Cultura LGBT en Argentina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La cultura LGBT+ en Argentina comprende las diferentes manifestaciones artísticas y de ocio existentes en el país cuyo enfoque es la diversidad sexual o incluye la participación de personas con sexualidades y géneros no tradicionales.

Archivos[editar]

Claudia Pía Baudracco (izquierda) y María Belén Correa (derecha) en 1993. Imagen del Archivo de la Memoria Trans.

En 2011 se creó el blog Potencia Tortillera,[1][2]​ el primer archivo documental digitalizado de activismos lésbicos.[3]​ Tras la muerte de la también activista Claudia Pía Baudracco, María Belén Correa creó el Archivo de la Memoria Trans en 2012, que originalmente comenzó como un grupo de Facebook.[4]​ Es un proyecto colectivo único en el mundo,[5]​ dedicado a recopilar y recuperar el patrimonio cultural de la comunidad trans argentina.[6]​ Correa definió el proyecto como: "la reconstrucción de las memorias, experiencias y pasado [de las personas trans], contando con los sobrevivientes que están en el exilio y los pocos que quedan viviendo en Argentina".[7]​ El archivo comenzó a profesionalizarse luego de la incorporación de la fotógrafa Cecilia Estalles, quien impulsó a Correa a digitalizar las imágenes.[7]

Artes visuales[editar]

La activista lesbiana Ilse Fuskova incursionó en la fotografía a principios de la década de 1980 bajo la influencia y amistad de los fotógrafos Grete Stern y Horacio Coppola.[8]​ Su serie fotográfica S/T de 1988, realizada junto a Adriana Carrasco, Vanessa Ragone y Marisa Ramos, trata sobre el deseo lésbico y muestra a una pareja de mujeres pintándose el cuerpo con sangre menstrual. Fuskova y su grupo pretendían acabar con el uso de lesbianas como objetos sexuales para la masturbación masculina.[8]

Cine[editar]

En 1946 el célebre bailarín español Miguel de Molina, torturado y expulsado de España por el franquismo, debido a la exhibición pública de su homosexualidad y su adhesión a la causa republicana, le escribió una carta a Eva Perón solicitándole asilo, quien de inmediato le abrió las puertas del país, razón por la cual fue un eterno agradecido al peronismo.[9]​ De Molina, que había sido expulsado por homosexual de España y por la misma razón censurado en México, filmó en Argentina su película Esta es mi vida (1952).[10][11]​ Eva Perón fue también amiga personal de Paco Jamandreu, un conocido diseñador de moda y actor argentino que se declaraba públicamente homosexual, en una época en la que hacerlo era considerado pecado mortal y conllevaba serios riesgos de discriminación y acoso homofóbico.[12]​ La figura paradigmática de Eva Perón ha sido motivo de fascinación para los artistas LGBT+ argentinos.[13]

A mediados de la década de 1950 se inició la relación sexo-amorosa mantenida en secreto entre los cineastas Fernando Ayala y Héctor Olivera, quienes fundaron en 1956 la productora Aries Cinematográfica Argentina y realizaron gran cantidad de películas con temáticas o escenas LGBT+. Entre ellas se encuentran El jefe (1958), en el que una patota de varones le pinta forzadamente senos a otro hombre, por no tener sus mismos códigos de virilidad; Huis Clos (A puerta cerrada) (1962), que protagoniza una mujer lesbiana cuyo deseo no se detiene ni con la muerte y que por su temática se volvió una película maldita. En 1963 realizan Primero yo, cuyo título alternativo fue Machito, sobre un hijo que desea ser bailarín y debe enfrentar la oposición de su padre, donde retrata la comunidad LGBT+ relacionada con las artes y la danza de Buenos Aires, «sin caricatura, sin burla, por primera vez en el cine argentino».[14]

En 1963, la artista transexual francesa Coccinelle generó revuelo en los medios cuando actuó en Buenos Aires y tuvo un papel secundario en la película Los viciosos de Enrique Carreras.[15]

Las películas de sexploitation realizadas por el director Armando Bó y la actriz Isabel Sarli en las décadas de 1960 y 1970 son celebradas por la comunidad gay por su calidad camp.[16][17]​ Su película Fuego de 1969 presenta una de las primeras representaciones del lesbianismo en el cine argentino.[18]​ Además de ser un icono pop y un símbolo sexual, Sarli es reconocida como un ícono gay.[19]​ El director estadounidense John Waters se ha declarado un gran admirador de las películas de Sarli, incluidas Fuego y Carne, y las ha citado como una influencia en su trabajo.[20][21]

