Cunén

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Cunén
Entidad subnacional de Guatemala

Quiche1907f.jpg

Cunén ubicada en Guatemala
Cunén
Cunén
Cunén ubicada en El Quiché
Cunén
Cunén
Coordenadas 15°20′17″N 91°01′37″O / 15.3379455, -91.0269829Coordenadas: 15°20′17″N 91°01′37″O / 15.3379455, -91.0269829
Idioma oficial K'iche', Español
Entidad Municipio
 • País Guatemala
Dirigentes  
 • Alcalde Leonardo Sarat Oxlaj
Superficie  
 • Total 168 km²
Altitud  
 • Media 1827 m s. n. m.
Distancia 68 km a la cabecera departamental
Población (2002)  
 • Total 25,595[1]  hab.
 • Densidad 152 hab/km²
Inmaculada Virgen de Candelaria
Sitio web oficial
[editar datos en Wikidata]

Cunén es un municipio del departamento de El Quiché, Guatemala. Está ubicado en la Sierra de los Cuchumatanes a una altura de 1827 msnm. El municipio tiene una extensión de 168 km² y una población de 25,600 habitantes (2002), repartidos sobre la cabecera municipal y 49 aldeas, cantones, caseríos y parajes.[2] La mayoría de la población es de origen maya k'iche'. Colinda con los municipios de Uspantán al este, Nebaj al noroeste, Cotzal al norte, Sacapulas al suroeste, y San Andrés Sajcabajá al sur.

La fiesta titular, en honor de la inmaculada Virgen de Candelaria, se celebra desde el 30 de enero al 3 de febrero.

Reseña histórica[editar]

Conquista española[editar]

Vista de una ladera de montaña densamente arbolada y cumbres escarpadas más allá, separado de ellos por una masa de nubes bajas.
El terreno difícil y la lejanía de los Cuchumatanes, hicieron su conquista difícil.

En los diez años después de la caída de Zaculeu, diversas expediciones españolas se dirigieron hacia la Sierra de los Cuchumatanes para contribuir en la compleja y gradual conquista de los pueblos chuj y kanjobal (Q'anjob'al).[3] [4] Los españoles fueron atraídos a la región montañosa por la esperanza de extraer oro, plata y otras riquezas, pero su lejanía, la dificultad del terreno y la densidad de población relativamente baja hicieron que su conquista y explotación resultaron difícil.[5] Se estima que la población de los Cuchumatanes contaba doscientos sesenta mil habitantes antes del contacto con los europeos. A la llegada de los españoles en la región, la población ya había caída hasta ciento cincuenta mil habitantes como consecuencia de las enfermedades del Viejo Mundo que les habían precedido.[6]

Después de que la parte occidental de la sierra de los Cuchumatanes cayó a los españoles, los ixiles y uspantecos(uspantek) eran suficientemente aislados para evadir la atención inmediata de los españoles. Los uspantecos e ixiles eran aliados y en 1529, cuatro años después de la conquista de Huehuetenango (departamento), los guerreros uspantecos estaban hostigando a las fuerzas españolas, y Uspantán estaba tratando de fomentar la rebelión entre los quichés. La actividad uspanteca se hizo lo suficientemente problemática como para que los españoles decidieron que era necesario tomar medidas militares. Gaspar Arias, magistrado de Guatemala, penetró en los Cuchumatanes orientales con una infantería de sesenta soldados españoles y trescientos guerreros aliados indígenas.[7] A principios de septiembre había logrado de temporalmente imponer la autoridad española sobre los pueblos ixiles de Chajul y Nebaj.[8] El ejército español luego se marchó al este hacia Uspantán. En ese momento, Arias recibió aviso de que el gobernador en funciones de Guatemala, Francisco de Orduña, lo había destituido como magistrado. Arias entregó el mando al inexperto Pedro de Olmos con el fin de volver a enfrentar de Orduña. A pesar de que sus oficiales lo desaconsejaron, Olmos decidió lanzar un desastroso asalto frontal a la ciudad. Tan pronto como el asalto español comenzó, fueron emboscados por la parte posterior por más de dos mil guerreros uspantecos. Las fuerzas españolas fueron derrotados con grandes pérdidas; muchos de sus aliados indígenas fueron muertos, y muchos más capturados con vida por los guerreros uspantecos sólo para ser sacrificados en el altar de la deidad maya Ixbalanqué. Los sobrevivientes que lograron escapar, regresaron, hostigados, a la guarnición española en Q'umarkaj.[9]

