Artículo bueno

Demografía de México

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Demografía de México
Población 124 286 623[1]
Densidad 57 hab/km²
Tasa de crecimiento 1,8%
Tasa de natalidad 18,3‰
Tasa de fertilidad 2,7
Idiomas
Oficial español

La población de México es de 124 millones de habitantes,[2]​ la mayor entre los países de habla hispana, la segunda de América Latina tras la de Brasil y la undécima en el mundo. A lo largo del siglo XX la población mexicana pasó de 13,6 a 97,5 millones de habitantes al crecer a tasas en torno al 3 % anual entre 1940 y 1980. Este ritmo de crecimiento, generalizado en los países en desarrollo en ese periodo, fue calificado de transición demográfica y motivó la adopción de una política de control de la natalidad a partir de los años setenta. Aunque esta tendencia se ha reducido y la tasa promedio de crecimiento anual de los últimos años ha sido menor al 1,50 %, la transición demográfica aún está en progreso, y México cuenta con una gran cohorte de jóvenes. La ciudad más poblada del país es la capital, la Ciudad de México, con una población de 8,7 millones de habitantes (2005), y el área metropolitana de la ciudad es la más poblada del país con 20 137 152 habitantes (2010). Aproximadamente el 50 % de la población vive en una de las 55 áreas metropolitanas de México.

El organismo encargado de elaborar los censos demográficos es el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). El Consejo Nacional de Población (CONAPO), dependiente de la Secretaría de Gobernación, es la institución encargada de analizar, evaluar y sistematizar información sobre los fenómenos demográficos. La Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), entre otras cosas, se encarga de la investigación y el análisis sociodemográfico y lingüístico de los pueblos indígenas de México.

Evolución demográfica[editar]

Evolución de la población de México durante el periodo 1700-2020.

  • En el siglo XVIII la población mexicana era de 3 a 4 millones de personas.
  • En el momento de independizarse, el país tenía cerca de 6 millones de habitantes, aunque se redujo a 5 millones tras las guerras de independencia (1808-1822). Esta se componía de un millón de blancos, 1.3 millón de mestizos, zambos y mulatos (castas) y 3.6 millones de indígenas.[3]
  • En 1825 tenía 6,8 millones de habitantes, unos 70 000 peninsulares, 1 200 000 criollos, 1 900 000 mestizos (o de castas), 3 700 000 indígenas y 10 000 negros.[4]
  • En 1838 tenía 7,8 millones de habitantes, incluyendo una gran colonia de norteamericanos en Texas, tras la independencia de ese estado la población cayó a 7 millones.
  • En 1846 al iniciarse la guerra con Estados Unidos el país tenía 7,5 millones de habitantes.
  • En 1858, al llegar a la presidencia Benito Juárez, el país tenía 8,3 millones de personas, aunque tras la guerra civil ésta se redujo a 8,2 millones.
  • En 1862 la población era de 8,8 millones, tras la invasión francesa en 1868 era de 8,396 millones.
  • En 1872 al morir Juárez, la población era de 9 millones.
  • En 1876 año en que se inicia la presidencia de Porfirio Díaz, había 9,5 millones de mexicanos.
  • En 1900 eran 13,6 millones de habitantes.
  • En 1910, al inicio de la Revolución mexicana, el país tenía 15,2 millones de habitantes. Durante la guerra fueron muertas 2 millones[5]​ y desplazadas un millón a los EE. UU. Para cuando ésta terminó, el país tenía 14,3 millones de habitantes.
  • En 1929, con la Gran Depresión, el país tenía 15,6 millones de habitantes.
  • En 1940 había 22,6 millones de mexicanos.
  • En 1950 eran 39,7 millones.
  • En 1960 eran 50,5 millones.
  • En 1970 eran 63,2 millones.
  • En 1980 eran 75,8 millones.
  • En 1990 eran 90,6 millones.
  • En 2000 eran 101,5 millones.
  • En 2010 eran 117 millones.
  • En 2017 eran 123,1 millones.

Notas y fuentes de información:

1. Los datos de los años de 1521 a 1892, fueron seleccionados del cuadro que aparece en el apéndice A del Análisis Demográfico de México de Benítez Zenteno Raúl. Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, México, 1961.

2. Los datos de los años de 1895 al 2000, fueron tomados de Censos Generales de Población y Vivienda. Dirección General de Estadística, hoy INEGI.

3. Los datos de los años 2010 y 2020, fueron tomados del cuadro "Proyecciones de la Población", en La Situación Demográfica de México, del CONAPO, México,2000

Según estimaciones recientes, México sufrirá un periodo de envejecimiento de la población, sobre todo en el ambiente rural norteño, donde la población joven emigra a los EE. UU.. A la larga, la tasa de natalidad también bajará y aumentará la esperanza de vida. Sin embargo, este envejecimiento no será tan drástico como en el caso de los países europeos.

En la siguiente tabla se muestra un cálculo aproximado de la tasa de envejecimiento.[4]

Año Población total Población mayor de 60
2000 98.881.308 6.843.969
2025 146.343.048 17.561.222
2050 201.221.691 35.713.967

Dinámica poblacional[editar]

Población total de México (1895-2005).
Tasa de crecimiento natural de la población mexicana (1895-2000).
Pirámide de población] (2009).
Estados de México por densidad de población.

Durante el período de prosperidad económica que los historiadores económicos han llamado el "Milagro Mexicano" (1930-1970), el gobierno realizó inversiones considerables en programas sociales con el fin de reducir la mortalidad infantil e incrementar la esperanza de vida; esto, a su vez, produjo un incremento demográfico intenso entre 1930 y 1980. Desde entonces, la tasa de crecimiento poblacional ha disminuido del máximo histórico de 3,5 % anual, en 1965 a 0,99 % el 2005. Aunque México está en camino a la tercera fase de la transición demográfica, cerca del 50 % de la población en el 2005 tenía 25 años de edad o menos.[6]​ La tasa global de fecundidad también se redujo de 5,7 hijos por mujer en 1976 a 2,2 en el 2006.[7]

Desde la década de 1980, la población mexicana se ha descentralizado lentamente: del 2000 al 2005 la tasa anual promedio de crecimiento de la capital, el Distrito Federal, fue la cuarta más baja entre las entidades federativas del país, con tan solo 0,2 %. El estado con la tasa de crecimiento más baja en el mismo periodo fue Michoacán (-0,1 %), mientras que los estados con las mayores tasas de crecimiento fueron Quintana Roo (4,7 %) y Baja California Sur (3,4%),[8]​ los cuales fueron los últimos territorios en convertirse en estados de la federación en la década de 1970. La tasa neta de migración anual promedio del Distrito Federal en el mismo periodo fue negativa y la más baja de todas las entidades federativas del país, mientras que los estados con la tasa neta de migración más alta fueron Quintana Roo (2,7), Baja California (1,8) y Baja California Sur (1,6).[9]​ Aunque la tasa de crecimiento anual aún es positiva (1 %), la tasa neta de migración internacional es negativa (-4,75 por cada 1.000 habitantes), dado el intenso flujo migratorio hacia los Estados Unidos; se estima que 5,3 millones de Mexicanos indocumentados vivían en los Estados Unidos en el 2004,[10]​ y 18,2 millones de ciudadanos de aquel país en el 2000 declararon ser de ascendencia mexicana.[11]​ México, de hecho, es el segundo país que más inmigrantes ha aportado a los Estados Unidos, después de Alemania.

Los estados y el Distrito Federal que conforman la federación mexicana se conocen como "entidades federativas". Las cinco entidades federativas más pobladas de México en el 2005 fueron el estado de México (14,4 millones), el Distrito Federal (8,7 millones), Veracruz (7,1 millones), Jalisco (6,7 millones) y Puebla (5,4 millones), los cuales en conjunto albergaban al 40,7 % de la población del país. La Ciudad de México, siendo a su vez el Distrito Federal, es la ciudad más poblada del país, mientras que la Zona Metropolitana de la Ciudad de México, formada por la ciudad misma y diversos municipios adyacentes, es la novena conurbación más poblada del mundo.[12]

El crecimiento de población intenso de los estados del norte, especialmente en la frontera con los Estados Unidos, cambió el perfil demográfico de México durante la segunda mitad del siglo XX, ya que desde 1967, mediante el Tratado de la Industria Maquiladora entre los Estados Unidos y México, todos los productos manufacturados en las ciudades fronterizas podían entrar libres de impuestos a los Estados Unidos. Desde que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte entró en vigor, todos los productos ahora entran libres de impuestos a los Estados Unidos sin importar su estado de origen. De esta manera, el porcentaje de las exportaciones de las ciudades fronterizas ha disminuido,[13]​ lo cual, aunado al proceso de descentralización, ha permitido el desarrollo de nuevos centros regionales de crecimiento económico, como Guadalajara, Monterrey, Puebla, San Luis Potosí, León y Torreón, entre otros. El porcentaje de la clasificación por edades es de:

  • 0-14 años: 18,6 %;
  • 15-64 años: 67,3 %;
  • 65 años y más: 14,1 %.

Estimaciones de la ONU[editar]

De acuerdo a la version 2012 de el World Population Prospects, la población total de México era 117,886,000 en 2010, comparado con sólo 28,296,000 en 1950. La proporción de infantes con 15 años o menos en 2010 era 30%, 64% de la población tenía entre 15 y 65 años y 6% era mayor de 65 años.[14]

población total
(x 1000)
Proporción
0–14 años
(%)
Proporción
15–64 años
(%)
Proporción
65 años o más
(%)
1950 28 296 42.5 54.1 3.5
1955 33 401 44.5 52.2 3.3
1960 38 677 45.9 50.8 3.4
1965 45 339 46.8 49.6 3.5
1970 52 988 46.6 49.7 3.7
1975 61 708 46.2 50.1 3.7
1980 70 353 44.7 51.5 3.8
1985 77 859 42.1 53.9 3.9
1990 86 077 38.5 57.2 4.3
1995 95 393 35.9 59.6 4.5
2000 103 874 34.1 61.0 4.9
2005 110 732 32.3 62.4 5.3
2010 117 886 30.0 64.0 6.0
2015 127 017 27.6 65.9 6.5
2020 134 837 25.6 66.9 7.6

Estructura de la población en 2010:[15]

Hombres mujeres Total %
Total 54 855 231 57 481 307 112 336 538 100
0-4 5 346 943 5 181 379 10 528 322 9,37
5-9 5 604 175 5 443 362 11 047 537 9,83
10-14 5 547 613 5 392 324 10 939 937 9,78
15-19 5 520 121 5 505 991 11 026 112 9,82
20-24 4 813 204 5 079 067 9 892 271 8,81
25-29 4 205 975 4 582 202 8 788 177 7,82
30-34 4 026 031 4 444 767 8 470 798 7,54
35-39 3 964 738 4 328 249 8 292 987 7,38
40-44 3 350 322 3 658 904 7 009 226 6,24
45-49 2 824 364 3 104 366 5 928 730 5,28
50-54 2 402 451 2 661 840 5 064 291 4,51
55-59 1 869 537 2 025 828 3 895 365 3,47
60-64 1 476 667 1 639 799 3 116 466 2,77
65-69 1 095 273 1 221 992 2 317 265 2,06
70-74 873 893 1 000 041 1 873 934 1,67
75-79 579 689 665 794 1 245 483 1,11
80-84 355 277 443 659 798 936 0,71
85-89 197 461 256 703 454 164 0,40
90-94 68 130 96 794 164 924 0,15
95-99 25 920 39 812 65 732 0,06
100+ 7 228 11 247 18 475 0,02
unknown 700 219 697 187 1 397 406 1,24
Grupo de edad Hombres Mujeres Total Porcentaje
0-14 16 498 731 16 017 065 32 515 796 28,94
15-64 34 453 410 37 031 013 71 484 423 63,63
65+ 3 202 871 3 736 049 6 938 913 6,18

Estadística vitales[editar]

Nacimientos y muertes registrados[editar]

Estadísticas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, nótese que la cifra de nacimentos incluye nacimientos por mujeres no residentes por lo que la taza de nacimientos ha sido sobreestimada durante las últimas dos decadas.[16][17]

Población promedio (x 1000)[18] Nacimientos Muertes Cambio natural Taza de nacimiento (por 1000) Taza de muerte (por 1000) Cambio natural (por 1000) TN
1936 786 388
1937 820 469
1938 822 586 43.5
1939 857 951 44.6
1940 19 763 875 471 44.3
1941 20 208 878 935 43.5
1942 20 657 940 067 45.5
1943 21 165 963 317 45.5
1944 21 674 958 119 44.2
1945 22 233 999 093 44.9
1946 22 779 994 838 442 935 551 903 43.7 19.4 24.3
1947 23 440 1 079 816 390 087 689 729 46.1 16.6 29.5
1948 24 129 1 090 867 407 708 683 159 44.7 16.9 27.8
1949 24 833 1 109 446 438 970 670 476 46.0 17.7 28.3
1950 28 296 1 174 947 418 430 756 517 41.5 14.8 26.7
1951 29 110 1 183 788 458 238 725 550 40.7 15.7 24.9
1952 29 980 1 195 209 408 823 786 386 39.9 13.6 26.2
1953 30 904 1 261 775 446 127 815 648 40.8 14.4 26.4
1954 31 880 1 339 837 378 752 961 085 42.0 11.9 30.1
1955 32 906 1 377 917 407 522 970 395 41.9 12.4 29.5
1956 33 978 1 427 722 368 740 1 058 982 42.0 10.9 31.2
1957 35 095 1 485 202 414 545 1 070 657 42.3 11.8 30.5
1958 36 253 1 447 578 404 529 1 043 049 39.9 11.2 28.8
1959 37 448 1 589 606 396 924 1 192 682 42.4 10.6 31.8
1960 38 677 1 608 174 402 545 1 205 629 41.6 10.4 31.2
1961 39 939 1 647 006 388 857 1 258 149 41.2 9.7 31.5
1962 41 234 1 705 481 403 046 1 302 435 41.4 9.8 31.6
1963 42 564 1 756 624 412 834 1 343 790 41.3 9.7 31.6
1964 43 931 1 849 408 408 275 1 441 133 42.1 9.3 32.8
1965 45 339 1 888 171 404 163 1 484 008 41.6 8.9 32.7
1966 46 784 1 954 340 424 141 1 530 199 41.8 9.1 32.7
1967 48 264 1 981 363 420 298 1 561 065 41.1 8.7 32.3
1968 49 788 2 058 251 452 910 1 605 341 41.3 9.1 32.2
1969 51 361 2 037 561 458 886 1 578 675 39.7 8.9 30.7
1970 52 988 2 132 630 485 656 1 646 974 40.2 9.2 31.1
1971 54 669 2 231 399 458 323 1 773 076 40.8 8.4 32.4
1972 56 396 2 346 002 476 206 1 869 796 41.6 8.4 33.2
1973 58 156 2 572 287 458 915 2 113 372 44.2 7.9 36.3
1974 59 931 2 522 580 433 104 2 089 476 42.1 7.2 34.9
1975 61 708 2 254 497 435 888 1 818 609 36.5 7.1 29.5
1976 63 486 2 366 305 455 660 1 910 645 37.3 7.2 30.1 5.7
1977 65 261 2 379 327 450 454 1 928 873 36.5 6.9 29.6
1978 67 013 2346 862 418 381 1928 481 35.0 6.2 28.8
1979 68 715 2 274 267 428 217 1 846 050 33.1 6.2 26.9
1980 70 353 2 446 238 434 465 2 011 773 34.8 6.2 28.6
1981 71 916 2 530 662 424 274 2 106 388 35.2 5.9 29.3 4.4
1982 73 416 2 392 849 412 345 1 980 504 32.6 5.6 27.0
1983 74 880 2 609 088 413 403 2 195 685 34.8 5.5 29.3
1984 76 351 2 511 894 410 550 2 101 344 32.9 5.4 27.5
1985 77 859 2 655 671 414 003 2 241 668 34.1 5.3 28.8
1986 79 410 2 577 045 400 079 2 176 966 32.5 5.0 27.4
1987 80 999 2 794 390 400 280 2 394 110 34.5 4.9 29.6 3.8
1988 82 635 2 622 031 412 987 2 209 044 31.7 5.0 26.7
1989 84 327 2 620 262 423 304 2 196 958 31.1 5.0 26.1
1990 86 077 2 735 312 422 803 2 312 509 31.8 4.9 26.9 3.38
1991 87 890 2 756 447 411 131 2 345 316 31.4 4.7 26.7 3.28
1992 89 758 2 797 397 409 814 2 387 583 31.2 4.6 26.6 3.20
1993 91 654 2 839 686 416 335 2 423 351 31.0 4.5 26.4 3.12
1994 93 542 2 904 389 419 074 2 485 315 31.0 4.5 26.6 3.04
1995 95 393 2 750 444 430 278 2 320 166 28.8 4.5 24.3 2.97
1996 97 202 2 707 718 436 321 2 271 397 27.9 4.5 23.4 2.90
1997 98 969 2 698 425 440 437 2 257 988 27.3 4.5 22.8 2.83
1998 100 679 2 668 429 444 665 2 223 764 26.5 4.4 22.1 2.77
1999 102 317 2 769 089 443 950 2 325 139 27.1 4.3 22.7 2.71
2000 103 874 2 798 339 437 667 2 360 672 26.9 4.2 22.7 2.66
2001 105 340 2 767 610 443 127 2 324 483 26.3 4.2 22.1 2.61
2002 106 724 2 699 084 459 687 2 239 397 25.3 4.3 21.0 2.56
2003 108 056 2 655 894 472 140 2 183 754 24.6 4.4 20.2 2.52
2004 109 382 2 625 056 473 417 2 151 639 24.0 4.3 19.7 2.48
2005 110 732 2 567 906 495 240 2 072 666 23.2 4.5 18.7 2.45
2006 112 117 2 505 939 494 471 2 011 468 22.4 4.4 17.9 2.41
2007 113 530 2 655 083 514 420 2 140 663 23.4 4.5 18.9 2.38
2008 114 968 2 636 110 539 530 2 096 580 22.9 4.7 18.2 2.35
2009 116 423 2 577 214 564 673 2 012 541 22.1 4.9 17.3 2.31
2010 114 255 2 643 908 592 018 2 051 890 23.1 5.2 17.9 2.28
2011 115 683 2 586 287 590 693 1 995 594 22.3 5.1 17.2 2.25
2012 117 054 2 498 880 602 354 1 896 526 21.3 5.1 16.2 2.27
2013 118 395 2 478 889 623 599 1 855 290 20.9 5.3 15.6 2.24
2014 119 713 2 463 420 633 641 1 829 779 20.5 5.3 15.2 2.22
2015 121 005 2 353 596 655 694 1 697 902 19.4 5.4 14.0 2.13
2016 122 298 2 293 708 685 763 1 607 945 18.8 5.6 13.2 2.08
2017 123 415 2 188 069 719 259 1 468 361 18.0 5.9 12.1 1.97