En 1975 se realizó la película Mi novia el travesti, dirigida por Enrique Cahen Salaberry y protagonizada por Alberto Olmedo, que sufrió la censura al ser reemplazado el actor trans Jorge Pérez Evelyn por Susana Giménez, modificado el título por Mi novia el..., y eliminando el final LGBT+ original por otro heterosexual, con el argumento oficial de que "en la Argentina no existe el travestismo”.[22]​ La película formaba parte de un género de la picaresca argentina surgido en esos años y promovido por la pareja romántica-artística de Ayala y Olivera, que incluía gran cantidad de personajes LGBT+, «y si bien se pueden juzgar muchas de ellas con una dimensión ofensiva, hay ciertas desviaciones valiosas».[14]

Luego del largo período de dictaduras y a partir del inicio de consolidación de la democracia en diciembre de 1983, las comunidades LGBT+ se organizaron y salieron abiertamente a reclamar sus derechos. Dos películas de amplia difusión expresaron el amor gay desde un punto de vista LGBT+, por primera vez en el cine argentino: Adiós Roberto (1985) de Enrique Dawi y Otra historia de amor (1986), de Américo Ortiz de Zárate.

En 1991, Fernando Ayala estrenó su última película Dios los cría, considerada como «una suerte de testamento queer», cuyo protagonista es un hombre homosexual que frecuenta una disco LGBT+. Hasta entonces el cine argentino solo había mostrado personas homosexuales sin vida social, pero en esta obra Ayala y Olivera «crearon un sentido de comunidad LGBTIQ como nunca antes se había visto».[14]

En 2005 se lanzó la película Un año sin amor, sobre la novela del mismo nombre de Pablo Pérez, primera novela y película sobre la sexualidad BDSM en la Argentina, abordada desde la experiencia homosexual, así como sobre la problemática del SIDA, con dirección de Anahí Berneri y protagonizada por Juan Minujín.

Literatura[editar]

Manuel Puig in 1979.

El famoso cuento El matadero de Esteban Echeverría, considerado una obra fundamental de la literatura argentina, retrata a los federales como sodomitas sedientos de sangre.[23]

En 1887 Eugenio Cambaceres, en su novela En la sangre, incluye un personaje homosexual por primera vez en la literatura argentina, Genaro Piazza, un inmigrante italiano que de niño frecuentaba el Paseo de Julio para jugar con otros niños "a los hombres y las mujeres".[24][25]

En 1914 se estrenó la primera obra cuya temática central fue la homosexualidad, Los invertidos, del autor anarquista José González Castillo, en la que considera a la homosexualidad como una aberración "burguesa" y propone el suicidio como la mejor manera de desembarazarse de los homosexuales.[24][26]

En 1949 Jorge Luis Borges publicó "El muerto", un relato sobre dos hombres que comparten sexualmente a una mujer, en el que la crítica literaria ha señalado el desborde de la heterosexualidad tradicional, para ingresar en el campo de las relaciones homosexuales, pese al "código machista" aparente con el que está recubierto.[27][28][29]​ Herbert Brant ha encontrado en otros cuentos de Borges, como "La forma de la espada" (1942) y "La intrusa" (1970), la presencia de una literatura homoerótica encubierta y culposa.[27][30]

En 1953 el escritor polaco radicado en Buenos Aires Witold Gombrowicz, publicó su novela Trans-Atlántico, obra pionera de la literatura LGBT+ argentina,[31]​ donde aparece el personaje de Gonzalo Andes, alias "el Puto", que quiere seducir a un joven militar de clase alta, ante la desesperación del Padre, símbolo ridiculizado del patriotismo y el machismo. Gombrowicz, que disfrutaba manteniendo relaciones sexuales con hombres pero se negaba a ser etiquetado como homosexual, testimonió y criticó la feroz represión de la sexualidad que caracterizó a la Argentina del siglo XX.

En 1956, los escritores Abelardo Arias y Renato Pellegrini, fundaron Ediciones Tirso, con el fin de traducir y publicación novelas europeas y norteamericanas de contenido explícitamente homoerótico.[32]​ La editorial tuvo problemas con la censura estatal y el escritor Héctor Murena llegó a denunciarla en 1959, desde la célebre Revista Sur, por ser una “editorial especializada en sodomía” que era parte de un proceso mayor de “homosexualización de la sociedad” que, según él, afectaba a la cultura occidental. Describiendo la situación en Argentina, Murena sostenía en aquel entonces que aunque “...en el plano mental se continúa rechazando la homosexualidad, en el profundo nivel instintivo se la acepta, se la celebra incluso”.[33]​ En 1957, esa editorial publicó la primera novela de Renato Pellegrini, Siranger, relato autobiográfico sobre las persecuciones y discriminaciones que sufrió en su adolescencia, como homosexual y migrante interno, donde por vez primera en la literatura argentina se trata centralmente el tema de la homosexualidad de manera franca, aunque aún con un tono de culpa.[34]

De 1959 data el cuento "La narración de la historia" de Carlos Correas —publicado en la Revista Centro—, donde, nuevamente, la homosexualidad no aparece como una patología sino como un rasgo normal del protagonista. El texto provocó un gran escándalo, lo que provocó el cierre de la revista y un proceso judicial por inmoralidad y pornografía.[35]

