Curación de contenidos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Etimológicamente, la palabra "curador" procede del latín curator -oris[1]​. En inglés, el término se define como "cuidador de" y en dicho sentido se utiliza en América, referente al comisario de exposiciones que se conoce en España como curador de Exposiciones. De hecho, es en los museos dónde encontramos el origen de la actividad de curación ejercida por un comisario artístico.

En el diccionario de la Real Academia Española[2]​,el curador o curadora es quien tiene cuidado de algo, quien cura, o la persona nombrada para cuidar de los bienes o negocios de un menor o de quien no puede administrarlos por sí.

Curación de contenidos es pues un barbarismo adoptado en castellano para nombrar el anglicismo "content curation"[3]​. Fue acuñado originariamente por profesionales del mundo del marketing y actualmente ha trascendido a todo tipo de ámbitos públicos o privados. Responde a la necesidad de las empresas y organizaciones, de los profesionales, estudiosos y de los propios ciudadanos, de localizar, filtrar, modificar y distribuir, de forma segmentada, parte de la ingente cantidad de contenidos que se generan en Internet. El término hace referencia, por tanto, a la actividad que consiste en definir la temática que va a centrar nuestra búsqueda de información, localizar en las redes la más relevante y de interés respecto a la materia de que se trate, filtrarla, organizar y clasificar los datos filtrados, añadir valor, difundir y medir los resultados obtenidos entre la audiencia a la que van destinados[4]​.

Con el tiempo, la diversidad de internet ha hecho que la curación de contenidos se adopte como metodología aplicable a cualquier campo, propulsada por la curiosidad, la audacia, la diversión y el manejo convergente de diferentes disciplinas. Por ejemplo, Sergio Seba Muñoz, en su artículo, lo describe como una herramienta para superar la llamada Infoxicación o Sobrecarga de información[5]​. La curación de contenidos ha pasado de ser de las llamadas "profesiones invisibles" (por su falta de reconocimiento académico, institucional y gremial) que emergieron de la cultura de la interacción, a convertirse en la actualidad en un perfil profesional cada vez más demandado y con una gran proyección en la era de la Transformación Digital. Consiste en la aplicación del "pensamiento algorítmico"[6]​ en la búsqueda, selección, clasificación, organización y orientación de contenidos, en función de los objetivos empresariales, institucionales, sociales o individuales que se pretendan conseguir con el contenido curado.

Orígenes y definición[editar]

La curación de contenidos (también denominada curaduría de contenidos[7]​) no es un fenómeno nuevo aunque su aplicación en las estrategias de marketing del ámbito empresarial sí es muy reciente. Históricamente, museos y galerías de arte han utilizado esta técnica para seleccionar y exponer sus obras de la forma más ordenada y segmentada posible.

El origen de la expresión "content curation" se suele situar en un artículo de Rohit Barghava de 2009.[8]​ Este artículo es un manifiesto donde se destaca que ante el crecimiento continuo de la información en Internet y el hecho de que los sistemas automatizados difícilmente pueden encontrar contenido de calidad, se necesitan profesionales expertos no en crear más contenidos, sino en dar sentido al contenido que otros han creado, encontrando, filtrando y compartiendo contenidos de calidad relevantes para sus usuarios / clientes. Su definición del curador de contenidos recogida en el mismo manifiesto dice que es alguien que encuentra, agrupa, organiza y comparte continuamente el mejor y más relevante contenido sobre un tema en línea.

Fundéu BBVA distingue tres tipos distintos de profesionales, englobados dentro de la actividad de curación o curaduría de contenidos: responsables de contenido, gestores de contenidos y editores de contenido. [9]

En el año 2010, la psicóloga Dolors Reig, especialista en Social Media, Educación 2.0, innovación social y dinamización, definía como "content curator"[10]​ a la persona intermediaria crítica del conocimiento, que busca, agrupa y comparte de forma continua (recordemos la Real time web que vivimos) la información más relevante (separando el grano de la paja) en su ámbito de especialización. A diferencia de otras profesiones (creador, por ejemplo), su objetivo fundamental es mantener la relevancia de la información que fluye libre o apoyada en herramientas concretas para la creación de entornos informacionales. Como valor competitivo, se destaca el de mantener a la organización que le contrate al corriente de las últimas tendencias relativas a ese conocimiento que es vital para su supervivencia.

