    • Columna Guardia Civil MAY Manuel Zeballos (40 h.)
    • Guardia Nacional de Pisagua CRL Manuel Zavala (100 h)
  • Batallón de Artillería de Costa CNV José Becerra (245 h.)
    • Fuerte Norte CFR Ignacio Suárez
    • Fuerte Sur TCL Manuel Saavedra

Combate[editar]

Croquis del desembarco

Para esta operación, aparte se sumaron 9.500 hombres, pero para est[6] desembarco en Pisagua se destinaron 4.890 soldados, otro tanto fue enviado a Junín (2.175 hombres) y el resto quedó en la reserva de la flota.

A las 5:00 de la mañana se divisan desde la costa en Pisagua las luces de 19 barcos chilenos, por lo que Isaac Recavarren decide llamar a los batallones Victoria e Independencia al mando de Pedro Villamil, con 964 bolivianos, que se encontraban en las alturas Alto Hospicio para reforzar el puerto.

La defensa de los aliados ubicó a los soldados entre las rocas, línea que recorría Isaac Recavarren a caballo para impartir órdenes.

A las 7:00 de la mañana, se inicia el bombardeo a las dos baterías de tierra y poco después se disponen tropas chilenas en chalupas de desembarco.

Al llegar a Pisagua, el blindado Cochrane, al mando del Comandante Juan José Latorre y la corbeta O’Higgins a cargo del Capitán Jorge Montt atacaron el fuerte sur, mientras que al fuerte norte lo atacaron la cañonera Magallanes y la goleta Covadonga. El fuerte norte sólo pudo contestar un solo disparo antes de quedar inutilizado. El fuerte sur mantuvo sus fuegos durante un tiempo mayor, pero fue finalmente inutilizado por la artillería naval chilena.

A las 8:00 de la mañana se dio inicio al desembarco. Se embarcaron la 1ª y 3ª compañías del regimiento Atacama'eli', al mando del subteniente Rafael Torreblanca,[7] y dos compañías del regimiento Zapadores comandadas por Manuel Villaroel, de las cuales lograron llegar hasta la playa unos 450 hombres.[8] Los peruanos se replegaron ordenadamente, pero los bolivianos no pudieron retroceder de igual forma. Sin embargo, problemas de coordinación en el ejército de Chile retrasaron el desembarco permitiendo a las tropas peruanas reagruparse y tomar mejores posiciones defensivas, dificultando el avance de los atacantes. Pese a la defensa, la infantería chilena logró tomar las trincheras peruanas y penetrar hacia el interior antes de ser desalojados en la primera oleada fallida. Las embarcaciones chilenas, entre tanto, regresaron a las naves en busca de una segunda oleada.

A las 10:00 de la mañana, tras tres horas de combate, las baterías fueron inutilizadas, lo que posibilitó al fin el avance de las lanchas chilenas protegidas por la artillería naval. La defensa aliada repelió también este desembarco lo que se tradujo en descoordinaciones en los oficiales chilenos que proponían desembarcar en Junín o en Pisagua Viejo o en Ilo pensando frustrado este primer desembarco[cita requerida].

Tras la primera oleada de asalto, logró embarcarse una segunda ola de soldados, el resto del regimiento Atacama, más 30 soldados del 2° de Línea bajo las órdenes de Emilio Larraín y tres compañías del Buin, estos últimos al mando del teniente coronel José María del Canto Arteaga,[8] mientras los blindados se acercaban a la costa para reducir la defensa. Sus disparos incendiaron los montones de carbón y sacos de salitre que servían de parapeto a los aliados, obligando a Recavarren a replegar su defensa ante la segunda carga chilena.

A las 14:00, más tropas chilenas desembarcaron en la playa vecina de Junín. Al ser informado de ello Recavarren decidió replegar los restos de sus tropas hacia la estación de San Roberto.

El ascenso chileno hacia posiciones más favorables fue muy difícil, dada las condiciones del terreno y la defensa de los aliados. La sucesiva incorporación de tropas permitió tomar finalmente las alturas, llegando hasta la pampa del Hospicio en la cumbre de la meseta.

Desenlace[editar]

Debido a los incendios y a lo tóxico del humo, los aliados retrocedieron cerro arriba y el segundo desembarco chileno pudo concretarse con éxito, llevando cerca de 100 hombres del Atacama, del Zapadores, del 2º de Línea y del Buin, quienes se incorporaron a los primeros grupos y cayeron sobre las tropas en la cumbre, derrotándolas en toda la línea. Al llegar el tercer desembarco chileno, el conflicto había terminado. A las tres de la tarde, el Teniente Rafael Torreblanca iza la bandera de Chile en un poste de Alto Hospicio.