Estimaciones de la ONU[editar]

Periodo Nacimientos
por año
Muertes
por año
Cambio natural
por año
TN* TM* CN* TF* TMI* Espectativa de vida
total
Espectativa de vida
hombres
Espectativa de vida
mujeres
1950–1955 1 469 000 509 000 959 000 48.0 16.7 31.3 6.70 121 50.7 48.9 52.5
1955–1960 1 675 000 483 000 1 193 000 46.8 13.5 33.3 6.80 102 55.3 53.3 57.3
1960–1965 1 878 000 481 000 1 397 000 44.7 11.5 33.3 6.75 88 58.5 56.4 60.6
1965–1970 2 147 000 510 000 1 637 000 43.7 10.4 33.3 6.75 80 60.3 58.2 62.5
1970–1975 2 434 000 521 000 1 913 000 42.4 9.1 33.4 6.50 69 62.6 60.1 65.2
1975–1980 2 406 000 490 000 1 916 000 36.4 7.4 29.0 5.25 57 65.3 62.2 68.6
1980–1985 2 352 000 470 000 1 882 000 31.7 6.3 25.4 4.25 47 67.7 64.4 71.2
1985–1990 2 385 000 466 000 1 919 000 29.1 5.7 23.4 3.63 40 69.8 66.8 73.0
1990–1995 2 493 000 470 000 2 022 000 27.5 5.2 22.3 3.16 33 71.8 69.0 74.6
1995–2000 2 535 000 471 000 2 064 000 25.4 4.7 20.7 2.80 28 73.7 71.3 76.1
2000–2005 2 449 000 492 000 1 958 000 22.8 4.6 18.2 2.54 21 75.0 72.4 77.4
2005–2010 2 355 000 513 000 1 841 000 20.6 4.5 16.1 2.37 17 76.3 73.7 78.6
* TN = taza de nacimientos (por 1000); TM = taza de mortalidad (por 1000); CN = cambio natural (por 1000); TMI = taza de mortalidad infantil por 1000 nacimientos; TF = taza de fertilidad (número de infantes por mujer)[14]

Migración internacional[editar]

Inmigración en México[editar]

Población extranjera (2010)[19]
No. País Hab.
1 Bandera de Estados Unidos Estados Unidos 738 103
2 Bandera de España España[20] 77 069
3 Bandera de Guatemala Guatemala 35 322
4 Bandera de Colombia Colombia 13 922
5 Bandera de Italia Italia[21] 13 735
6 Bandera de Argentina Argentina 13 696
7 Bandera de Cuba Cuba 10 215
8 Bandera de Honduras Honduras 10 991
9 Bandera de Venezuela Venezuela 10 063
10 Bandera de El Salvador El Salvador 8 088
11 Bandera de Canadá Canadá 7 943
12 Bandera de Francia Francia 7 163
13 Bandera de la República Popular China China 6 655
14 Bandera de Alemania Alemania 6 214
15 Bandera del Perú Perú 5 886
16 Bandera de Chile Chile 5 267
17 Bandera de Brasil Brasil 4 532
18 Bandera de Corea del Sur Corea del Sur 3 960
19 Bandera de Nicaragua Nicaragua 3 572
20 Bandera de Uruguay Uruguay 3 528
21 Bandera de Suiza Suiza 3 503
22 Bandera de Ecuador Ecuador 3 490
23 Bandera de Reino Unido Reino Unido 3 306
24 Bandera de Costa Rica Costa Rica 3 285
25 Bandera de Japón Japón 3 006
26 Bandera de Rusia Rusia 2 981
27 Bandera de Polonia Polonia 2 635
28 Bandera de Haití Haití 2 535
29 Bandera de Belice Belice 2 270
30 Bandera de Líbano Líbano 2 105

Durante la década de 1970 y 1980, México abrió sus puertas a los inmigrantes perseguidos de Latinoamérica, principalmente refugiados políticos de Argentina, Chile, Cuba, Perú, Brasil, Colombia, Venezuela y Centroamérica. Igualmente de países europeos tales como España. Una segunda ola de inmigrantes ha llegado a causa de las dificultades económicas de algunos países de la región. La comunidad argentina, cuyo tamaño se ha estimado entre 11 000 y 30 000 personas,[22][23]​ es la segunda comunidad de extranjeros más grandes del país, después de la comunidad de estadounidenses.

México es el país donde más ciudadanos estadounidenses viven en el extranjero. La Asociación de Ciudadanos Estadounidenses en el Extranjero ha estimado que poco más de un millón de ciudadanos estadounidenses viven en México (es decir, el 1 % de la población total de México, y el 25 % de todos los ciudadanos estadounidenses que viven en el extranjero).[24]​ Este fenómeno migratorio bien se puede explicar por la integración cada vez mayor de ambos países bajo el TLCAN, pero también porque México se ha convertido en un lugar popular para retirarse, especialmente los pueblos pequeños: tan solo en el estado de Guanajuato, en San Miguel de Allende y sus alrededores, viven 200 000 ciudadanos estadounidenses.[25]​ Las Ciudades con más ciudadanos estadounidenses son la Ciudad de México, Ensenada (B.C.) y Tijuana (B.C.).

Las diferencias entre las estimaciones oficiales y de organismos privados sobre el número de extranjeros viviendo en México es significativa. La cifra oficial de extranjeros residiendo en México en el 2000 había 492 617,[26]​ de los cuales la mayoría (77.9 %) proviene de los Estados Unidos (excepto en Chiapas, donde la mayoría de los inmigrantes es de Centroamérica). Los cinco estados con el mayor número de inmigrantes son Baja California (12,1 % del total de inmigrantes), el Distrito Federal (11,4 %), Jalisco (9,9 %), Chihuahua (9 %) y Tamaulipas (7,3 %). Más del 54 % de la población inmigrante tienen menos de 15 años de edad, y el 9 % más de cincuenta.

Emigración en México[editar]

La tasa neta de migración de México es negativa, estimada en -4,32 migrantes por 1000 personas. La gran mayoría de los emigrantes mexicanos se dirigen a los Estados Unidos. Este fenómeno migratorio, sin embargo, no es nuevo, sino que ha sido una característica de la relación de ambos países a lo largo del siglo XX.[27]​ Desde la primera y segunda Guerra Mundial, el gobierno de los Estados Unidos permitía el ingreso de trabajadores mexicanos a su territorio, y toleraba la migración ilegal para conseguir la mano de obra agrícola e industrial necesaria para suplir las necesidades causadas por la guerra y llenar los puestos vacantes por los soldados en Europa. Sin embargo, el gobierno estadounidense terminó unilateralmente con este acuerdo, por la presión de algunos grupos civiles.[27]​ Aun así, la emigración de mexicanos continúo durante el resto del siglo, a tasas variadas, pero se incrementó sustancialmente durante la década de 1990 y ha continuado durante el primer lustro del siglo XXI. De hecho, se estima que el 37 % de todos los inmigrantes mexicanos a los Estados Unidos del siglo XX, llegaron durante la década de 1990.[27]​ En el 2000 aproximadamente 29 millones de ciudadanos estadounidenses se identificaron como mexicanos, mexicano-estadounidenses o de ascendencia mexicana, siendo la quinta ascendencia más citada de todos los ciudadanos estadounidenses.[28]

El INEGI estimó en el 2000 que 8 millones de ciudadanos mexicanos vivían en los Estados Unidos, es decir el 8,7 % de la población en ese año.[29]​ En ese mismo año, los estados con el mayor número de migrantes a los Estados Unidos fueron Jalisco (170 793), Michoacán (165 502) y Guanajuato (163 338), siendo un total de 1 569 157 la mayoría de los cuales eran hombres.[30]​ Aproximadamente el 30 % de los emigrantes provenían de comunidades rurales.[31]​ Ese mismo año, solo 260 650 emigrantes regresaron a México.[32]

A pesar del mejoramiento en las condiciones económicas de México y la interdependencia de ambos países, la emigración mexicana no se ha detenido. Aunque algunos argumentan que esto es causa de las disparidades económicas entre las áreas urbanas y rurales y la distribución del ingreso, otros sugieren que el fenómeno migratorio simplemente se mueve inercialmente, ya que los residentes mexicanos en los Estados Unidos están trayendo a sus familias.

Ciudades y áreas metropolitanas[editar]

Localidades, ciudades y municipios[editar]

Municipios y delegaciones más poblados
Palacio de Gobierno y Plaza de Armas.JPG
Municipio de Guadalajara
Municipio Pob. (2010)
Iztapalapa[33] 1.815.786
Ecatepec de Morelos 1.656.107
Tijuana 1.559.683
Puebla 1.539.819
Guadalajara 1.495.189
León 1.436.480
Juárez 1.332.131

En el 2005 había en México 187 939 localidades (o asentamientos), es decir, sitios de censo designados, las cuales pueden ser ya sea un pequeño pueblo, una ciudad grande o simplemente una sola vivienda en un área agrícola (rural) lejos o cerca de un área urbana. Una ciudad, se define como la localidad con más de 2500 habitantes. En el 2005 había 2640 ciudades con una población entre los 2500 y los 15 000 habitantes, 427 con una población entre 15 000 y 100 000 habitantes, 112 con una población entre 100 000 y un millón, y 11 ciudades con más de un millón de habitantes.[34]​ Todas las ciudades se consideran "áreas urbanas" y albergan al 76,5 % de la población nacional. Las localidades con menos de 2500 habitantes se consideran "áreas rurales" (de hecho, 80 000 de estas localidades solo tienen una o dos viviendas), y albergan al 23,5 % de la población.[34]

Los municipios de México y las delegaciones del Distrito Federal son divisiones administrativas de tercer nivel en México, con límites legalmente prescritos y poderes y funciones autónomas (o semiautónomas) preestablecidos. Existen 2438 municipios (conocidos como municipios libres) en los 31 estados mexicanos, y 16 delegaciones en el Distrito Federal.[35]​ Un municipio puede estar constituido por una o más localidades; una de éstas se designa como "cabecera municipal". Las ciudades generalmente están plenamente contenidas dentro de los límites del municipio, salvo algunas excepciones en las que una ciudad se extiende a otro municipio sin incorporar la cabecera municipal del otro municipio.

Los municipios en el centro del país son pequeños en área, y por lo mismo, coextensivos con las ciudades dentro de ellos –como es el caso de Guadalajara o Puebla–, mientras que los municipios del noroeste y sudeste de México son mucho más grandes en superficie y contienen a más de una ciudad o pueblo, los cuales no están unidos y no forman una sola aglomeración urbana -como es el caso del municipio de Tijuana o Benito Juárez (Cancún).

Áreas metropolitanas[editar]

Áreas metropolitanas
Torre Mayor 005.jpg
Zona Metropolitana de la Ciudad de México
Área metropolitana Pob. (2010)
ZM de la Ciudad de México 20.137.152
ZM de Guadalajara 4.464.752
ZM de Monterrey 4.080.329
ZM de Puebla 2.668.347
ZM de Toluca 1.846.602
Tijuana 1.792.047
ZM de León 1.609.717
Juárez 1.328.017
ZM de La Laguna (Torreón) 1.279.160
ZM de Querétaro 1.097.028

Un área metropolitana, o zona metropolitana, en México, se define como el conjunto de municipios que interactúan entre sí, usualmente alrededor de una ciudad central.[36]​ En el 2004, en un esfuerzo conjunto entre la CONAPO, el INEGI y la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL) se acordó definir las áreas metropolitanas como:[36]

  • el conjunto de uno o más municipios en los cuales se encuentra una ciudad de al menos 50 000 habitantes y cuya área urbana se exitende más allá de los límites del municipio que originalmente contenía a la ciudad central, incorporando ya sea físicamente o bajo su área de influencia, otros municipios adyacentes predominantemente urbanos, los cuales tienen un alto grado de integración social y económica, o son relevantes para la administración política y pública; o
  • un solo municipio en el que se encuentra el área urbana entera de una ciudad de más de un millón de habitantes (es decir, el área urbana no se sale de los límites del municipio); o
  • una ciudad de al menos 250 000 habitantes que forma una conurbación con otras ciudades de los Estados Unidos de América.

Bajo la definición anterior, en el 2004 había 55 zonas metropolitanas en México, que albergaban al 53 % de la población total. El área metropolitana más grande del país es la Zona Metropolitana del Valle de México, que en el 2005 tenía una población de 19,23 millones, o el 19 % de la población total del país. Las siguientes cuatro áreas metropolitanas más grandes de México fueron la Zona Metropolitana de Guadalajara (4,1 millones), la Zona Metropolitana de Monterrey (3,7 millones), la Zona Metropolitana de Puebla (2,1 millones) y la Zona Metropolitana de Toluca (1,6 millones),[37]​ que en conjunto, junto con la ZM del Valle de México, albergan al 30 % de la población nacional. La ZM del Valle de México era el área metropolitana de mayor crecimiento entre 1930 y 1980. Desde entonces, el país se ha descentralizado económica y demográficamente. Del 2000 al 2005, la zona metropolitana con mayor crecimiento de las cinco anteriores fue Puebla (2,0 %) seguida de Monterrey (1,9 %), Toluca (1,8 %) y Guadalajara (1,8 %). Cabe destacar que Tijuana, a nivel nacional, tiene una tasa de crecimiento alta; según datos del municipio, crece a razón de 3 hectáreas por día si se mantiene la actual tasa de crecimiento en el año 2030 Tijuana, además de convertirse en el municipio más poblado del país (2 422 071), será la cuarta ciudad (zona metropolitana) más poblada de la República.[37]

Religión[editar]

Afiliación religiosa
Iglesia de Puebla.jpg
Catedral de Puebla de Zaragoza
Religión Creyentes
Católica 64 990 000
Protestantes

Históricas
Pentecostales
La Luz del Mundo
Otras

4 408 159

599 875
1 373 383
69 254
2 365 647

Bíblicas no evangélicas

Adventistas
Mormones
Testigos de Jehová

1 751 910

488 945
205 229
1 057 736

Judaísmo 45 260
Sin religión 2 982 929
No especificada 732 630
1Solo contempla la población mayor de cinco años,
que en el año 2000 sumaba 103 012 562
Fuente: INEGI (2000) [5]

La población mexicana es predominantemente católica (en el censo del 2010, último del que se tienen datos sobre religión, el 83,9 % de la población de 5 años y más se identificó como católica),[38]​ aunque un porcentaje mucho menor (46 %) asiste a la iglesia regularmente.[39]​ Cerca del 5,9 % de la población se clasificó como protestante o evangélica, y 2,3 % se clasificó como bíblica no-evangélica (una clasificación que agrupa a los adventistas, mormones y a los Testigos de Jehová); finalmente el 0,05 % se clasificó como judíos y el 4,6 % sin religión.[40]​ El grupo más grande de evangélicos fue el de pentecostales y carismáticos (clasificados como "otras" y ahora como neo-pentecostales).

