Curación de contenidos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Curación de contenidos es un barbarismo por anglicismo acuñado por profesionales del mundo del marketing, aunque actualmente ha sido adoptado por otros campos, que surge gracias a la necesidad adquirida que las empresas y profesionales del marketing tienen de localizar, filtrar, modificar y distribuir, de forma segmentada, parte de la gran cantidad de contenidos que se generan en Internet. Hace referencia por tanto a la actividad consistente en la selección y difusión (curation) de contenido (content) en la web.[1]

Se trata de una nueva tendencia que ha surgido en el seno de las estrategias de marketing de contenidos que las empresas han incorporado, recientemente, a sus planes de marketing 2.0, para cubrir las necesidades que algunos buscadores de contenido en Internet, tales como Google, les han ido imponiendo, con el fin, de hacer que la información que aportan los sitios web, vaya adquiriendo valor por sus contenidos, de forma que los usuarios adquieran experiencias de máxima calidad mientras "navegan" por Internet, en su incesante búsqueda de información.

Con el tiempo, la diversidad de internet hizo que la curación de contenidos se adoptara como una metodología pasible de ser aplicada a otros campos. Propulsada por la curiosidad, la audacia, la diversión y el manejo convergente de diferentes disciplinas, la curación de contenidos se convirtió en una de las llamadas "profesiones invisibles" (por su falta de reconocimiento académico, institucional, y gremial) que emergieron con la cultura de la interacción. En la actualidad es un perfil profesional muy buscado y con una gran proyección, que consiste en la aplicación del "pensamiento algorítmico" para la búsqueda, selección, clasificación, organización y orientación de contenidos en función de objetivos empresariales, pero también institucionales y sociales.

Historia[editar]

La Curación de Contenidos no es un fenómeno nuevo aunque su aplicación en las estrategias de marketing del ámbito empresarial sí es muy reciente. Históricamente, museos y galerías de arte han utilizado esta técnica para seleccionar y exponer sus obras de la forma más ordenada y segmentada posible.

El origen de la expresión "content curation" se suele situar en un artículo de Rohit Barghava de 2009.[2] Este artículo es un manifiesto donde se destaca que ante el crecimiento continuo de la información en Internet y el hecho de que los sistemas automatizados difícilmente pueden encontrar contenido de calidad, se necesitan unos profesionales que tienen que ser expertos no en crear más contenidos, sino en dar sentido al contenido que otros han creado, encontrando, filtrando y compartiendo contenidos de calidad relevantes para sus usuarios / clientes. Su definición del curador de contenidos recogida en el mismo manifiesto dice que es alguien que encuentra, agrupa, organiza y comparte continuamente el mejor y más relevante contenido sobre un tema en línea.

Metodología[editar]

La metodología para la curación de contenidos suele mostrar un proceso subdividido en fases, como por ejemplo las de filtrado, análisis y distribución.

  • Filtrado: Método por el cual se filtra la información relacionada con un tema determinado. El filtrado es necesario, dada la gran cantidad de información de la que hoy en día disponemos, gracias al fenómeno de Internet.
  • Análisis: Tras el método de filtrado, hay que analizar los contenidos recopilados, para, finalmente, proceder con la elección y modificación de aquellos contenidos que hayan sido seleccionados.
  • Distribución: Una vez que hemos seleccionado y modificado los contenidos de interés para una audiencia determinada, será necesaria la distribución del resultado final, de forma inteligente y a través de aquellos canales de interés, para que las búsquedas relacionadas con el contenido en cuestión, sean efectivas y alcancen la audiencia seleccionada.

Dentro de las diversas propuestas que presentan los autores de este ámbito se pueden señalar como referencia las de Robin Good,[3] Beth Kanter,[4] Eva Sanagustín[5] o el método de las 4S's de Javier Guallar y Javier Leiva.[6] Tomando este último como ejemplo, el procedimiento se estructura en cuatro fases:

  • Búsqueda (Search) de la información generalmente excesiva y desordenada que presenta internet sobre un tema
  • Selección (Select) de lo que es realmente relevante para el propósito de la curación
  • Caracterización (Sense making) de los contenidos seleccionados bajo los criterios que marque la forma de hacer del curador
  • Difusión (Share) del resultado final de forma inteligente, por canales adecuados y potenciando la vinculación con la audiencia

A estas cuatro fases habría que añadir una fase previa de diseño de la curación y una posterior de evaluación de la misma.

