Día del No

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El Día del No es un día de exaltación patriótica, en la imagen banderas griegas en una plaza.

El 28 de octubre es conocido en Grecia como el Día del No (en griego Επέτειος του «Όχι», Epétios tu Oji, «Aniversario del No»). El Día del No es una de las mayores festividades en Grecia. Conmemora la fecha en que el general Ioannis Metaxás pronunció su célebre «¡No!» al ultimátum que le entregó el embajador italiano en Atenas, en el marco de la Guerra greco-italiana ocurrida durante la Segunda Guerra Mundial.

Durante los tres días previos al 28 de octubre se cuelgan banderas griegas en los balcones de las casas, en las calles y en los edificios públicos, y muchas emisoras de radio difunden canciones patrióticas, especialmente las de Sofía Vembo, las mismas canciones que los soldados griegos escuchaban en el frente greco-albanés en el invierno de 1940 a 1941.

Cada 28 de octubre se realizan por toda Grecia desfiles militares, ofrendas, y los estudiantes participan en grandes desfiles vestidos de azul y blanco. Cada clase está liderada por el abanderado, que es siempre el estudiante que ha obtenido las mejores notas.

La negativa del Gobierno de Grecia apoyado por todo el pueblo griego, como se evidenció posteriormente, de aceptar el ultimátum de Mussolini, constituye por sí misma un acontecimiento histórico de gran valor, puesto que todos los ciudadanos griegos de aquella época tenían plena conciencia de que el rechazo a la exigencia fascista equivalía a una guerra no solamente en contra de la poderosa Italia fascista, sino que también en contra de su aliada, la Alemania nazi que ya había arrasado en muchos países europeos con tropas mucho más poderosas.

A través de este prisma, la sorprendente victoria de las tropas griegas sobre las tropas fascistas que eran aplastantemente superiores, tiene importancia secundaria, a pesar de que no es insignificante mencionar que de acuerdo a algunos historiadores, este inesperado giro de la guerra obligó a Hitler a desviar tropas desde el frente ruso, a fin de usarlo para detener el avance griego en Albania, hecho que dio a los rusos tiempo para reconstituir sus tropas y producir así la primera derrota a la hasta aquel momento invicta Wehrmacht.