Currículum vítae

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ejemplo de currículum.

Un currículum vitae,[1] también simplificado C. V. o currículum, es el documento de presentación de habilidades, formación y vida laboral, con el fin de optar a un puesto de trabajo.

El término suele aplicarse a la búsqueda de trabajo. En estos casos, el aspirante a un empleo, beca o similar debe presentar un documento con todo lo que ha hecho hasta la fecha, a modo de resumen de sus méritos. Existen distintas formas de presentarlo, pero suelen incluirse los datos personales, formación académica, experiencia laboral, publicaciones y otros datos de interés como pueden ser idiomas, habilidades o competencias, siempre relacionados con el puesto al que se vaya a optar.

Etimología[editar]

Según el diccionario panhispánico de dudas, la palabra «currículum vítae» (también escrita curriculum vitæ) en español es una locución derivada del latín cuya traducción literal es «carrera de la vida», y que en su forma nominal masculina designa «la relación de datos personales, formación académica, actividad laboral y méritos de una persona.»[2] Es una locución invariable en plural. Tampoco existe un sustantivo femenino, por lo que no se acepta el uso de «currícula».

Cuando se hace referencia al conjunto de asignaturas o materias que comprenden una carrera o estudio, se prefiere la palabra «currículo». No obstante, «curriculum vitae» también se escribe en su versión hispanizada con este término, usándose con los significados ya descritos. Ambas formas están aceptadas, pero es preferible utilizar «currículum vítae» para no confundirlas.[2]

En otros idiomas, como el inglés o el francés, la palabra «currículum vítae» puede abreviarse a C. V. o ser sustituida por «résumé», es decir, resumen o su equivalente en cada idioma. Allí se suele reservar la expresión curriculum vitae o simplemente vita para los prolijos currículos académicos.[3]

Formatos[editar]

Ejemplo de un currículum inverso funcional simple.

El tipo de currículum vitae depende del modo en que se organice y del formato en el que se presente, ya sea en papel o de cualquier otra forma. Existen diversos modelos normalizados, establecidos por las instituciones oficiales. Desde 2004 existe en la Unión Europea el «Europass», un modelo común para velar por la transparencia de las cualificaciones y las competencias, aunque solo recomendable para organismos oficiales debido a su longitud.[4]

Dependiendo del modo en que organicemos la información, el currículum vitae puede ser de cuatro tipos:

  1. Cronológico: En este modelo se ordenan los datos, desde el más antiguo hasta el más reciente, es el menos recomendado pues el reclutador suele fijarse en el trabajo actual.
  2. Inverso: El modelo inverso destaca la experiencia laboral reciente. Es el más recomendable si la información está relacionada con el empleo al que se aspira.
  3. Funcional: Los datos se ordenan por bloques temáticos. Es el más recomendable si la experiencia es muy dispersa o no hemos trabajado durante un tiempo.
  4. Por Proyectos: En el currículum por proyectos se describen los proyectos en los que se ha participado y las competencias adquiridas. El currículum por proyectos contiene principalmente el contenido de los proyectos realizados, junto a datos personales e información profesional. Este modelo es útil cuando el puesto ofertado es la realización de un proyecto.Los proyectos deben corresponderse con los requerimientos de la oferta, ser exitosos, y que supongan buenas credenciales.[5]

En algunos casos se puede hablar del currículum combinado o mixto, en el que se combinan distintas estructuras para destacar los aspectos más positivos. Este modelo es el más difícil de armar. Aun así, puede ser útil para personas que llevan mucho tiempo trabajando en una carrera y han logrado varios objetivos.

Dado que se busca llamar la atención a primera vista, se recomienda adaptarlo a cada puesto de trabajo. El texto debe ser claro, breve y preciso, sin exageraciones ni falsedades.[6] Tampoco deberán cometerse errores ortográficos.[6] La fotografía es opcional y depende de cada empleador: aunque algunos la piden para conocer mejor al aspirante o para puestos de cara al público, otros la rechazan para no verse influidos por cuestiones ajenas a los méritos laborales. Normalmente se incluyen:

  • Datos personales
  • Formación
  • Información adicional (relacionados con el puesto)
  • Objetivos (opcional)

En la mayoría de países, el tamaño del currículum no excede de un folio.[6] Algunos incluyen una carta de motivación o presentación, en la que explican las razones por las que han solicitado el puesto y creen que encajan mejor, y/o una carta de recomendación, por las que otra persona (generalmente, un anterior empleador) da referencias del aspirante y defiende su valía.

La popularización de internet ha propiciado el uso de redes sociales profesionales (LinkedIn, Xing), redes o portales de empleo y de otros formatos más creativos con contenido multimedia como webs personales o videocurrículum que complementan y refuerzan la búsqueda de empleo.

Bibliografía[editar]

  • Ezquiaga, Guillermo. Claves para acceder a su próximo empleo. Ziur. ISBN 987-95909-8-8. 
  • Alles, Martha (1997). 200 modelos de Currículum. Argentina: Granica. ISBN 978-950-641-525-9. 

Referencias[editar]

  1. «currículum vitae». Diccionario Panhispánico de Dudas. Consultado el 8 de febrero de 2016. 
  2. a b «Currículum vítae». Real Academia Española. Consultado el 7 de abril de 2015. 
  3. El Libro del Currículum Vitae. Puchol Luis. 3° Edición. 2004. isbn=84-7978-637-X
  4. «Europass: el currículum europeo». Eroski. 4 de noviembre de 2011. Consultado el 7 de abril de 2015. 
  5. Sepe. «Currículum por proyectos SEPE». https://www.sepe.es. Consultado el 3 de marzo de 2016. 
  6. a b c «8 consejos para redactar un buen currículum en inglés». Universia. 30 de mayo de 2014. Consultado el 7 de abril de 2015. 

Enlaces externos[editar]