Un año más tarde Francisco de Castellanos salió de Santiago de los Caballeros de Guatemala encabezando una nueva expedición militar contra los ixiles y uspantecos, con una fuerza de tarea de ocho cabos, una caballería de treinta y dos hombres montandos, una infantería de cuarenta soldados españoles y cientos de guerreros aliados indígenas. La expedición descansó en Chichicastenango, reclutando a fuerzas adicionales antes de marchar siete leguas hacia el norte a Sacapulas y subir las empinadas laderas del sur de los Cuchumatanes. En las laderas más altas se enfrentaron con una fuerza de entre cuatro y cinco mil guerreros ixiles de Nebaj y asentamientos cercanos. Siguió una larga batalla en la que la caballería española logró flanquear al ejército ixil, forzándola a retirarse a su fortaleza situada en la cumbre de la montaña de Nebaj. Las fuerzas españolas asediaron la ciudad y sus aliados indígenas lograron escalar las paredes, penetrar en la fortaleza y le prendieron fuego. Muchos guerreros defensores ixiles se retiraron para combatir el fuego, lo que permitió a los españoles a tomar por asalto la entrada y romper las defensas.[9] Los españoles detuvieron a los defensores sobrevivientes y el día siguiente Castellanos ordenó que todos fueron marcados como esclavos para castigarles por su resistencia.[10] Los habitantes de Chajul, al recibir la noticia del resultado de la batalla, inmediatamente se rindieron a los españoles. Los españoles continuaron hacia el este, hacia Uspantán para encontrar que el sitio era defendido por diez mil guerreros, incluyendo las fuerzas de Cotzal, Cunén, Sacapulas y Verapaz. Los españoles apenas eran capaces de organizar una defensa, cuando el ejército defensor atacó. Aunque ampliamente superados en número, el despliegue de la caballería española y el uso de las armas de fuego de la infantería española finalmente decidieron la batalla en favor de los españoles. Los españoles ocuparon Uspantán y nuevamente marcaron como esclavos a todos los guerreros supervivientes. Los pueblos en los alrededores también se rindieron y en diciembre 1530 se finalizó la fase militar de la conquista de los Cuchumatanes.[11] [12]

Época colonial: doctrina de los dominicos[editar]

Escudo de la Orden de Predicadores.

La corona española se enfocó en la catequización de los indígenas; las congregaciones fundadas por los misioneros reales en el Nuevo Mundo fueron llamadas «doctrinas de indios» o simplemente «doctrinas».[13] Originalmente, los frailes tenían únicamente una misión temporal: enseñarle la fe católica a los indígenas, para luego dar paso a parroquias seculares como las establecidas en España; con este fin, los frailes debían haber enseñado los evangelios y el idioma español a los nativos.[13] Ya cuando los indígenas estuvieran catequizados y hablaran español, podrían empezar a vivir en parroquias y a contribuir con el diezmo, como hacían los peninsulares.[14] .

Pero este plan nunca se llevó a cabo, principalmente porque la corona perdió el control de las órdenes regulares tan pronto como los miembros de éstas se embarcaron para América; además, los indígenas nunca llegaron a entender el catolicismo correctamente porque este de por sí era un concepto sumamente complejo.[15] [16] Por otra parte, protegidos por sus privilegios apostólicos para ayudar a la conversión de los indígenas, los misionares solamente atendieron a la autoridad de sus priores y provinciales, y no a la de las autoridades españolas ni a las de los obispos. Los provinciales de las órdenes, a su vez, únicamente rendían cuentas a los líderes de su orden y no a la corona; una vez habían establecido una doctrina, protegían sus intereses en ella, incluso en contra de los intereses del rey y de esta forma las doctrinas pasaron a ser pueblos de indios que se quedaron establecidos para todo el resto de la colonia.[14]

