Defensa personal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Defensa personal (Del lat. defēnsa personālis)[1] es un conjunto de habilidades técnico-tácticas encaminadas a impedir o repeler una agresión, realizadas por uno mismo y para sí mismo.

También recibe otras denominaciones como autoprotección o seguridad personal, no obstante estos conceptos tienen un ámbito mayor, donde destaca fundamentalmente el componente preventivo[2]

Historia[editar]

Escenas de lucha en las tumbas de Beni Hassan (Egipto) 2000 a.C.

La historia de la lucha cuerpo a cuerpo se remonta a los orígenes de la humanidad, como expresión de la rivalidad natural[3] . De hecho, la lucha por la supervivencia es anterior al hombre.

Tipos[editar]

La defensa personal puede ser genérica o especializada (femenina, infantil, etc).

Características[4] [editar]

Las habilidades técnico-tácticas de la defensa personal deben ser eficaces para conseguir el objetivo de evitar o repeler la agresión. Pudiendo utilizarse todo tipo de recursos disponibles sin más límite que el marcado por la legislación. Resultando, de este modo, una materia multidisciplinar que contiene habilidades de las diversas artes marciales y militares, de los deportes de contacto y lucha, de otros tipos de lucha poco ortodoxas como la pelea callejera, así como de habilidades verbales[5] . Por tanto, la defensa personal está formada por habilidades técnico-tácticas tanto de defensa como de ataque y, cuando es posible, aplicarse anticipándose al desarrollo de la acción atacante del agresor. “Defenderse” no siempre consiste en esperar a que se produzca la agresión, en ocasiones es recomendable anticiparse cuando la agresión es inminente (ej: si esperamos a que nos golpeen, apuñalen o disparen… posiblemente ya no podremos defendernos).

Conseguir defenderse utilizando solo habilidades defensivas que no mermen la capacidad atacante y continua de agresores en condición de superioridad física o/y numérica, esperando a que rehusen por fatiga o autolesión, resulta muy poco probable, incluso para un experto.

Fundamentos[6] [7] [editar]

Nuestra seguridad física es siempre la mayor prioridad ("la seguridad es lo primero").

La defensa física es siempre el último recurso y exclusivamente frente a agresiones de tipo físico.

El recurso más efectivo es siempre evitar el enfrentamiento, especialmente aquel que conlleva la agresión física, dado que el resultado de todo enfrentamiento es incierto. No obstante, cuando no hay otra solución mejor, se debe afrontar con decisión.

El factor sorpresa es un recurso táctico fundamental que debemos tener de nuestra parte.

A mayor distancia del agresor y de cuanta más movilidad dispongamos mayor seguridad.

Debemos utilizar cualquier recurso disponible que resulte efectivo: correr, gritar, utilizar objetos como armas, etc.

La destreza en la defensa personal depende del grado de práctica continuada, de su contenido y de las limitaciones personales.

La aplicación real de las habilidades asimiladas se llevará a cabo, generalmente, en circunstancias estresantes, por lo que requiere del suficiente hábito práctico como para que se ejecute como un acto reflejo.

Aspectos legales[8] [9] [editar]

La defensa debe ejercerse dentro del marco legal establecido por la legítima defensa

Código penal (España) art. 20 (Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal)[10]

"Están exentos de responsabilidad criminal:

...

4º. El que obre en defensa de la persona o derechos propios o ajenos, siempre que concurran los requisitos siguientes:

Primero. Agresión ilegítima. En caso de defensa de los bienes se reputará agresión ilegítima el ataque a los mismos que constituya delito o falta y los ponga en grave peligro de deterioro o pérdida inminentes. En caso de defensa de la morada o sus dependencias, se reputará agresión ilegítima la entrada indebida en aquélla o éstas.
Segundo. Necesidad racional del medio empleado para impedirla o repelerla.
Tercero. Falta de provocación suficiente por parte del defensor.

5º. El que, en estado de necesidad, para evitar un mal propio o ajeno lesione un bien jurídico de otra persona o infrinja un deber, siempre que concurran los siguientes requisitos:

Primero. Que el mal causado no sea mayor que el que se trate de evitar.
Segundo. Que la situación de necesidad no haya sido provocada intencionadamente por el sujeto.
Tercero. Que el necesitado no tenga, por su oficio o cargo, obligación de sacrificarse.

6º. El que obre impulsado por miedo insuperable.

7º. El que obre en cumplimiento de un deber o en el ejercicio legítimo de un derecho, oficio o cargo."

