Daenerys Targaryen

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Daenerys Targaryen
Personaje de Canción de hielo y fuego
Primera aparición Juego de Tronos (libros)
Se acerca el invierno (serie)
Creador(es) George R.R. Martin
Interpretado por Emilia Clarke
Tamzin Merchant (piloto no transmitido)
Información
Alias Dany
Daenerys de la Tormenta
Mhysa
Khaleesi
Sexo Femenino
Nacimiento 284 DC
Título Daenerys de la Tormenta
La Primera de su Nombre
Reina de Meereen
Reina de los Ándalos, los Rhoynar y los Primeros Hombres
Señora de los Siete Reinos
Khaleesi del Gran Mar de Hierba
La que no Arde
Protectora del Reino
Rompedora de Cadenas
Madre de Dragones
Familia Casa Targaryen
Cónyuge Khal Drogo (primero) †
Hizdahr zo Loraq (segundo) †
Pareja(s) Daario Naharis
Padres Aerys II Targaryen (padre) †
Rhaella Targaryen (madre) †
Hijos Rhaego
Familiares Rhaegar Targaryen (hermano) †
Viserys Targaryen (hermano)
Rhaenys Targaryen (sobrina) †
Aegon Targaryen (sobrino) †
Jon Nieve (sobrino bastardo - solo en la versión televisada)
Estatus actual Viva
[editar datos en Wikidata]

Daenerys «Dany» Targaryen (AFI: /dəˈnɛərɪs tɑrˈɡɛərɪən/) es un personaje de ficción de la saga de literatura fantástica Canción de hielo y fuego, escrita por George R. R. Martin. Daenerys es uno de los personajes principales y posee capítulos narrados desde su punto de vista en Juego de tronos, Choque de reyes, Tormenta de espadas y Danza de dragones. En la adaptación televisiva Juego de Tronos, el personaje es interpretado por la actriz Emilia Clarke.

Daenerys fue la única hija del rey Aerys II Targaryen y de su hermana-esposa, la reina Rhaella. Tras la muerte de su padre y de su hermano mayor en la Guerra del Usurpador, su madre murió dando a luz a la pequeña Daenerys. De esa manera, su hermano mayor Viserys quedó como legítimo rey Targaryen al Trono de Hierro y ella como su heredera.

Se ha señalado que el destinador inicial del personaje de Daenerys es el «deseo de venganza».[1]

Apariencia y carácter[editar]

Daenerys heredó todos los típicos rasgos de la Casa Targaryen, el cabello rubio platino y los ojos color violeta, poseyendo una figura esbelta y siendo descrita como una mujer muy hermosa.

Respecto a su carácter, la personalidad de Daenerys es una de las que más evoluciona a lo largo de toda la saga. Al principio podemos verla como una muchacha asustadiza, retraída y sensible, que siente miedo por su hermano mayor y temerosa de lo que su matrimonio con Khal Drogo pudiera deparar, pero según toma conciencia de su cargo como Khaleesi de los dothraki y va superando penalidades, Daenerys adquiere una personalidad mucho más decidida, audaz y valerosa. Uno de sus principales consejeros, Ser Barristan Selmy, afirma que ella tiene la auténtica personalidad de una reina. Por otro lado, también es una persona que se deja llevar mucho por sus sentimientos y parece demostrar tener una gran necesidad de aceptación, sintiéndose una especie de "figura mesiánica".

Historia[editar]

Emblema de la Casa Targaryen y su lema "Fire and Blood" (Fuego y sangre).

Daenerys fue la hija póstuma del rey Aerys II Targaryen, naciendo en mitad de una gran tormenta en la isla-fortaleza de Rocadragón, el hogar ancestral de la Casa Targaryen. Su madre, la reina Rhaella, murió cuando estaba dando a luz. Apenas siendo una recién nacida, su padre había muerto en Desembarco del Rey durante el saqueo que los Lannister sometieron a la capital y Robert Baratheon se había convertido en el nuevo Rey de los Siete Reinos. Huyendo de él, la pequeña Daenerys y su hermano mayor Viserys fueron trasladados a la ciudad de Braavos por Ser Willem Darry.

Daenerys y Viserys permanecieron al cuidado de Ser Willem en Braavos hasta la muerte de éste, tras la cual los criados les robaron todas sus posesiones y ambos quedaron en la calle. Daenerys siempre extrañaría mucho el hogar de su infancia, como símbolo de la niñez que nunca tuvo. Viserys y Daenerys vagaron los siguientes años por las Ciudades Libres buscando apoyos para su causa, pero lo único que consiguieron fueron promesas vanas. Arruinados, Viserys se vio obligado a vender todas las menguadas riquezas que poseían, incluyendo la corona de su madre, lo que le valió el apodo de «El Rey Mendigo». Finalmente ambos se establecieron en Pentos, donde fueron acogidos por el rico y poderoso magíster Illyrio Mopatis.