A las 16:00 finalmente abandonan Pisagua Isaac Recavarren y su ayudante Del Mar y los últimos defensores. Llegan a San Roberto a las 16:30 donde se encontraba Juan Buendía. Después de un reconocimiento a los defensores y vivas a Bolivia y el Perú, inician la marcha a San Francisco.

Las bajas chilenas fueron de 58 muertos y de 155 heridos en el ejército y 10 muertos y 17 heridos en la armada; las de los aliados fueron calculadas en 200 entre muertos y heridos.

Al siguiente día desembarcamos con el general y recibí la primera impresión de los horrores de la guerra, porque nos encontramos en presencia de un cuadro verdaderamente infernal. La beodez, el incendio, la matanza, el pillaje y cuanto puedo idearse de odioso estaba allí a nuestra vista con grande escándalo mío, porque no concebía como los jefes y oficiales toleraban tanta licencia. Luego vi que el general en jefe era impotente para remediar el desorden, no por falta de voluntad para hacerlo, sino por incapacidad para mandar.

Memorias de José Francisco Vergara[9]

Los soldados chilenos me preguntaron quién era; les contesté que era sacerdote y que estaba a cargo de un hospital; les mostré mi corona, y ellos, generosos, aunque ebrios por el furor del combate, me dijeron que me retirara, que nada tuviese que temer, que el sitio era riesgoso por las muchas balas que atravesaban. Con esta confianza me regresé a la ramada de mi cuarto. Mas, a poco, esos soldados se convirtieron en mis protectores...

Exposición del canónigo peruano José Domingo Pérez al editor del Mercurio de Valparaíso[10]

Polémica sobre el autodenominado primer "desembarco anfibio orgánico" de la historia[editar]

Desembarco y batalla de Saint Cast, Francia, en 1758.
Mapa del desembarco y batalla de Callantsoog, en 1799.
Esquema de las defensas costeras francesas que los británicos debieron superar en la operación anfibia de Abukir, en 1801.
Cañoneo naval previo al desembarco de Bomarsund, 1854.
Esquema del apoyo de fuego naval durante el segundo desembarco contra Fort Fisher, en 1865.
Lucha entre la playa y la fortificación, con apoyo de tropas de marina, durante el segundo desembarco de Fort Fisher, 1865,
Se ha afirmado que las "tácticas anfibias eran un elemento integral del pensamiento del presidente Abraham Lincoln".[11]

Fuentes chilenas relacionadas a la Armada de Chile, y esta misma institución, en su material de divulgación afirman que el desembarco de Pisagua sería "el primer desembarco anfibio orgánico efectuado en el mundo",[12] frase reproducida textualmente, por ejemplo, en una columna de opinión firmada por un alto oficial de la armada chilena,[13] en efemérides publicadas por la prensa chilena[14] y en boletines de prensa del Senado de Chile.[15] Otras fuentes de dicho país, sin ofrecer referencias de respaldo, agregan que este hecho sería "reconocido mundialmente como el primer ataque anfibio en la guerras modernas",[16] [17] frase que es reproducida en efemérides y material histórico de divulgación relacionado también con el Ejército de Chile.[18] Al menos una publicación chilena matiza las afirmaciones anteriores, acotando que se trataría más bien de "la primera operación anfibia en gran escala realizada en América", aunque sin presentar el hecho dentro de una cronología de hechos similares que contextualice tal afirmación.[19]


Operaciones anfibias anteriores[editar]

Fuentes internacionales listan los siguientes desembarcos anfibios, con concurso de apoyo de artillería naval, fuerzas conjuntas de infantería de marina y ejército regular, en acciones que, venciendo al desembarcar fuego contrario, estuvieron estipuladas dentro de un esquema táctico, remitidas a los propósitos estratégicos de sus respectivos planificadores y que, en ocasiones, fueron motivo de ensayo o entrenamiento,[20] [21] [22] [23] como anteriores al de Pisagua:


Por ejemplo, los marines de la Royal Navy británica realizaron en 1761 (118 años antes de Pisagua), dentro de una operación que ocupó a más de 9.000 soldados, dos asaltos anfibios contra una fuerza de 3.000 franceses, que intentaron repelerlos desde un complejo de trincheras emplazado junto a las playas de Belle Île, en la costa de Bretaña. En el primero de dos desembarcos sucesivos, tropas de granaderos británicos lograron escalar un acantilado costero bajo fuego de los defensores, pero finalmente debieron retirase en desventaja. En un segundo desembarco, siempre bajo fuego de oposición, la fuerza expedicionaria logró establecer una cabeza de playa efectiva e internarse en la isla. Así, finalmente, pudieron sitiar y rendir la fortaleza donde se refugiaron los defensores una vez que colapsó su sistema de defensas de playa.[24] Esta y muchas otras acciones similares, como el desembarco y batalla de Saint Cast (fuerza de desembarco de 10.000 personas, contra 7.000 defensores en 1758), configuraron lo que se ha llamado una "metodología anfibia británica"[25] o la "estrategia anfibia"[26] del primer ministro William Pitt en la Guerra de los Siete Años.

Por su parte, para el historiador militar George B. Clark la "primerísima operación combinada de asalto anfibio en la historia de los Marines (de Estados Unidos de América)", ya se había producido más de un siglo antes que Pisagua, en 1776 (103 años antes de Pisagua), con el desemarco en Nassau, efectuado contra posiciones defendidas por los británicos en Bahamas.[27]

En 1781, por su parte, el mariscal Bernardo de Gálvez lideró una "audaz operación anfibia"[28] en la que una fuerza combinada de 8.000 tropas españolas y francesas, con participción de fuerzas regulares de ejército español (regimientos Hibernia, Irlanda, Ultonia, España, Soria, Navarro, Guadalajara, Mallorca, Navarra, Aragón, Batallón fijo de La Habana), la Infantería de Marina Española, marinería, fuerzas regulares francesas (regimientos Agenois, Gatinois, Cambresis, Poitiou y Orléans, entre otros), junto con tropas milicianas de diversas colonias españolas del Caribe. Esta fuerza expedicionaria emprendió un desembarco y asalto, con apoyo de fuego de sus naves, contra posiciones fortificadas defendidas por los británicos en Pensacola, donde lucharon hasta rendir la fortaleza enemiga y tomar la ciudad.

Los desembarcos de Abercrombie[editar]

En 1799 (80 años antes de Pisagua) el británico Ralph Abercromby lideró un desembarco de 12.000 hombres de una fuerza combinada anglo-rusa en Callantsoog, Holanda, en el marco de las guerras contra Francia Revolucioria y sus aliados. Los invasores tuvieron que vencer la resistencia de un nutrido destacamento holandés comandado por el general Herman Willem Daendels, que apostó sus defensas (contaba con unos 10.000 hombres) tras la primera línea de dunas inmediata a la playa con el fin de protegerlas del intenso fuego naval de los invasores.[29] Esta acción es catalogada como una "operación anfibia temprana" por fuentes dependientes de la Marina de Estados Unidos.[30]

En 1801 (78 años antes de Pisagua) una fuerza de 6.000 británicos desebarcó en Abukir, Egipto, con ayuda y apoyo artillero de una fuerza naval anglo-otomana. El desembarco de Abukir se desarrolló bajo el fuego de una ciudadela y su respectivo destacamento, consistente en 2.000 soldados franceses, que habían preparado defensas adicionales en la cercanía de la playa por espacio de 6 días, aprovechando que una tromenta dilató las operaciones e hizo, junto a indiscretos movimientos de la armada británica, perder el factor sorpresa. Esta operación combinada en Abukir permitió que, posteriormente, el grueso de la fuerza expedicionaria lograra llegar a tierra con seguridad. El sitio web Globalsecurity, en una reseña sobre historia de las operaciones anfibias, asegura al respecto que "el éxito del desembarco en la Bahía de Abukir fue debido a la cuidadosa planificación, preparación y ensayo realizado de antemano. Las naves de desembarco fueron cuidadosamente dispuestas para permitir hacer tierra a las tropas con el orden táctico adecuado y desplegarse para el combate inmediatamente. Y la cooperación armoniosa entre Abercromby y Lord Keith (que permitió Abercromby encabezar la expedición) ayudó a evitar conflictos graves".[20]

Guerra de Crimea[editar]