Las doctrinas fueron fundadas a discreción de los frailes, ya que tenían libertad completa para establecer comunidades para catequizar a los indígenas, con la esperanza de que estas pasaran con el tiempo a la jurisdicción de una parroquia secular a la que se le pagaría el diezmo; en realidad, lo que ocurrió fue que las doctrinas crecieron sin control y nunca pasaron al control de parroquias; se formaron alrededor de una cabecera en donde tenían su monasterio permanente los frailes y de dicha cabecera salían a catequizar o visitar las aldeas y caseríos que pertenecían a la doctrina, y que se conocían como anexos, visitas o pueblos de visita.[14] Así pues, las doctrinas tenían tres características principales:

  1. eran independientes de controles externos (tanto civiles como eclesiásticos)
  2. eran administradas por un grupo de frailes
  3. tenían un número relativamente grande de anexos.[14]

La administración colectiva por parte del grupo de frailes eran la característica más importante de las doctrinas ya que garantizaba la continuación del sistema de la comunidad en caso falleciese uno de los dirigentes.[17]

En 1638, los dominicos separaron a sus grandes doctrinas —que les representaban considerables ingresos económicos— en grupos centrados en sus seis conventos:[18] [19]

Doctrinas de los dominicos en la Capitanía General de Guatemala en 1638[18]
Convento Doctrinas Convento Doctrinas
Guatemala Amatitlán
Verapaz
Sonsonate
  • Nahuizalco
  • Tacuxcalco
San Salvador
  • Apastepeque
  • Chontales
  • Cojutepeque
  • Cuscatlán
  • Milpas Bajas
  • Tonacatepeque
Sacapulas
Rey Carlos III de España, promotor de las reformas borbónicas.

En 1754, en virtud de una Real Cédula parte de las Reformas Borbónicas, todos los curatos de las órdenes regulares fueron traspasados al clero secular. [20] [21]

En 1765 se publicaron las reformas borbónicas de la Corona española, que pretendían recuperar el poder real sobre las colonias y aumentar la recaudación fiscal.[22] [23] Con estas reformas se crearon los estancos para controlar la producción de las bebidas embriagantes, el tabaco, la pólvora, los naipes y el patio de gallos. La real hacienda subastaba el estanco anualmente y un particular lo compraba, convirtiéndose así en el dueño del monopolio de cierto producto. Ese mismo año se crearon cuatro subdelegaciones de la Real Hacienda en San Salvador, Ciudad Real, Comayagua y León y la estructura político administrativa del Reino de Guatemala cambió a quince provincias:[24]

Además de esta redistribución administrativa, la corona española estableció una política tendiende a disminuir el poder de la Iglesia Católica,[25] el cual hasta ese momento era prácticamente absoluto sobre los vasallos españoles. La política de disminución de poder de la iglesia se basaba en la Ilustración y tenía seis puntos principales:

  1. Declive del legado cultural jesuítico
  2. Tendencia hacia una cultura laica y secularizada
  3. Actitud decididamente racionalista, de herencia cartesiana
  4. Valoración de la ciencia natural sobre el dogma religioso
  5. Una crítica al papel de la Iglesia dentro de la sociedad y de sus organismos derivados, sobre todo de las cofradías y hermandades..[26] [27]
  6. Favorecimiento del regalismo.

Tras la independencia de Centroamérica[editar]

Tras la independencia de Centroamérica en 1821 se inició la Guerra Civil Centroamericana entre los conservadores que querían mantener el poder de las órdenes regulares y los liberales que querían expulsarlas. En 1829, luego de la victoria de Francisco Morazán en Guatemala, el gobierno conservador de Mariano de Aycinena y Piñol fue derrocado y los miembros del Clan Aycinena y de las órdenes regulares fueron expulsados de Centroamérica, dejando únicamente a los miembros del clero secular, aunque muy debilitados por la abolición del diezmo obligatorio.[28] Para Cunén, esto fue un golpe fuerte dado que los dominicos fueron expulsados dejando abandonada su doctrina; en 1836, el gobierno liberal de Mariano Gálvez integró a Cunén al distrito de Sololá.[29]

Tras el retorno de los conservadores al poder en 1840 las órdenes regulares retornaron a Guatemala, pero ya no recuperaron sus antiguas propiedades.[28] El clero regular fue nuevamente expulsado tras el triunfo de la Reforma Liberal en 1871 y con la creación del departamento de el Quiché en 1872 Cunén fue elevado a la categoría de municipio de este departamento, según decreto ejecutivo No. 72 del 12 de agosto de ese año.[29]

El gobierno del general Jorge Ubico declaró a Cunén como monumento nacional precolombino el 24 de abril de 1931.[29]

