Cultura de la vida

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Cultura de la vida es una expresión con la que se pretende resumir una actitud moral respecto a la vida humana, según la cual esta debe respetarse desde la concepción hasta la muerte natural. Esta actitud se opone a las prácticas que considera destructivas hacia la vida humana, como la investigación de células madre embrionarias, el aborto, la eutanasia y los métodos anticonceptivos.[cita requerida]

El término se originó en la teología moral, especialmente la de la Iglesia Católica, y fue popularizado por el Papa Juan Pablo II.[1]

Orígenes[editar]

La expresión debe su origen al Papa Juan Pablo II, quien la empleó por primera vez en la Encíclica Centesimus Annus de 1991 en el siguiente párrafo del numeral 39:

“Hay que volver a considerar la familia como el santuario de la vida. En efecto, es sagrada: es el ámbito donde la vida, don de Dios, puede ser acogida y protegida de manera adecuada contra los múltiples ataques a que está expuesta, y puede desarrollarse según las exigencias de un auténtico crecimiento humano. Contra la llamada cultura de la muerte, la familia constituye la sede de la cultura de la vida”.

En este sentido, el Papa Juan Pablo II en 1995 publica la encíclica “Evangelium Vitae”.

Referencias[editar]

  1. «Thoughts on a Culture of Life». NCR (en inglés). Consultado el 16 de junio de 2021. 

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]