Los estados con el porcentaje más alto de católicos se encuentran en el centro del país, principalmente Guanajuato (93,8 %) y en occidente Aguascalientes (92,3 %) y Jalisco (92,0 %), mientras que los estados del sureste tienen el porcentaje más bajo de católicos: Chiapas (58,3 %), Tabasco (64,5 %), y Campeche (63,1 %).[41]​ El porcentaje de católicos ha estado decayendo durante las últimas cuatro décadas, del 98 % en 1950 a 87,9 % en el 2000. El crecimiento promedio anual de católicos de 1990 al 2000 fue de 1,7 %, mientras que el de los no católicos fue de 3,7 %.[42]​ Dado que la tasa de crecimiento promedio anual de la población durante el mismo periodo fue de 1,8 %,[43]​ el porcentaje de católicos continúa decreciendo.

A diferencia de otros países de Latinoamérica o Iberoamérica la constitución mexicana, promulgada en 1917, hizo una separación drástica entre Iglesia y Estado. La constitución no requiere que el presidente profese el catolicismo (como es el caso en Argentina); el Estado no provee de financiación a la Iglesia (como es el caso en España), y la Iglesia no participa en la educación pública (ninguna escuela pública puede ser administrada por la iglesia y no se permite la enseñanza de religión, salvo en las escuelas privadas). Incluso, el gobierno nacionalizó las propiedades de la Iglesia (algunas ya fueron devueltas durante la década de 1990), y los sacerdotes o ministros de culto perdían el derecho a votar y ser votados (desde la década de 1990 ya pueden votar, pero no pueden ejercer ningún cargo público).

Lenguas[editar]

La lengua más importante y oficial de facto en México es el español. El español mexicano muestra una variedad de acentos y dialectos que varían entre regiones y estados, pero con características uniformes con respecto a los dialectos del español en otros países. La Ley de los Derechos Lingüísticos del 2001 declaró que las 62 lenguas indígenas de México son "lenguas nacionales" con la "misma validez" que el español en los territorios donde se hablen. La lengua indígena con el mayor número de hablantes es el náhuatl (2,5 % de la población total), seguido del maya yucateco (1,8 %). En la Ciudad de México y otras grandes ciudades, después del flujo migratorio de zonas rurales a urbanas, existen grandes distritos donde se hablan lenguas indígenas.

Mapa de las lenguas indígenas de México con más de 100 000 hablantes.

Durante la primera mitad del siglo XX el gobierno promovió una política de "hispanización", con el fin de integrar a los pueblos indígenas a la sociedad mexicana. Sin embargo, esta política ha cambiado, y desde la década de 1980, el gobierno ha establecido programas bilingües e interculturales en las comunidades indígenas. Esta política ha tenido éxito en las comunidades con un número elevado de hablantes, pero muchas lenguas, con menos de 1000 habitantes, están en peligro de extinción.

La segunda lengua más hablada en México, sin embargo, es el inglés, utilizado sobre todo en las ciudades fronterizas, los centros turísticos y en las grandes ciudades, un fenómeno atribuible al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), así como al retorno de los emigrantes mexicanos de los Estados Unidos. De las lenguas de los inmigrantes a México, el véneto de Chipilo (Puebla) y el plautdietsch de Durango y Chihuahua se hablan en comunidades aisladas. Otras lenguas que se hablan en México son el francés, el alemán y el ruso. Aunque algunas de estas lenguas tienen un número de hablantes mayor que el de algunas de las 62 lenguas nacionales, no tienen ningún reconocimiento ni apoyo por parte del gobierno.

Entre la comunidad con discapacidad auditiva se encuentran presentes la lengua de señas mexicana, yucateca y americana; y entre los invidentes el braille español.

Grupos étnicos[editar]

Grupos indígenas más grandes
Cuetzalan puebla.jpg

Niña nahua de Cuetzalan (Puebla)

Grupo Población
Nahua (Nawatlaka) 3 445 969
Maya (Maaya) 2 475 575
Zapoteco (Binizaa) 1 777 253
Mixteco (Ñuu sávi) 926 601
Otomí (Hñähñü) 746 875
Totonaca (Tachihuiin) 511 266
Source: CDI (2000) [6]
Niños mexicanos de escuela primaria en Monterrey, Nuevo León.

Aunque México es un país étnicamente diverso, por la mayor parte del siglo XX y principios del siglo XXI el gobierno mexicano no ha realizado encuestas respecto al origen étnico de la población, salvo para los pueblos originarios, no obstante recientemente el Instituto Nacional de Estadística y Geografía mexicano ha comenzado a realizar encuestas para cuantificar el porcentaje de mexicanos afrodecendientes así como mexicanos eurodescendientes.[44]​ Con base a estas encuestas dichos grupos etnicos se estiman como los siguientes:

  • El 22% de indígenas (2015)[45]
  • El 2% de afrodescendientes (2015)[45]
  • El 47% de Eurodescendientes (2017)[46][47][48]

Cifras oficiales recientes respecto al grupo mestizo no se han públicado, probablemente debido a que es una etnía que no tiene criterios raciales estables y a que puede sobreponerse con otras etnias que tienen estándares sociales más definidos. Por ejemplo, para algunos un mexicano de piel relativamente oscura sería indígena mientras que para otros esa misma persona sería mestizo, o también el caso en el que un mexicano de piel clara sería blanco para unos mientras que para otros no, debido a no tener rasgos asociados exclusivamente con etnias europeas, como lo es el cabello rubio.[49]​ Otro factor a considerar es que el termino mestizo desde 1930 no es una identidad racial sino cultural ya que todos los mexicanos que no hablaban idiomas indígenas fueron clasificados como mestizos por el gobierno,[50]​ así bajo esta definición es posible para un mexicano ser de manera simultanea "culturalmente" mestizo y "racialmente" indígena, blanco, negro etc.[51]

Asimismo cabe destacar que las metodologías varían para cada grupo étnico, ya que para cuantificar a los mexicanos afrodescendientes y los mexicanos indígenas se tomó en cuenta la autoadscripción racial completa o parcial mientras que en el caso de los eurodescendientes la cifra proviene del porcentaje de mexicanos que tienen piel clara, no de los que se han identificado directamente como blancos en las encuestas realizadas por el INEGI, ya que este porcentaje no se ha publicado aún.

A diferencia de otros países de América Latina México no cuenta con una etnia dominante a nivel nacional puesto que muchas zonas tienen diferentes etnias en mayoría y minoría. Varios estudios genéticos y antropológicos han demostrado que el mestizaje en México es muy diverso y diferente en cada región del país, por ejemplo en las regiones del centro y sur donde florecieron gran parte de las culturas mesoamericanas y donde se dio gran fusión entre españoles y amerindios se nota un mestizaje mayoritariamente equilibrado, mientras que en el Norte y Oeste del país es predominantemente de tipo europeo debido a que la población nativa fue diezmada y sus territorios fueron habitados principalmente por blancos. Por lo cual cada región del territorio mexicano es diferente en sociedad , cultura y tradiciones.[52][53]

Tradicionalmente, México se ha definido como nación mestiza, criolla e indígena, o como lo dijera José Vasconcelos Calderón (1925), el "crisol de todas las razas" tanto cultural como étnicamente.[54]

Pueblos indígenas[editar]

Benito Juárez fue el primer Presidente de ascendencia indígena en México

La Ley General de Derechos Lingüísticos de los Pueblos Indígenas de 2003 reconoce 62 lenguas indígenas como "lenguas nacionales" que tienen la misma validez que el español en todos los territorios en los que se hablan.[55]​ El reconocimiento de las lenguas indígenas y la protección de las culturas indígenas se otorga no sólo a las etnias indígenas del territorio mexicano actual, sino también a otros grupos indígenas de América del Norte que emigraron a México desde los Estados Unidos[56]​ en el siglo XIX y a los que emigraron de Guatemala en la década de 1980.[57]

Similar a lo que sucede con otras etnias en México, la categoría de "indígena" en México se ha definido en base a diferentes criterios a lo largo de la historia, lo que significa que el porcentaje de la población mexicana definida como "indígena" varía según la definición aplicada. Puede definirse de manera restrictiva según criterios lingüísticos, incluyendo sólo a las personas que hablan una lengua indígena, sobre la base de este criterio, aproximadamente el 5,4% de la población es indígena.[58]​ No obstante, los activistas por los derechos de los pueblos indígenas se han referido al uso de este criterio a efectos censales como "genocidio estadístico".[59][60]

Más recientemente el gobierno mexicano ha realizado encuestas con criterios más generales, que aparte de contar como indígenas a todas las personas que hablan una lengua indígena tambien incluyen a personas que no hablan lenguas indígenas ni viven en comunidades indígenas pero se autoidentifican como indígenas. Según este criterio, la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) y el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), señalan que en 2010 en México hay 15.7 millones de indígenas de diferentes etnias,[61]​ que constituyen el 14.9% de la población del país.[62]

Según la última encuesta intercensal realizada por el gobierno mexicano en 2015, los indígenas representan el 21,5% de la población de México. En esta ocasión, las personas que se autoidentificaron como "indígenas" y las personas que se autoidentificaron como "parcialmente indígenas" fueron clasificadas en la categoría de "indígenas".[45]

La población indígena absoluta está creciendo, pero a un ritmo más lento que el resto de la población, por lo que el porcentaje de pueblos indígenas está disminuyendo.[58][63][64]​ La mayor parte de la población indígena se concentra en los estados del centro-sur y el sureste, y la mayor parte de la población indígena vive en zonas rurales. Algunas comunidades indígenas tienen cierto grado de autonomía bajo la legislación de "usos y costumbres", lo que les permite regular algunas cuestiones internas bajo el derecho consuetudinario.

Según la CDI, los estados con mayor porcentaje de población indígena son[65]Yucatán, con 62.7%; Quintana Roo, con 33.8%; y Campeche, con 32% de la población indígena, en su mayoría maya; Oaxaca, con 58% de la población, siendo los grupos más numerosos los pueblos mixteco y zapoteca; Chiapas, con 32.7%, la mayoría tzeltal y tzotzil maya; Hidalgo con 30.1%, la mayoría otomí; Puebla con 25.2%, y Guerrero con 22.6%, la mayoría pueblos nahuas y los estados de San Luis Potosí y Veracruz, ambos con una población de 19% indígenas, la mayoría de los cuales pertenecen a los grupos totonacos, Nahua y teenek.[66]

Mexicanos mestizos[editar]

El presidente Porfirio Díaz era de ascendencia mestiza.

Desde principios del siglo pasado, la gran mayoría de los mexicanos han sido clasificados como "mestizos", lo que significa en el uso moderno mexicano que no se identifican plenamente ni con ninguna cultura indígena ni con el patrimonio cultural español, sino que más bien se identifican con rasgos culturales que incorporan elementos de las tradiciones indígenas y españolas. Debido a los esfuerzos deliberados de los gobiernos posrevolucionarios se construyó la "identidad mestiza" como base de la identidad nacional mexicana moderna, a través de un proceso de síntesis cultural denominado mestizaje. Los políticos y reformadores mexicanos como José Vasconcelos y Manuel Gamio fueron instrumentales en la construcción de una identidad nacional mexicana con base en este concepto.[67][68]

Dado que la identidad mestiza promovida por el gobierno es una identidad con base en rasgos culturales más que biológicos, esta tiene una fuerte influencia en el país, con un buen número de personas biológicamente blancas siendo clasificados como mestizos en investigaciones demográficas hechas por instituciones académicas.[69]​ Una situación similar ocurre con las distinciones entre pueblos indígenas y mestizos: Si bien el término mestizo en otros países refiere a una persona de ancestros indígenas y europeos, este uso no se ajusta a la realidad social mexicana, en la que una persona de patrimonio genético indígena puro sería considerada mestiza al rechazar su cultura indígena o al no hablar un idioma indígena,[70]​ y una persona que no tiene o tiene un porcentaje muy bajo de patrimonio genético indígena sería considerada plenamente indígena al hablar un idioma indígena o al identificarse con un patrimonio cultural indígena en particular.[71][72][73]​ En la península de Yucatán la palabra mestizo tiene un significado diferente, al referirse a las poblaciones de habla maya que viven en comunidades tradicionales, porque durante la guerra de castas de fines del siglo XIX los mayas que no se unieron a la rebelión fueron clasificados como mestizos.[74]​ En Chiapas se utiliza la palabra "ladino" en lugar de mestizo.[75]

Una pintura de casta del siglo XVIII muestra a una mujer indígena con su marido español y su hijo mestizo.

El concepto del mestizaje en el México posrevolucionario fué paternalistas hacia los pueblos indígenas, con esfuerzos diseñados para "ayudar" a los pueblos indígenas a alcanzar el mismo nivel de progreso que el resto de la sociedad, eventualmente asimilando completamente a los pueblos indígenas a la cultura mestiza mexicana, trabajando hacia la meta de eventualmente resolver el "problema indio" mediante la transformación de las comunidades indígenas en comunidades mestizas.[76]

Dado que la palabra mestizo tiene diferentes significados en México, las estimaciones de la población mestiza mexicana varían ampliamente. Según la Enciclopedia Británica, que utiliza como referencia los datos del censo de 1921, entre la mitad y dos tercios de la población mexicana son mestizos.[77]​ Una estimación basada en la cultura indica que el porcentaje de mestizos alcanza el 90%. [78]​ Paradójicamente, la palabra mestizo se ha retirado hace mucho tiempo del vocabulario popular mexicano, con la palabra incluso con connotaciones peyorativas,[74]​ lo que complica aún más los intentos de cuantificar a los mestizos a través de la autoidentificación.

Aunque durante la mayor parte de su historia el concepto de mestizo y mestizaje ha sido aplaudido por los círculos intelectuales de México, en los últimos tiempos el concepto ha sido objeto de críticas, con sus detractores afirmando que deslegitima las prácticas racistas en México bajo la idea de que "El racismo no existe en México ya que todos los Mexicanos son mestizos" la ideología mestiza, por lo tanto, ha cimentado un terreno de resistencia en lo que respecta a la movilidad social, política y académica en torno al tema de la raza en México.[79]​ En general, los autores concluyen que el hecho de que México introduzca una verdadera clasificación racial y se acepte a sí mismo como un país multicultural opuesto a un país monoliticamente mestizo beneficiaría a la sociedad mexicana en su conjunto.[80]

Eurodescendientes[editar]

Jóvenes mexicanas de ascendencia europea en Zapopan, Jalisco

Los mexicanos eurodescendientes son ciudadanos mexicanos de ascendencia completa o mayoritariamente europea.[81]​ Los europeos comenzaron a llegar a México durante la conquista española del Imperio Azteca; y mientras que durante el período colonial la mayor parte de la inmigración europea era española, en los siglos XIX y XX emigraron al país poblaciones europeas y de origen europeo procedentes de América del Norte y del Sur. Según las corrientes académicas de los siglos XX y XXI, la mezcla a gran escala entre los inmigrantes europeos y los pueblos indígenas nativos produciría un grupo mestizo que se convertiría en la abrumadora mayoría de la población de México en el momento de la Revolución mexicana.[82]​ Sin embargo, según los registros eclesiásticos de la época colonial, la mayoría (73%) de los hombres españoles se casaron con mujeres españolas. Dichos registros también ponen en duda otras narrativas sostenidas por sectores académicos contemporáneos, como que los inmigrantes europeos que llegaron a México eran casi exclusivamente hombres o que los "españoles puros" formaban parte de una pequeña y poderosa élite, ya que los españoles eran a menudo el grupo étnico más numeroso de las ciudades coloniales[83][84]​ y había trabajadores serviles y personas en situación de pobreza que eran de completo origen español.[85]

Las estimaciones respecto al porcentaje de la población mexicana que es blanca varian bastante en metodología así como en resultados, fuentes extra-oficiales como the World factbook y Encyclopedia Brittanica, que usan como base los resultados del censo de 1921 estiman que los blancos en México son sólo 9%[86]​ o entre un décimo y un quinto[87]​ (Nótese que recientemente los resultados del censo de 1921 han sido señalados como inconsistentes por varios historiadores).[88]​ Investigaciones de campo que usan como referencia rasgos fenotípicos sugieren porcentajes más elevados: tomando la presencia de cabello rubio como referencia para clasificar a un mexicano como blanco, la Universidad Autónoma Metropolitana Mexico estimó que el porcentaje de este grupo etnico era 23%.[89]​ Con una metodología similar, la Asociación Americana de Sociología estimo que los mexicanos rubios eran 18.8% siendo estos más comunes en el norte de México (22.3%–23.9%) luego en la zona centro (18.4%–21.3%) y al final en el sur (11.9%).[90]​ Otro estudio, hecho por el University College London en colaboración con el Instituto Nacional de Antropología e Historia mexicano reportó que 18% de los mexicanos tenían cabello rubio y 28% ojos claros.[91]​ Por su parte, el gobierno de México ha realizado encuestas nacionales en las que un mexicano se puede identificar como blanco,[44]​ aunque no pública los resultados de estas, publicando en su lugar el porcentaje de Mexicanos que tienen piel clara, siendo 47% de la población de acuerdo a la encuesta realizada por Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación en 2010[46][47]​ y 49% en la encuesta realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía en 2017.[48][44]

Las regiones norte y oeste de México tienen los porcentajes más altos de población eurodescendiente, donde la mayoría de la población no tiene herencia nativa o es de ascendencia predominantemente europea, pareciéndose en aspecto a los españoles del norte.[92]​ Debido a un clima más severo, en el norte y el oeste de México, las tribus indígenas eran sustancialmente más pequeñas que las que se encontraban en el centro y el sur de México, y también mucho menos organizadas, por lo que permanecían aisladas del resto de la población o incluso en algunos casos eran hostiles hacia los colonos mexicanos. La región noreste, en la que la población indígena fue eliminada por los primeros colonos europeos, se convirtió en la región con mayor proporción de blancos durante el período colonial español. Sin embargo, los inmigrantes recientes del sur de México han estado cambiando, hasta cierto punto, sus tendencias demográficas.[93]

La población blanca del centro de México, a pesar de no ser tan numerosa como en el norte debido a una mayor mezcla, es étnicamente más diversa, ya que hay un gran número de otros grupos étnicos europeos y del Medio Oriente, aparte de los españoles. Esto también hace que los apellidos no ibéricos (en su mayoría franceses, alemanes, italianos y árabes) sean más comunes en el centro de México, especialmente en la capital del país y en el estado de Jalisco.

