Cultura de la cancelación

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La cultura de la cancelación (del inglés original cancel culture) designa al fenómeno extendido de retirar el apoyo moral, financiero, digital y social a personas o entidades mediáticas consideradas inaceptables, generalmente como consecuencia de determinados comentarios o acciones,[1]​ o por transgredir ciertas expectativas.[1]​ Se ha definido como «una llamada a boicotear a alguien –usualmente una celebridad– que ha compartido una opinión cuestionable o impopular en los medios sociales».[2]​ El término cancel culture o cancelling comenzó a utilizarse en 2015, ganando popularidad en 2018.[3]

El impacto de la cultura de la cancelación puede afectar severamente al rendimiento económico de las entidades implicadas, ejemplificado en artistas musicales como Kanye West y presentadores de televisión como Bill O'Reilly, Charlie Rose y Roseanne Barr.[1]​ Este fenómeno le ha granjeado la comparación con un pacto digital donde las personas acuerdan no apoyar a una persona o medio.[4]​ Lisa Nakamura de la Universidad de Míchigan describe esta cultura como «un acuerdo para no amplificar, publicitar ni dar dinero», y la relaciona con la economía de la atención, concluyendo que «cuando privas a alguien de tu atención, le privas de su modo de ganarse la vida».[1]

Reacciones académicas[editar]

El concepto de la cultura de la cancelación ha recibido tanto defensas como críticas.[5][4]​ Su sola existencia ha sido discutida,[6]​ y cuando no, a menudo se le tacha de una medida social realmente inefectiva y que a veces incluso consigue efectos opuestos a los deseados.[4][7][8][9][10]​ Por otro lado, también se la ha exaltado como una expresión de agencia y de poder popular.[1]​ Existe la opinión sostenida, sin embargo, de que la cancelación tiene efectos reales en las personas famosas debido a que éstas dependen de la economía de la atención, en tanto los políticos y las entidades financieras podrían verse afectadas en poca o ninguna medida.[1]

En una entrevista con la revista Vogue, la bloguera de moda Chidera Eggerue definió la cultura de la cancelación como «un resultado de la intensa idolatría que el seguimiento online fomenta», afirmando también que «cuando idolizas a alguien, dices haber encontrado un modelo de rol, una meta, pero al mismo tiempo le deshumanizas porque les arrebatas la habilidad de equivocarse, la facultad de cometer errores».[11]

Stephanie Smith-Strickland concuerda con la anterior postura, haciendo notar que esta cultura no permite a los famosos cometer errores, disculparse ni aprender de las experiencias, porque la respuesta por defecto es una cancelación permanente y un intento de terminar con su carrera, siendo mucho menos usuales las peticiones de disculpas o correcciones.[7]​ También cree que los participantes de la cancelación deberían recordar que «la presencia online no es un reflejo fiel de la personalidad, ni es siempre un indicador preciso de su evolución personal».[7]

Kimberly Foster advierte sobre la cancelación que «aislar a personas no deshace el daño que puedan haber hecho».[1]​ Describe la cancelación com un acto transaccional, enmarcado en un estilo de vida de comodidad, consumismo y capitalismo.[1]

El columnista de la revista VICE Connor Garel tilda a la cultura de la cancelación de mito, y afirma que, aunque posee aspiraciones democráticas y de reclamar el poder popular por medio del boicot, raramente posee un efecto tangible o significativo en las vidas de sus víctimas.[4]​ También cree que las «reglas» de la cultura de la cancelación tienen términos y condiciones poco definidos y un criterio subjetivo.[4]

Dorothy Musariri afirma que la cancelación arrastra el peligro de la «arrogancia» que conlleva, ya que genera un mundo donde cada error se paga con el silenciamiento, un acto que definió como «una forma de bullying público».[2]​ De modo que la cultura de la cancelación sólo se vuelve con el tiempo «más agresiva y destructiva y menos intolerante», convirtiéndose en un movimiento menos productivo que la educación o la conciliación.[2]

Joshua Joda redactó un artículo sobre cómo la cancel culture amenaza con eliminar los matices del discurso público, así como «entorpecer las facetas más oscuras del mundo en el que vivimos», lo que dificulta la discusión de problemas éticos o morales complejos al colgar la amenaza de la cancelación sobre cada comentario en las redes.[12]​ Postula que todas las celebridades corren el riesgo de hacer bromas sexuales o raciales en su etapa juvenil, y expresa preocupación sobre el hecho de que esta cultura no permite discutir la auténtica motivación de las acciones y su papel en el crecimiento personal y la maduración.[12]

Ayishat Akanbi considera la cultura de la cancelación como la imposición de un «pedestal de pureza moral y política» imposible y poco realista, en especial dada la conducta humana y sus posibles tropiezos.[13]​ Resume la situación afirmando que «cancelar en lugar de aconsejar sólo nos deja fracturados».[13]