Juego de tronos[editar]

Establecidos en Pentos, Illyrio y Viserys planificaron una manera de recuperar los Siete Reinos. Ambos decidieron casar a la joven Daenerys con el poderoso Khal Drogo, líder de uno de los más poderosos khalasar del Mar Dothraki. Drogo ofreció como dote un ejército de 100.000 guerreros con los que Viserys invadiría Poniente. Daenerys estaba asustada ante su compromiso, pero no tenía opción, de modo que contrajo matrimonio con Drogo. En la boda, los hermanos Targaryen conocen a Ser Jorah Mormont, un caballero exiliado que jura lealtad a la Casa Targaryen y que se convertirá en el consejero más próximo de Daenerys. Como regalos de boda, Daenerys recibe tres esclavas llamadas Irri, Doreah y Jhiqui, una yegua verde plateada como regalo de su esposo y tres huevos de dragón petrificados como regalo de Illyrio.

Al principio, Daenerys estaba muy asustada con el aspecto fiero y el carácter frío de su nuevo esposo y con las costumbres bárbaras de los dothraki, pero para sorpresa suya, su esposo demuestra afecto y ternura con ella y finalmente termina adaptándose a las costumbres de su nuevo pueblo, incluso llegando a tomarles afecto. De hecho, Daenerys termina quedando embarazada de un niño llamado Rhaego, profetizándose que el niño que esperaba será «El Semental que Monta al Mundo», un conquistador dothraki que llevará a su pueblo a los confines del mundo. Pero quien no tenía tan buena relación con los dothrakis era su hermano Viserys, éste se comportaba de manera arrogante y continuamente despreciaba la cultura dothraki, además de insistirle a Drogo en que le diera el ejército prometido. Una noche, mientras se encontraban en la ciudad sagrada de Vaes Dothrak, un borracho Viserys viola la ley de no portar armas y apunta con una espada a Daenerys, amenazando con extraerle el bebé que esperaba si Drogo no le daba el ejército que prometió. Drogo entonces derrama sobre Viserys un caldero con oro fundido, "coronándolo" con oro y matándolo.

Tras la muerte de Viserys, Daenerys queda como la última Targaryen con vida y comienza a pedirle a su esposo que invada Poniente, pero Drogo rehusaba ante el temor de los dothrakis al mar. Un día, estando en Vaes Dothrak, Daenerys está a punto de ser envenenada por un asesino enviado por orden de Robert Baratheon y siendo salvada por Ser Jorah. Ante el peligro que corre su esposa, Drogo finalmente acepta invadir los Siete Reinos para conseguirle el Trono de Hierro a su esposa y a su futuro hijo. El khalasar de Drogo parte entonces a saquear aldeas y pueblos con los que conseguir fondos para financiar la expedición. En uno de estos ataques, Drogo cae herido y Daenerys le pide a una maegi (bruja) llamada Mirri Maz Duur que le cure, pero la herida de Drogo termina infectándose y éste queda moribundo. En una medida desesperada para salvar la vida de su marido, Daenerys le pide a Mirri Maz Duur que efectúe una peligrosa magia de sangre con la que salvarle la vida, pero la hechicera le dice que tendrá un precio. Tras caer unos días en estado de coma, Daenerys despierta y se da cuenta de que la maegi la ha traicionado; ha matado a su hijo nonato Rhaego y ha dejado a Drogo en estado vegetativo. Al ver a su Khal impedido, la mayor parte del khalasar se marcha. Incapaz de ver a su esposo en ese estado, Daenerys acaba con la vida de Drogo ahogándole con una almohada.

Daenerys construye una pira funeraria para Drogo a la que ordena atar a Mirri Maz Duur y también ordena colocar en ella los huevos de dragón. Daenerys se arroja a la pira, pero sale completamente ilesa, y de los huevos emergen tres dragones a los que llamará Rhaegal, Viserion y Drogon, en memoria de su hermano muerto, su hijo y de su esposo. Tras presenciar el milagroso acontecimiento, Ser Jorah le jura fidelidad como su reina y tres dothrakis llamados Aggo, Jhogo y Rakharo juran como sus jinetes de sangre, convirtiéndose en la primera khaleesi por derecho propio.