En cuanto a la cabecera municipal, ésta no siempre estuva asentado en su actual sitio, sino que estuvo en el lugar que ocupa la moderna aldea «Los Trigales»; debido a un deslave en uno de los cerros aledaños, a causa de las inclemencias de un invierno, tuvo que trasladarse.[29]

Guerra Civil de Guatemala[editar]

Durante la Guerra Civil de Guatemala Cunén se encontró inmerso en el radio de acción del Ejército Guerrillero de los Pobres, una de las organizaciones guerrilleras que operaban en Guatemala y que justificaban sus atentados contra bienes particulares y del Estado argumentando que afectaban, por un lado, los intereses económicos del Estado y de los sectores productivos, y por el otro, que vulneraban al Ejército. En el reporte de la Comisión para el Esclarecimiento Histórico, miembros del EGP indicaron que «destruir infraestructura con el concepto de decir vamos a destruir la infraestructura del país, para dañar el país, eso no. Siempre tenía una explicación... en relación a la guerra que estábamos viviendo y en relación al momento táctico que para qué íbamos a volar este puente, sí lo íbamos a volar para que el Ejército no pasara y para que no siguiera con su barbarie... para cortarle el avance y la retirada... Pero lo que es de Nentón para el norte, la carretera se cerró [finales 81 inicio 82], no entraba el Ejército, no entraba ninguna autoridad, estaban cortados los postes de telegrafía que eran los medios de comunicación que había aparte de la carretera».[30] «Al cortar la energía que llegara al cuartel (del Ejército) se cortaba la energía de toda la población, creando descontento entre el pueblo. Después, esos sabotajes se generalizaron para «provocar ya un descontrol total en todo el país e ir preparando condiciones para pasar a un período casi de pre-insurrección».[31]

Los ataques del EGP que afectaron a Cunén fueron:

Fecha Objetivo Resultado
16 de noviembre de 1981 Instalaciones eléctricas del INDE en Santa Cruz del Quiché Dejó sin energía eléctrica a todos los municipios aledaños.[32]
18 de diciembre de 1981 Puente «El Tesoro» en Quiché Destrucción total del puente, cortando el acceso al Ejército.[33]
21 de diciembre de 1981 Municipalidad y oficinas de correos y telégrafos de Cunén, Quiché Quemaron los documentos del registro civil y luego las instalaciones de la municipalidad.[34]
19 de enero de 1982 Planta de energía eléctrica del INDE en Santa Cruz del Quiché Una bomba destruyó la planta de energía, dejando sin suministro a todos los municipios que la rodean.[32]
27 de enero de 1982 Puentes que comunican las poblaciones de San Miguel Uspantán, Nebaj y Chajul en Quiché Destrucción total de los dos puentes, cortando el acceso al Ejército.[33] [a]

Para contrarrestar el auge de la ofensiva guerrilla tras el triunfo de la Revolución Sandinista en Nicaragua en 1979, el gobierno del general Fernando Romeo Lucas García inició la ofensiva de «Tierra Arrasada» en la región en donde operaba el Ejército Guerrillero de los Pobres, en el área de Chajul, Nebaj e Ixcán en El Quiché -región petrolera y fértil de la Franja Transversal del Norte-; como parte de esta ofensiva, se dieron intensos ataques a poblaciones civiles que resultaron en masacres que fueron registradas por el informe REHMI[35] y los informes de la Comisión para el Esclarecimiento Histórico.[36] Una de cada seis masacres se realizó en un día importante para la comunidad; ya fuera en día de mercado, de fiesta, o de reuniones de carácter religioso, los ataques en días señalados trataban de aprovechar la concentración de población para desarrollar de manera más masiva sus acciones y en algunos casos tenían un claro significado simbólico. Este aspecto, junto con la concentración de la población, y el control de la situación mostrado por el Ejército, muestra que los ataques fueron planificados.[35]

