Dermatología

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Dermatología
(especialidad médica)
Dermatología Quirúrgica.jpg
Dermatólogo cirujano suturando una abdominoplastia
Características técnicas

La dermatología es una especialidad clínico-quirúrgica que estudia y trata el órgano cutáneo, el médico especializado en este órgano es llamado "dermatólogo".

Formación[editar]

La piel es el órgano de mayor extensión del cuerpo, su gran superficie oscila entre 1,6 y 2 metros cuadrados en el adulto. Muchas enfermedades de este órgano se presentan aisladas, sin embargo otras son exteriorizaciones de dolencias internas. El médico ya especialista en dermatología se llama dermatólogo, para obtener la titulación es preciso completar la carrera de medicina y posteriormente realizar la formación especializada en dermatología que es de duración variable dependiendo del país, en la Unión Europea generalmente son 4 años. El dermatólogo además de saber diagnosticar y tratar las enfermedades de la piel, posee conocimientos de cirugía y otras especialidades médicas, incluyendo reumatología, inmunología, neurología, enfermedades infecciosas y endocrinología.

Subespecialidades[editar]

  • Dermatología quirúrgica. La Dermatología quirúrgica es una subespecialidad de la dermatología que se involucra en procedimientos quirúrgicos oncológicos (cirugía micrográfica de Mohs, escisión local y amplia) y estéticos reparativos (trasplante capilar, blefaroplastia, lifting facial, liposucción y lipotransferencia entre otras).[1]​ También proporciona soluciones a intervenciones menores de baja complejidad (crioterapia, electroterapia y laserterapia). Estos últimos al ser procedimientos ambulatorios no requieren una preparación previa y tampoco es necesario un control posterior, ya que el paciente se retira a su domicilio al finalizar el procedimiento. Se realizan en tejidos superficiales, fundamentalmente sobre la piel (epidermis, dermis y tejido celular subcutáneo) y faneras (pelo y uñas). No precisan instrumental quirúrgico sofisticado. Se hacen bajo anestesia local, lo que disminuye aún más el escaso riesgo que conllevan las técnicas quirúrgicas mayores. Todo ello se traduce en la baja posibilidad de aparición de complicaciones intra o postoperatorias. Estas intervenciones menores pueden dar inmediata respuesta a demandas de patologías frecuentes urgentes (melanomas, querato-acantomas, forunculosis, quistes epidérmicos infectados, patologías sistémicas con repercusión en piel que requieren un diagnóstico rápido, etc.) o no (tumores malignos de bajo riesgo, quistes epidérmicos, lipomas, nevos displásicos severos, etc.).

Lesiones elementales[editar]

Las lesiones elementales de la piel son la base de todos los problemas dermatológicos. Se dividen en primarias y secundarias. Las primarias son: pápula, nódulo, roncha, vesícula, ampolla, pústula, absceso y quiste. Las secundarias son: costra, escara, úlcera, grieta, fisura, atrofia, esclerosis y liquenificación.[2]

Enfermedades[editar]

Algunas de las enfermedades de las que se ocupa la dermatología se mencionan en la siguiente tabla.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Jonathan Kantor: Dermatologic Surgery.
  2. Roberto Arenas: Dermatología. Atlas, diagnóstico y tratamiento.

Enlaces externos[editar]