En 1964, Ediciones Tirso publicó la novela Asfalto, la segunda escrita por Renato Pellegrini, con prólogo de Manuel Mujica Láinez, primera novela argentina centrada en el amor homosexual entre hombres sin asomo de culpa o patología, en una época en que el tema era tabú, especialmente en América Latina.[36][37]​ Pellegrini fue enjuiciado y condenado a tres años de prisión como culpable del delito de publicaciones obscenas, mientras que los ejemplares del libro fueron secuestrados y destruidos.[32]​ Recién en 2004 la novela fue reeditada.[32]​ Destacando la importancia de Asfalto, el crítico estadounidense Herbert Brant sostiene que:

Si bien a menudo se cita El beso de la mujer araña de Manuel Puig (1976) como la primera novela argentina que abiertamente se refiere a condiciones de homosexualidad sin caer en la tradicional actitud de condena moralizante, Asfalto de Pellegrini, que antecede a la novela de Puig en doce años, es mucho más revolucionaria en términos tanto de contenido como de actitud.
Herbert J. Brant[36]

En esta época fue escrita también la novela La brasa en la mano, de Oscar Hermes Villordo, aunque solo fue posible publicarla dos décadas después, cuando el país se preparaba para conquistar definitivamente la democracia.[38]​ Villordo describe en detalle, en tono autobiográfico, el deambular sexual de un hombre gay en aquel tiempo, despreciado por su propia familia, que se relaciona con taxi boys, marineros y soldados para mantener relaciones sexuales, en baños públicos, plazas y zaguanes, a cambio de dinero, pero deseando dolorosamente con poder establecer una relación fundada en el amor. Bazán describe el libro como "la más clara radiografía del estado de angustia, miedo y desolación en el que vivían los homosexuales argentinos de los años 50".[39]

Héctor Lastra publicó en 1973 su novela La boca de la ballena, que relata la historia de un joven de clase alta que se enamora y fantasea con un villero peronista, pero no tiene el valor suficiente para hacer realidad sus fantasías homosexuales y termina haciéndose violar por un linyera. La novela fue prohibida temporalmente por la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires, hecho que no sólo no pudo evitar que el libro se agotara sino que, pocos meses después, la misma Municipalidad premió a Lastra por escribir la tercera mejor novela de 1973.[40]

Manuel Puig es una figura fundacional de la literatura gay y del homoerotismo argentino de la segunda mitad del siglo XX, especialmente a través de sus novelas La traición de Rita Hayworth, The Buenos Aires affair y El beso de la mujer araña.[41]La traición de Rita Hayworth se analiza tanto como una crónica de la cultura de las décadas de 1930 y 1940 —décadas en las que transcurre la ficción— como un documento de la década de 1960, época en que se publicó.[41]

En 1998 Pablo Pérez publicó Un año sin amor. Diario del SIDA,[42]​ primera novela sobre la sexualidad BDSM en la Argentina, abordada desde la experiencia homosexual, así como sobre la problemática del SIDA, llevada al cine con el mismo título.

El trabajo del poeta punk Ioshua, quien comenzó su carrera como escritor en la década de 2000 y falleció en 2015, es célebre por su representación explícita de la vida gay de clase baja en los suburbios de Buenos Aires.[43][44]

Música[editar]

Tango[editar]

Varios hombres bailando tango a orillas del Río de la Plata, 1904.

Muchos autores argumentan que el tango se bailaba originalmente entre hombres, y algunos incluso sugieren que generalmente era un baile homosexual entre hombres gais.[45]​ Esta hipótesis no es compartida por otros autores, para quienes el tango original era un baile heterosexual, entre un cliente y una prostituta.[45]​ El tango surge a fines del siglo XIX en los barrios populares del sur de Buenos Aires, liderado por la emblemática figura de los "compadritos", una subcultura de jóvenes a los que se acusaba de "maricas" por sus personas educadas y cuidadoso aseo personal.[46]

Osvaldo Bazán, en su Historia de la homosexualidad en la Argentina, incluye un capítulo titulado "Los compadritos", en los que analiza los vínculos entre la homosexualidad y el tango en los primeros años, a través de la figura del "compadrito".[47]​ Bazán rescata los "cafés musicales sin mujeres" en los que los compadritos bailaban el tango entre sí, ante el desprecio de "los ladrones", que los consideraban "afeminados".[47]

El poeta José Sebastián Tallón (1904-1954) menciona la "evidencia sexual y sospechosa", "amariconada" y "relajada" de la forma de vestir y peinarse de los compadritos, que se trasladó a la forma de bailar el tango, dándole un estilo propio:

Y se trajearon y acicalaron con un narcisismo exagerado de mujer, evidentemente sexual y sospechoso; tomaron el tango y lo llevaron a los medios sexuales obscenos. El contoneo criollo del caminar, que tuvo su origen en los tacos altos, ellos lo hicieron medio tilingo, si no amariconado. Y de la misma manera, a la coreografía del tango le dieron un estilo propio de exageraciones eróticas.
José Sebastián Tallón[47]