Afrodescendientes[editar]

Niñas afromestizas en Punta Maldonado, Cuajinicuilapa, Guerrero

Los mexicanos afrodescendientes o afro-mexicanos son un grupo étnico que predomina en ciertas áreas de México como la Costa Chica de Oaxaca y la Costa Chica de Guerrero, Veracruz (por ejemplo Yanga) y en algunos pueblos del norte de México. La existencia de los afroamericanos en México es desconocida, negada o disminuida tanto en México como en el extranjero por una serie de razones: su escaso número, los matrimonios mixtos con otros grupos étnicos y la influencia del discurso del "mestizaje" que enfatizó el pasado indígena y europeo de México, eliminando activa o pasivamente el africano de la conciencia popular. El México colonial tuvo trata de esclavos, pero debido al gran número de trabajadores indígenas disponibles el número de esclavos africanos que llegaron a México fue más reducido que en la mayoría de las otras colonias en America, hecho que a su vez propiciaría matrimonios mixtos lo que reduciría más su número.

Según la encuesta Intercensal realizada por el gobierno mexicano, los afro-mexicanos constituyen el 1,2% de la población de México, gran parte de estos son afromestizos, es decir, mestizos con niveles variados de rasgos africanos, lo cual se refleja en el hecho de que 64,9% (896.829) de los mexicanos que se identificaron como afrodescendientes también se identificaron como indígenas, siendo 9,3% hablantes de lenguas indígenas.[45]​ Las personas con un alto nivel de ascendencia africana constituyen un porcentaje muy bajo del total de la población mexicana, siendo la mayoría inmigrantes negros recientes de África, el Caribe y otras partes de las Américas.

Mexicanos árabes[editar]

Un mexicano árabe es un ciudadano mexicano de origen árabe que puede tener varios orígenes ancestrales. La gran mayoría de los 1.1 millones de árabes de México son de origen libanés, sirio, iraquí o palestino.[94]

El número de matrimonios interétnicos en la comunidad árabe, independientemente de su afiliación religiosa, es muy elevado; la mayoría de los miembros de la comunidad tienen un solo progenitor que tiene origen étnico árabe. Como resultado de esto, la comunidad árabe en México muestra un marcado cambio de idioma, alejándose del árabe. Sólo unos pocos hablan algo de árabe, y ese conocimiento a menudo se limita a unas pocas palabras básicas. En cambio, la mayoría, especialmente los de las generaciones más jóvenes, hablan español como primera lengua. Hoy en día, los apellidos árabes más comunes en México incluyen Nader, Hayek, Ali, Haddad, Nasser, Malik, Abed, Mansoor, Harb y Elías.

La inmigración árabe a México comenzó en el siglo XIX y principios del XX. Aproximadamente 100,000 arabohablantes se establecieron en México durante este período. Procedían en su mayoría del Líbano, Siria, Palestina e Irak y se asentaron en gran número en Nayarit, Puebla, la Ciudad de México y el norte del país (principalmente en los estados de Baja California, Tamaulipas, Nuevo León, Sinaloa, Chihuahua, Coahuila y Durango, así como en la ciudad de Tampico y Guadalajara). El término "mexicano árabe" puede incluir grupos étnicos que de hecho no se identifican como árabes.

Durante la guerra entre Israel y el Líbano en 1948 y durante la Guerra de los Seis Días, miles de libaneses abandonaron el Líbano y se fueron a México. Primero llegaron a Veracruz. Aunque los árabes constituían menos del 5% del total de la población inmigrante en México durante la década de 1930, constituían la mitad de la actividad económica de los inmigrantes.[95]

La inmigración de árabes en México ha influido en la cultura mexicana, en particular en la alimentación, donde han introducido el Kibbeh, el Tabbouleh e incluso han creado recetas como los Tacos Árabes. Hacia 1765, los Dates, que se originaron en el Medio Oriente, fueron introducidos en México por los españoles. La fusión entre la comida árabe y mexicana ha influido mucho en la cocina yucateca.[96]

Otra concentración de árabe-mexicanos se encuentra en Baja California, frente a la frontera México-Estados Unidos, especialmente en las ciudades de Mexicali, en el Valle Imperial México-Estados Unidos, y Tijuana, frente a San Diego, con una gran comunidad árabe-estadounidense (alrededor de 280.000), algunas de cuyas familias tienen parientes en México. El 45% de los mexicanos árabes son de ascendencia libanesa.

La mayoría de los árabe-mexicanos son cristianos que pertenecen a la Iglesia católica (latina, maronita o de otras Iglesias católicas orientales) o a la Iglesia ortodoxa.[97]​ Un número escaso son musulmanes y judíos de Oriente Medio.

Mexicanos asiáticos[editar]

Los mexicanos asiáticos representan menos del 1% de la población total del México moderno, sin embargo son una notable minoría. Debido a la percepción histórica y contemporánea en la sociedad mexicana de lo que constituye la cultura asiática (asociada con el Lejano Oriente más que con el Cercano Oriente), los mexicanos asiáticos son de ascendencia oriental, del sur y del sureste asiático y los mexicanos de ascendencia asiática occidental no se consideran parte del grupo.

La inmigración asiática comenzó con la llegada de filipinos a México durante el período español. Durante dos siglos y medio, entre 1565 y 1815, muchos filipinos y mexicanos navegaron hacia y desde México y Filipinas como marineros, tripulaciones, esclavos, prisioneros, aventureros y soldados en el Galeón Manila-Acapulco, ayudando a España en su comercio entre Asia y las Américas. También en estos viajes, miles de individuos asiáticos (en su mayoría hombres) fueron traídos a México como esclavos y fueron llamados "Chinos", [98]​ aunque en realidad no todos venían de China, ya que también había japoneses, coreanos, malayos, filipinos, javaneses, camboyanos, timorenses, y gente de Bengala, India, Ceilán, Makassar, Tidore, Terenate.[99][100][101]​ Un ejemplo notable es la historia de Catarina de San Juan (Mirra), una niña india capturada por los portugueses y vendida como esclava en Manila. Llegó a la Nueva España y finalmente dio origen a la "China Poblana".

Los asiáticos se convirtieron en el grupo de inmigrantes de más rápido crecimiento en México desde la década de 1880 hasta la de 1920, pasando de 1,500 en 1895 a más de 20,000 en 1910.[102]​ Estos primeros individuos no son muy evidentes en el México moderno principalmente por dos razones: la práctica común de los esclavos Chinos de hacerse pasar como Indios con el fin de alcanzar la libertad (ya que los indígenas mexicanos estaban legalmente protegidos de la esclavitud) y, como había ocurrido con gran parte de la población negra de México, durante generaciones la población asiática fue absorbida por la población mestiza en general.

Hoy[editar]

Las relaciones étnicas en el México moderno han surgido del contexto histórico de la llegada de los europeos, el subsiguiente período colonial de mestizaje en el marco del sistema de castas, la formación de una identidad nacional mexicana universal después de la revolución y el renacimiento de la individualidad étnica de finales del siglo XX y principios del siglo XXI. El cuadro resultante ha sido llamado "una forma peculiar de nacionalismo multiétnico".[103]

En términos muy generales, las relaciones étnicas pueden organizarse en torno a un eje entre los dos extremos del patrimonio cultural europeo y amerindio, que es un remanente del sistema de castas español que clasificaba a los individuos en función de su nivel percibido de mezcla biológica entre los dos grupos aunque hoy en día ya no tiene una base biológica y es fluido, mezclando rasgos socioculturales y económicos con rasgos fenotípicos, permitiendo que los individuos se muevan entre categorías y definan sus identidades étnicas y raciales situacionalmente.[104][105]​ La presencia de una parte considerable de la población, en parte de origen africano y asiático, complica más la situación.[106]

Censos oficiales[editar]

Históricamente, los estudios y censos de población nunca han estado a la altura de los estándares que una población tan diversa y numerosa como la mexicana requiere. El primer censo racial se realizó en 1793, siendo también el primer censo nacional de población de México (entonces conocido como Nueva España). De este, sólo parte de los conjuntos de datos originales sobreviven. Por lo tanto, la mayor parte de lo que se conoce proviene de ensayos realizados por investigadores que utilizaron los hallazgos del censo como referencia para sus propios trabajos. Pasaría más de un siglo hasta que el gobierno mexicano llevara a cabo un nuevo censo racial en 1921 (algunas fuentes afirman que el censo de 1895 incluía una clasificación racial completa,[82]​ sin embargo, según los archivos históricos del Instituto Nacional de Estadística de México, ese no era el caso).[107]​ Si bien el censo de 1921 fue la última vez que el gobierno mexicano llevó a cabo un censo que incluyó una clasificación racial integral, en los últimos tiempos ha realizado encuestas a nivel nacional para cuantificar la mayoría de los grupos étnicos que habitan el país, así como la dinámica social y las desigualdades entre ellos.

Censo de 1793[editar]

Nueva España en 1819 con los límites establecidos en el Tratado Adams-Onís

Conocido también como "Censo de Revillagigedo" debido a que su creación fue ordenada por el Conde del mismo nombre, este censo fue el primer censo de población a nivel nacional de México (entonces conocido como el Virreinato de la Nueva España). La mayoría de sus conjuntos de datos originales se han perdido, por lo que la mayor parte de lo que ahora se conoce proviene de ensayos e investigaciones de campo realizados por académicos que tuvieron acceso a los datos del censo y los utilizaron como referencia para sus trabajos, como el geógrafo prusiano Alexander von Humboldt. Cada autor da diferentes estimaciones para cada grupo racial en el país aunque no varían mucho, con europeos que van del 18% al 22% de la población de la Nueva España, mestizos que van del 21% al 25%, indios que van del 51% al 61% y africanos que están entre 6.000 y 10.000. Las estimaciones dadas para la población total van de 3.799.561 a 6.122.354 personas. Se concluye entonces, que a lo largo de casi tres siglos de colonización, las tendencias de crecimiento poblacional de blancos y mestizos fueron uniformes, mientras que el porcentaje total de la población indígena disminuyó a una tasa de 13%-17% por siglo. Los autores afirman que en lugar de que los blancos y mestizos tengan tasas de natalidad más altas, la razón de la disminución de la población indígena radica en que sufren de tasas de mortalidad más altas, debido a que vivían en lugares remotos en lugar de las ciudades y pueblos fundados por los colonos españoles o estaban en guerra con ellos. Es también por estas razones que el número de mexicanos indígenas presenta el mayor rango de variación entre publicaciones, ya que en los casos sus números en un lugar dado fueron estimados en lugar de contados, lo que lleva a posibles sobreestimaciones en algunas provincias y posibles subestimaciones en otras.[108]

Intendencia/territorio Población europea (%) Población indígena (%) Población mestiza (%)
México 16.9% 66.1% 16.7%
Puebla 10.1% 74.3% 15.3%
Oaxaca 06.3% 88.2% 05.2%
Guanajuato 25.8% 44.0% 29.9%
San Luis Potosí 13.0% 51.2% 35.7%
Zacatecas 15.8% 29.0% 55.1%
Durango 20.2% 36.0% 43.5%
Sonora 28.5% 44.9% 26.4%
Yucatán 14.8% 72.6% 12.3%
Guadalajara 31.7% 33.3% 34.7%
Veracruz 10.4% 74.0% 15.2%
Villadolid 27.6% 42.5% 29.6%
Nuevo México ~ 30.8% 69.0%
Vieja California ~ 51.7% 47.9%
Nueva California ~ 89.9% 09.8%
Coahuila 30.9% 28.9% 40.0%
Nuevo León 62.6% 05.5% 31.6%
Nuevo Santander 25.8% 23.3% 50.8%
Texas 39.7% 27.3% 32.4%
Tlaxcala 13.6% 72.4% 13.8%

~ Los europeos están incluidos en la categoría mestiza.

Independientemente de las posibles imprecisiones relacionadas con el recuento de los pueblos indígenas que viven fuera de las áreas colonizadas, vale la pena mencionar el esfuerzo que las autoridades de la Nueva España pusieron en considerarlos como súbditos, ya que los censos realizados por otros países coloniales o postcoloniales no consideraban a los indígenas americanos como ciudadanos/súbditos, como por ejemplo los censos realizados por el Virreinato del Río de la Plata sólo contarían a los habitantes de los asentamientos colonizados.[109]​ Otro ejemplo serían los censos realizados por los Estados Unidos, que no incluyeron a los pueblos indígenas que vivían entre la población general hasta 1860, y a los pueblos indígenas en su conjunto hasta 1900.[110]

Censo de 1921[editar]

Realizado inmediatamente después de la consumación de la Revolución Mexicana, el contexto social en el que se realizó este censo lo hace particularmente único, ya que el gobierno de la época estaba en proceso de reconstrucción del país y buscaba unir a todos los mexicanos bajo una sola identidad nacional. Los resultados finales del censo de 1921 con respecto a la raza, que afirman que el 59.3% de la población mexicana se autoidentificó como mestiza, el 29.1% como indígena y sólo 9.8% como blanca fueron entonces esenciales para cimentar la ideología del "mestizaje" (que afirma que la población mexicana en su conjunto es producto de la mezcla de todas las razas) que dio forma a la identidad y cultura mexicanas a lo largo del siglo XX y sigue siendo prominente hoy en día, con publicaciones internacionales extraoficiales como The World Factbook y Encyclopædia Britannica usándolas como referencia para estimar la composición racial de México hasta el día de hoy.[111]

Sin embargo, en los últimos tiempos los resultados del censo han sido sometidos al escrutinio de historiadores, académicos y activistas sociales por igual, quienes afirman que alteraciones tan drásticas en las tendencias demográficas con respecto al censo de 1793 no son posibles y citan, entre otras estadísticas, la relativamente baja frecuencia de matrimonios entre personas de diferentes ancestros continentales en el México colonial y de principios de la independencia.[112]​ Se afirma que el proceso de "mestizaje" patrocinado por el Estado fue más "cultural que biológico", lo que dio como resultado que las cifras del grupo mestizo mexicano se inflaran a expensas de la identidad de las demás razas.[113]​ Controversias aparte, este censo constituyó la última vez que el Gobierno de Mexico llevó a cabo un censo racial exhaustivo, con los resultados por estados siendo los siguientes (extranjeros y personas que respondieron "otros" no incluidos):[114]

Unidades Federativas Población Mestiza (%) Población Amerindia (%) Población Blanca (%)
Aguascalientes 66.12% 16.70% 16.77%
Baja California
(Distrito Norte)
72.50% 07.72% 00.35%
Baja California
(Distrito Sur)
59.61% 06.06% 33.40%
Campeche 41.45% 43.41% 14.17%
Coahuila 77.88% 11.38% 10.13%
Colima 68.54% 26.00% 04.50%
Chiapas 36.27% 47.64% 11.82%
Chihuahua 50.09% 12.76% 36.33%
Durango 89.85% 09.99% 00.01%
Guanajuato 96.33% 02.96% 00.54%
Guerrero 54.05% 43.84% 02.07%
Hidalgo 51.47% 39.49% 08.83%
Jalisco 75.83% 16.76% 07.31%
Ciudad de México 54.78% 18.75% 22.79%
Estado de México 47.71% 42.13% 10.02%
Michoacan 70.95% 21.04% 06.94%
Morelos 61.24% 34.93% 03.59%
Nayarit 73.45% 20.38% 05.83%
Nuevo Leon 75.47% 05.14% 19.23%
Oaxaca 28.15% 69.17% 01.43%
Puebla 39.34% 54.73% 05.66%
Querétaro 80.15% 19.40% 00.30%
Quintana Roo 42.35% 20.59% 15.16%
San Luis Potosí 61.88% 30.60% 05.41%
Sinaloa 98.30% 00.93% 00.19%
Sonora 41.04% 14.00% 42.54%
Tabasco 53.67% 18.50% 27.56%
Tamaulipas 69.77% 13.89% 13.62%
Tlaxcala 42.44% 54.70% 02.53%
Veracruz 50.09% 36.60% 10.28%
Yucatán 33.83% 43.31% 21.85%
Zacatecas 86.10% 08.54% 05.26%