De todas las fases es la de caracterización o Sense making la que aporta más valor añadido y hace patente más claramente el trabajo del curador de contenidos. Para llevar a cabo la caracterización hay diferentes técnicas. Por ejemplo, según Deshpande, las de extractar, retitular, resumir, citar, storyboarding y paralelizar.[7]

Diferencias con los "republicadores" de contenidos[editar]

Para comprender qué es lo que hace un curador es útil tener en cuenta también lo que no hace y sus diferencias con los profesionales que rellenan y republican contenidos. Robin Good [8] elaboró una lista para poder reconocer a estos últimos:

  • No agregan valor adicional: republican sin contribuir.
  • No editan: no contextualizan o redirigen a un público en particular.
  • No seleccionan: republican simplemente porque incluye ciertas palabras claves sin prestar atención al significado.
  • No filtran: no analizan el valor intrínseco o la relevancia para el tema específico.
  • Les importa más la cantidad que la calidad de lo que publica.
  • Buscan ahorrar tiempo y ser rápidos sobre todo: esto no es un problema pero sin duda va en contra de los objetivos de la curación.
  • Prefieren enfoques amplios antes que un enfoque temático fuerte y específico: tratan de abarcar un público lo más amplio posible.
  • No tienen una “tribu”: Debido a lo anterior no hay una sensibilidad ni afinidad con el público al cual comunican.
  • No tienen una voz personal.
  • No tienen un punto de vista: no toman una posición ni riesgos. No comentan.
  • No sintetizan las partes claves del contenido curado.
  • No utilizan un lenguaje constante, coherente y que unifique. Toman prestado el lenguaje usado en el contenido.

Herramientas[editar]

Existen en la actualidad numerosas herramientas que facilitan la curación de contenidos y que ponen esta disciplina a disposición de cualquiera que tenga interés en ponerla en práctica. Normalmente es una práctica muy extendida dentro del mundo empresarial, si bien, cada día más, usuarios de Internet, utilizan esta técnica para hacer un uso de la información más eficiente.

  • Ready4Social[9] te permite gestionar las publicaciones de tus redes sociales seleccionando únicamente la keyword a trabajar. También pueden extraerse contenidos novedosos importando feed de cualquier blog que te llame la atención.
  • Paper.li selecciona automáticamente los contenidos con las palabras clave que selecciones y crea fácilmente una publicación digital que se difundirá a través de redes sociales.
  • Storify permite extraer contenido de la propia aplicación, así como de Twitter, Facebook, Google Plus, YouTube, Flickr, Instagram, Google, App.net, Breaking News, Chute, Giphy, SoundCloud, Gil, Zemanta, Disqus, GetGlue, StockTwits, Tumblr, RSS o insertando una url en el buscador general.
  • Symbaloo organiza todos tus contenidos online de una manera fácil para navegar por internet.
  • Scoop.it es una herramienta para reunir información, mostrarla y compartirla en Internet. También en al ámbito educativo se está utilizando el término curación de contenidos, para hacer referencia a la tarea de: buscar fuentes de información confiables, filtrarlas y difundirlas. Podemos usar este recurso en las clases para exponer trabajos de los alumnos sobre un tema en diversos formatos.
  • Pinterest permite la creación de tableros sobre temas específicos. A estos tableros se pueden ir incorporando todo tipo de imágenes, vídeos, denominados pines que enlazan con la URL y una imagen.
  • Trendspottr permite la predicción de tendencias emergentes, contenido viral e influyente sobre diferentes temáticas en tiempo real.
  • Alternion une en un espacio la actividad de las más de 220 redes sociales, incluyendo el correo electrónico.
  • Buffer analiza las publicaciones del usuario y ve el alcance que ha tenido cada una junto a sus retweets o menciones
  • Everypost es una herramienta para curar, personalizar, programar o publicar contenido en las redes sociales. Esta aplicación envía contenido multimedia a las diferentes plataformas, como YouTube, Instagram, Flickr o canales RSS. [10]

Curación de contenidos educativos[editar]

Actualmente el término “curador de contenidos” se usa también fuera del ámbito del marketing siendo muy aplicado a los profesionales que seleccionan contenidos educativos para las aulas. Este arista se desarrolla cada vez más en el contexto actual de crecimiento de internet dada la inmensa cantidad de recursos digitales disponibles que crece exponencialmente día a día.