De acuerdo con Posada (2013, en Juárez Popoca, D., Torres Gastelú, C. y Herrera Díaz, L., 2017), la curación de contenidos es un acto interactivo que abarca investigación, hallazgo, filtrado, organización, agrupación, integración, edición y comunicación del contenido más relevante de un tópico específico. En este proceso, los receptores actualizan su conocimiento en torno a ese tópico[11]​.

Metodología[editar]

La metodología que se utiliza para la curación de contenidos forma parte de un proceso de elaboración estructurado en las siguientes fases:

  • Contextualización: al objeto de determinar la materia a tratar en función de la curación y la estrategia que se va a seguir.
  • Selección de la información relevante y agregación del contenido:

Filtrado: de la información obtenida para depurarla.

Análisis: Tras el filtrado, se analizan los contenidos recopilados, para proceder a la elección y modificación de los seleccionados.

  • Incorporación de información de valor: es el momento clave de la curación en el que lo recopilado y destilado se mezcla, adicionándose ingredientes propios que pueden consistir en experiencias personales, datos complementarios, estilo de presentación etc..y que definen el toque personal de cada curador o curadora.
  • Difusión y Distribución del contenido curado: Una vez que hemos seleccionado y modificado los contenidos de interés para una audiencia determinada, será necesaria la distribución del resultado final, de forma inteligente y a través de aquellos canales de interés, para que las búsquedas relacionadas con el contenido en cuestión, sean efectivas y alcancen la audiencia seleccionada.
  • Medición de los resultados obtenidos: en función de los seguidores obtenidos, y de las opiniones y reacciones de los destinatarios del contenido curado. Es el momento del feedback.

Dentro de las diversas propuestas que presentan los autores de este ámbito se pueden señalar como referencia las de Robin Good,[12]​ Beth Kanter,[13]​ Eva Sanagustín[14]​ o el método de las 4S's de Javier Guallar y Javier Leiva.[15]​ Tomando este último como ejemplo, el procedimiento se estructura en cuatro fases:

  • Búsqueda (Search) de la información generalmente excesiva y desordenada que presenta internet sobre un tema
  • Selección (Select) de lo que es realmente relevante para el propósito de la curación
  • Caracterización (Sense making) de los contenidos seleccionados bajo los criterios que marque la forma de hacer del curador
  • Difusión (Share) del resultado final de forma inteligente, por canales adecuados y potenciando la vinculación con la audiencia

A estas cuatro fases habría que añadir una fase previa de diseño de la curación y una posterior de evaluación de la misma.

De todas las fases es la de caracterización o "sense making" la que aporta más valor añadido y hace patente más claramente el trabajo del curador de contenidos. Para llevar a cabo la caracterización hay diferentes técnicas. Por ejemplo, según Deshpande, las de extractar, retitular, resumir, citar, storyboarding y paralelizar.[16]

El ciclo curatorial[editar]

Wolff y Mulholland (2013)[17]​ y enumeran las etapas de un proceso curatorial usando contenido web. Éstas son:

  • Investigación: elección de un objeto de aprendizaje y definición de los límites de la tarea.
  • Selección y recopilación: filtrado de recursos para eliminar contenidos inadecuados, no pertinentes o irrelevantes.
  • Interpretación de contenido individual: identificación de los puntos salientes de cada material seleccionado.
  • Interpretación transversal: notas desde una perspectiva integral, encontrando las relaciones que vinculan contenidos y anotaciones.
  • Organización: del contenido y las anotaciones, con vistas al armado de un guión coherente que aborde el objeto de aprendizaje.
  • Narración: presentación a una audiencia a través de un medio.
  • Investigación / recuperación: proceso en el que la audiencia participa de una construcción narrativa colaborativa sobre la base del resultado previamente curado. Incluye una fase reflexiva, en la que el autor puede reescribir para mejorar su comprensión respecto del objeto.