Cuando se comparan los resultados del censo de 1921 con los resultados de los censos recientes de México,[45]​ así como con la investigación genética moderna,[115]​ se encuentra una alta consistencia en lo que respecta a la distribución de los mexicanos indígenas en todo el país, con los estados ubicados en el sur y el sureste de México teniendo ambos, los porcentajes más altos de población que se autoidentifican como indígenas y los porcentajes más altos de ascendencia genética amerindia. Sin embargo, eso no pasa con los mexicanos europeos, ya que hay casos en los que estados que han demostrado tener una ascendencia europea considerablemente alta por investigación científica tienen poblaciones blancas muy pequeñas en el censo de 1921, siendo el caso más extremo el del estado de Durango, en el que el mencionado censo afirma que sólo 0.01% de la población del estado (33 personas) se autoidentificó como "blanca", mientras investigación científica moderna muestra que la población de Durango tiene frecuencias genéticas similares a las encontradas en los pueblos europeos (la población indígena del estado tampoco muestra casi ninguna mezcla extranjera).[116]​ Varios autores teorizan que la razón de estas inconsistencias puede estar en la identidad mestiza promovida por el gobierno mexicano, la cual, según se informa, llevó a personas que no son biológicamente mestizas a identificarse como tales.[117][118]

En la actualidad[editar]

La siguiente tabla es una compilación de (cuando es posible) encuestas oficiales a nivel nacional llevadas a cabo por el gobierno mexicano que han intentado cuantificar diferentes grupos étnicos mexicanos. Dado que en su mayor parte cada grupo étnico fue estimado por medio de encuestas diferentes, con diferentes metodologías y años de diferencia, en lugar de por medio de un solo censo racial exhaustivo, algunos grupos podrían superponerse con otros y ser sobrestimados o subestimados.

Raza u origen étnico Población (est.) Porcentaje (est.) Año
Indígenas 26,000,000 21.5% 2015
Afrodescendientes 1,400,000 01.2% 2015
Eurodescendientes 56,000,000 47.0% 2017
Extranjeros residentes en México (de cualquier raza) 1,010,000 <1.0% 2015
Asiáticos 1,000,000 <1.0% 2010[119]
de Oriente Medio 400,000 <1.0% 2010
Judíos 68,000 <1.0% 2010[120]
Musulmanes 4,000 <1.0% 2015[121]
Sin clasificar (lo más probable es que sean mestizos) 37,300,000 30.0% -
Total 123,500,000 100% 2017[122]

De todos los grupos étnicos que han sido encuestados, los mestizos están notablemente ausentes, lo que probablemente se deba a la definición fluida y subjetiva de la clasificación, que complica su cuantificación precisa. Sin embargo, se puede asumir con seguridad que los mestizos constituyen por lo menos el 30% restante de la población no contada de México, con posibilidades de aumentar si se consideran las metodologías de las encuestas existentes. Como ejemplo, la encuesta intercensal de 2015, considera como mexicanos indígenas y afro-mexicanos en su conjunto a individuos que se autoidentificaron como "en parte indígenas" o "en parte africanos", quienes técnicamente serían mestizos. De manera similar, los mexicanos blancos/eurodescendientes fueron cuantificados en base a rasgos físicos/apariencia, por lo que técnicamente un mestizo con un porcentaje de ascendencia indígena lo suficientemente bajo como para no afectar su fenotipo principalmente europeo sería considerado como blanco. Por último, el resto de etnias, por ser de un número más bien bajo o por ser primariamente afiliaciones religiosas, tienen criterios de clasificación más permisivos, por lo que un mestizo podría pretender pertenecer a una de ellas practicando la religión, o teniendo un antepasado que perteneciera a dichas etnias.

Sin embargo, sociólogos e historiadores contemporáneos coinciden en que, dado que el concepto de "raza" tiene un fundamento psicológico más que biológico y a los ojos de la sociedad un mestizo con un alto porcentaje de ascendencia europea es considerado "blanco" y un mestizo con un alto porcentaje de ascendencia indígena es considerado "indio", se debe permitir que una persona se identifique con un grupo étnico con el que sienta pertenencía, aunque biológicamente no pertenezca completamente a él.[123]

Composición genética y fenotípica de México[editar]

Estudios genéticos[editar]

Los estudios genéticos en México se pueden dividir en tres grupos: estudios realizados con personas que se autoidentifican como mestizos, estudios realizados con mexicanos indígenas y estudios realizados en la población mexicana en general, no se han realizado estudios que se enfoquen en mexicanos de ascendencia europea o africana. Los mexicanos que se identifican como mestizos son principalmente de ascendencia europea e indígena americana. El tercer componente más grande es el africano, legado de la esclavitud en la Nueva España (que vio la importación de unos 100.000[124]​-200.000[125]​ esclavos negros). Sin embargo, los genetistas teorizan que en regiones de México que no tenían presencia de esclavos, los rastros de la ascendencia africana podrían provenir de colonos españoles y no de los propios esclavos africanos, ya que dicha ascendencia tiene su origen en el norte de África y el Cercano Oriente.[126]​ Dependiendo de la región, algunos mestizos pueden tener pequeños rastros de herencia asiática debido a los miles de filipinos y chinos (esclavos asiáticos de origen diverso, no sólo chinos) que llegaron a la Nao de China. La inmigración asiática más reciente (específicamente la china) puede ayudar a explicar la contribución relativamente alta de Asia en el noroeste de México (por ejemplo, Sonora).[125]

Según numerosos estudios, en mexicanos que se identifican a sí mismos como mestizos, la diferencia de incidencia entre los compuestos indígenas y europeos es balanceada y relativamente pequeña, con ambos usualmente representando más del 40% de su composición genética.[125]​ En los estudios realizados sobre la población general mexicana (es decir, estudios en los que no existe otro tipo de autoidentificación que el de ser "mexicano") el componente genético ancestral europeo tiende a superar al indígena. El incremento de dicho aporte es más pronunciado en las investigaciones sobre la ascendencia materna cromosómica, ya que mientras que en los estudios realizados sobre mestizos autoidentificados la ascendencia materna europea es tan sólo del 5%,[127]​ en los estudios realizados sobre la población general mexicana la ascendencia materna europea aumenta en más de 40 puntos, siendo del 46%,[128]​ lo que sugiere que hoy en día un segmento considerable de la población de México queda fuera cuando un estudio utiliza como muestras sólo a personas que se consideran a sí mismas como mestizas. Los estudios genéticos realizados sobre indígenas mexicanos revelan una ascendencia indígena predominante, pero con variaciones más altas de lo esperado en los componentes ancestrales europeos y africanos. Las investigaciones existentes sugieren que la ubicación geográfica juega un papel más significativo en la determinación de la composición genética de la persona indígena promedio que los rasgos culturales, un ejemplo de esto es la población indígena de Tlapa en el estado de Guerrero que a pesar de que en su mayor parte habla español y tiene las mismas costumbres culturales que los mexicanos no indígenas, muestra una ascendencia indígena del 95%.[129]​ En contraste, los pueblos indígenas de habla nahua del estado de Veracruz tienen una ascendencia media europea del 42% y una ascendencia africana del 22%.[130]

La ideología del mestizaje, que ha desdibujado las líneas de raza a nivel institucional, también ha tenido una influencia significativa en los estudios genéticos realizados en México:[131]​ Como los criterios utilizados en los estudios para determinar si un mexicano es mestizo o indígena a menudo se basan en rasgos culturales como la lengua hablada en lugar de la autoidentificación racial o una selección basada en el fenotipo, existen estudios en los que poblaciones que son clasificadas como indígenas por virtud de la lengua hablada muestran un mayor grado de mezcla genética europea que poblaciones consideradas mestizas en otros estudios.[130]​ Lo contrario también ocurre, ya que hay casos en los que poblaciones clasificadas como "mestizas" presentan frecuencias genéticas similares a las de europeos continentales como los alemanes en el caso de los mestizos del estado de Durango.[116]​ Se ha notado que tanto la clase social como la ubicación geográfica influyen en la composición genética de los mexicanos.[132][133][134]

Estudios de muestra general aplicados a multiestados o estados en específico[editar]

Esta sección se compone de estudios genéticos en los que no hay criterio de autoadscripción de por medio para reclutar a los voluntarios para dichos estudios. Estudios en los que a la población mexicana entera se le denomina "mestiza" con base en la definición cultural de dicho término también se incluyen, ya que por no tener criterio de autoadscripción étnica en el proceso de selección de voluntarios la muestra de la población usada para estos estudios sigue siendo esencialmente general, independientemente de cómo se le considere en conjunto. Es importante resaltar que la mayoría de estos estudios incluyen muestras reducidas a uno o a cierto número de estados, por lo que no se puede generalizar su resultado a todo el país, así como el hecho de que aún pueden existir sesgos en el caso de algunos estudios que reportan tener cobertura nacional más el origen de las muestras produce una marcada sobrerepresentación de unas regiones sobre otras.

Comparación hecha por (Wang et al, 2008), entre la Ciudad de México y la comunidad indígena de Quetalmahue, en Chile.[135]
  • 57,0% europea; 40,0% amerindia; 3% africana (Wang et al, 2008). Realizado en habitantes de la Ciudad de México.[136]
Variación regional de la composición genética mexicana según Ruiz-Linares et al, 2014, cada punto en el mapa central representa a un voluntario que participó en el estudio con la mayoría siendo de la Ciudad de México y el sur de México.[137]
Coordenadas de mezcla étnica, y su frecuencia o recurrencia según Ruiz-Linares (mismo estudio que la imagen anterior).[132]
  • 56,0% amerindia; 37,0% europea; 5,0% africana (Ruiz-Linares et al, 2014). Un estudio realizado por el University College de Londres que incluía varios países de América Latina y se realizó con la colaboración de los institutos de antropología y genética de cada país. Además, se recogieron diferentes características fenotípicas, y el estudio determinó que la frecuencia de ojos claros era del 28% en la muestra mexicana, en tanto que el color de pelo rubio, rubio oscuro o café claro, era del 18%. Las muestras mexicanas en su mayoría provenían de la Ciudad de México y el sur de México.[137]​ En 2015 Rodrigues-Moura et al realizó un meta-analisis con las mismas muestras de este estudio y obtuvo 31% de ascendencia europea, 6% africana y 62% de ascendencia amerindia.[138]
  • 70,2%-46,2% amerindia; 25,4%-48,7% europea; 5,2%-2,8% africana (Martínez-Cortés et al, 2017). Estudio sanguíneo, hecho a partir de 114 polimorfismos por el Instituto de Investigación en Genética Molecular de la Universidad de Guadalajara, en una muestra genéticamente heterogénea, proveniente de los estados de Sinaloa, Jalisco, la Ciudad de México y Yucatán.[139]
  • 78,5% europea; 21,5% amerindia (Cerda-Flores et al, 1987). Estudio sanguíneo, que tomó muestras de tres estados del noreste mexicano: Nuevo León, San Luis Potosí y Zacatecas.[140]
  • 52,0% europea; 45,0% amerindia; 4,0% africana (Prize et al, 2007). Estudio de información autosomal realizado en la Ciudad de México. Criterio de selección: autoidentificación de los participantes como mexicanos.[141]

Estudios etiológicos[editar]

Los estudios etiológicos son aquellos estudios genéticos en los que los voluntarios tienen una enfermedad o una condición de salud específica. Los estudios etiológicos se pueden dividir en dos: (1) aquellos en que el padecimiento es de específica o baja prevalencia, y que están asociados fundamentalmente a herencia/composición genética; y (2) aquellos padecimientos que poseen una recurrencia masiva, donde los factores medioambientales y costumbristas pasan a ser sus principales justificantes, habiendo en determinados casos, aspectos socioeconómicos y culturales también involucrados.

Para el primer caso se consideran ejemplos como el cáncer de próstata. En un segundo caso, o más bien, un caso intermedio entre el primero y el segundo, se cita a la diabetes mellitus tipo 2, padecimiento no hereditario que representa el 95% de todos los tipos de diabetes[142]​ y es padecida por el 15,8% de la población mexicana,[143]​ en la cual tiene influencia la mala alimentación y el sedentarismo (aproximadamente 33,3% de los mexicanos sufren obesidad, y el 71,2% obesidad o sobrepeso).[144][143]​ así como la composición genética de la persona, habiendose observado una correlación entre la herencia predominantemente amerindia y la diabetes.[145][146][147]​ Completamente en un segundo caso, se puede citar enfermedades como el asma, cuya prevalencia es cercana al 10,8% de la población,[148]​ y que es propiciado por condiciones ambientales, como el cambio climático y factores comúnmente alérgenos como el polen, o costumbristas como la mala higiene doméstica o el tabaquismo.[148]​ Dentro de este segundo numerosas fuentes observan relación entre la clase social y estos padecimientos,[149][150]​ con personas de clases medias y bajas teniendo una mayor predisposición a padecerlas,[142][144]​ lo que en México representa entre un 55,0% (clase baja y media baja) y un 69,0% (clase baja y distintos tipos de clase media) de la población,[151]​ aunque esto no significa que todos los mexicanos que pertenecen a estos estratos vayan a padecer estas enfermedades, como tampoco significa que las clases altas no padezcan estas enfermedades. En cualquier caso, se considera que las tasas de asma y diabetes se han mantenido estables en tiempos recientes.[152]

  • 69,5% amerindia; 27,3% europea; 3,2% africana, para niños enfermos de asma en la Ciudad de México (Hancock et al, 2009).[153]
  • 61,0% amerindia; 37,0% europea; 2,0% africana para la Ciudad de México, a partir de 128 AIMs, hecho en mexicanos que sufren asma (Kosoy et al, 2009).[154]
  • 65,0% amerindia; 30,0% europea; 5,0% africana para la Ciudad de México, a partir de 69 AIMs, hecho en mexicanos que sufren diabetes mellitus tipo 2 (Martínez-Marignac et al, 2007).[155]
  • 56,0% amerindia; 38% europea; 6% africana para el noreste de México, a partir de 74 AIMs, estudio hecho en el estado de Nuevo León en el marco de una campaña de salud pública para la detección de cancer de próstata en mexicanos (Martínez-Fierro et al, 2009).[156]

Estudios por conglomerado étnico, clase social y línea de herencia[editar]

Esta sección está compuesta por estudios genéticos cuya selección de muestra presento algún tipo de sesgo. Entre los estudios que se incluyen figuran estudios en los que las muestras se auto-identificaron con una etnia en particular, así como estudios de línea de herencia cromosómica. Asimismo es importante tener en cuenta que aunque a veces se afirma que los mestizos son la mayoría de la población mexicana, llegando estos a ser 80%-93%,[157][158]​ en la práctica ha sido observado que muchos mexicanos en realidad no se identifican como mestizos cuando se les pregunta directamente por su identidad etno-racial.[159]

En mestizos:

  • En 2012 un estudio utilizó un formato diferente para presentar resultados: ya que a partir de una muestra en la que todos los mexicanos participantes se auto-identificaron como mestizos a estos se les clasificó en un conglomerado étnico específico dependiendo de cual fuera el componente genético mayoritario. Así a 17,0% se les clasificó dentro del conglomerado étnico africano, a 44,0% en el amerindio y a 39,0% en el europeo. Las muestras provinieron de la Ciudad de México así como de los estados de Guanajuato, Querétaro y Puebla (Noris-Santana et al, 2012).[160]
  • 56,0% amerindia, 40,0% europea; 12,0-3,0% africana (Vargas-Alarcón et al, 2010).[161]
  • 50-60% europea; 37-49% amerindia; 1-3% africana (Cerda-Flores et al, 2002). Realizado con muestras de mestizos de los estados de Nuevo León, Jalisco y la Ciudad de México.[162]
  • 64,0% amerindia; 21,0% europea; 15,0% africana (Luna-Vásquez et al, 2005). Estudio realizado con 13 STRs, en el Valle de México.[163]
  • 52,0% europea; 39,0% amerindia; 9,0% africana (Hernández-Gutierrez et al, 2005). Estudio genético de data autosomal que involucró a los estados de Mexico, Morelos, Puebla, Querétaro y la Ciudad de México.[164]
  • 69,0% amerindia; 26,0% europea; 5,0% africana para la Ciudad de México, a partir de 15 STRs (Juárez-Cedillo et al, 2008).[165]
  • 65,0% amerindia; 31,0% europea; 3,0% africana para la Ciudad de México (Johnson et al, 2011).[166]
  • 53,0% amerindia; 31% europea; 16% africana para mestizos por auto-adscripción de Jalisco, mediante el uso de 13 STRs (Rubi-Castellanos et al, 2009).[158]
  • "Las frecuencias de los alelos variantes de CYP2D6 en mestizos fueron similares a las informadas para los blancos", estudio hecho en Durango (Sosa-Macías, 2006).[116]