En otras ocasiones las masacres se dieron en el marco de operativos a gran escala con gran despliegue de fuerzas militares y apoyo de la aviación que bombardeó esas zonas. Al menos una de cada nueve comunidades habría sufrido bombardeos asociados a masacres, ya fuera en los días anteriores o después del bombardeo. Las regiones más bombardeadas fueron las comunidades del área ixil y Sacapulas, algunas zonas de Baja Verapaz y de Huehuetenango.[35] Después del ataque lo más frecuente fue que la gente huyera (40%) como forma de defender su vida, ya fuera a la montaña, al exilio a México o a otra comunidad; una de cada seis aldeas que sufrieron masacres quedó completamente arrasada. A la población maya k'iche' que se refugió en la montaña, el Ejército la identificó con la guerrilla; y entonces la sometió a un cerco militar, a continuos ataques que imposibilitaron su alimentación, alojamiento y asistencia médica. Estas poblaciones permanecieron entre uno y dos años en las montañas de los alrededores de sus comunidades, para desplazarse después hacia las Guacamayas, donde quedaron aisladas por la persistencia del asedio militar. Muchas personas murieron de hambre.[35]

Específicamente en Cunén, las fuerzas armadas habrían cometido masacres en la cabecera municipal en enero de 1981, y en el caserío Chutuj de la aldea Chimanzana en enero de 1982.[35]

Sitios turísticos y vías de acceso[editar]

Cunén cuenta con varios sitios de interés turístico entre los que están: la catarata «El Chorro», sitio arqueológico Xequixtun, cerro «Siete Orejas», laguna «La Hacienda», meseta «Llano de los Ratones» y «Las Grutas».

La carretera de acceso se encuentra asfaltada y en muy buen estado desde la Ciudad de Guatemala hasta Sacapulas, pero de allí en adelante tiene algunos tramos de terracería y, debido a lo quebrado del terreno, otras porciones en mal estado.[37] Las variaciones de altitud combinada con las quebradas otorgan vistas impresionantes aunque el estado de la carretera no sea óptimo.[37]

Clima[editar]

Cunén tiene clima templado (Clasificación de Köppen: Cfb).

Gnome-weather-few-clouds.svg  Parámetros climáticos promedio de Cunén WPTC Meteo task force.svg
Mes Ene. Feb. Mar. Abr. May. Jun. Jul. Ago. Sep. Oct. Nov. Dic. Anual
Temperatura máxima media (°C) 16.7 17.2 18.8 19.4 18.4 17.7 17.2 17.7 17.4 16.4 16.9 17.0 17.6
Temperatura media (°C) 10.4 10.6 12.0 12.9 13.0 13.1 12.6 12.5 12.7 11.9 11.3 11.1 12
Temperatura mínima media (°C) 4.2 4.1 5.3 6.4 7.7 8.5 8.0 7.3 8.0 7.4 5.8 5.3 6.5
Precipitación total (mm) 31 21 26 65 142 258 185 198 244 173 68 26 1437
Fuente: Climate-Data.org[38]

Ubicación geográfica[editar]

Cunén está rodeado por municipios del departamento de El Quiché:[39]

Compass rose pale.svg Nebaj San Juan Cotzal Compass rose pale.svg
Norte Uspantán[39]
Oeste   Rosa de los vientos.svg    Este
Sur
Sacapulas San Andrés Sajcabajá[39]

Véase también[editar]

Notas y referencias[editar]

  1. Según información suministrada por la zona militar 19, los puentes destruidos en la ruta interamericana CA-1 en el departamento de Huehuetenango en 1982 fueron: el puente Pucal ubicado en el kilómetro 243; el puente San Juan, ubicado en el kilómetro 280, el puente Chanjón, ubicado en el kilómetro 295, el puente El Cable, ubicado en el kilómetro 308, y el puente El Boquerón, ubicado en el kilómetro 315.[33]

Referencias[editar]