Por otro lado, Bhargava, R. (2011) explica desde su punto de vista, 5 modelos de curación posibles en la creación o narración de la información nueva a partir de la original (The 5 models of content curation. Influential Marketing Blog. [18]​):

1. Agregación: Consiste en reunir la información más relevante sobre un tema específico en una misma publicación o plataforma.

2. Destilación: Se trata de analizar una o más informaciones para llevar a cabo una presentación más simple y unificada de las ideas principales con capacidad crítica.

3. Elevación: Consiste en la identificación de tendencias y en su difusión en pequeñas piezas de información o posts en redes sociales

4. Mashup: Consiste en la combinación de contenidos seleccionados para crear un nuevo contenido con un punto de vista más o menos original. Se considera parte del proceso creativo e indispensable para la innovación.

5. Cronología: Procura establecer relaciones causa efecto sobre la base de reunir información histórica organizada para mostrar la evolución de un tema en particular y se exponen las relaciones causa efecto para identificar posibles patrones.Líneas de tiempo e infografías elaboradas por curación podrían corresponder a buenos ejemplos para esta modalidad.

Si bien los tres primeros puntos son similares a los modelos y metodologías presentadas, el punto 4 "Mashup" y 5 "Cronología" aportan a las propuestas anteriores dos técnicas nuevas.

Curador de contenidos: competencias profesionales[editar]

El curador de contenidos o content curator es un profesional que debe contar con una serie de habilidades para poder desempeñar las funciones definidas en su puesto de trabajo[19][20]​, entre las que se destacan:

- competencias en gestión de la información: habilidades de búsqueda e identificación de fuentes relevantes y organización de grandes cantidades de información.

- competencias en comunicación: saber trasladar los contenidos a un público determinado.

- conocimiento de la temática o ámbito específico a curar: debe conocer bien el tema sobre el que hace la curación.

- conocimiento de la web y el social media: conocer y estar actualizado sobre los diferentes productos y servicios que se encuentran disponible en la web y las redes sociales.

- conocer las mejores formas de compartir esos contenidos nuevos con su comunidad.

- capacidad de organizar toda esta información y  generar nuevos contenidos con valor añadido.

Diferencias con los "republicadores" de contenidos[editar]

Para comprender qué es lo que hace un curador es útil tener en cuenta también lo que no hace y sus diferencias con los profesionales que rellenan y republican contenidos. Robin Good[21]​ elaboró una lista para poder reconocer a estos últimos:

  • No agregan valor adicional: republican sin contribuir.
  • No editan: no contextualizan o redirigen a un público en particular.
  • No seleccionan: republican simplemente porque incluye ciertas palabras claves sin prestar atención al significado.
  • No filtran: no analizan el valor intrínseco o la relevancia para el tema específico.
  • Les importa más la cantidad que la calidad de lo que publica.
  • Buscan ahorrar tiempo y ser rápidos sobre todo: esto no es un problema pero sin duda va en contra de los objetivos de la curación.
  • Prefieren enfoques amplios antes que un enfoque temático fuerte y específico: tratan de abarcar un público lo más amplio posible.
  • No tienen una “tribu”: Debido a lo anterior no hay una sensibilidad ni afinidad con el público al cual comunican.
  • No tienen una voz personal.
  • No tienen un punto de vista: no toman una posición ni riesgos. No comentan.
  • No sintetizan las partes claves del contenido curado.
  • No utilizan un lenguaje constante, coherente y que unifique. Toman prestado el lenguaje usado en el contenido.