Interacción con el agresor[11] [editar]

El miedo: fisiología y psicología[12] [13] [editar]

"El miedo solo tiene un objetivo: tu supervivencia"

El miedo es la reacción física y psicológica a la "consciencia" de un peligro:

- Puedo no tener miedo, aunque he estado ante un verdadero peligro, o

- Tener miedo, aunque el peligro no sea real (esté sólo en mi pensamiento)

El miedo desencadenará la reacción fisiológica (taquicardia, hiperventilación y sensación de ahogo, mareo, midriasis, relajación de esfínteres, dificultad para pensar, temblores, pérdida de la motricidad fina,...)

El miedo psicológico nos genera “pensamientos” de desenlaces negativos (“me va a matar”,...). El miedo es normal, nos protege de peligros, pero también nos impide hacer cosas que "necesitamos" hacer.

Reacciones frente al miedo:

- Ataque

- Huida

- Bloqueo / Paralización (o sumisión)

Guerra psicológica[14] [15] [editar]

El agresor utiliza la estrategia del ataque psicológico con el objetivo de que su tarea resulte lo más fácil posible (la víctima ofrezca la mínima resistencia).

Los recursos que utiliza para este fin son: aspecto, gestos intimidantes, gritos, insultos, amenazas, empujones, mostrar un arma,...

Bloqueo mental[16] [17] [editar]

El bloqueo mental consiste en la pérdida de la capacidad de decidir y de reaccionar.

Se produce porque el cerebro entra en un proceso de duda provocado por el miedo. El cerebro "duda" sobre:

- lo que hay que hacer (¿qué hago?)

- sus propias habilidades (¿seguro que funcionará?)

En resumen, el objetivo del agresor es provocarle miedo a la víctima, haciéndole dudar, de tal forma que su mente se bloquee (“no puedo”, “me va a matar”, “mi defensa no tendrá efecto)

Gestionar el miedo y vencer la guerra psicológica[18] [19] [editar]

1º Comprende que las reacciones fisiológicas del miedo (taquicardia,...) son normales y nos ayudan a sobrevivir. No se pueden evitar (podemos mínimizarlas mediante el hábito)

2º Comprende que la estrategia del agresor es "provocar miedo" para que la víctima no ofrezca resistencia (autoconvenciéndose de que no puede vencerle)

3º Mantén tu mente ocupada en buscar una solución y centrándote en sus puntos débiles y tus fortalezas (no dejes que tu mente divague, siempre vendrán pensamientos catastrofistas).

4º Activa tu "actitud de supervivencia"[20] . Para ello piensa en tu mayor motivación para seguir viviendo.

Intentar una solución diplomática[21] [editar]

Un buen "negociador" es capaz de conseguir su objetivo incluso en las situaciones más inverosímiles. No obstante, no siempre es posible.

Consejos durante la negociación con el agresor:

- Mantener la distancia y no bajar la guardia (manos cerca del rostro disimuladamente, cabeza ligeramente agachada, un pie retrasado)

- Descubrir sus intereses subyacentes (¿Qué quieres? ¿Lo que dice es acorde con cómo se comporta? Sigue acercándose…)

- No negarle rotundamente (aunque no pienses aceptar sus exigencias)

- Pre-establecer tus límites (debes saberlos de antemano, para reaccionar instantáneamente en el momento que los identifiques)

- Si no funciona, no insistas

- Atacar (o escapar) por sorpresa

Técnicas[22] [23] [editar]

Posición de guardia[editar]

Posición corporal que nos permite reaccionar en el menor tiempo posible ante un ataque inminente

Extremidades interiores[editar]

Extremidades superiores[editar]

Cabeza y tronco[editar]

Desplazamientos[editar]

Cambio de posición del cuerpo en el espacio de forma rápida y segura.

El objetivo principal es posicionarse fuera de la distancia efectiva de ataque del agresor. También nos permite posicionarnos en distancias o ángulos que resulten más favorables para nuestra acción tecnico-táctica defensiva.

Esquivas y bloqueos[editar]

Consiste en evitar que el ataque del agresor alcance su objetivo o, al menos, minimizar sus efectos.

Puede llevarse acabo desviando la trayectoria del ataque del agresor, o moviendo el objetivo de su ataque fuera de su alcance o trayectoria, o bien, interponiendo algún elemento entre el ataque y el objetivo.

Golpes[editar]

Consiste en percutar sobre una zona del cuerpo del agresor con el objetivo de provocar una sensación dolorosa.

Cabeza[editar]

- Frontal

- Posterior

Extremidades superiores[editar]

- Golpe de palma (circular, frontal)

- Golpe de reverso de palma

- Golpe de canto de mano

- Golpe de dedos (en "látigazo")

- Golpe de mano en "horquilla"

- Golpe de articulaciones interfalángicas

- Golpe de puño (varias formas: directo, circular, descendente,...)

- Golpe de reverso de puño

- Golpe de codo

Extremidades inferiores[editar]

No es recomendable elevar demasiado la extremidad por el riesgo de perder el equilibrio y caer al suelo.