Bazán toma distancia respecto del prejuicio social de asociar ciertas formas de vestir, peinarse o caminar, con la homosexualidad, pero destaca la ruptura cultural que expresaba la decisión de los compadritos de adoptar una imagen que la sociedad de la época asociaba con la homosexualidad y con los roles estereotipados para hombres y mujeres.[47]

Juan José Sebrelli, por su parte, destaca el lesbianismo público, de Pepita Avellaneda, la primera cancionista de tango, quien vestía de varón y disputaba a Gardel los amores de madame Jeanne.[47]

Durante la llamada "edad de oro del tango" entre las décadas de 1940 y 1960, se popularizó una forma de baile más masiva y menos sexualizada, con roles de género bien definidos y contenido sexista en sus letras.[45]

El comienzo del siglo XXI vio el surgimiento del llamado "tango queer", que marcó una serie de cambios culturales, relacionados con la mayor visibilidad de la diversidad sexual, la creciente popularidad del turismo LGBT y la reciente irrupción de jóvenes en el circuito tanguero porteño. En el tango queer los bailarines eligen entre el rol femenino o masculino tradicionalmente definido, independientemente de su identidad de género real.[45]

Música popular[editar]

El líder de Virus, Federico Moura, una de las figuras más influyentes de la cultura gay argentina de los años 80.
Dúo de pop lésbico Sandra y Celeste, formado por las cantantes Sandra Mihanovich (izquierda) y Celeste Carballo (derecha).

El surgimiento del rock en Argentina desde mediados de la década de 1950 y la corriente del «rock nacional» iniciada a mediados de la década de 1960, fue asociada con la homosexualidad masculina (pelo largo, vestimenta colorida y apretada, collares, moda unisex), de la mano de actitudes homofóbicas hacia los rockeros, especialmente en la oposición musical-generacional entre el tango, asociado con «lo masculino» y el rock.[48]

Pese a ello, el mundo del rock nacional también se conformó como un espacio cultural predominantemente machista y homofóbico. A fines de 1972, la revista Pelo, especializada en rock y de gran llegada entre la juventud argentina, hace explícita la preocupación de sus redactores por la temática homosexual en el rock y la presencia de «ídolos homosexuales», como Rod Stewart (sic), David Bowie, Lou Reed, Iggy Pop, entre otros.[49]​ En un editorial titulado «La hora de la decadencia» se afirma:

Es de esperar que David Bowie y Lou Reed se den cuenta de la responsabilidad con que están jugando, antes de seguir presentando a la bisexualidad como algo atractivo y luminoso... también debería darse cuenta que esas «insinuaciones» ejercen una cantidad considerable de persuasiva atracción sobre una conciencia adolescente parada en medio de un terreno a labrar, totalmente abierto a la experimentación. La evidencia que la homosexualidad ha sido un factor muy importante en el deterioro de las culturas, puede ayudar a explicar de alguna manera el por qué de lo deseable que es el estilo de vida de Bowie para la sociedad en general.[50]

En el mundo del rock «nacional», Charly García respondería años más tarde, a los insultos homofóbicos que solían formularle, «bajándose los pantalones» (frase característica del dialecto argentino para referirse a la homosexualidad). Por esos años también, David Lebón solía presentarse vestido de mujer en los recitales de Pescado Rabioso, banda liderada por Luis Alberto Spinetta.[51][52]

Aún cuando en los orígenes del rock nacional argentino, estuvo presente la expresividad homosexual a través de uno de sus fundadores, como fue Miguel Abuelo (autor de «No te enamores nunca de aquel marinero bengalí» en 1982), va a ser en la década de 1980 cuando surgen autores, temas y bandas relacionadas más abiertamente con el mundo LGBT+, con íconos homosexuales como Sandra Mihanovich, Federico Moura, Celeste Carballo y Marilina Ross entre otros.

El cantante de Virus, Federico Moura, es uno de los primeros íconos gay argentinos de importancia fundacional y un cantante emblemático de la cultura homosexual latinoamericana.[53][54]​ Muchas de las canciones de Virus hacían referencias sutiles a la cultura de los hombres homosexuales de la década de 1980, como el cruising, la prostitución masculina y las fiestas clandestinas; y Moura mostró una personalidad escénica extravagante y sexualizada que provocó una reacción homofóbica en gran parte de la cultura del rock argentino en ese momento.[53]​ El hecho más emblemático tuvo lugar durante el festival Prima Rock de 1981, cuando fueron recibidos con indiferencia por un público que les arrojó tomates, naranjas y otros objetos.[54]​ Moura falleció en 1988 y se convirtió en la primera muerte pública relacionada con el sida en Argentina.[55]