En población indígena:

  • 87,0% amerindia; 9,0% europea; 2,0% africana para los pueblos amerindios mexicanos (National Geographic, 2005-16).[167]
  • 87,5% amerindia; 5,3% europea; 2,2% árabe para el pueblo maya (DNA Tribes, 2012).[168]
  • 94,4% amerindia; 2,5% norasia; 1,5% este asiático, para el pueblo pima (DNA Tribes, 2012).[168]
  • 64,0% amerindia, 25,0% europea y 11,0% africana para las personas indígenas de la localidad de Metztitlan en el estado de Hidalgo.[169]
  • 95,0% amerindia, 4,0% europea y 1,0% africana para los indígenas del pueblo de Tlapa de Comonfort en el estado de Guerrero.[170]
  • 75,0% amerindia; 22,0% europea; 1,6% africana, promedio de un estudio realizado en nahuas, otomíes y tzeltales de diferentes estados.[130]

Por clase social:

  • Más de 70% europea para habitantes de la Ciudad de México que se teoriza, tienen altos ingresos (Lisker et al, 1995).[171]
  • 59,0% amerindia; 34,8% europea; 6,2% africana (Lisker et al, 1995). Realizado en habitantes de la Ciudad de México de clase socioeconómica baja.[172]

En población mexicana emigrante:

  • 45,7% amerindia; 39,5% europea; 8,0% árabe, para mexicanos-americanos en Los Ángeles (DNA Tribes, 2012).[168]
  • 67,0% amerindia; 17,0% europea; 4,0% judío; 4,0% noráfrica; 4,0% africana centro y occidente; 2,0% asia menor, para mexicanos-americanos en Los Ángeles (National Geographic, 2005-16).[167]

Por línea de herencia:

  • 93,3% amerindia, 6,0% europea; 0,7% africana por línea materna (mtDNA) en (Guardado-Estrada et al, 2009).[173]
  • 64,9% europea; 30,8% amerindia; 4,2% africana. Sólo por línea paterna (Y-DNA), (Martínez-Cortés et al, 2012).[134]
  • 90,0% amerindia por línea materna (mtDNA); 40,0% amerindia por línea paterna (Y-DNA) (Martínez-Marignac et al, 2007).[155]
  • 54,0% amerindia; 46,0% europea; por línea materna; (mtDNA) por línea materna (Prize et al, 2007).[141]
  • 89,1% amerindia; 5,4% europea; 4,5% africana; (mtDNA) por línea materna para el norte de México, específicamente en el estado de Chihuahua (Green et al, 2000).[174]

Estudios parte del MGDP[editar]

El MGDP (Mexican Genome Database Project) se compone de una serie de estudios hechos primariamente por el INMEGEN (Instituto Mexicano de Ciencias Genómicas) que tiene como fin desarrollar medicina para la población mexicana, sus estudios, que de acuerdo a sus metodologías se enfocan en la población mestiza[175]​ e indígena por autoadscripción no han estado libres de controversia, ya que han recibido críticas respecto a la representatividad de estos así como su utilidad real, por su parte los investigadores del instituto defienden sus estudios afirmando que "Los resultados del proyecto fueron malinterpretados por la prensa y afirman que "en un futuro (el MGDP) podría ser útil no sólo para los mexicanos sino para el resto de America Latina" (Schwartz-Marín & Silva-Zolezzi, 2010).[176]

  • 58,96% europea, 30,05% asiática (principalmente amerindia), y 10,03% africana. Fase I, Inmegen. Estudio realizado en mestizos mexicanos (no se elabora respecto a si hubo autoadscripción étnica directa en el reclutamiento de voluntarios) de seis estados, en el año 2006, por el Instituto Nacional de Medicina Genómica de México (INMEGEN) (Estrada et al, 2006).[157]
  • 55,2% amerindia, 41,8% europea; 1,8% africana; 1,2% este asiático, (Silva-Zoletti et al, 2009). Fase II, Inmegen. Estudio realizado en una muestra compuesta de: universitarios (todos los cuales, se remarca en la metodología, tuvieron que autoadscribirse como mestizos),[175]​ las muestras de la fase I del MGDP e indígenas, de seis estados, por el Instituto Nacional de Medicina Genómica de México (INMEGEN), se le considera la fase II del MGDP. La distribución por estado fue la siguiente:[133]
Silva-Zoletti et al, 2009[133]
Estado Aporte europeo Aporte amerindio Aporte africano Aporte asiático
Guanajuato 37,8 % 59,9 % 0,05 % 0,05 %
Guerrero 28,9 % 66,8 % 0,05 % 0,06 %
Sonora 62,6 % 34,7 % 0,05 % 0,06 %
Veracruz 35,4 % 60,8 % 0,03 % 0,05 %
Yucatán 39,1 % 59,5 % 0,04 % 0,05 %
Zacatecas 46,1 % 51,0 % 0,09 % 0,05 %
En 2012 Galanter et al, re-estratifica las muestras de la segunda fase, y obtiene: 54,4% amerindia; 40,2% europea; 5,4% africana (Galanter et al, 2012).[177]

Investigación fenotípica[editar]

Aunque no tan numerosos o con una historia tan larga como la investigación genética en el país, se han realizado estudios sobre la presencia de diferentes rasgos fenotípicos (color de cabello, forma de cabello, color de ojos, etc.) en mexicanos. Estos estudios han llamado recientemente la atención del gobierno de México, que ha comenzado a realizar sus propias investigaciones a nivel nacional, con el objetivo de documentar las dinámicas y desigualdades en las interacciones entre mexicanos de diferentes etnias/razas, así como tener una idea más concisa de la composición étnica del país (un campo que ha sido descuidado por mucho tiempo a nivel institucional en México). Los resultados de estos estudios refutan efectivamente los conceptos erróneos con respecto a la población de México, mostrando que México es un país excepcionalmente diverso, donde cualquier color o tipo de rasgo se puede encontrar con facilidad en cualquier región.

Algunos estudios, como el publicado por la Asociación Americana de Sociología, refutan conceptos erróneos que prevalecen incluso entre los propios mexicanos, al encontrar que las diferencias en las frecuencias de rasgos fenotípicos como el cabello rubio entre la población de las regiones del norte de México (donde este rasgo tiene una frecuencia de 22.3% - 23.9%) y la población de las regiones centrales de México (con una frecuencia de 18.9% a 21.3%) no son tan pronunciadas como se piensa comúnmente. Según la metodología del estudio, la presencia de cabello rubio era necesaria para que un mexicano fuera clasificado como blanco como "a diferencia del color de la piel, el cabello rubio no se oscurece con la exposición al sol".[178]​ Con una metodología similar, otro estudio, realizado por la Universidad Autónoma Metropolitana de México calculó la frecuencia de cabello rubio en un 23%, los mexicanos con cabello rojo fueron clasificados como "otros".[179]

Un estudio realizado en 2014 por el University College London analizó las frecuencias de varios rasgos fenotípicos diferentes en poblaciones de cinco países latinoamericanos diferentes (Brasil, Chile, Colombia, México y Perú). En el caso de México el Instituto Nacional de Antropología e Historia colaboró en la investigación con los siguientes resultados:[91]

Color de ojos  azul/gris   miel   verde   café claro   café oscuro/negro 
Hombres 1% 2% 6% 21% 71%
Mujeres 1% 3% 4% 21% 72%
Color de pelo  rojo/rojizo   rubio   rubio oscuro/café claro   café/negro 
Hombres 0% 1% 12% 86%
Mujeres 0% 2% 21% 77%
Forma de cabello  lacio   ondulado   rizado   crespo 
Hombres 45% 43% 12% 0%
Mujeres 46% 41% 12% 1%

La mayoría de las muestras (aproximadamente el 90%) procedían de la Ciudad de México y de los estados del sur de México, lo que significa que las regiones Noroeste y Oeste de México estaban subrepresentadas, ya que alrededor del 45% de la población de México vive allí.[180]

Resultados de la encuesta nacional contra la discriminación, realizada por el CONAPRED en 2010.[181]

Se han realizado encuestas a nivel nacional patrocinadas por el gobierno mexicano que cuantifican el porcentaje de los diferentes tonos de piel presentes en la población de México, la primera en 2010 por el CONAPRED (Oficina Nacional para la Prevención de la Discriminación)[47]​ y la segunda en 2017 por el INEGI (Instituto Nacional de Estadística de México),[182][183]​ en el caso del estudio del CONAPRED fue una paleta con 9 opciones de color desarrolladas por el propio instituto mientras que en el caso del estudio del INEGI la paleta utilizada fue la paleta del PERLA (Proyecto Raza y Etnicidad Latinoamericana) con 11 categorías de color.

Tipo de piel Porcentaje (inegi 2017)
 A  0.2%
 B  0.5%
 C  1.0%
 D  3.0%
 E  2.7%
 F  13.0%
 G  30.0%
 H  37.4%
 I  5.2%
 J  4.9%
 K  2.1%

Como la progresión de los tonos más oscuros a los más claros no es tan uniforme en la paleta usada por el INEGI (algunos tonos son prácticamente iguales mientras que hay marcadas diferencias entre otros) como lo es en la paleta del CONAPRED, dos categorías de color terminaron conteniendo casi el 70% de los mexicanos encuestados, mientras que había categorías de color que tenían menos del 1% de mexicanos cada una. A pesar de que el gobierno de México ha minimizado las connotaciones raciales de dichos estudios al optar por utilizar el término "mexicano de piel clara" para referirse al segmento de la población de México que posee rasgos físicos/apariencia europea y "mexicano de piel oscura" para referirse al segmento de la población de México que no los tiene, la publicación de dichos estudios no ha estado exenta de controversia, especialmente en el caso del estudio publicado en 2017, ya que además del color de la piel también tuvo en cuenta diferentes factores socioeconómicos como logros educativos y perfiles ocupacionales, con medios de comunicación que llevaron a los círculos de la opinión pública mexicana conceptos como el racismo sistémico, el privilegio de los blancos y el colonialismo.[184][185][186]​ No obstante, se está de acuerdo en que reconocer que México es un país diverso constituye un paso en la dirección correcta para luchar contra las desigualdades sociales.

En 2018, la CONAPRED publicó la nueva edición de la ENADIS, esta vez contando con la participación del INEGI, la UNAM, el CONACyT y la CNDH.[187]​ Como en la versión de 2010, se le preguntó a los mexicanos acerca de temas relacionados con la discriminación y recabó datos respecto a etnicidad y fenotipo. Se concluyó que México sigue siendo un país conservativo respecto a grupos minoritarios como minorías religiosas, minorías étnicas, extranjeros, miembros del colectivo LGBT etc. aunque existen marcadas diferencias regionales, con estados de las regiones centro y sur de México teniendo tazas de discriminación notoriamente más elevadas hacia grupos vulnerables que las de los estados de las regiones norte y occidente.[187]​ Para recavar datos respecto al tono de piel de los entrevistados la paleta elegida fue de nuevo la del PERLA. Se reportó que esta vez 11% de los mexicanos se identificaron con "tonos de piel oscuros (A-E)" 59% con "tonos de piel medio (F-G)" y 29% con "tonos de piel claros (H-K)".[187]​ La razón por la que hay pronunciadas diferencias en el porcentaje de mexicanos con piel clara (alrededor de 18% menos) y con piel media (alrededor de 16% más) en comparación con encuestas anteriores es que la ENADIS 2017 tuvo como prioridad entrevistar a mexicanos pertenecientes a grupos "vulnerables" lo que significó que estados con altos porcentajes de personas de estos grupos hicieron más entrevistas.[188]

Un estudio realizado en hospitales de la Ciudad de México reportó que en promedio el 51.8% de los recién nacidos mexicanos presentaban la marca de nacimiento congénita conocida como mancha mongola, mientras que en el 48.2% de los bebés analizados estaba ausente.[189]​ La mancha mongola aparece con una frecuencia muy alta (85-95%) en niños asiáticos, nativos americanos y africanos.[190]​ La lesión de piel, según se informa, casi siempre aparece en niños sudamericanos[191]​ y mexicanos que son racialmente mestizos,[192]​ mientras que tiene una frecuencia muy baja (5-10%) en niños caucásicos.[193]​ Según el Instituto Mexicano del Seguro Social (abreviado como IMSS) a nivel nacional, alrededor de la mitad de los bebés mexicanos tienen la mancha mongola.[194]

Educación[editar]