Herramientas[editar]

Existen en la actualidad numerosas herramientas que facilitan la obtención, filtrado y organización de información para compartirla con otros. Normalmente es una práctica muy extendida dentro del mundo empresarial, si bien, cada día más usuarios de Internet, utilizan esta técnica para hacer un uso de la información más eficiente. Estas herramientas también se han integrado rápidamente al ámbito educativo. Al meditar sobre este aspecto, dichas herramientas no solo facilitan la curación de contenidos que puede realizar el docente, también desarrollan competencias informacionales orientadas a actividades de investigación[22]

  • Diigo crea conexiones sociales basadas en las preferencias del tipo de información, facilitando intercambios intelectuales de mayor calidad.
  • Zotero recolecta, organiza, cita y comparte las fuentes de investigación. Gestor de citas bibliográficas que funciona como un complemento de Firefox o como aplicación independiente en su versión más reciente.
  • Bundlr enfocada a la curación online. Recorta, agrega y distribuye contenidos web. También crea paquetes de artículos, fotos, videos, tweets y enlaces. Cubre noticias de las fuentes en tiempo real. Permite construir una página para elegir el contenido más relevante de un área específica.
  • CurationSoft curación de contenidos desde Google Blogs, Google News, YouTube, Twitter y cualquier RSS. Creado específicamente para los profesionales de la edición en línea, blogs, organizaciones y las empresas de outsourcing que se ocupan de la elaboración de contenidos y el trabajo de Marketing para sus clientes.
  • Eqentia sugiere nuevo contenido a partir del que se está filtrando. Se generan recomendaciones en tiempo real, a través de un análisis algorítmico de la información que está en Internet. En este sentido, las recomendaciones varían a cada hora y se adaptan a las acciones de los usuarios.
  • Ready4Social[23]​ te permite gestionar las publicaciones de tus redes sociales seleccionando únicamente la keyword a trabajar. También pueden extraerse contenidos novedosos importando feed de cualquier blog que te llame la atención.
  • Paper.li selecciona automáticamente los contenidos con las palabras clave que elijas y crea fácilmente una publicación digital que se difundirá a través de redes sociales.
  • Storify permite extraer contenido de la propia aplicación, así como de Twitter, Facebook, Google Plus, YouTube, Flickr, Instagram, Google, App.net, Breaking News, Chute, Giphy, SoundCloud, Gil, Zemanta, Disqus, GetGlue, StockTwits, Tumblr, RSS o insertando una url en el buscador general.
  • Symbaloo organiza todos tus contenidos online de una manera fácil para navegar por internet.
  • Scoop.it es una herramienta para reunir información, mostrarla y compartirla en Internet. También en al ámbito educativo se está utilizando el término curación de contenidos, para hacer referencia a la tarea de: buscar fuentes de información confiables, filtrarlas y difundirlas. Podemos usar este recurso en las clases para exponer trabajos de los alumnos sobre un tema en diversos formatos.
  • Pinterest permite la creación de tableros sobre temas específicos. A estos tableros se pueden ir incorporando todo tipo de imágenes, vídeos, denominados pines que enlazan con la URL y una imagen.
  • Trendspottr permite la predicción de tendencias emergentes, contenido viral e influyente sobre diferentes temáticas en tiempo real.
  • Alternion une en un espacio la actividad de las más de 220 redes sociales, incluyendo el correo electrónico.
  • Buffer analiza las publicaciones del usuario y ve el alcance que ha tenido cada una junto a sus retweets o menciones.
  • ContentGems es una herramienta en la que se encontrarán contenidos para compartir. Realiza un estudio de nuestras preferencias y en su función remite información de los que se publican diariamente por mail a los usuarios.
  • List.Ly es un agrupador de contenidos que permite recopilar los datos en listas de información que se pueden agrupar por temáticas o agregar a otras listas preexistentes.
  • Buzzsumo es una herramienta que nos permite encontrar contenidos virales y personas influyentes en el mundo de la curación de contenidos.
  • Flipboard es un recopilador de contenidos, una plataforma que permite crear revistas on line en función de los temas de interés. Si se añaden las categorías o temas sobre los que nos interesa obtener información, la aplicación crea una revista on line de inmediato que la contiene agrupada por temas y actualizada.
  • Mix sustituye a StumbleUpon. Se configura como servicio orientado a compartir y descubrir elementos interesantes. Por ahora no existe ningún mecanismo para trasladar los contenidos que los usuarios hayan alojados en StumbleUpon, aunque sí podrán usar las cuentas de las que dispusieran en este servicio para entrar a formar parte de Mix.
  • Pearltrees es un gestor de enlaces favorito, peculiar en su forma de gestionarlos, su disponibilidad para cualquier navegador y dispositivo móvil y la posibilidad de compartir enlaces y descubrir nuevas páginas similares a las que guardamos en nuestra cuenta, lo convierte en una herramienta muy útil.
  • Curata es un archivador de información.
  • Summify es un recopilador de noticias que nos mantiene al tanto de la actualidad diaria de las noticias que más han circulado entre nuestro círculo de Twitter y Facebook, teniendo también en cuenta a Google Reader o la lista de feeds que le suministremos.
  • Pocket es un agrupador de contenidos que permite guardar la información de interés para acceder a ella con posterioridad por lo que se puede etiquetar, guardar por categorías desde el navegador, y almacenar los contenidos a través de Twitter, Pulse o Flipboard entre otras herramientas digitales.
  • Lindekin Pulse es un lector de contenidos. Es la aplicación más reciente de Linkedin que permite encontrar y ver la información de interés en un mosaico de imágenes, para lo que se han de añadir contenidos y seleccionar los que se pretendan ver. También se puede crear contenidos propios a modo de blog y compartir los contenidos curados en redes sociales, y acceder a estadísticas en las que se puede conocer el resultado obtenido con las publicaciones efectuadas.
  • Everypost es una herramienta para curar, personalizar, programar o publicar contenido en las redes sociales. Esta aplicación envía contenido multimedia a las diferentes plataformas, como YouTube, Instagram, Flickr o canales RSS.[24]