La composición de Marilina Ross "Puerto Pollensa" —grabada y popularizada por primera vez por Sandra Mihanovich en 1981— es considerada la primera canción popular argentina que tematiza el amor entre mujeres, aunque no de manera explícita.[56]​ Se convirtió en un himno gay perdurable,[57][58]​ especialmente entre la comunidad lesbiana,[59][60]​ lanzado en un momento en que el secreto de las relaciones no heterosexuales era una fuente de códigos compartidos e interpretaciones de productos culturales.[61][62]​ Según la periodista lesbiana Marta Dillon: "treinta años después lesbianas de todas las edades siguen cantando de memoria toda la letra".[59]​ "Puerto Pollensa" tuvo un papel importante en el proceso de visibilización de la homosexualidad que tuvo lugar en Argentina tras el retorno a la democracia en 1983.[63]​ Ross luego grabó su propia versión de la canción y la incluyó en su álbum Soles de 1982.[64]​ En espectáculos contemporáneos y artículos periodísticos, la cantautora dejó claro que "Puerto Pollensa" describía una experiencia personal, aunque siempre se negó a revelar el nombre o el género de su amante.[59][63]​ Aunque no negó ni afirmó públicamente su orientación sexual, Mihanovich se convirtió en un símbolo sexual para algunas lesbianas y en un ícono de una floreciente "cultura gay".[63]​ En 1984, lanzó «Soy lo que soy», una versión en español de «I Am What I Am», que descubrió en un club nocturno gay en Río de Janeiro cuando una drag queen interpretó la versión de Gloria Gaynor.[65]​ La versión de Mihanovich se considera otro himno gay perdurable para la comunidad LGBT local[65]​ y se toca al final de cada Marcha del Orgullo LGBT de Buenos Aires.[66]​ En su álbum en vivo de 1984 Sandra en Shams, se puede escuchar a las mujeres del público alabando el cuerpo de la cantante y, en su tema autobiográfico de cierre "La historia de nunca acabar", ella canta: "No es difícil para mí empezar con los hombres". Pero nunca pude...", con el público gritando entre risas "terminar" y finalizando la canción.[63]

A fines de la década de 1980, Mihanovich formó el dúo pop Sandra y Celeste junto a la cantautora Celeste Carballo, con quien también desarrolló una relación sentimental.[67]​ El lanzamiento en 1990 de su segundo álbum de estudio Mujer contra mujer se considera un hito para la cultura lésbica local, con su canción principal,[66]​ una versión de Mecano, que trata abiertamente de una relación lésbica.[67]​ El álbum se destaca por su controvertida obra de arte, que muestra a ambas cantantes desnudas y abrazadas, que se empapeló en toda la ciudad de Buenos Aires como parte de su campaña publicitaria y tuvo un gran impacto.[67][68]​ El lanzamiento y promoción del disco discutió y visibilizó el lesbianismo en la sociedad argentina de la época.[69]​ Su íntima interpretación de "Mujer contra mujer" en el programa Susana Giménez también es recordada como un momento icónico de la visibilidad lésbica en el país.[70][71]​ Carballo salió del armario en 1991 cuando promocionaba Mujer contra mujer en el programa de televisión Imagen de radio de Juan Alberto Badía y le dijo al conductor: "Sandra y yo nos amamos".[67][72]​ También afirmó: “Hay mucha gente como yo, (...) y están entre nosotros. Y hay muchos que se callan la boca y no hablan y se esconden. Y hay muchas niñas que se pintan las uñas y les molesta en la noche.(...) Yo entiendo que la gente se asuste y sienta rechazo, pero no me parece normal y natural que siempre tenga que hablar con segundas palabras y nunca usar la correcta porque entonces... Sigo atacando a esta sociedad mojigata y machista que realmente es la Argentina".[69]​ El 7 de marzo de 2021 —Día de la Visibilidad Lésbica en Argentina— el Centro Cultural Kirchner realizó un espectáculo en homenaje al 30 aniversario del lanzamiento de Mujer contra mujer.[73]

La cantante de cumbia santafesina Dalila es la única cantante de cumbia con una canción explícitamente lésbica, titulada "Amor entre mujeres".[74]​ Sin embargo, no le gustó que la canción se convirtiera en un himno para los fanáticos de la cumbia lesbiana y se negó a cantarla en una fiesta de lesbianas en una ocasión, alegando que no quería "encariñarse con ella".[74]

Algunas músicas lesbianas argentinas modernas incluyen a Lucy Patané, Lu Martínez, Flopa, Ibiza Pareo, Juli Laso, Leda Torres, Viviana Scaliza, Larro Carballido, Paula Trama, Inés Copertino, Luciana Jury, Marcia Müller, Juana Chang, Flor Linyera, Juliana Isas, Cata Raybaud , Vale Cini y Cam Bezkin.[73]

Prensa escrita[editar]

El primer número de la revista clandestina Somos, publicada por el Frente de Liberación Homosexual en diciembre de 1973.