  1. Instituto Nacional de Estadística (INE) (2002). «XI Censo Nacional de Poblacion y VI de Habitación (Censo 2002)». Consultado el 2008. 
  2. Municipalidad de Cunén. «Cunén - Cultura». Consultado el 5 de febrero de 2009. 
  3. Limón Aguirre, 2008, p. 10.
  4. Limón Aguirre, Fernando (2008). La ciudadanía del pueblo chuj en México: Una dialéctica negativa de identidades. San Cristóbal de Las Casas, México: El Colegio de la Frontera Sur – Unidad San Cristóbal de Las Casas. Archivado desde el original el 22 de julio de 2012. Consultado el 15 de septiembre de 2011. 
  5. Limón Aguirre, 2008, p. 11.
  6. Lovell, 2005, p. 71.
  7. Lovell, 2005, p. 64.
  8. Lovell, 2005, p. 64–65.
  9. a b Lovell, 2005, p. 65.
  10. Lovell, 2005, p. 65–66.
  11. Lovell, 2005, p. 66.
  12. Lovell, W. George (2005). Conquest and Survival in Colonial Guatemala: A Historical Geography of the Cuchumatán Highlands, 1500-1821 (en inglés) (3.a edición). Montreal, Canadá: McGill-Queen's University Press. ISBN 0-7735-2741-9. OCLC 58051691. 
  13. a b van Oss, 1986, p. 17-19
  14. a b c d van Oss, 1986, p. 53
  15. van Oss, 1986, p. 25
  16. van Oss, Adriaan C. (1986). Catholic Colonialism: A Parish History of Guatemala, 1524-1821 (en inglés). Cambridge, Inglaterra: Cambridge University Press. 
  17. van Oss, 1986, p. 54.
  18. a b Belaubre, 2001, p. 39.
  19. * Belaubre, Christopohe (2001). «Poder y redes sociales en Centroamérica: el caso de la Orden de los Dominicos (1757-1829)». Mesoamérica 41. Archivado desde el original el 21 de enero de 2015. 
  20. Juarros, 1818, p. 338.
  21. Juarros, Domingo (1818). Compendio de la historia de la Ciudad de Guatemala. Guatemala: Ignacio Beteta. «Note del libro: El Br. Juarros era presbítero secular y examinador sinodal del arzobispado de Guatemala». 
  22. Melchor Toledo, 2011, p. 110.
  23. Estrada Herrera, Fabiola. Marco y propósitos generales de las Reformas Borbónicas. Fundación Universidad Autónoma de Colombia. pp. 3-4. 
  24. Melchor Toledo, 2011, p. 111
  25. Melchor Toledo, 2011, p. 111.
  26. Melchor Toledo, 2011, p. 112.
  27. Melchor Toledo, Johann Estuardo (2011). «El arte religioso de la Antigua Guatemala, 1773-1821; crónica de la emigración de sus imágenes». tesis doctoral en Historia del Arte (México, D.F.: Universidad Nacional Autónoma de México). Consultado el 10 de noviembre de 2014. 
  28. a b González Davison, Fernando (2008). La montaña infinita; Carrera, caudillo de Guatemala. Guatemala: Artemis y Edinter. p. 4-15. ISBN 84-89452-81-4. 
  29. a b c d «Historia de Cunén». Cunén.com. Guatemala. s.f. Consultado el 22 de julio de 2015. 
  30. Comisión para el Esclarecimiento Histórico: Vol. IV, 1999, p. Sección 250.
  31. Comisión para el Esclarecimiento Histórico: Vol. IV, 1999, p. Sección 244.
  32. a b Comisión para el Esclarecimiento Histórico: Vol. IV, 1999, p. Sección 245.
  33. a b c Comisión para el Esclaremiento Histórico: Vol. IV, 1999, p. Sección 246.
  34. Comisión para el Esclarecimiento Histórico: Vol. IV, 1999, p. Sección 238.
  35. a b c d e Informe REHMI (s.f.). «Proyecto Interdiocesano de Recuperación de la Memoria Histórica». Fundación Acción Pro-Derechos Humanos. Consultado el 23 de octubre de 2013. 
  36. Comisión para el Esclarecimiento Histórico: Agudización (1999). «Agudización de la Violencia y Militarización del Estado (1979-1985)» (edición en línea). Guatemala: memoria del silencio (Programa de Ciencia y Derechos Humanos, Asociación Americana del Avance de la Ciencia). Archivado desde el original el 26 de mayo de 2013. Consultado el 20 de septiembre de 2014. 
  37. a b «Viajando a Sacapulas». Xplorando Guatemala. Guatemala. 7 de julio de 2013. Consultado el 23 de julio de 2015. 
  38. «Climate: Cunén». Climate-Data.org (en inglés). Consultado el 20 de agosto de 2015. 
  39. a b c SEGEPLAN (s.f.). «Municipios de Quiché, Guatemala». Secretaría General de Planificación y Programación de la Presidencia de la República. Guatemala. Archivado desde el original el 2 de julio de 2015. Consultado el 30 de junio de 2015. 

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]