Curación de contenidos educativos[editar]

Actualmente el término “curador de contenidos” se usa también fuera del ámbito del marketing siendo muy aplicado a los profesionales que seleccionan contenidos educativos para las aulas. Este arista se desarrolla cada vez más en el contexto actual de crecimiento de internet dada la inmensa cantidad de recursos digitales disponibles que crece exponencialmente día a día.La curaduría viene a resolver la dificultad de conocer y procesar la cantidad de información disponible en formato digital orientando la búsqueda por parámetros de calidad a diferencia de los algoritmos de búsqueda orientados hacia lo cuantitativo. En este sentido son los conocimientos del curador y su capacidad de valorar los materiales disponibles, lo que asegura la calidad de este proceso y sus resultados. [25]​.

Una de las competencias establecidas por la UNESCO para América Latina y el Caribe[26]​ es “aprender a aprender”, la misma sigue siendo para el alumno la mejor garantía de que podrá después proseguir su itinerario educativo en estructuras formales o no formales [27]​, esta incluye las competencias para aprender colaborativamente, gestionar información y desenvolverse de manera óptima en los medios digitales.

Para promoverlas, se ha incorporado de modo gradual a la educación la curación de contenidos, o curaduría de contenidos, que propone una gestión optimizada de los recursos de internet mediante un proceso que implica buscar, filtrar, analizar, editar y difundir información, en relación con las potencialidades vislumbradas por expertos de esta actividad como estrategia para el aprendizaje colaborativo, la gestión de información y la formación para desenvolverse de manera óptima en el entorno de los medios digitales modernos. Como contrapartida a la “infoxicación” [28]​ término que remite a la excesiva cantidad de información que recibe el individuo. Reducir este ruido informacional es una de las demandas de la sociedad interconectada[29]

Valeria Odetti utiliza el concepto de “curar la abundancia” no solo en el sentido del recorte de la información sino en la necesidad de adecuación al grupo de alumnos que posibilite el acercamiento a los contenidos a través de diversos formatos y lenguajes. Proponiendo el concepto de Educadores como Curadores[30]​ que guían a sus aprendices en sus respectivos procesos de curaduría digital; fomentando esta cultura de especialización en su respectiva comunidad de práctica.

Finalmente, y no menos importante, es que los Curadores puedan observar su idoneidad como editores que re-piensan medios digitales, la gramática multimedia y la investigación mediatizada [31][32]​.