Choque de reyes[editar]

El reducido khalasar de Daenerys vaga por el Desierto Rojo, hallándose casi todos al borde de la extenuación. Daenerys envía emisarios en todas direcciones y consigue recibir a tres emisarios enviados por la ciudad de Qarth. Daenerys pide que la dejen entrar en la ciudad, pero los embajadores enviados por Qarth se niegan. Daenerys finalmente logra entrar bajo la protección del rico mercader Xaro Xhoan Daxos y pide ayuda a los ricos mercaderes para que la ayuden a conquistar Poniente, pero todos le realizan promesas vanas, igual que le habían hecho a su difunto hermano mayor años atrás, y solo están interesados en sus dragones. Daenerys tiene también que lidiar con las insinuaciones de Xaro Xhoan Daxos que le sugiere en reiteradas ocasiones que se case con él para que así dispusiera de su fortuna con la que invadir Poniente, pero ella le rechaza.

En contra del consejo de sus consejeros, Daenerys se entrevista con los misteriosos brujos de Qarth en la llamada Casa de los Eternos. Allí, Daenerys tiene extrañas visiones en las que están el salón del Trono de Hierro de la Fortaleza Roja, o su difunto hermano Rhaegar hablando con su esposa Elia Martell. Pronto Daenerys se da cuenta de que los brujos, liderados por Pyat Pree, conspiraban para encerrarla en la Casa de los Eternos y apoderarse de sus dragones, pero ella logra escapar gracias a la ayuda de sus pequeños dragones, destruyendo el templo. Daenerys, tomando el consejo de una extraña mujer llamada Quaithe, decide marcharse de Qarth rumbo al este. En los puertos de la ciudad, Daenerys está a punto de ser asesinada por una mantícora, siendo salvada en última instancia por dos sujetos, uno se hace llamar Belwas el Fuerte, mientras que el otro afirma ser su escudero, un anciano llamado Arstan Barbablanca. Ambos se presentan como hombres del magíster Illyrio, el cual los ha enviado junto a tres barcos con los que llevarla de vuelta a Pentos, pero ella toma los barcos y decide marcharse a Astapor, hacia la Bahía de los Esclavos.

Tormenta de espadas[editar]

Ya en el mar, Ser Jorah finalmente le declara sus sentimientos a Daenerys, besándola y pidiéndole que se case con él, pero ella le rechaza. Jorah logra convencer a Daenerys de comprar los llamados Inmaculados, unos esclavos-soldados de élite con los que conquistar Poniente. Ya en Astapor, Daenerys negocia la compra de 8.000 Inmaculados con los Bondadosos Amos, pero debido a que no dispone del suficiente dinero, ofrece como pago a uno de sus dragones, Drogon. Como regalo, Daenerys recibe a una niña llamada Missandei que ejerce de su traductora y consejera y a la que Daenerys libera de su esclavitud. Ya con los Inmaculados en su poder, Daenerys les ordena que tomen la ciudad, eliminen a los Bondadosos Amos y liberen a los esclavos. Por esta acción, Daenerys suma el título de «Rompedora de Cadenas» a los que ya tenía de «La Que no Arde» y «Madre de Dragones». Tras formar un consejo de gobierno para Astapor, Daenerys decide ponerse en marcha hacia Yunkai, otra de las ciudades esclavistas de la Bahía de los Esclavos.

Yunkai había contratado a dos compañías mercenarias, los Cuervos de la Tormenta y los Segundos Hijos, además de 4.000 soldados-esclavos, aunque Ser Jorah menciona que no eran Inmaculados, sino que la mayoría eran esclavos domésticos armados y apenas entrenados. Daenerys parlamenta con los líderes de ambas compañías mercenarias para que cambien de bando, logrando convencer a Daario Naharis, el comandante de los Cuervos de la Tormenta, quien atraído por Daenerys, se une a ésta. Por otra parte, no consigue convencer a Mero, el líder de los Segundos Hijos, pero ataca a éstos en mitad de la noche cuando estaban borrachos, haciéndolos huir. El ejército de Yunkai, en desigualdad numérica y peor entrenado, es masacrado y Yunkai se rinde pocos días después.