En el contexto de la Guerra de Crimea, en junio de 1854 una fuerza combinada anglo-francesa de 12.000 hombres, incluyendo 2.000 Royal Marines británicos [31] junto a al menos un regimiento y un grupo de artillería de tropas de marina francesas,[32] realizó dos desembarcos anfibios consecutivos contra la fortaleza rusa de Bomarsund en Aland, Mar Báltico, que terminaron con la rendición y demolición de este reducto tras una encarnizada resistencia que no pudo contener lo que se ha llamado el "poder anfibio aliado".[33] Pero esta fue apenas una entre muchas operaciones similares ocurridas durante esa guerra, pues el desarrollo de la etapa central del conflicto requirió de la realización de una enorme operación anfibia que encontró alguna resistencia el 14 de septiembre de 1854 (25 años antes que Pisagua) en las playas de la Bahía Calamita (llamada irónicamente "Calamity Bay", "Bahía Calamidad"),[34] en la antesala de la gran Batalla del río Almá, donde se revelaron fallas en la coordinación entre las fuerzas aliadas inglesas, francesas y turcas, además de las inherentes dificultades logísticas de poner en una cabeza de playa una fuerza de más 63.000 personas y 128 cañones, con sus respectivas municiones, víveres y líneas de suministro. Incluso enfrentando esas fallas y dificultades, "algunos eruditos consideran Crimea dentro de un debate mayor acerca del desarrollo de la guerra, contrastando las tacticas de infantería "napoleónicas" y las cargas de caballería pre-industriales, con ejemplos "industriales" tales como las operaciones anfibias movidas gracias al poder del vapor".[35]

Guerra de Secesión de Estados Unidos[editar]

Por su parte, el número de operaciones anfibias durante la Guerra de Secesión de Estados Unidos fue abundante, de modo que se ha dicho que "las tácticas anfibias eran un elemento integral en el pensamiento del presidente Abraham Lincoln".[11] Esta "experiencia estadounidense con operaciones anfibias durante la Guerra Civil produjo resultados mixtos hasta la acción final en el Fuerte Fisher en enero de 1865",[11] 14 años antes de Pisagua. Este asalto contra el Fuerte Fisher (Wilmington) fue el segundo y exitoso de dos intentos de desembarco masivo contra la misma fortificación en el marco de dicha guerra civil. Una fuente de la US Navy señala que estas "dos operaciones también destacaron la importancia del apoyo de fuego naval para una operación anfibia, particularmente cuando se coordinó con el esquema de maniobra en tierra".[36]

Referencias[editar]