Coleccionista vs. Curador[editar]

En el campo educativo, un curador de contenidos se diferencia de un coleccionista ya que no solo selecciona y organiza material sino que además lo presenta con una nueva estructura estética, convirtiéndose así en mediador entre los autores y los destinatarios del material.

El curador de contenidos proporciona un valor agregado al coleccionista de contenidos, ya que sus elecciones son el producto final de la aplicación de un método que tamiza los diferentes materiales. Distintas habilidades y alcances se ponen en juego en los procesos que ambos realizan [33]​, de acuerdo a las investigaciones de Nancy White[34]​, podemos inferir que el proceso realizado por el curador está atravesado por el contexto, su interés final es el compartir su curaduría con otros que puedan seguir comentando y discutiendo ese contenido. Esta impronta personal, hace de este último, un nuevo material.

Docente como autor-curador[editar]

El docente a cargo de un grupo de estudiantes ejerce este rol de curador cuando desarrolla materiales educativos a partir de recursos ya existentes pero monta una nueva puesta en escena para acercar estos contenidos de otra manera. El rol del docente como autor-curador es de vital importancia en la época que vivimos. Las tecnologías, de alguna manera, presionan y apuran los procesos aúlicos a fin de que lo que se ofrezca a los estudiantes no sea solo un recorte de la información sino una amplitud de modos semánticos que posibilite a cada uno acercarse a los contenidos a través de los formatos con lo que sientan mayor sintonía. Además, con la introducción de nuevas alternativas didácticas se pone en valor el aporte de cada lenguaje. [35]

Planificar los modos de apropiación de los conceptos que van a ofrecer, seleccionar los materiales más adecuados para ellos elegir las herramientas para armar el diseño y, finalmente, montar la estructura que dé soporte al nuevo material didáctico otorgan un lugar jerarquizado al docente con ganas de experimentar otros dispositivos para la enseñanza.[35]

En otras palabras, el docente-curador está llamado –casi obligado- a diseñar su propio material didáctico, lo que implica el diseño de un modo específico de acercamiento de los estudiantes a los contenidos. Esta actividad demandará al docente el despliegue de su imaginación, la puesta en escena a partir de la cual los alumnos se acercarán a los contenidos. Con todo, tanto el docente como los estudiantes ven enriquecidas sus experiencias de enseñanza y aprendizaje.

En consonancia con lo dicho anteriormente, la curaduría de contenidos permite al educador producir materiales didácticos hipermediales. Existen dos estilos dentro de esta categoría [36]​:

  • Curaduría en materiales de tipo mural: más relacionada con el coleccionismo o la curaduría clásica, se utiliza comúnmente en los materiales de tipo mural. Allí la estructura creada otorga valor a los elementos seleccionados al disponerlos y organizarlos en pantalla pero no se modifica la experiencia de navegación de modo sustancial.
  • Curaduría en materiales de tipo instalación e instrumento: está vinculada a la "narración espacializada"[37]​ donde están presentes la nociones de escritura en el espacio, narración, discurso y, sobre todo, la dislocación de sentido. En los materiales de tipo instalación, la curaduría incluye la creación de una metáfora espacial de interacción para organizar el recorrido del estudiante. En los materiales de tipo instrumento, a la selección de materiales se le agrega el diseño de una estructura para articular elementos y el estudiante accede a los contenidos a través de la manipulación de los contenidos.

Características[editar]

Cuando se trata de preparar contenidos educativos, se buscan materiales en diversos soportes y se procura seleccionar lo mejor de lo que está al alcance, según los objetivos didácticos. Estos recursos pueden ser analógicos, pero también digitales y, ante la multiplicidad de fuentes y sitios donde encontrar contenidos educativos, siempre es bueno tener algunas consideraciones para seleccionar y relacionar los más pertinentes para trabajar en el aula.[38]​ Sin embargo, una curaduría o curación de contenidos efectiva va más allá de la selección de recursos y ofrece una nueva estructura de lectura o navegación, otorgando un sentido pedagógico a ese grupo de recursos[39]​.