Tras instalar otro gobierno antiesclavista en Yunkai, Daenerys parte hacia Meereen, la mayor y más importante de las ciudades de la Bahía de los Esclavos. Antes de llegar, Daenerys es atacada por Mero, el antiguo líder de los Segundos Hijos, siendo salvada por Arstan Barbablanca. Éste revela su auténtica identidad, confirma ser Ser Barristan Selmy, uno de los más legendarios guerreros de Poniente y antiguo Lord Comandante de la Guardia Real bajo los reinados de Aerys II Targaryen y Robert Baratheon, y que mintió sobre su verdadera identidad para descubrir cómo era realmente Daenerys y si era "digna" de ser reina. Pero no solo eso, Ser Barristan también afirma que Jorah ha estado vendiendo información sobre ella al Consejo Privado en Desembarco del Rey desde el momento que la conoció, buscando el perdón por sus antiguos crímenes. Daenerys envía tanto a Barristan como a Jorah a una misión en las cloacas de Meereen para infiltrarse en la ciudad y ayudar a tomarla desde dentro, ella esperaba que así se ganaran la redención o murieran en el intento. Para su sorpresa, la misión es un éxito y Meereen cae en sus manos sin apenas bajas. Daenerys ofrece el perdón a Ser Barristan pero no así a Ser Jorah, que afirma no haber hecho nada malo, por lo que Daenerys lo condena al exilio.

Daenerys decide establecerse en Meereen cuando oye que tanto Astapor como Yunkai han derribado los gobiernos que ella había instalado y han reinstaurado la esclavitud. Daenerys pospone sus planes de regresar a Poniente para restablecer la paz en la Bahía de los Esclavos, afirmando que si no podía conservar sus posesiones en Essos como podría conservar el Trono de Hierro.

Danza de dragones[editar]

Mientras sigue en Meereen, Daenerys se entera de que Yunkai le ha declarado la guerra. Cierto día recibe a un emisario de la ciudad de Qarth que resulta ser Xaro Xhoan Daxos. Xaro le ofrece sus barcos para marchar a Poniente, pero ella se niega, a lo que Xaro afirma que entonces Qarth le declara la guerra y que se ha aliado con Yunkai y las ciudades de Tolos y Nuevo Ghis. Pero la situación en Meereen también es preocupante, pues los Inmaculados y libertos de Daenerys son atacados continuamente por los llamados Hijos de la Arpía, los miembros de la nobleza de Meereen que se oponen al gobierno de Daenerys. Para calmar los ánimos, Daenerys decide casarse con Hizdahr zo Loraq, uno de los más poderosos nobles de la ciudad. A su vez, Daenerys rechaza la oferta de matrimonio del príncipe Quentyn Martell, que le ofrece el apoyo de Dorne para conquistar el Trono de Hierro si acepta.

Durante la celebración de un torneo en las arenas de lucha, Drogon aparece en mitad de la arena y acaba con los hombres enviados por Hizdahr zo Loraq para matarlo. Daenerys baja a la arena a calmar a su retoño y monta en su lomo, entonces Drogon se la lleva volando al Mar Dothraki, dejando Meereen en manos de Hizdahr.

Ser Barristan permanece como representante en ausencia de Daenerys y es el único que se opone a los deseos de Hizdahr zo Loraq de capturar a los dragones y entregar la ciudad a los nobles esclavistas. Ayudado por Missandei y Shakaz mo Kandaq, Ser Barristan lucha contra los hombres de Hizdahr y sospecha que éste es el líder de los Hijos de la Arpía.

Mientras tanto, Daenerys sigue el curso del río Skahazadhan pretendiendo llegar a la Bahía de los Esclavos, pero termina cayendo exhausta después de apenas consumir alimentos e ingerir agua no potable. Cuando todo parecía perdido para ella, el khalasar de Khal Moro, la encuentra.

Adaptación televisiva[editar]

Emilia Clarke interpreta a Daenerys.

La actriz Emilia Clarke interpreta a Daenerys desde la primera temporada hasta la actualidad. Al principio fue interpretada por la actriz Tamzin Merchant en el episodio piloto no trasmitido.[2]

Primera temporada[editar]

En la Ciudad Libre de Pentos, Daenerys Targaryen contempla el horizonte. Su hermano mayor, Viserys Targaryen (Harry Lloyd), ha concertado su matrimonio con un poderoso khal de los Dothraki llamado Khal Drogo (Jason Momoa); Viserys cree que la clave para recuperar el Trono de Hierro está en que Drogo le preste su ejército, y Daenerys es el instrumento con el que lo llevará a cabo. Daenerys queda aterrada del aspecto, aparentemente cruel y frío de su futuro esposo, pero no tiene más remedio que acceder a los deseos de Viserys, si no quiere «despertar al dragón».