Hacia 1957 salió la revista Los Amorales, una publicación precaria en la que por primera vez se daba respuesta a la curiosidad, las dudas y dilemas sexuales de la población argentina, como la homosexualidad, la virginidad y el placer erótico por las flagelaciones.[75]​ En la sección "Correspondencia", la revista daba a conocer el estado de angustia de miles de personas aisladas, que mantenían oculto su "terrible secreto", luego de más de medio siglo de encierro cultural y represión médico-policial.[76]

Entre 1973 y 1976 el Frente de Liberación Homosexual publicó la revista Somos, que fue editada y distribuida clandestinamente y presentaba textos que no estaban firmados individualmente o firmados con seudónimos, debido a la represión y violencia hacia los homosexuales.[77]

Luego del largo período de dictaduras y a partir del inicio de consolidación de la democracia en diciembre de 1983, las comunidades LGBT+ se organizaron y salieron abiertamente a reclamar sus derechos. Abrió el primer bar gay y la comunidad LGBT+ comenzó a ser más abierta, organizando festivales, publicaciones y activismo político. En diciembre de 1983 apareció la revista femenina Alfonsina —dirigida por María Moreno—, que presentaba textos escritos por destacadas figuras del movimiento feminista y lésbico argentino.[78]​ En abril de 1984, la revista Siete Días puso en tapa a Carlos Jáuregui abrazado románticamente con otro hombre.[79]

Entre 1984 y 1985, el Grupo de Acción Gay (GAG) publicó la revista Sodoma, que solo tuvo dos números. La publicación estuvo a cargo principalmente de Jorge Gumier Maier y Carlos Luis, con la estrecha colaboración de Elena Napolitano y Néstor Perlongher de Sao Paulo, Brasil, entre otros autores.[80]

El primer número de Sodoma, publicado por el Grupo de Acción Gay (GAG) en 1984.

Un aporte importante al activismo lésbico fueron los Cuadernos de Existencia Lesbiana, proyecto realizado por Ilse Fuskova y Adriana Carrasco entre 1987 y 1996 y que es considerada la primera publicación lésbica de Argentina.[81][82]​ Los Cuadernos recogieron testimonios, fotografías, traducciones y escritos originales de literatura lésbica y noticias sobre la vida y el activismo lésbico local e internacional. Influenciadas por Adrienne Rich, Fuskova y Carrasco concibieron la publicación como una forma de luchar contra la invisibilidad y el silenciamiento que sufrían las lesbianas en la sociedad y dentro del feminismo.[83][84]​ Según la investigadora Paula Torricella, “hasta 1986 la reflexión sobre el lesbianismo había sido muy poca incluso dentro de los grupos feministas, y las demandas públicas ni siquiera se consolidaron hasta unos años después. No había redes dispuestas a importar material extranjero que hablara sobre el tema [y] la producción local era muy escasa sin un movimiento social que nutriera y exigiera reflexión”.[83]

El duodécimo número del boletín oficial de la CHA, mayo de 1986.

La organización activista Comunidad Homosexual Argentina (CHA) publicó varias revistas y boletines entre 1984 y 1992.[85]​ El primero fue el denominado Boletín de la CHA, publicado durante la presidencia del grupo de Carlos Jáuregui entre 1984 y 1986, al que le siguió Vamos a Andar. La CHA lanzó simultáneamente otras publicaciones, incluido el semanario Boletín informativo, Artículo 19 y Vamos a Andar MUJER.[85]

NX fue la revista gay más emblemática de la década de 1990, publicada de manera continua y mensual entre octubre de 1993 y diciembre de 2001. Fue el primer intento de perdurar en el periodismo gay en Argentina y un modelo para otras en América Latina que imitaron su estilo. La revista incluyó la publicación NX Positivo, con información actualizada sobre VIH, medios de prevención, lugares de consulta y atención.[86]​ Se publicó mensualmente hasta que la Crisis de 2001 la obligó a cerrar.[87]

A principios de la década de 1990, la activista transexual Karina Urbina fundó la organización TRANSDEVI, que publicó el boletín La Voz Transexual que, además de centrarse en la transexualidad, incluía artículos sobre el aborto, el VIH y la Iglesia Católica.[88]

Entre 1992 y 1996, la revista Ka-buum fue publicada en Nueva Jersey, Estados Unidos por Sam Larson y distribuida por correo a la comunidad homosexual latina residente en Estados Unidos y a grupos activistas de América Latina —especialmente Argentina, Chile y Uruguay— y España. La revista presentó textos de una variedad de activistas internacionales, incluidos varios de Argentina.[89]

Entre 1998 y 1999, el grupo lésbico cordobés Las Iguanas —una referencia a las lagartijas partenogenéticas norteamericanas— publicó un boletín del mismo nombre, al que describieron como: "un espacio de encuentro donde podemos reunirnos para compartir historias de vida en relación a nuestra identidad sexual”.[90]

En noviembre de 2007 se publicó el primer número de El Teje, el primer periódico escrito por travestis en América Latina, en una iniciativa conjunta entre activistas —lideradas por Marlene Wayar[91]​ y el Centro Cultural Ricardo Rojas de Buenos Aires.[92][93]

Teatro[editar]

Las primeras representaciones escénicas de la no heterosexualidad en Argentina se vincularon al paradigma médico-legal de principios del siglo XX, de manera moralizante y victimista; la famosa obra de 1914 de José González Castillo Los invertidos es un ejemplo de aquello.[94]

La corista Vanessa Show, una de las primeras artistas travesti del país, fotografiada en 1976.