Para Cecilia Sagol, la coordinadora de contenidos del portal Educ.ar de Argentina,

Esta tarea de selección, supervisión y relación no es marginal o menor, sino que es una de las prácticas más importantes del mundo del conocimiento. A cada sitio o contenido se le suma valor cuando es seleccionado y utilizado. Existe un rol específico hoy en la web, que es la curación de contenidos.

En el campo educativo, el curador es quien adquiere cierta destreza en un campo o disciplina y cuenta con las herramientas y conocimientos necesarios que le permiten elegir con ciertos criterios que contemplen una mejora en su práctica de enseñanza, o bien que hagan un aporte al proceso de aprendizaje.[38]

Indicadores para la evaluación de sitios y recursos educativos en internet[editar]

Los indicadores son:[40]

  • Autoridad: Está dada por el responsable del sitio -puede ser una persona, un grupo de personas reunidas por un objetivo determinado, o una entidad-, su prestigio y las fuentes utilizadas.
  • Actualización: Se considera como aceptable que la última actualización del sitio no se extienda más allá de unos meses anteriores a la fecha de consulta, aunque se puede ampliar el criterio según el caso.
  • Navegabilidad: La facilidad que se le ofrece al usuario de ubicarse y moverse dentro del sitio.
  • Organización: Que el sitio se encuentre ordenado lógicamente y que cada segmento de información se relacione con los demás.
  • Selección de contenidos: Que los contenidos del sitio manifiesten especial cuidado en el tratamiento y el enfoque dado al desarrollo de un tema, tópico o teoría de un campo disciplinar o área del conocimiento.
  • Legibilidad: Responde a una buena combinación de colores, tamaños y tipos de letras, fondos e ilustraciones, que permita leer en la pantalla y navegar de una manera adecuada y atractiva.
  • Adecuación al destinatario: Los usuarios de Internet a quienes está dirigido el sitio web (niños, docentes, familias, etc.)

Referencias[editar]