Durante la boda, Daenerys asiste a las celebraciones de los Dothraki; Daenerys se asusta ante las tan diferentes costumbres de ellos, comportándose más como animales que como los humanos que ella ha conocido durante toda su vida. Durante la entrega de los regalos de boda, Daenerys recibe unos huevos de dragón petrificados y conoce a Ser Jorah Mormont (Iain Glen), un caballero exiliado de Poniente que se pone al servicio de los Targaryen.

La vida de Daenerys como khaleesi no es fácil; no le resulta sencillo acostumbrarse a la cultura Dothraki. Poco a poco comienza a aclimatarse más a su posición y a ganarse el respeto de Khal Drogo. Su hermano Viserys, tan arrogante y necio como siempre, no tanto, e intenta intimidarla como hacía antaño, pero ahora, consciente de su posición y de la realidad de su hermano, se impone ante él como no había hecho nunca.

Pronto Daenerys quedará embarazada de Drogo. Es llevada a Vaes Dothrak para ser presentada ante el Dosh Khaleen (el consejo de las viudas khaleesis). Allí tiene que comerse un corazón de caballo, para demostrar que el bebé que crece en su interior es fuerte y sano. Daenerys consigue llevar a cabo el ritual completo y proclama que el niño que está esperando recibirá el nombre de «Rhaego» (en homenaje en su difunto hermano mayor, Rhaegar Targaryen). El Dosh Khaleen proclama que el futuro niño será el «Semental que Montará el Mundo», aquel que llevará a los Dothraki a los confines del mundo y conquistará todo pueblo y nación en su camino.

Durante una cena, un borracho Viserys se presenta en el banquete esgrimiendo una espada, algo prohibido en Vaes Dothrak según la cultura de los Dothraki. Viserys le exige a Drogo que le de la corona que le prometió, o amenaza con sacarle el feto a Daenerys. Drogo afirma que tendrá su corona; los jinetes de sangre de Drogo inmovilizan a Viserys y Drogo derrama sobre su cabeza un caldero lleno de oro fundido, mientras Viserys grita y suplica a Daenerys que lo detenga. Ante el cadáver de su hermano, Daenerys exclama que «no era un dragón... el fuego no mata a un dragón».

Tras la muerte de su hermano, Daenerys es la única Targaryen conocida con vida. Intenta convencer a su esposo de que lleve a sus jinetes hasta Poniente para tomar el Trono de Hierro, pero él rehúsa debido al miedo ancestral de los Dothrakis al mar. Daenerys sufre un intento de asesinato a manos de un envenenador enviado por el rey Robert Baratheon; eso termina de convencer a Drogo de tomar el trono para su esposa y su futuro hijo, proclamando ante todos los khals presentes que partirá hacia Poniente y cruzará el Mar Angosto.

Mientras se hallaban saqueando las tierras de Lhazar, Drogo sufre una herida en el pecho al combatir contra uno de sus hombres que se rebeló contra su autoridad. Daenerys llama a una maegi (bruja) llamada Mirri Maz Duur (Mia Soteriou) para que lo cure. Sin embargo, Drogo cada vez se halla más enfermo, hasta que termina cayendo de su caballo, símbolo entre los Dothraki de que ya no es apto para liderarlos. Daenerys acuerda con la maegi realizar un ritual de sangre para sanar a Drogo. Daenerys cae inconsciente, y al despertarse, se da cuenta de que ha perdido al bebé y que Drogo está en estado catatónico. Daenerys le pregunta por qué hizo esto; la maegi responde simplemente que por venganza por asesinar a su pueblo, y para eliminar a una criatura que en el futuro someterá y arrasará tierras y pueblos a su paso. Incapaz de ver a su esposo en ese estado, Daenerys lo mata asfixiándolo con una almohada, con lágrimas en sus ojos.

Daenerys construye una pira funeraria para Drogo, en la que coloca sus huevos de dragón y en la que ata a la maegi. Daenerys planea arrojarse a la pira funeraria, lo que Ser Jorah le implora que no haga, en vano. Cuando las llamas se extinguen, Daenerys emerge ilesa, con tres pequeños dragones en su regazo, ante la mirada atónita de Ser Jorah y los Dothrakis restantes, que le juran lealtad; en las llamas se sumergió Daenerys, y de ellas emergió la «Madre de Dragones».

Segunda temporada[editar]

El reducido khalasar de Daenerys viaja a través del vasto Desierto Rojo. Todos se hallan exhaustos, por lo que Daenerys envía a sus jinetes de sangre para explorar las inmediaciones y buscar cualquier sitio o cosa que pueda proporcionarles suministros. Uno de ellos le informa de que los Trece de Qarth desean verla a las afueras de la ciudad.