México ha logrado importantes avances en materia de educación en los últimos veinte años. En 2004 la alfabetización general era del 92 % y la alfabetización de los jóvenes (edades 10-24) era del 96 %. La educación primaria y secundaria es gratuita y obligatoria en todo el país según las leyes Mexicanas. También se han establecido programas de educación bilingües e interculturales en algunas comunidades indígenas. México también va ser uno de los primeros países del mundo en establecer durante la década de 1970 un sistema de educación secundaria a distancia para las comunidades rurales. En 2005 este sistema contaba con más de 30 000 escuelas conectadas y 1 millón de alumnos que reciben esta programación educativa por medio de videoconferencias y teleconferencias transmitidas vía satélite.[195]​ Estas escuelas se conocen en México como telesecundarias. Este sistema también es utilizado en algunos países de la América Central y Colombia así como en el sur de los Estados Unidos como método de enseñanza bilingüe.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. " FICHA: MUJERES EN MÉXICO 1 POBLACIÓN TOTAL 124 286 623 habitantes.2 ESTRUCTURA DE GÉNERO (HOMBRES POR MUJER) 48.6% son hombres", Centro Gilberto Bosques, 13 de Marzo 2017. agregado el 24 de Diciembre de 2018.
  2. " FICHA: MUJERES EN MÉXICO 1 POBLACIÓN TOTAL 124 286 623 habitantes.2 ESTRUCTURA DE GÉNERO (HOMBRES POR MUJER) 48.6% son hombres", Centro Gilberto Bosques, 13 de Marzo 2017. agregado el 24 de Diciembre de 2018.
  3. «http://www.banrepcultural.org/blaavirtual/geografia/viage4/viageq2b.htm». 
  4. Angus Maddison (2007) [2001]. The world economy: a millennial perspective. Nueva Delhi: Academic Foundation, pp. 234. ISBN 978-8-17188-613-5. Cifras de Rosenblat.
  5. «Olas Migratorias en EEUU». Consultado el 26 de agosto de 2018. 
  6. «Población total por grupos quinquenales de edad según sexo, 1950 a 2005». 
  7. «Tasa global de fecundidad, 1976 a 2006». 
  8. «Tasa de crecimiento media anual de la población por entidad federativa, 1990 a 2005». 
  9. «Tasas de inmigración, emigración y migración neta por entidad federativa, 1995-2000». 
  10. «Mexican Immigration to the US: The Latest Estimates». 
  11. «Census Bureau Summary File 3» (pdf) (en inglés). Consultado el 26 de agosto de 2018. 
  12. Ranking de ciudades más pobladas del mundo «http://www.demographia.com/db-worldua2015.pdf Ranking de ciudades más pobladas del mundo». Archivado desde Ranking de ciudades más pobladas del mundo el original el 14 de abril de 2017. 
  13. Hufbauer GC and Schott, JJ, NAFTA Revisited, Institute for International Economics, Washington D.C. 2005
  14. a b «Population Division of the Department of Economic and Social Affairs of the United Nations Secretariat, World Population Prospects: The 2012 Revision». Archivado desde el original el 6 de mayo de 2011. Consultado el 20 de abril de 2012. 
  15. «United Nations Statistics Division - Demographic and Social Statistics». unstats.un.org. 
  16. «Archived copy». Archivado desde el original el 28 de mayo de 2012. Consultado el 27 de mayo de 2012. 
  17. «Instituto Nacional de Estadística y Geografía - Temas estadísticos». 3.inegi.org.mx. Consultado el 29 de agosto de 2017. 
  18. [1] United nations. Demographic Yearbooks
  19. Fuente: Sección de Estadística. INEGI (03–01–2011).
  20. INE (2010). «Inmigrantes españoles». Consultado el 17 de noviembre de 2011. 
  21. INPS (2010). «Annoario Stadistico». Consultado el 22 de octubre de 2010. 
  22. «Argentinos en México». Archivado desde el original el 17 de febrero de 2007. 
  23. «Migrantes, votos, remesas». Archivado desde el original el 29 de julio de 2016. Consultado el 29 de agosto de 2017. 
  24. «American Citizens Abroad». Archivado desde el original el 25 de febrero de 2011. 
  25. «Retiring Americans, Go south, old man.» The Economist.
  26. Inmigrantes residentes en México por país de nacimiento CONAPO.
  27. a b c «Mexico-US Migration» en Nafta Revisited del International Institute of Economics.
  28. The Hispanic Population in the United States
  29. «Indicadores seleccionados de la población nacida en México residente en Estados Unidos de América, 1970 a 2000.».
  30. «Población emigrante a Estados Unidos de América por entidad federativa según sexo, 2000.».
  31. Distribución porcentual de la población emigrante a Estados Unidos de América por tamaño de la localidad de residencia para cada sexo, 1990 a 1995 y 1995 a 2000.
  32. ««Población migrante de retorno de Estados Unidos de América por entidad federativa según sexo, 2000.»». 
  33. Iztapalapa no es un municipio, sino una delegación política del Distrito Federal, subdivisiones homólogas al municipio en el territorio capitalino, aunque con atribuciones jurídicas y políticas más acotadas; caso similar al del Distrito Federal, que posee un estatuto político distinto al de los estados federados en la Unión. El INEGI lo cuenta en la lista de los municipios más poblados en Cuéntame.
  34. a b «II Conteo de población y vivienda 2005». 
  35. Algunos municipios, como Querétaro, Tijuana, Mexicali y Centro, se dividen en delegaciones, las cuales, sin embargo, no cuentan con autonomía legal y son dependientes de las administraciones municipales correspondientes. Otros municipios se organizan en ayudancias o juntas auxiliares. A su vez, las delegaciones del Distrito Federal se dividen en coordinaciones territoriales o subdelegaciones.
  36. a b «CONAPO Áreas Metropolitanas». Archivado desde el original el 1 de mayo de 2011. 
  37. a b ««Síntesis de resultados 2005.»». 
  38. «Volumen y porcentaje de la población católica, 1895 a 2010». 
  39. «Church attendance in Latin America». Archivado desde el original el 1 de setiembre de 2006. 
  40. «INEGI. «XIII Censo General de Población y Vivienda 2010.»». Archivado desde el original el 20 de abril de 2011. Consultado el 16 de abril de 2011. 
  41. «INEGI. Censo de Población y Vivienda 2010: Tabulados del Cuestionario Básico» (xls). Consultado el 26 de agosto de 2018. 
  42. ««Tasa de crecimiento media anual de la población según credo religioso para cada período decenal, 1950 a 2000.»». 
  43. ««Tasa de crecimiento media anual de la población, 1950 a 2005.»». 
  44. a b c "Resultados del Modulo de Movilidad Social Intergeneracional", INEGI, 16 de junio de 2017, Consultado el 30 de abril de 2018.
  45. a b c d e "Encuesta Intercensal 2015", "INEGI", Mexico, Diciembre de 2015. Consultado el 28 de abril de 2017.
  46. a b "21 de Marzo Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial" pag.7, CONAPRED, México, 21 de marzo. Consultado el 28 de abril de 2017.
  47. a b c "Encuesta Nacional Sobre Discriminación en Mexico", "CONAPRED", Mexico DF, Junio de 2011. Consultado el 28 de abril de 2017.
  48. a b " Visión INEGI 2021 Dr. Julio Santaella Castell" (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión)., INEGI, 16 de junio de 2017, Consultado el 30 de abril de 2018.
  49. "Stratification by Skin Color in Contemporary Mexico", SAGE Journals, Consultado el 27 de enero de 2018.
  50. «"EL MESTIZAJE Y LAS CULTURAS REGIONALES"». Archivado desde el original el 23 de agosto de 2013. 
  51. «Composición Étnica de las Tres Áreas Culturales del Continente Americano al Comienzo del Siglo XXI». Academic investigation (en spanish). university of the State of Mexico. 2005. Archivado desde el original el 22 de octubre de 2013. Consultado el 10 de junio de 2014. 
  52. «http://www.eluniversal.com.mx/notas/582460.html». 
  53. «Civilización en el norte de México, Vol. 1». 
  54. En su libro "La Raza Cósmica, publicado en 1925
  55. «Ley General de Derechos Lingüísticos de los Pueblos Indígenas». Archivado desde el original el 11 de junio de 2008. 
  56. «Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas – México». Cdi.gob.mx. Consultado el 14 de enero de 2018. 
  57. «Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas – México». Archivado desde el original el 26 de setiembre de 2007. 
  58. a b «Indicadores seleccionados sobre la población hablante de lengua indígena, 1950 a 2005». Inegi.gob.mx. Archivado desde el original el 18 de enero de 2012. Consultado el 10 de diciembre de 2011. 
  59. Knight (1990:73-74)
  60. Bartolomé (1996:3-4)
  61. «Síntesis de Resultados». Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas. 2006. Consultado el 22 de diciembre de 2010. 
  62. Defined as persons who live in a household where an indigenous language is spoken by one of the adult family members, and or people who self identified as indigenous ("Criteria del hogar: De esta manera, se establece, que los hogares indígenas son aquellos en donde el jefe y/o el cónyuge y/o padre o madre del jefe y/o suegro o suegra del jefe hablan una lengua indígena y también aquellos que declararon pertenecer a un grupo indígena."[2])AND persons who speak an indigenous language but who do not live in such a household (Por lo antes mencionado, la Comisión Nacional Para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de México (CDI) considera población indígena (PI) a todas las personas que forman parte de un hogar indígena, donde el jefe(a) del hogar, su cónyuge y/o alguno de los ascendientes (madre o padre, madrastra o padrastro, abuelo(a), bisabuelo(a), tatarabuelo(a), suegro(a)) declaro ser hablante de lengua indígena. Además, también incluye a personas que declararon hablar alguna lengua indígena y que no forman parte de estos hogares [3])
  63. «INEGI: Cada vez más mexicanos hablan una lengua indígena – Nacional – CNNMéxico.com». Mexico.cnn.com. 30 de marzo de 2011. Archivado desde el original el 6 de diciembre de 2011. Consultado el 10 de diciembre de 2011. 
  64. «Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas – México». Cdi.gob.mx. Consultado el 14 de enero de 2018. 
  65. «Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas. México». Cdi.gob.mx. Consultado el 10 de diciembre de 2011. 
  66. «Archived copy». Archivado desde el original el 9 de octubre de 2013. Consultado el 17 de julio de 2013. 
  67. Wade (1981:32)
  68. Knight (1990:78–85)
  69. «Composición Étnica de las Tres Áreas Culturales del Continente Americano al Comienzo del Siglo XXI». Academic investigation (en spanish). university of the State of Mexico. 2005. Archivado desde el original el 22 de octubre de 2013. Consultado el 10 de junio de 2014. 
  70. Bartolomé, Miguel Alberto (1996). «Pluralismo cultural y redefinicion del estado en México". in Coloquio sobre derechos indígenas». Oaxaca: IOC. «En primer lugar cabe destacar que en México la pertenencia racial no es un indicador relevante ni suficiente para denotar una adscripción étnica específica. [...] Por lo tanto es relativamente factible realizar el llamado tránsito étnico, es decir que un indígena puede llegar a incorporarse al sector mestizo a través de la renuncia a su cultura tradicional y si sus condiciones materiales se lo permiten.» 
  71. Richard Graham, ed. (1 de setiembre de 2010). «The Idea of Race in Latin America, 1870–1940». The Idea of Race in Latin America: 1870-1940. University of Texas Press. p. 73. ISBN 978-0-292-78888-6. Consultado el 17 de julio de 2013. 
  72. Schaefer, Richard T. (ed.) (2008). Encyclopedia of Race, Ethnicity and Society. Sage. p. 900. ISBN 978-1-4129-2694-2. «In New Spain, there was no strict idea of race (something that continued in Mexico). The Indians that had lost their connections with their communities and had adopted different cultural elements could "pass" and be considered mestizos. The same applied to Blacks and castas.» 
  73. Race And Ethnicity In Latin America. Pluto Press. 20 de mayo de 1997. ISBN 978-0-7453-0987-3. Consultado el 17 de julio de 2013. 
  74. a b Bartolomé (1996:2)
  75. Wade (1997:44–47)
  76. Bartolomé (1996:5)
  77. «Mexico- Ethnic groups». Encyclopædia Britannica. Consultado el 1 de octubre de 2016. 
  78. «"EL MESTIZAJE Y LAS CULTURAS REGIONALES"». Archivado desde el original el 23 de agosto de 2013. 
  79. «El archivo del estudio de racismo en Mexico». Archivado desde el original el 4 de agosto de 2017. 
  80. «El mestizaje en Mexico». 
  81. «El mestizaje y las culturas». Archivado desde el original el 23 de agosto de 2013. 
  82. a b Navarrete, Federico. «El mestizaje y las culturas» [Mixed race and cultures]. México Multicultural. Mexico: UNAM. Archivado desde el original el 23 de agosto de 2013. Consultado el 19 de julio de 2011. 
  83. Ensayos sobre historia de la población. México y el Caribe 2. Siglo XXI. 1998. p. 223. ISBN 9789682301063. Consultado el 12 de setiembre de 2017. 
  84. "Household Mobility and Persistence in Guadalajara, Mexico: 1811–1842, página 62", fsu org, 8 December 2016. agregado el 9 de Diciembre de 2018.
  85. "Ser mestizo en la nueva España a fines del siglo XVIII. Acatzingo, 1792", Scielo, Jujuy, Noviembre de 2000. Consultado el 1 julio de 2017.
  86. «The World Factbook: North America: Mexico: People and Society». The World Factbook, Central Intelligence Agency (CIA). Consultado el 23 de agosto de 2017. «mestizo (Amerindian-Spanish) 62%, predominantly Amerindian 21%, Amerindian 7%, other 10% (mostly European)». 
  87. «Encyclopedia Britannica: Mexico Ethnic groups». 
  88. Federico Navarrete (2016). Mexico Racista. Penguin Random house Grupo Editorial Mexico. p. 86. ISBN 9786073143646. Consultado el 23 de febrero de 2018. 
  89. "Racismo y salud mental en estudiantes universitarios en la Ciudad de México", Scielo, Cuernavaca, marzo–abril 2011. Consultado el 28 de abril de 2017.
  90. "Stratification by Skin Color in Contemporary Mexico", SAGE Journals, Consultado el 27 de enero de 2018.
  91. a b "Admixture in Latin America: Geographic Structure, Phenotypic Diversity and Self-Perception of Ancestry Based on 7,342 Individuals" table 1, Plosgenetics, 25 de setiembre de 2014. Consultado el 9 de mayo de 2017.
  92. THE UNITED STATES AND MEXICO. Harvard University Press. 1963. p. 104. ISBN 9780674497061. Consultado el 18 de mayo de 2017. 
  93. «El archivo del estudio de racismo en Mexico». Archivado desde el original el 4 de agosto de 2017.  (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).
  94. [página requerida]«Archived copy». Archivado desde el original el 27 de marzo de 2009. Consultado el 17 de abril de 2010. 
  95. «Archived copy». Archivado desde el original el 27 de marzo de 2009. Consultado el 17 de abril de 2010. 
  96. «Arab Influence in Yucatecan Cuisine – Mexico Culture – Arab Influence in Yucatecan Cuisine, Culture». Web.archive.org. 16 de marzo de 2008. Archivado desde el original el 16 de marzo de 2008. Consultado el 14 de enero de 2018. 
  97. «Find Local Contractors - Home Remodeling Contractors on Ecnext». goliath.ecnext.com. 
  98. Tatiana Seijas (2014). Asian Slaves in Colonial Mexico: From Chinos to Indian. Cambridge University Press. p. 21. ISBN 9781107063129. 
  99. Leslie Bethell (1984). Leslie Bethell, ed. The Cambridge History of Latin America. Volume 2 of The Cambridge History of Latin America: Colonial Latin America. I-II (illustrated, reprint edición). Cambridge University Press. p. 21. ISBN 0521245168. 
  100. Ignacio López-Calvo (2013). The Affinity of the Eye: Writing Nikkei in Peru. Fernando Iwasaki. University of Arizona Press. p. 134. ISBN 0816599874. 
  101. Dirk Hoerder (2002). Cultures in Contact: World Migrations in the Second Millennium. Andrew Gordon, Alexander Keyssar, Daniel James. Duke University Press. p. 200. ISBN 0822384078. 
  102. Buchenau, Jürgen (Spring 2001). «Small Numbers, Great Impact: Mexico and Its Immigrants, 1821-1973». Journal of American Ethnic History 20 (3): 35. 
  103. Wimmer, Andreas, 2002. Nationalist exclusion and ethnic conflict: shadows of modernity, Cambridge University Press página 115
  104. Bartolomé (1996:2)" fundadores de una "nación mexicana"."
  105. Knight (1990:74)
  106. Molecular photofitting: predicting ancestry and phenotype using DNA. Elsevier. 2008. p. 348. ISBN 978-0-12-088492-6. 
  107. "censo General de la Republica Mexicana 1895", "INEGI", Mexico, Retrieved on 24 July 2017.
  108. "Consideraciones sobre la población de la Nueva España (1793-1810)", El Colegio de Mexico, Mexico, Retrieved on 24 July 2017.
  109. Historical Dictionary of Argentina. London: Scarecrow Press, 1978. pp. 239–40.
  110. "American Indians in the Federal Decennial Census", Retrieved on 25 July 2017.
  111. Central Intelligence Agency (CIA). «North America: Mexico». The World Factbook. Ethnic groups:. Consultado el 11 de abril de 2014. «mestizo (Amerindian-Spanish) 60%, Amerindian or predominantly Amerindian 30%, white 9%, other 1%». 