Garnett Achieng opina que las culturas modernas de la cancelación crean espacios onlines poco propicios para aprender, ya que divide a las personas entre «buenas» y «malas» y no reconoce que es posible «desarrollar nuevas ideologías con el tiempo y descartar aquellas con las que ya no se está de acuerdo».[14]​ Considera que centrarse en perseguir y cancelar no es sino una oportunidad para enseñar, y llama a examinar los comentarios «por su intención y en su contexto, y ser empático antes que apresurarse a atacar a otros».[14]

Reacciones públicas[editar]

El concepto de la cultura de la cancelación tiene connotaciones mayormente negativas y se emplea con frecuencia en debates sobre la censura y la libertad de expresión.[15]​ Según Keith Hampton, profesor de estudios de los medios en la Michigan State University, la práctica de la cancelación ha contribuido a la polarización de la sociedad estadounidense, pero no ha llevado a ningún cambio en el campo de la opinión.[16]

El expresidente de los Estados Unidos Barack Obama advirtió contra esta cultura en los medios sociales, afirmando que «las personas que hacen cosas buenas también tienen defectos. La gente contra la que están luchando podría amar a sus hijos y, saben, compartir ciertas cosas con ustedes».[17]

En 2020 se firmó la Harper's Letter, un documento rubricado por 153 figuras públicas y publicado en la Harper's Magazine, el cual ha sido descrito como un hito en el debate sobre la cancelación.[15]​ La carta lanza argumentos contra la «intolerancia hacia los puntos de vista opuestos, la moda del vituperamiento público y el ostracismo y la tendencia a disolver problemas políticos complejos con una certeza moral que enceguece».[18][19][20]​ Este documento recibió apoyo en una carta pública de varias personalidades españolas y de otros países, entre los cuales se encuentran Mario Vargas Llosa, Fernando Savater, Adela Cortina y Carmen Posadas, quienes expresaron que «La cultura libre no es perjudicial para los grupos sociales desfavorecidos: al contrario, creemos que la cultura es emancipadora y la censura, por bienintencionada que quiera presentarse, contraproducente».[21]

Ejemplos[editar]

  • El director de cine James Gunn fue despedido de Disney en julio de 2018 después de que salieran a la luz unos posts antiguos en las redes sociales, en los cuales hacía bromas sobre abuso infantil y pedofilia.[3]​ Fue contratado de nuevo en marzo de 2019 tras la presión de sus fans.[22]
  • El humorista Kevin Hart debió declinar el papel de presentador de los Óscars en diciembre de 2018, después de que se encontraran «comentarios y tuits homofóbicos» en sus cuentas.[3]
  • La cita de Kanye West sobre que «la esclavitud era una elección» para los afroamericanos condujo a llamadas a su cancelación.[2]
  • La cantante y productora Doja Cat ganó popularidad por un vídeo musical viral hasta que unos antiguos tuits en los que usaba lenguaje homófobo salieron a la luz.[7]
  • La youtuber Laura Lee perdió patrocinios comerciales después de que se le hallaran viejos posts de contenido racista.[7]
  • La presentadora de televisión Maya Jama fue objeto de críticas cancelatorias por sus posts sobre «mujeres negras de piel oscura».[2]
  • Mary Bono perdió su puesto de presidente de USA Gymnastics después de que se encontrara un tuit suyo criticando al jugador de la NFL Colin Kaepernick.[2]
  • El humorista Pete Davidson recibió campañas de cancelación en noviembre de 2018 después de bromear con que Dan Crenshaw, un congresista texano que lleva un parche ocular por una herida de guerra, tenía aspecto de «sicario de una película porno».[2]

En la cultura popular[editar]