Daenerys se encuentra con el representante de los Trece fuera de las murallas de Qarth. Éste no se muestra dispuesto a dejar que Daenerys y su khalasar crucen las puertas de la ciudad, y los intentos de persuasión de Daenerys son más que ineficientes. Sin embargo, uno de los Trece llamado Xaro Xhoan Daxos (Nonso Anozie) se ofrece a cobijarlos bajo su propia responsabilidad. Xaro resulta ser un hombre de ambiciones muy elevadas, proponiéndole a Daenerys que se casen y que así ella pueda conquistar los Siete Reinos con su inmensa fortuna. Daenerys se siente tentada de aceptar su oferta, aunque Ser Jorah le recomienda prudencia, desconfiando de las intenciones del adulador mercader qarthiense. Después de hablar con Ser Jorah, Daenerys se da cuenta de la realidad: Jorah está enamorado de ella.

Daenerys habla con los Trece para que le concedan barcos y tropas, pero todos se niegan. Tras regresar a casa de Xaro, se da cuenta de que sus dragones han desaparecido y han asesinado a los miembros de su khalasar. Pyat Pree (Ian Hanmore), uno de los Trece, le informa de que los dragones están en su poder, y que es libre de ir a buscarlos... a la Casa de los Eternos.

Daenerys acude sola a la Casa de los Eternos. Comienza a experimentar extrañas visiones: el salón del Trono de Hierro cubierto de nieve, una imagen del Muro y una visión junto a su difunto esposo y su hijo nonato. En ese momento aparece Pyat Pree y revela sus auténticos planes: planea encerrar a Daenerys junto a sus dragones en la torre por toda la eternidad. Pero Daenerys afirma que ese no es su destino, y los pequeños dragones exhalan fuego que calcina a Pyat Pree.

De vuelta a casa de Xaro, se encuentran a éste tendido en la cama junto a Doreah, una de las doncellas de Daenerys. Tras abrir la cámara secreta de Xaro, descubren que éste le ha mentido todo el tiempo y no posee riqueza alguna. Daenerys encierra dentro de la cámara a Xaro y a Doreah; las auténticas riquezas de Xaro servirán para costear una flota con la que marcharse de Qarth.

Tercera temporada[editar]

Daenerys y su flota se dirigen hacia la ciudad de Astapor, en la Bahía de los Esclavos. Ser Jorah la persuade de que en la ciudad se comercia con los llamados «Inmaculados», que poseen fama de ser los mejores guerreros de todo el mundo conocido, y que los necesita para conquistar Poniente; Daenerys recalca que son soldados-esclavos, pero sabe que Jorah está en lo cierto.

En Astapor, un mercader esclavista llamado Kraznys mo Nakloz (Dan Hildebrand) le explica el adiestramiento que reciben los Inmaculados, ante el cual Daenerys queda asqueada, pues los Inmaculados son tratados como simples máquinas para la guerra, eliminando cualquier atisbo de humanidad en ellos.

Caminando por los puertos de Astapor, Daenerys conoce a Ser Barristan Selmy (Ian McElhinney), un legendario espadachín y caballero de Poniente que sirvió en la Guardia Real durante el reinado de su padre, que le jura lealtad y ponerse a su servicio. Ser Jorah y Ser Barristan discuten sobre adquirir a los Inmaculados; el primero se muestra a favor, el segundo en contra.

Daenerys se reúne de nuevo con Kraznys, demandando que todos los Inmaculados que haya en la ciudad (8.000) le sean entregados, a cambio, Daenerys les entregará a uno de sus dragones; Kraznys acepta su oferta. Daenerys exige también que le sea entregada su traductora, Missandei (Nathalie Emmanuel). Tanto Jorah como Barristan se oponen al plan de Daenerys, creyendo que va a cometer un error fatal.

En la plaza central de Astapor, Daenerys y Kraznys hacen el intercambio: Daenerys le lleva a Drogon (el mayor de sus dragones) a cambio del control de los 8.000 Inmaculados. Kraznys protesta afirmando que el dragón no le quiere obedecer; Daenerys replica que un dragón jamás sería un esclavo, en ese momento ordena a Drogon que ataque. Daenerys ordena entonces a los Inmaculados que acaben con todos los esclavistas que encuentren, a la vez que contempla el cadáver calcinado de Kraznys. Tras este suceso, Daenerys proclama que todos los Inmaculados que la sigan lo harán como hombres libres.