  1. «Etimología de la palabra». 
  2. «Real Academia Española». 
  3. «Anglicismo content curation». 
  4. Guallar, Javier; Leiva-Aguilera, Javier (2013). El content curator. Guía básica para el nuevo profesional de internet. Editorial UOC. ISBN 978-84-9064-018-0. 
  5. «Herramientas contra la infoxicación en los Social Media: los “Content Curators” – Ámbitos. Revista Internacional de Comunicación». institucionales.us.es. Consultado el 8 de junio de 2018. 
  6. «Pensamiento algorítmico». 
  7. Odetti, Valeria (2012). Curaduría de contenidos: límites y posibilidades de la metáfora. Consultado el 6 de junio de 2018. 
  8. Bhargava, Rohit. «Manifesto for the content curator: the next big social media job of the future?». Influentional Marketing Blog. 30 de septiembre de 2009. 
  9. https://www.fundeu.es/recomendacion/responsable-de-contenidos-mejor-que-content-curator/
  10. «Content curator, Intermediario del conocimiento: nueva profesión para la web 3.0 – …». www.dreig.eu. Consultado el 6 de junio de 2018. 
  11. Juárez Popoca, D., Torres Gastelú, C., & Herrera Díaz, L. (2017). «Las posibilidades educativas de la curación de contenidos: una revisión de literatura». Apertura, Volumen 9, número 2, 116-131. Consultado el 4 de junio de 2018. 
  12. Good, Robin (29 de septiembre de 2010). «Real-Time News Curation - The Complete Guide Part 4: Process, Key Tasks, Workflow». Master New Media. 
  13. Kanter, Beth (4 de octubre de 2011). «Content curation primer». Beth's blog. 
  14. Sanagustín, Eva. «Content curation en 10 pasos». d+m, blog de Eva Sanagustín. 
  15. Leiva-Aguilera, Javier; Guallar, Javier (2014). Las 4S's de la content curation. Estudio de caso (1). [ebook]. 
  16. Deshpande, Pawan (13 de agosto de 2013). «6 Content curation templates for content annotation». Curata. 
  17. Wolff; Mulholland, Annika; Paul (2013). «Curation, Curation, Curation». Proceedings of the 3rd Narrative and Hypertext Workshop ACM. Consultado el 5 de junio de 2018. 
  18. Benito Crosetti,, Bárbara de; Darder Mesquida,, Antònia; Lizana Carrió,, Alexandra; Marín Juarros,, Victoria (2013). «Agregación, filtrado y curación para la actualización docente». Pixel-Bit. Revista de Medios y Educación, 2013, (42): 157-169. Consultado el 2018. 
  19. «El content curator o el profesional de la desinfoxicación». 
  20. [El perfil del content curator «https://es.slideshare.net/jguallar/guallar-el-perfil-del-content-curator-2014»] |url= incorrecta (ayuda). 
  21. What Makes A Great Curator Great? How To Distinguish High-Value Curation From Generic Republishing Master New Media. Consultado el 7 de septiembre de 2016.
  22. «La curación de contenidos científicos: una herramienta para la gestión informativa en los docentes universitarios.». 
  23. «Ready4Social, Herramienta Online de Gestión y Curación de Contenidos para tus Redes Sociales». Ready4Social. Consultado el 15 de abril de 2016. 
  24. 20 herramientas para la curación de contenidos Educación 3.0. Consultado el 7 de septiembre de 2016.
  25. «Curaduría de contenidos digitales en el bachillerato a distancia | Revista Mexicana de Bachillerato a Distancia». bdistancia.ecoesad.org.mx. Consultado el 9 de junio de 2018. 
  26. http://unesdoc.unesco.org/images/0024/002429/242996s.pdf
  27. (Bindé, 2005, p. 80)
  28. Cornellá (2008)
  29. Juárez Popoca, Diana; Torres Gastelú, Carlos Arturo y Herrera Díaz, Luz Edith. (2017). Las posibilidades educativas de la curación de contenidos: una revisión de literatura. Apertura, 9 (2), pp. 116-131. http://dx.doi.org/10.18381/Ap.v9n2.1046
  30. Weisgerber & Butler, Reenvisioning Modern Pedagogy: Educators as Curators
  31. Posada, 2014
  32. TEMAS DE COMUNICACIÓN Nº 27, julio-diciembre 2013, pp. 107-123 Universidad Católica Andrés Bello, ISSN: 2443-4302
  33. «Understanding Content Curation – A Refresh». Innovations In Education (en inglés estadounidense). 17 de julio de 2017. Consultado el 11 de junio de 2018. 
  34. White, Nancy. «Nancy White on about.me». about.me (en inglés estadounidense). Consultado el 11 de junio de 2018. 
  35. a b «Curaduría de contenidos: límites y posibilidades de la metáfora | PENT FLACSO». PENT | Proyecto Educación y Nuevas Tecnologías. Consultado el 5 de junio de 2018. 
  36. ODETTI, Valeria (2016) "Materiales didácticos hipermediales: lecciones aprendidas y desafíos pendientes" en BÁEZ SUS, Mónica; GARCÍA, José Miguel (comp.) "Educación y tecnologías en perspectiva", Montevideo, Uruguay, FLACSO Uruguay. Disponible en: http://www.flacso.edu.uy/publicaciones/libro_educacion_tecnologia_2016/Garcia_Baez_Educacion_y_tecnologias_en_perspectiva.pdf
  37. Pacheco, Marcelo (2002): «Curaduría en las artes plásticas: ¿arte, ciencia o política?». Transcripción de la mesa redonda coordinada por Álvarez, Esteban y Tamara Stuby, realizada en la Alianza Francesa el 15 de julio de 2002. Disponible en http://www.elbasilisco.com/aftransseis4.htm
  38. a b Curar contenidos educativos Educ.ar. Consultado el 8 de septiembre de 2016.
  39. Odetti, Valeria. «Claves para el diseño de materiales didácticos hipermediales - Somos Iberoamérica / Somos Ibero-América». Somos Iberoamérica / Somos Ibero-América. Consultado el 8 de junio de 2018. 
  40. Cómo evaluar sitios y recursos educativos de Internet Educ.ar. Consultado el 7 de septiembre de 2016.

Enlaces externos[editar]