- Pisotón

- Patada ascendente

- Patada frontal

- Patada frontal oblicua

- Patada circular

- Patada lateral

- Patada posterior

- Golpe de rodilla

Presiones[editar]

Consiste en hacer presión, normalmente sobre tejidos blandos, con el objetivo de provocar una sensación dolorosa.

- Mordida

- Presión con dedos (1, 2,...5)

- Agarre

- Pellizco

"Luxaciones" (hiperextensiones)[editar]

Consiste en la hiperextensión de una articulación con el objetivo de provocar una sensación dolorosa

Derribos[editar]

Consisten en provocar la caída del agresor al suelo, procurando mantenerse en pie la persona que se defiende.

Estrangulaciones[editar]

Sirven para mermar la capacidad ofensiva del agresor ya que dificultan la respiración o el flujo sanguíneo al cerebro

Técnicas en el suelo[editar]

El suelo es el lugar a evitar, debido a que limita la movilidad y velocidad de desplazamiento, por lo tanto aumentará el tiempo necesario para poder escapar así como para poder enfrentarse eficazmente a más de un agresor.

El objetivo defensivo en el suelo será, por tanto, levantarse lo antes posible.

Zonas de ataque[editar]

Las zonas de ataque primarias (o de 1ª elección) son aquellas que sean más sensibles al dolor y que actuando sobre ellas incapaciten temporalmente a cualquier tipo de agresor, independientemente de su masa muscular.

Objetos[editar]

Se pueden utilizar cualquier tipo de objetos que tengamos a nuestro alcance con el objetivo de aumentar nuestro potencial defensivo.

Los objetos utilizados como instrumentos de defensa así como el uso que se haga de ellos deberán cumplir con la normativa legal.

Referencias[editar]

  1. http://lema.rae.es/drae/?val=defensa+personal
  2. Consejos de Seguridad http://www.policia.es/consejos/virtual_ideas/ideasseguridad.html#/1/
  3. Comportamiento agonístico
  4. «Defensa Personal». www.artesmarciales.org. Consultado el 1 de abril de 2015. 
  5. Berckhan, Barbara (2007). Cómo defenderse de los ataques verbales. ISBN 9788478719235. 
  6. «Resiste el Bullying con Confianza: Ocho habilidades para que los niños aprendan y usen ya». Kidpower Teenpower Fullpower International (en inglés estadounidense). Consultado el 1 de abril de 2015. 
  7. REGOLI, Claudio A. (1994). Curso de Defensa Personal. De Vecchi. ISBN 9788431512385. 
  8. Enciclopedia-juridica.biz14.com. «Legitima defensa». www.enciclopedia-juridica.biz14.com. Consultado el 1 de abril de 2015. 
  9. «Somos Policías: La legítima defensa, o defensa propia». somos-policias.blogspot.com. Consultado el 1 de abril de 2015. 
  10. https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-1995-25444
  11. deseo de sobrevivir.pdf «el deseo de sobrevivir». 
  12. «Miedo». Wikipedia, la enciclopedia libre. Consultado el 1 de abril de 2015. 
  13. Pérez Vera, Ernesto (2014). En la línea de fuego: la realidad de los enfrentamientos armados (en esapañol). TECNOS. ISBN 9788430961870. 
  14. «Criminología». Wikipedia, la enciclopedia libre. Consultado el 1 de abril de 2015. 
  15. SORIA, Miguel Angel (2015). Psicologia criminal. PRENTICE-HALL. ISBN 9788483223062. 
  16. «Victimología». Wikipedia, la enciclopedia libre. Consultado el 1 de abril de 2015. 
  17. BEECHAM, Caroline (2011). Victimología Estudio de la víctima. AUTOR-EDITOR. ISBN 9786070904714. 
  18. «Psicología de supervivencia, las claves para sobrevivir». .:: Revista Azimut (en español de España). Consultado el 1 de abril de 2015. 
  19. Perez Zecca, Rafael. Manual de Supervivencia: Teoria y psicologia de la supervivencia. ISBN 1514389533. 
  20. «Actitud de supervivencia - depsicologia.com». depsicologia.com (en español de España). Consultado el 1 de abril de 2015. 
  21. Ury, William (2007). Supere el NO: Cómo negociar con personas que adoptan posiciones inflexibles. EDICIONES GESTION 2000. ISBN 9788480887687. 
  22. RAHN, Erich (1988). GERSA, ed. Manual completo de defensa personal. De Vecchi. ISBN 8431560126. 
  23. Habersetzer, Roland (2008). Self-défense pratique: réalisme, efficacité, contrôle (en francés). Amphora. ISBN 9782851807458. 

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]