El ejército de Daenerys llega a las puertas de Yunkai, otra de las ciudades esclavistas de la Bahía de los Esclavos. Daenerys planea tomar todas las ciudades esclavistas y liberar a los esclavos de su interior: Yunkai es el primero de los objetivos, sin embargo, ésta no está dispuesta a rendirse. El emisario de Yunkai ofrece oro y barcos con los que ella llegue a Poniente si deja a la ciudad en paz; Daenerys hace una contraoferta, reclamando que todos los esclavos de la ciudad sean liberados. Viendo que el enfrentamiento es inevitable, Daenerys intenta que la compañía mercenaria de los Segundos Hijos, que sirven para Yunkai, se pasen a su bando. Los Segundos Hijos rehúsan, hasta que uno de sus capitanes, Daario Naharis, elimina a los comandantes y pone a los Segundos Hijos bajo el servicio de Daenerys. Aprovechando la defección de los Segundos Hijos, el ejército de Daenerys derrota al yunkío.

Yunkai se rinde ante Daenerys y accede a su propuesta de liberar a los esclavos. Daenerys afirma ante ellos que no puede concederles la libertad, sino que deben tomarla por ellos mismos. Los esclavos comienzan a aclamarla y a llamarla «mhysa» (madre en el ficticio idioma valyrio).

Cuarta temporada[editar]

El ejército de Daenerys parte hacia Meereen, la última y más poderosa de las ciudades esclavistas. Meereen rehúsa rendirse, por lo que Daenerys envía al comandante de los Inmaculados, Gusano Gris (Jacob Anderson), para que se infiltre en Meereen a través de las alcantarillas y persuada a los esclavos para que se rebelen. Finalmente no es necesaria ninguna batalla, pues los esclavos terminan abriendo las puertas de la ciudad a Daenerys.

Daenerys se asienta en la Gran Pirámide de Meereen, donde sus consejeros discuten qué hacer a continuación; Ser Barristan es partidario de marchar hacia Poniente cuanto antes, más ahora que se han enterado de que el rey Joffrey Baratheon ha muerto; Ser Jorah recomienda ser prudente, pues aunque posean 10.000 hombres no cree que sea suficiente para conquistar los Siete Reinos, afirmando que Daenerys debe quedarse para asegurar la paz en la Bahía de los Esclavos. Daenerys concuerda con Ser Jorah, y afirma que se quedará en Meereen para ejercer lo que nunca ha hecho: gobernar.

Ser Barristan descubre ante Daenerys que Ser Jorah ha estado espiándola desde que se presentara ante ella en su boda con Khal Drogo. Ser Jorah lo admite y, entre lágrimas, ruega su perdón, declarándole su amor. Haciendo caso omiso de sus súplicas, Daenerys exilia a Ser Jorah, ordenándole que no regrese nunca.

Cierto día, un emisario llega ante Daenerys con un cadáver. El hombre explica que se trata de su hija, la cual fue quemada y devorada por uno de sus dragones. Viendo que son una amenaza para su propio pueblo, Daenerys decide confinar a Viserion y Rhaegal bajo la Gran Pirámide.

Quinta temporada[editar]

Los Inmaculados y libertos de Daenerys comienzan a ser asesinados en las calles de Meereen. Los instigadores se hacen llamar «Hijos de la Arpía», rebeldes meereenos que se oponen a su gobierno. Daenerys habla del asunto con Hizdahr zo Loraq (Joel Fry), representante de las grandes familias de Meereen. Hizdahr afirma que Daenerys debe involucrarse más en la cultura meereena y propone reabrir los reñideros (arenas de combate donde los esclavos y hombres libres combatían hasta la muerte). Daario, a quien Daenerys ha convertido en su amante, cree que es una buena idea, y también le propone que libere a sus dragones que mantiene cautivos bajo la Gran Pirámide; sin embargo, los dragones no se hallan muy felices respecto a su cautiverio, y no responden con calidez ante la llegada de su «madre».

Durante uno de las acometidas de los Hijos de la Arpía, Ser Barristan muere en combate contra ellos. Furiosa de perder a uno de sus hombres más leales y cercanos, Daenerys decide aplicar un castigo severo a los nobles de Meereen. Lleva a los cabezas de las grandes familias ante Viserion y Rhaegal, donde devoran a uno de ellos. Daenerys intuye que los nobles de Meereen respaldan a los Hijos de la Arpía, por lo que necesita ganarse su favor. Decide entonces contraer matrimonio con uno de ellos, como símbolo de unión entre Daenerys Targaryen, Reina de los Siete Reinos y de Meereen, con la antigua nobleza esclavista; el elegido es el propio Hizdahr zo Loraq.