  1. Historia de Chile de Encina-Castedo, Capítulo VI
  2. Las cifras son muy dísimiles entre sí. Dandose en documentos chilenos las siguientes: 5.000 hombres desembarcarían en Pisagua y 2.000 en Junín, mas una reserva embarcada de 2.500 soldados.
  3. Boletín de la Guerra del Pacífico pág. 432
  4. Machuca, Francisco. "Las cuatro campañas de la guerra del pacífico." pág. 261
  5. Mason, Theodorus: Guerra en el Pacífico Sur, Ed. Francisco de Aguirre, 1971
  6. como fue la guerra
  7. Parte del comandante del Regimiento Atacama Juan Martínez
  8. a b Parte del coronel
  9. "Memorias de Jose Francisco Vergara" pág. 37
  10. Ahumada Moreno, Pascual (1884). Guerra del Pacífico. pp. 108 – 109. 
  11. a b c Ohls, Gary J. (Otoño 2006). «Fort Fisher: Amphibious Victory in the American Civil War». Naval War College Review 59 (4): 81–99. Consultado el 9 de junio de 2015. 
  12. «Asalto y Toma de Pisagua - 2 de noviembre de 1879». Reseña histórica en sitio web de la Armada de Chile. Consultado el 8 de junio de 2015. 
  13. Valdivia (Contraalmirante, Comandante en jefe de la IV Zona Naval), José (30 de octubre de 2004). «Toma de Pisagua». La Estrella de Iquique (El Mercurio SAP). Consultado el 11 de junio de 2015. 
  14. «Efemérides: el 2 de noviembre de 1879 fue la toma de Pisagua». http://noticias.terra.cl. 2 nov 2014 07:59. Consultado el 9 de junio de 2015. 
  15. «Reivindicarán la figura de Juan Amador Barrientos, el héroe olvidado de la Guerra del Pacífico». Boletín Nº 7350-04. Departamento de Prensa del Senado de Chile. 09/12/2010. Consultado el 9 de junio de 2015. 
  16. González, Rafael Mellafe Maturana, Mauricio Pelayo (2007). La guerra del Pacífico: en imágenes, relatos, testimonios (1. ed edición). Santiago, Chile: Ediciones Centro de Estudios Bicentenario. p. 150. ISBN 9568147330. 
  17. Pelayo González, Mauricio. «Asalto y Toma de Pisagua Campañas Terrestres de la Guerra del Pacífico». laguerradelpacifico.cl. Consultado el 9 de junio de 2015. 
  18. Herbstaedt M., Carolina (2012). «Desembarco y toma de Pisagua: Domingo, 2 de noviembre, 1979». academiamilitar.cl. Academia de Historia Militar, Museo de Historia Militar, Ejército de Chile. Consultado el 9 de junio de 2015. 
  19. Peri Fagerstrom, René (1981). Los batallones Bulnes y Valparaíso en la Guerra del Pacífico. p. 83. 
  20. a b «Amphibious Warfare History». GlobalSecurity.org (en inglés). 05-07-2011 02:20:31 (última modificación). Consultado el 9 de junio de 2015. 
  21. Bartlett, Merrill L. (1983). Assault from the Sea: Essays on the History of Amphibious Warfare. Annapolis, Maryland: Naval Institute Press. ISBN 9781612515755. 
  22. Bruce, Anthony; Cogar, William (2014). Encyclopedia of Naval History (artículo "Amphibious Warfare"). Hoboken: Taylor and Francis. p. 12. ISBN 1135935343. Consultado el 9 de junio de 2015. 
  23. Whitehouse, Arch; Whitehouse, Arthur George Joseph (1963). Amphibious Operations. Doubleday. 
  24. Garans, Louis (1988). L'authentique journal de l'invasion anglaise de Belle-Îsle en Mer en 1761. Imprimerie Belliloise. 
  25. Syrett, David (de enero de 1972). «THE METHODOLOGY OF BRITISH AMPHIBIOUS OPERATIONS DURING THE SEVEN YEARS AND AMERICAN WARS». The Mariner's Mirror 58 (3): 269–280. doi:10.1080/00253359.1972.10658666. Consultado el 9 de junio de 2015. 
  26. Lovering, Lt.Cdr. T.T.A. (2009). «Quebec 1759: The Jewelled Bracelet». JOINT SERVICES COMMAND AND STAFF COLLEGE. Consultado el 9 de junio de 2015. 
  27. Clark, George B. (2010). Battle History of the United States Marine Corps, 1775-1945. Jefferson: McFarland & Co., Publishers. p. 14. ISBN 0786456213. Consultado el 9 de junio de 2015. 
  28. De la Cierva, Ricardo (1991). La gran historia de América desde la época precolombina hasta nuestros días. Epoca. p. 1038. 
  29. "Un subalterno" (1861). The campaign in Holland, 1799. W. Mitchell. p. 10. Consultado el 9 de junio de 2015. 
  30. «Early Amphibious Warfare: 1799, Anglo-Russian force lands in North Holland». Sitio de la N75 Expeditionary Warfare Division de la US Navy (en inglés). Expeditionary Warfare Division (N75), in the Office of the Chief of Naval Operations. Consultado el 9 de junio de 2015. 
  31. Brooks, Richard (2002). The Royal Marines: 1664 to the present. Annapolis, MD: Naval Institute Press. p. 165. ISBN 155750007X. 
  32. «Bomarsund». troupesdemarine.org (en francés). Fédération des Troupes de Marine. Consultado el 9 de junio de 2015. 
  33. Lambert, Andrew Lambert. The Crimean War: British Grand Strategy against Russia, 1853–56 (2ª edición). Ashgate Publishing Ltd. p. 200. ISBN 9781409482598. 
  34. Figes, Orlando (2010). The Crimean War: A History. New York: Picador Press. p. 201. ISBN 1429997249. Consultado el 9 de junio de 2015. 
  35. Lambert2, Andrew Lambert. The Crimean War: British Grand Strategy against Russia, 1853–56 (2ª edición). Ashgate Publishing Ltd. p. 21. ISBN 9781409482598. 
  36. «Amphibious Warfare: Nineteenth Century, 1865 - Second expedition to Wilmington, NC captures Fort Fishe». Sitio de la N75 Expeditionary Warfare Division de la US Navy (en inglés). Expeditionary Warfare Division (N75), in the Office of the Chief of Naval Operations. Consultado el 9 de junio de 2015.