La década de 1970 se considera una era de "destape artístico travesti", que comenzó con la llegada de una travesti brasileña que actuó en un conocido teatro de Buenos Aires.[95]​ Su espectáculo allanó el camino para actuaciones posteriores de travestis locales.[95]​ El escenario se convirtió en el único lugar donde las travestis podían vestirse públicamente de mujer, ya que estaba prohibido hacerlo en las calles.[96]​ Alrededor de 1964, las artistas travestis —en ese entonces llamadas "lenci", en referencia a un tipo de tela, porque "eran como muñequitos de trapo"— se reunían en un departamento de la Avenida Callao, donde ensayaban actos musicales y se preparaban para salir al teatro.[96]​ Las travestis emulaban una figura contorneada —que enfatizaba los senos y las nalgas— a través de acolchados llamados "truquis",[97]​ "piu-piú" o "colchón", primero con telas de algodón y luego con gomaespuma.[98]​ Si bien el acolchado se había utilizado desde al menos la década de 1950, la llegada de la lycra en la década de 1960 les permitió "construir contornos físicos más realistas".[98]​ María Belén Correa sostiene que el surgimiento de artistas travesti como Vanessa Show, Evelyn, Brigitte Gambini y Ana Lupe Chaparro en las décadas de 1960 y 1970 constituyó "otra forma de activismo".[99]​ Según Evelyn —una de las primeras personas en popularizar el transformismo en la escena teatral— las "primeras travestis que aparecieron en Buenos Aires" fueron un grupo llamado Les Girls en 1972, seguido por Vanessa Show y Ana Lupez. También mencionó a las travestis de la "época siguiente", que incluía a Graciela Scott, Claudia Prado y ella misma, quien debutó en 1977.[100]

El intérprete underground y poeta Batato Barea en 1986.

En los años inmediatamente anteriores y posteriores al fin de la dictadura en 1983, surgió en Buenos Aires una escena conocida como “underground” o “contracultura”, que albergaba propuestas artísticas alternativas a las institucionales o hegemónicas.[8]​ En el terreno teatral, pubs, discotecas y bares conformaron el circuito "fuera de Corrientes", donde se revivieron algunas de las performances de los años 60 y el Instituto Di Tella.[8]​ Uno de los espacios más destacados de la escena underground fue el centro cultural Parakultural, que funcionó entre 1986 y 1989.[101]

A través de este movimiento cultural se vio una mayor visibilidad de los artistas homosexuales, entre ellos el trío integrado por Batato Barea, Humberto Tortonese y Alejandro Urdapilleta, quienes realizaron varias de sus actuaciones en el Parakultural.[8][101]​ Las obras grupales de Barea formaron parte del llamado "nuevo teatro argentino", caracterizado por el uso de la improvisación y la falta de roles de autoridad específicos.[8]​ Barea es considerado como "una de las primeras figuras que contribuyeron a visibilizar la homosexualidad desde el punto de vista estético en una época de represión". Se definió a sí mismo como un "payaso travesti literario".[101]

En 1995, Cris Miró debutó como vedette en el Teatro Maipo y causó sensación mediática por el aspecto gender bender de su imagen.[102][103][104]​ Ahora es considerada como un símbolo de la era posmoderna y de la Argentina de los 90.[105][106][107][108]​ Como la primera travesti argentina en convertirse en una celebridad nacional,[105][107]​ su presencia significó un cambio en la farándula argentina de la época y popularizó los actos de transgéneros y travestis en la escena teatral de revista de Buenos Aires.[109]​ Allanó el camino para que otras travestis y mujeres trans argentinas ganaran popularidad como vedettes, sobre todo Florencia de la V.[110][103]

En 2019, la soprano María Castillo de Lima se convirtió en la primera cantante lírica transexual en presentarse en el prestigioso Teatro Colón.[111]

Transformismo[editar]

Drag queens de Buenos Aires en 1995, anunciando un show en la discoteca Morocco.