La serie de animación americana South Park se mofó de la cultura de la cancelación con el hashtag "#CancelSouthPark" durante la promoción de su vigésimo segunda temporada.[23][24][25][26]​ En el tercer episodio de la temporada, «The Problem with a Poo», se hacía una referencia titular al documental The Problem with Apu, la cancelación de Roseanne y el escándalo de Brett Kavanaugh.[27][28]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g h Bromwich, Jonah Engel (28 de junio de 2018). «Everyone is Canceled» (en inglés). The New York Times. Consultado el 30 de junio de 2020. 
  2. a b c d e f g Musariri, Dorothy (15 de noviembre de 2016). «How cancel culture attempted to silence Jamelia and Kanye West». The New Statesman (en inglés). Consultado el 29 de junio de 2020. 
  3. a b c Kinos-Goodin, Jesse (3 de diciembre de 2018). «Have we hit peak cancel culture?» (en inglés). CBC Radio. Consultado el 29 de junio de 2020. 
  4. a b c d e Garel, Connor (9 de julio de 2018). «Logan Paul and the Myth of Cancel Culture» (en inglés). Vice. Consultado el 29 de junio de 2020. 
  5. Parham, Jason (5 de octubre de 2018). «The Devolution of Kanye West and the Case for Cancel Culture» (en inglés). Wired. Consultado el 29 de junio de 2020. 
  6. Butler, Danielle (23 de octubre de 2018). «The Misplaced Hysteria About a 'Cancel Culture' That Doesn’t Actually Exist» (en inglés). The Root. Consultado el 29 de junio de 2020. 
  7. a b c d e Smith-Strickland, Stephanie (6 de septiembre de 2018). «Why Cancel Culture Doesn't Work» (en inglés). Paper. Consultado el 29 de junio de 2020. 
  8. Williams, Aaron (27 de septiembre de 2018). «Doja Cat's Continued Live Success Shows That Cancel Culture Has Its Limits» (en inglés). UPROXX. Consultado el 29 de junio de 2020. 
  9. Anthony, Ahmari (29 de octubre de 2018). «Perspective: Our New 'Cancel Culture' Is Ineffective» (en inglés). The Hilltop. Consultado el 29 de junio de 2020. 
  10. Lockett, Dee (27 de septiembre de 2018). «J. Cole Speaks Out On Cancel Culture, The Trouble With Fame and Schooling Young Rappers» (en inglés). Billboard. Consultado el 29 de junio de 2020. 
  11. Berrington, Katie (14 de julio de 2018). «Chidera Eggerue On Being A Force For Change» (en inglés). Vogue UK. Consultado el 29 de junio de 2020. 
  12. a b Joda, Joshua (15 de febrero de 2019). «How 'Cancel Culture' Risks Eliminating Nuance From Public Conversation» (en inglés). Huffington Post. Consultado el 29 de junio de 2020. 
  13. a b Akanbi, Ayishat (7 de diciembre de 2018). «Cancel culture: when celebrity worship goes wrong» (en inglés). TCOLondon. Consultado el 29 de junio de 2020. 
  14. a b Achieng, Garnett (19 de diciembre de 2018). «The problem with 'cancel culture'» (en inglés). Women's Media Center. Consultado el 29 de junio de 2020. 
  15. a b Brown, Dalvin. «Twitter's cancel culture: A force for good or a digital witchhunt? The answer is complicated.». USA TODAY (en inglés). Consultado el 24 de julio de 2020. 
  16. Agence France Presse (22 de julio de 2020). «La «cancel culture», nouvelle arme des anonymes et facteur de polarisation». Le Journal de Montréal (en francés). Consultado el 24 de julio de 2020. 
  17. «Obama laid into young people being 'politically woke' and 'as judgmental as possible' in a speech about call-out culture». Business Insider. 30 de octubre de 2019. 
  18. «A Letter on Justice and Open Debate». Harper's Magazine (en inglés). 7 de julio de 2020. Consultado el 24 de julio de 2020. 
  19. «JK Rowling joins 150 public figures warning over free speech». BBC News (en inglès). 8 de julio de 2020. Consultado el 25 de julio de 2020. 
  20. Chiu, Allyson (8 de julio de 2020). «Letter signed by J.K. Rowling, Noam Chomsky warning of stifled free speech draws mixed reviews». The Washington Post. Consultado el 9 de julio de 2020. 
  21. «Una carta española contra la censura y la cultura de la cancelación». El Mundo. 20 de julio de 2020. Consultado el 25 de julio de 2020. 
  22. Fleming Jr., Mike (15 de marzo de 2019). «Disney Reinstates Director James Gunn For ‘Guardians Of The Galaxy 3’» (en inglés). Deadline Hollywood. Consultado el 2 de julio de 2020. 
  23. Andrews, Travis M. (17 de octubre de 2018). «How 'South Park' became the ultimate #bothsides show». The Washington Post (en inglés). Consultado el 31 de diciembre de 2018. 
  24. Edwards, Chris (20 de noviembre de 2018). «Post-outrage TV: how South Park is surviving the era of controversy». The Guardian (en inglés). Consultado el 31 de diciembre de 2018. 
  25. Mathews, Liam (11 de octubre de 2018). «South Park Just Trolled The Simpsons Really Hard, but Why?». TV Guide (en inglés). Consultado el 31 de diciembre de 2018. 
  26. Joho, Jess (12 de octubre de 2018). «Why the latest season of 'South Park' feels like a total game-changer». Mashable (en inglés). Consultado el 31 de diciembre de 2018. 
  27. Parker, Ryan (10 de octubre de 2018). «'South Park' Goes After Roseanne Barr, 'Simpsons' Apu Character». The Hollywood Reporter (en inglés). Consultado el 11 de octubre de 2018. 
  28. Barsanti, Sam (9 de octubre de 2018). «South Park will somehow tackle both Brett Kavanaugh and The Problem With Apu simultaneously». The A.V. Club (en inglés). Consultado el 10 de octubre de 2018. 

Enlaces externos[editar]