Características[editar]

Cuando se trata de preparar contenidos para la enseñanza educativa, se buscan materiales en diversos soportes y se procura seleccionar lo mejor de lo que está al alcance, según los objetivos didácticos. Estos recursos pueden ser analógicos, pero también digitales y, ante la multiplicidad de fuentes y sitios donde encontrar contenidos educativos, siempre es bueno tener algunas consideraciones para seleccionar y relacionar los más pertinentes para trabajar en el aula [11] .

Para Cecilia Sagol, la coordinadora de contenidos del portal Educ.ar de Argentina,

Esta tarea de selección, supervisión y relación no es marginal o menor, sino que es una de las prácticas más importantes del mundo del conocimiento. A cada sitio o contenido se le suma valor cuando es seleccionado y utilizado. Existe un rol específico hoy en la web, que es la curación de contenidos.

En el medio educativo, el curador es quien adquiere cierta destreza en un campo o disciplina y cuenta con las herramientas y conocimientos necesarios que le permiten elegir con ciertos criterios que contemplen una mejora en su práctica de enseñanza, o bien que hagan un aporte al proceso de aprendizaje [11] .

Indicadores para la evaluación de sitios y recursos educativos en internet[editar]

¿Cómo evaluamos un contenido digital para trabajar en clase? ¿Qué debemos tener en cuenta si lo creamos nosotros? ¿Qué criterios ponen en juego los productores de contenidos educativos para acercarnos materiales de calidad?

Los indicadores son [12] :

  • Autoridad: Está dada por el responsable del sitio -puede ser una persona, un grupo de personas reunidas por un objetivo determinado, o una entidad-, su prestigio y las fuentes utilizadas.
  • Actualización: Se considera como aceptable que la última actualización del sitio no se extienda más allá de unos meses anteriores a la fecha de consulta, aunque se puede ampliar el criterio según el caso.
  • Navegabilidad: La facilidad que se le ofrece al usuario de ubicarse y moverse dentro del sitio.
  • Organización: Que el sitio se encuentre ordenado lógicamente y que cada segmento de información se relacione con los demás.
  • Selección de contenidos: Que los contenidos del sitio manifiesten especial cuidado en el tratamiento y el enfoque dado al desarrollo de un tema, tópico o teoría de un campo disciplinar o área del conocimiento.
  • Legibilidad: Responde a una buena combinación de colores, tamaños y tipos de letras, fondos e ilustraciones, que permita leer en la pantalla y navegar de una manera adecuada y atractiva.
  • Adecuación al destinatario: Los usuarios de Internet a quienes está dirigido el sitio web (niños, docentes, familias, etc.)

Referencias[editar]

  1. Guallar, Javier; Leiva-Aguilera, Javier (2013). El content curator. Guía básica para el nuevo profesional de internet. Editorial UOC. ISBN 978-84-9064-018-0. 
  2. Bhargava, Rohit. «Manifesto for the content curator: the next big social media job of the future?». Influentional Marketing Blog. 30 de septiembre de 2009. 
  3. Good, Robin (29 de septiembre de 2010). «Real-Time News Curation - The Complete Guide Part 4: Process, Key Tasks, Workflow». Master New Media. 
  4. Kanter, Beth (4 de octubre de 2011). «Content curation primer». Beth's blog. 
  5. Sanagustín, Eva. «Content curation en 10 pasos». d+m, blog de Eva Sanagustín. 
  6. Leiva-Aguilera, Javier; Guallar, Javier (2014). Las 4S's de la content curation. Estudio de caso (1). [ebook]. 
  7. Deshpande, Pawan (13 de agosto de 2013). «6 Content curation templates for content annotation». Curata. 
  8. What Makes A Great Curator Great? How To Distinguish High-Value Curation From Generic Republishing Master New Media. Consultado el 7 de septiembre de 2016.
  9. «Ready4Social, Herramienta Online de Gestión y Curación de Contenidos para tus Redes Sociales». Ready4Social. Consultado el 15 de abril de 2016. 
  10. 20 herramientas para la curación de contenidos Educación 3.0. Consultado el 7 de septiembre de 2016.
  11. a b Curar contenidos educativos Educ.ar. Consultado el 8 de septiembre de 2016.
  12. Cómo evaluar sitios y recursos educativos de Internet Educ.ar. Consultado el 7 de septiembre de 2016.

Enlaces externos[editar]

http://wwww.loscontentcurators.com

http://www.ready4social.com/

Entrevista a un profesor experto en curación de contenidos