  112. "El mestizaje es un mito, la identidad cultural sí importa" Istmo, Mexico, Retrieved on 25 July 2017.
  113. "Más desindianización que mestizaje. Una relectura de los censos generales de población"
  114. «Censo General De Habitantes 1921 Census». Archivado desde el original el 4 de marzo de 2016. 
  115. "El impacto del mestizaje en México", "Investigación y Ciencia", España, Octubre de 2013. Consultado el 1 junio de 2017.
  116. a b c Sosa-Macías, Martha (2006). «CYP2D6Genotype and Phenotype in Amerindians of Tepehuano Origin and Mestizos of Durango, Mexico». The Journal of Clinical Pharmacology 46: 527-536. doi:10.1177/0091270006287586. 
  117. «Composición Étnica de las Tres Áreas Culturales del Continente Americano al Comienzo del Siglo XXI». Academic investigation (en spanish). university of the State of Mexico. 2005. Archivado desde el original el 22 de octubre de 2013. Consultado el 10 de junio de 2014. 
  118. «El mestizaje y las culturas regionales». Archivado desde el original el 23 de agosto de 2013. 
  119. «La Música de Guerrero (Del atabal a la flauta, el son y el zapateado).». Gobierno del Estado de Guerrero. Archivado desde el original el 20 de febrero de 2015. Consultado el 20 de febrero de 2015. 
  120. «Panorama de las religiones en México 2010». INEGI. Archivado desde el original el 21 de octubre de 2015. Consultado el 2 de marzo de 2015. 
  121. "El número de católicos en México v a la baja; aumentan los ateos y de otras religiones", "Animal político", Mexico, Febrero de 2016. Consultado el 3 de agosto de 2017.
  122. "Mexico cuenta con 123.5 millones de habitantes", Retrieved on 26 July 2017.
  123. «El mestizaje en Mexico» (PDF). Enp4.unam.mx. Consultado el 14 de enero de 2018. 
  124. Immigration and Migration. Infobase Publishing. 2010. p. 93. ISBN 9780816071067. Consultado el 1 de junio de 2017. 
  125. a b c Analysis of genomic diversity in Mexican Mestizo populations to develop genomic medicine in Mexico Silva-Zolezzi I, Hidalgo-Miranda A, Estrada-Gil J, Fernandez-Lopez JC, Uribe-Figueroa L, Contreras A, Balam-Ortiz E, del Bosque-Plata L, Velazquez Fernandez D, Lara C, Goya R, Hernandez-Lemus E, Davila C, Barrientos E, March S, Jimenez-Sanchez G. | National Institute of Genomic Medicine| 26 de mayo de 2009 "In this model, their mean ancestries (±Standard Deviation) were 0.552 ±0.154 for AMI, 0.418 ±0.155 for EUR, 0.018 ±0.035 for AFR, and 0.012 ±0.018 for EA"
  126. «Genoma destapa diferencias de mexicanos». 
  127. «Large scale mitochondrial sequencing in Mexican Americans suggests a reappraisal of Native American origins». Biomedcentral.com. 7 de octubre de 2011. Consultado el 14 de enero de 2018. 
  128. Price, AL; Patterson, N; Yu, F; Cox, DR; Waliszewska, A; McDonald, GJ; Tandon, A; Schirmer, C; Neubauer, J; Bedoya, G; Duque, C; Villegas, A; Bortolini, MC; Salzano, FM; Gallo, C; Mazzotti, G; Tello-Ruiz, M; Riba, L; Aguilar-Salinas, CA; Canizales-Quinteros, S; Menjivar, M; Klitz, W; Henderson, B; Haiman, CA; Winkler, C; Tusie-Luna, T; Ruiz-Linares, A; Reich, D (2007). «A genomewide admixture map for Latino populations». Am. J. Hum. Genet. 80: 1024-36. PMC 1867092. PMID 17503322. doi:10.1086/518313. 
  129. Parra, E. J.; Kittles, R. A.; Shriver, M. D. (26 de octubre de 2004). «Implications of correlations between skin color and genetic ancestry for biomedical research». Nat Genet 36: S54-S60. doi:10.1038/ng1440. 
  130. a b c Buentello-Malo, L; Peñaloza-Espinosa, RI; Salamanca-Gómez, F; Cerda-Flores, RM (2008). «Genetic admixture of eight Mexican indigenous populations: based on five polymarker, HLA-DQA1, ABO, and RH loci». Am J Hum Biol 20: 647-50. PMID 18770527. doi:10.1002/ajhb.20747. 
  131. "The Map of the Mexican's Genome”: overlapping national identity, and population genomics", Springer, Retrieved on 01 April 2018.
  132. a b Ruiz-Linares et al (2014). Admixture in Latin America: Geographic Structure, Phenotypic Diversity and Self-Perception of Ancestry Based on 7,342 Individuals 11 (12). PloS One Genetics. doi:10.1371/journal.pgen.1004572. Consultado el 4 de abril de 2017. 
  133. a b c Silva-Zolezzi et al (2009). «Supporting Information». doi:10.1073/pnas.0903045106.  Consultado el 1 de junio de 2017.
  134. a b Journal of Human Genetics (setiembre del 2012). «Journal of Human Genetics» (en inglés). 
  135. Wang, S; Ray, N; Rojas, W et al. (21 de marzo de 2008). «Geographic Patterns of Genome Admixture in Latin American Mestizos». PLOS Genetics 4: e1000037. PMC 2265669. PMID 18369456. doi:10.1371/journal.pgen.1000037. Consultado el 9 de setiembre de 2013. 
  136. Wang, S; Ray, N; Rojas, W et al. (21 de marzo de 2008). «Geographic Patterns of Genome Admixture in Latin American Mestizos». PLOS Genetics 4: e1000037. PMC 2265669. PMID 18369456. doi:10.1371/journal.pgen.1000037. Consultado el 9 de setiembre de 2013. 
  137. a b Ruiz-Linares et al (2014). «Admixture in Latin America: Geographic Structure, Phenotypic Diversity and Self-Perception of Ancestry Based on 7,342 Individuals». University College de Londres. Consultado el 27 de febrero de 2018. 
  138. «Meta-analysis of Brazilian genetic admixture and comparison with other Latin America countries (PDF Download Available)». Researchgate.net. Consultado el 14 de enero de 2018. 
  139. Martínez-Cortés, G.; Zúñiga-Castellanos, R.; García-Aceves, M.;Salcido, V.; Cortés-Trujillo, I.; Rangel-Villalobos, H. (2017). Genetic diversity of Mexican-Mestizo populations using 114 INDEL polymorphisms. Forensic Science International: Genetics Supplement Series 6: e423-e425.
  140. Cerda-Flores, RM; Kshatriya, GK; Barton, SA; Leal-Garza, CH; Garza-Chapa, R; Schull, WJ; Chakraborty, R (Jun 1991). «Genetic structure of the populations migrating from San Luis Potosi and Zacatecas to Nuevo León in Mexico.». Hum Biol 63: 309-27. PMID 2055589. 
  141. a b Price, AL; Patterson, N; Yu, F; Cox, DR; Waliszewska, A; McDonald, GJ; Tandon, A; Schirmer, C; Neubauer, J; Bedoya, G; Duque, C; Villegas, A; Bortolini, MC; Salzano, FM; Gallo, C; Mazzotti, G; Tello-Ruiz, M; Riba, L; Aguilar-Salinas, CA; Canizales-Quinteros, S; Menjivar, M; Klitz, W; Henderson, B; Haiman, CA; Winkler, C; Tusie-Luna, T; Ruiz-Linares, A; Reich, D (2007). «A genomewide admixture map for Latino populations». Am. J. Hum. Genet. 80: 1024-36. PMC 1867092. PMID 17503322. doi:10.1086/518313. 
  142. a b Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas tebar
  143. a b "Padece diabetes 15,8% en México; el primer lugar en la OCDE", Excelsior, 10 de noviembre 2017. Agregado el 29 de diciembre 2017.
  144. a b L.Moreno-Altamirano; J.J.García-García; G.Soto-Estrada; S.Capraro; D.Limón-Cruz (2014). Epidemiología y determinantes sociales asociados a la obesidad y la diabetes tipo 2 en México. Revista Médica Del Hospital General De México. Volume 77, Issue 3, July–September 2014, Pages 114-123. doi.org/10.1016/j.hgmx.2014.07.002.
  145. "Relatianship between Native American ancestry, Body Mass Index and Diabetes", Semanthics schoolar org, Agregado el 14 de enero 2019.
  146. "Amerind Ancestry, Socioeconomic Status and the Genetics of Type 2 Diabetes in a Colombian Population ", PLoS One, Harvard, 17 de abril 2012. Agregado el 17 de enero 2019.
  147. "Relation of type 2 diabetes to individual admixture and candidate gene polymorphisms in the Hispanic American population of San Luis Valley, Colorado", Journal of Medical Genetics, noviembre 2004. Agregado el 17 de enero 2019.
  148. a b "En México cerca del 10% de la población sufre asma", El Universal, 3 de mayo 2016. Agregado el 29 de diciembre 2017.
  149. "Asma y factores psicosociales", Intramed, 03 de noviembre 2004. Agregado el 30 de diciembre 2017.
  150. "Pobreza y diabetes ¿existe relación?", Universia México, 27 de enero 2014. Agregado el 31 de diciembre 2018.
  151. Conoce las clases sociales que hay en México según la SE. Publimetro de México. Consultado el 13 de enero de 2019.
  152. "Ültimas cifras de diabetes en México", Ensanut, 27 de Diciembre 2016. Agregado el 14 de Enero 2019.
  153. Hancock DB, Romieu I, Shi M, Sienra-Monge JJ, Wu H, et al. (2009) Genome-Wide Association Study Implicates Chromosome 9q21.31 as a Susceptibility Locus for Asthma in Mexican Children. PLOS Genetics 5(8): e1000623.
  154. Kosoy R, Nasser R, Tian C, White PA, Butler LM, Silva G, Kittles R, Alarcon-Riquelme ME, Gregersen PK, Belmont JW, et al. Ancestry informative marker sets for determining continental origin and admixture proportions in common populations in America. Hum Mutat. 2009;30:69–78.
  155. a b Martinez-Marignac VL, Valladares A, Cameron E, Chan A, Perera A, Globus-Goldenberg R, Wacher N, Kumate J, McKeigue P, O’Donnell D, et al. Admixture in Mexico City: Implications for admixture mapping of type 2 diabetes genetic risk factors. Hum Genet. 2007;120:807–819.
  156. Martinez-Fierro ML, Beuten J, Leach RJ, Parra EJ, Cruz-Lopez M, Rangel-Villalobos H, Riego-Ruiz LR, Ortiz-Lopez R, Martinez-Rodriguez HG, Rojas-Martinez A. Ancestry informative markers and admixture proportions in northeastern Mexico. J Hum Genet. 2009;54:504–509.
  157. a b J.K. Estrada; A. Hidalgo-Miranda; I. Silva-Zolezzi; G. Jimenez-Sanchez. «Evaluation of Ancestry and Linkage Disequilibrium Sharing in Admixed Population in Mexico». ASHG. Consultado el 18 de julio de 2012. 
  158. a b Rubi-Castellanos R, Martínez-Cortés G, Muñoz-Valle JF, González-Martín A, Cerda-Flores RM, Anaya-Palafox M, Rangel-Villalobos H.Pre-Hispanic Mesoamerican demography approximates the present-day ancestry of Mestizos throughout the territory of Mexico. Am J Phys Anthropol. 2009a;139:284–294.
  159. "The Map of the Mexican's Genome”: overlapping national identity, and population genomics", Springer, Retrieved on 01 April 2018.
  160. Mexican mestizo population sub-structure: effects on genetic and forensic statistical parameters. Molecular biology reports. septiembre 2012.
  161. Vargas-Alarcón, G.; Granados, J.; Rodríguez-Pérez, J.; Parga, C.; Pérez-Hernández, N.; Rey, D.; Zuñiga, J.; Arnaiz-Villena, A. (2010).Distribution of HLA Class II Alleles and Haplotypes in Mexican Mestizo Population: Comparison with Other Populations. Immunol Invest. 2010 Jan; 39(3): 268–283. doi: 10.3109/08820131003681151.
  162. Cerda-Flores, RM; Villalobos-Torres, MC; Barrera-Saldaña, HA; Cortés-Prieto, LM; Barajas, LO; Rivas, F; Carracedo, A; Zhong, Y; Barton, SA; Chakraborty, R (2002). «Genetic admixture in three Mexican Mestizo populations based on D1S80 and HLA-DQA1 loci.». Am J Hum Biol 14 (2): 257-63. PMID 11891937. doi:10.1002/ajhb.10020. 
  163. Luna-Vazquez A, Vilchis-Dorantes G, Aguilar-Ruiz MO, Bautista-Rivas A, Rojo-Nava AL, Rios-Barrios E, Rangel-Villalobos H. Population data for 15 loci (Identifier Kit) in a sample from the Valley of Mexico. Legal Med. 2005;7:331–333.
  164. "STR for 15 Loci in a population Sample From the Central Region of Mexico", Pubmed, Retrieved on 21 December 2017.
  165. Juárez-Cedillo T, Zuñiga J, Acuña-Alonso V, Pérez-Hernández N, Rodríguez-Pérez JM, Berquera R, Gallardo J, Jr, Sánchez-Arena R, García-Peña MC, Granados J, et al. Genetic admixture and diversity estimations in the Mexican Mestizo population from Mexico City using 15 STR polymorphic markers. Forens Sci Int Genet. 2008;2:e37–e39.
  166. Johnson et al (2011). Ancestral Components of Admixed Genomes in a Mexican Cohort 7 (12). PloS One Genetics. doi:10.1371/journal.pgen.1002410. Consultado el 1 de junio de 2017. 
  167. a b National Geographic. «Reference Populations – Geno 2.0 Next Generation». Consultado el 16 de abril de 2017. 
  168. a b c DNA Tribes. «DNA Tribes SNP Admixture Results by Population». Consultado el 16 de abril de 2017. 
  169. Gorostiza, A; González-Martín, A; Ramírez, CL; Sánchez, C; Barrot, C; Ortega, M; Huguet, E; Corbella, J et al. (2007). «Allele frequencies of the 15 AmpF/Str Identifiler loci in the population of Metztitlán (Estado de Hidalgo), México». Forensic Sci Int 166: 230-2. PMID 16436322. doi:10.1016/j.forsciint.2005.12.007. 
  170. Parra, E. J.; Kittles, R. A.; Shriver, M. D. (26 de octubre de 2004). «Implications of correlations between skin color and genetic ancestry for biomedical research». Nat Genet 36: S54-S60. doi:10.1038/ng1440 – via Nature.com. 
  171. Lisker, Rubén; Ramírez, Eva; González-Villalpando, Clicerio; Stern, Michael P. (27 de mayo de 2005). «Racial admixture in a Mestizo population from Mexico City». American Journal of Human Biology 7 (2): 213-216. PMID 28557218. doi:10.1002/ajhb.1310070210. Consultado el 9 de septiembre de 2013. 
  172. Lisker et al (1995). Racial admixture in a Mestizo population from Mexico City. doi:10.1002/ajhb.1310070210. Consultado el 1 de junio de 2017. 
  173. Guardado-Estrada M, Juarez-Torres E, Medina-Martinez I, Wegier A, Macías A, Gomez G, Cruz-Talonia F, Roman-Bassaure E, Piñero D, Kofman-Alfaro S, et al.A great diversity of Amerindian mitochondrial DNA ancestry is present in the Mexican Mestizo population. J Hum Genet. 2009;54:695–705.
  174. Lance Green; James Derr; Alec Knight (2000). mtDNA Affinities of the Peoples of North-Central Mexico. The American Society of Human Genetics. Volume 66, Issue 3, March 2000, Pages 989-998. 302801.
  175. a b Analysis of genomic diversity in Mexican Mestizo populations to develop genomic medicine in Mexico Silva-Zolezzi I, Hidalgo-Miranda A, Estrada-Gil J, Fernandez-Lopez JC, Uribe-Figueroa L, Contreras A, Balam-Ortiz E, del Bosque-Plata L, Velazquez Fernandez D, Lara C, Goya R, Hernandez-Lemus E, Davila C, Barrientos E, March S, Jimenez-Sanchez G. | National Institute of Genomic Medicine| May 26, 2009 "
  176. Schwartz-Marín & Silva-Zolezzi (2010). The Map of the Mexican’s Genome: overlapping national identity, and population genomics. Identity in the Information Society. December 2010, Volume 3, Issue 3, pp 489–514. doi: 10.1007/s12394-010-0074-7.
  177. Galanter, Joshua (2012). «Development of a Panel of Genome-Wide Ancestry Informative Markers to Study Admixture Throughout the Americas». MGDP-INMEGEN. Consultado el 31 de mayo de 2017. 
  178. "Stratification by Skin Color in Contemporary Mexico", SAGE Journals, Consultado el 27 de enero de 2018.
  179. "Racismo y salud mental en estudiantes universitarios en la Ciudad de México", Scielo, Cuernavaca, marzo-abril de 2011. Consultado el 28 de abril de 2017.
  180. "Admixture in Latin America: Geographic Structure, Phenotypic Diversity and Self-Perception of Ancestry Based on 7,342 Individuals" figure 1, Plosgenetics, 25 de setiembre de 2014. Consultado el 9 de mayo de 2017.
  181. «"Encuesta Nacional Sobre Discriminación en Mexico"» (PDF). Conapred.org.mx. Junio de 2011. pp. 40-43. Consultado el 28 de abril de 2017. 
  182. "Resultados del Modulo de Movilidad Social Intergeneracional", INEGI, 16 de junio de 2017, Consultado el 30 de abril de 2018.
  183. " Visión INEGI 2021 Dr. Julio Santaella Castell" (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión)., INEGI, 3 de julio de 2017, Retrieved on 30 April 2018.
  184. "Por estas razones el color de piel determina las oportunidades de los mexicanos", Huffington post, 26 July 2017, Retrieved on 30 April 2018.
  185. "Presenta INEGI estudio que relaciona color de piel con oportunidades", El Universal, l6 de junio de 2017, Consultado el 30 de abril de 2018.
  186. "Ser Blanco", El Universal, 6 de julio de 2017, Consultado el 19 de junio de 2018.
  187. a b c "Encuesta Nacional sobre Discriminación 2017", CNDH, 6 August 2018, Retrieved on 10 August 2018.
  188. "Encuesta Nacional sobre Discriminación 2017. ENADIS. Diseño muestral. 2018", INEGI, 6 August 2018, Retrieved on 10 August 2018.
  189. "Alteraciones cutáneas del neonato en dos grupos de población de México", Scielo, marzo/abril 2005. Consultado el 18 de mayo de 2017.
  190. Miller (1999). Nursing Care of Older Adults: Theory and Practice (3, illustrated edición). Lippincott Williams & Wilkins. p. 90. ISBN 0781720761. Consultado el 17 de mayo de 2014. 
  191. Congenital Dermal Melanocytosis (Mongolian Spot): Background, Pathophysiology, Epidemiology. 7 de enero de 2017. 
  192. Lawrence C. Parish, ed. (2012). Global Dermatology: Diagnosis and Management According to Geography, Climate, and Culture. M. Amer, R.A.C. Graham-Brown, S.N. Klaus, J.L. Pace. Springer Science & Business Media. p. 197. ISBN 1461226147. Consultado el 17 de mayo de 2014. 
  193. «About Mongolian Spot». tokyo-med.ac.jp. Consultado el 1 de octubre de 2015. 
  194. "Tienen manchas mongólicas 50% de bebés", El Universal, Enero de 2012. Consultado el 3 de julio de 2017.
  195. ««Current Trends in Telesecundarias.»». Archivado desde el original el 15 de febrero de 2006. 

Enlaces externos[editar]