Daño colateral

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Daño colateral es un término utilizado por diversas fuerzas armadas para referirse al daño no intencional o accidental producto de una operación militar. El término comenzó siendo un eufemismo acuñado por el ejército de los Estados Unidos durante la Guerra de Vietnam,[1] y puede referirse a fuego amigo o destrucción de civiles y sus propiedades.[2]

Definiciones[editar]

El término ha estado en uso por tanto tiempo que se ha extendido su utilización en las fuerzas militares en general, significando "daño no intencional o daño accidental que afecta construcciones, equipos o personal, y que ocurre como resultado de acciones militares dirigidas contra blancos enemigos como ser equipamiento o tropas. Este tipo de daño puede afectar a fuerzas amigas, neutrales o aún enemigas."[3]

Etimológicamente, la expresión "daño colateral" probablemente fue utilizada militarmente en sus orígenes más como un término que enmascaraba su significado real que como un eufemismo, dado que el adjetivo "colateral" no parece haber sido utilizado como un sinónimo de "sin intención" o "accidental". "Colateral" proviene del latín medieval 'collateralis', col '‘junto con + lateralis (de latus, later- ‘lado’ ) y es utilizado principalmente en inglés como un sinónimo de "adicional" en ciertas expresiones. Sin embargo, "colateral" puede a veces significar "adicional pero subordinado" o "secundario", y es este significado específico de una palabra un tanto oscura de la lengua inglesa el que ha sido recogido y ampliado por la expresión militar "daño colateral."

Ejemplos[editar]

Entre otros casos, la expresión ha sido empleada en las siguientes oportunidades:

  • El 30 de julio de 2006 Israel bombardeó una vivienda en Qana que alojaba mujeres y niños en lo que se indicó era un ataque a un sitio de lanzamiento de cohetes de Hezbollah.[4] No hubo militantes heridos.

El término "daño colateral" llega al público durante la Guerra del Golfo Pérsico en 1991 durante los informes militares televisados, y era utilizado para referirse a las víctimas civiles durante el bombardeo de Irak.

La frase fue también citada luego del atentado con bombas en abril de 1995 del Edificio Federal Alfred P. Murrah en la ciudad de Oklahoma, por Timothy McVeigh. Según explicó McVeigh, las 168 personas que fallecieron en el edificio Murrah eran "daño colateral". McVeigh realizó el atentado con bombas como respuesta a las acciones que llevó a cabo el FBI en 1993 en Waco Texas sobre el rancho de la secta de los davidianos. McVeigh declaró que había aprendido el término durante su misión en el Golfo Pérsico con el ejército de EE.UU.

En general, si la destrucción de un objetivo militar supone una ventaja táctica y si en el proceso de destrucción de ese objetivo deben ser asesinados civiles indefensos e inocentes, ese asesinato se convierte en daño colateral por suceder en el proceso de alcanzar un fin superior.

Otros usos[editar]

El término ha sido utilizado también en el ámbito de la computación para referirse a los legítimos usuarios que son privados de servicios cuando los administradores de los sistemas toman en ciertas oportunidades, medidas de bloqueo preventivas contra individuos que están perturbando el normal funcionamiento de los sistemas. Por ejemplo, las listas negras utilizadas para combatir el Spam vía email generalmente bloquean rangos completos de IP en lugar de los IP específicos asociados al spam, por lo que pueden producir que legítimos usuarios con IP dentro del rango censurado pierdan la capacidad de enviar email a ciertos dominios.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]