Finalmente se produce la reapertura de los reñideros. Daenerys asiste con estoicismo ante lo que ella considera un espectáculo dantesco. Durante uno de los enfrentamientos, Daenerys se reencuentra con Ser Jorah Mormont, que además le trae un regalo: Tyrion Lannister (Peter Dinklage), exiliado de Poniente. Daenerys acepta a Tyrion como su consejero, pero no así a Ser Jorah, a quien vuelve a condenar al exilio siguiendo el retórico consejo de Tyrion.

En el Gran Reñidero de Meereen se producen las peleas para celebrar el matrimonio entre Daenerys y Hizdahr. Tras unos combates iniciales, un nuevo campeón surge ante la multitud: Ser Jorah Mormont. En ese momento, los Hijos de la Arpía comienzan a surgir de entre los espectadores, matando a civiles e Inmaculados a partes iguales, una de estas víctimas es el propio Hizdahr. Daenerys y sus allegados se refugian en el centro de la arena protegidos por los Inmaculados, pero la desventaja ante los Hijos de la Arpía es absoluta. La situación parecía perdida hasta que un rugido estremece el cielo: Drogon regresa. El dragón comienza a eliminar a los Hijos de la Arpía, los cuales terminan acribillándolo a lanzazos. Viendo sufrir a su retoño, Daenerys acude junto a Drogon y monta en su lomo, para marcharse sobre los cielos de Meereen.

Drogon lleva a Daenerys a muchas leguas de Meereen, hasta el Mar Dothraki. Sin comida ni agua, Daenerys se halla al borde de la extenuación, y Drogon no parece muy dispuesto a volver de regreso a Meereen. Cuando se hallaba caminando a través de la pradera, Daenerys es localizada por un khalasar, siendo tomada prisionera.

Sexta temporada[editar]

Daenerys permanece cautiva del khalasar de Khal Moro (Joe Naufahu), el cual no tiene planes muy esperanzadores para ella. Tras enterarse de que es la viuda y khaleesi del difunto Khal Drogo, decide llevarla hasta Vaes Dothrak para ser entregada al Dosh Khaleen.

En Vaes Dothrak, los khals se reúnen para decidir qué hacer con ella; unos son partidarios de entregarla a los Sabios Amos de Yunkai, otros simplemente abogan por violarla. Daenerys afirma que ninguno de ellos son dignos de guiar a los Dothraki a los confines del mundo, como pretendía hacer Drogo. En su lugar, decide que todos los khals morirán en ese mismo lugar, y comienza a arrojar al suelo las lámparas de fuego, causando que la tienda en la que se hallaban arda completamente y mate a todos en su interior. De entre las llamas surge Daenerys, de nuevo ilesa como había sucedido tiempo atrás en la pira funeraria de Drogo, pero esta vez no son dragones lo que consigue, sino la lealtad de todos los khalasar.

Daenerys vuelve a reencontrarse con Ser Jorah Mormont, el cual acudió junto a Daario Naharis en su rescate. Jorah revela que padece la psoriagrís, una enfermedad contagiosa y mortal que acabará con él lentamente. Daenerys le ordena que busque una cura, para que así pueda volver a su lado cuando conquiste los Siete Reinos.

Daenerys llega a Meereen mientras se produce el ataque de las ciudades esclavistas. Yunkai y Astapor, con el apoyo de Volantis, han decidido poner asedio sobre Meereen para acabar con el reinado de Daenerys. Sus barcos atacan la ciudad continuamente, y los Inmaculados no pueden hacerles frente, pues no cuentan con suficientes hombres. Daenerys se reúne con los enviados de las ciudades esclavistas, los cuales presentan sus condiciones para aceptar su rendición; sin mediar palabra, Daenerys monta en Drogon y comienza a quemar la flota esclavista. Poco después recibe a Theon (Alfie Allen) y Yara Greyjoy (Gemma Whelan), los cuales ofrecen sus barcos a Daenerys a cambio de que ella apoye la pretensión de Yara a la corona de las Islas del Hierro.

Después de la alianza con los Greyjoy, se le unen barcos de la Casa Martell y la Casa Tyrell, que quieren venganza por la Casa Lannister. Daenerys deja a Daario y los Segundos Hijos en Meereen para mantener la paz, y zarpa hacia Poniente con su corte y sus dragones.

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]