En la década de 1990, las drag queens se convirtieron en un elemento fijo de la vida nocturna gay de Buenos Aires, presentes en clubes nocturnos como El Dorado —el primero en contratar drag queens—, Bunker y Morocco.[112][113]​ Una de las drag queens más conocidas de la escena nocturna underground de los años 90 fue Charly Darling, quien trabajó como anfitriona en clubes como Marruecos, Club 69, Palacio Alsina, Club Namunkurá, Kim & Novak, Shamrock y Cocoliche; así como modelo para fotógrafos y musa de artistas como Darin Wixon, Gustavo Di Mario y Marcelo Bosco.[114]

La Barby es una reconocida drag queen y comediante influenciada por Divine y Lady Bunny, que saltó a la fama por primera vez en la vida nocturna gay de Buenos Aires en la década de 1990. Comenzó su carrera de drag en clubes nocturnos populares de la década como Bunker y IV Milenio, y luego desarrolló una exitosa carrera televisiva.[115]

La Queen es una drag del barrio de clase baja de Fuerte Apache en Ciudadela, que primero saltó a la fama como cantante en la escena de la música trap, pero recientemente se ha movido hacia un estilo pop.[116]

En marzo de 2021, Juego de reinas, el primer reality show drag de la televisión argentina, se emitió en el canal abierto Canal 10 de Salta.[117]

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

  • Bazán, Osvaldo (2004). Historia de la homosexualidad en la Argentina. Buenos Aires: Marea Editorial. ISBN 987-21109-3-X. 

Referencias[editar]

  1. Laprade, Douglas Edward (November 28, 2011). Hemingway prohibido en España. Universitat de València. p. 69. ISBN 978-84-370-8030-7. Consultado el June 20, 2021. 
  2. «Tortillera: ¿Cuál es el origen de la voz tortillera referida a una mujer homosexual?». Academia Mexicana de la Lengua. Consultado el June 20, 2021. 
  3. Moreno, María (March 5, 2015). «Fechas marcadas». Las12. Página/12. Consultado el June 20, 2021. 
  4. Comedi, Agustina. «Ésta se fue, ésta muró, está ya no está». Revista Anfibia. Universidad Nacional de Tres de Febrero. Consultado el July 9, 2021. 
  5. Marbián, Marcela (June 28, 2021). «Archivo de la Memoria Trans: fotos que preservan el recuerdo». La Voz. Consultado el July 9, 2021. 
  6. Herrera, Isabelia (August 23, 2019). «Preserving Latinx History Through Vintage Photos». The New York Times. Archivado desde el original el June 4, 2021. Consultado el July 9, 2021. 
  7. a b María Belen Correa, Cecilia Estalles (January 9, 2018). Archivo de la Memoria Trans – Entrevistas (video). El Conti on YouTube. Consultado el July 12, 2021. 
  8. a b c d e f Rosa, María Laura (2016). «Trasgrediendo los géneros. Activismos, performances y contracultura en la Buenos Aires de la posdictadura». Artelogie. Recherche sur les arts, le patrimoine et la littérature de l'Amérique latine (8). ISSN 2115-6395. doi:10.4000/artelogie.638. hdl:11336/72193. Consultado el June 18, 2021. 
  9. dema, Verónica (13 de agosto de 2012). «Cuando la homosexualidad era pecado mortal». La Nación. 
  10. Kostzer, Kado (17 de mayo de 2013). «Homofobias atípicas de gente atípica». Página 12. Suplemento Soy. 
  11. De Molina, Miguel (1998). Botín de guerra. Autobiografía. Buenos Aires: Planeta. p. 280. 
  12. Dema, Verónica. «Las memorias de Paco Jamandreu, modisto y amigo de Eva Perón». Consultado el 1 de junio de 2019. 
  13. Melo, 2011, "Homosexualidad y Eva Perón"
  14. a b c Trerotola, Diego (5 de febrero de 2021). «En su autobiografía, 'Fabricante de sueños'. ¡De película! Héctor Olivera revela su relación con Fernando Ayala». Página 12. 
  15. Álvarez, Ana Gabriela (2017). «Cuerpos transitantes: para una historia de las identidades travesti-trans en la Argentina (1960–2000)». Avá. Revista de Antropología (en spanish) (Universidad Nacional de Misiones) (31): 45-71. ISSN 1515-2413. Consultado el June 14, 2020. 
  16. Corliss, Richard (August 7, 2010). «Isabel Sarli: A Sex Bomb at Lincoln Center». Time. Consultado el June 19, 2021. 
  17. Trerotola, Diego (April 20, 2012). «Coca Camp». Soy. Página/12. Consultado el June 19, 2021. 
  18. Ranzani, Oscar (26 June 2019). «Murió Isabel "la Coca" Sarli». Página/12 (en spanish). Consultado el 1 July 2019. 
  19. «Las mejores fotos de ayer y de siempre de la Coca Sarli». La Gaceta. June 25, 2019. 
  20. Isabel Sarli y John Waters (video). BAFICI on Facebook. 16 April 2018. Consultado el 28 June 2019. 
  21. Duarte, Rodrigo (April 1, 2018). «John Waters con Infobae: "Conozco Argentina solo a través de los ojos de Armando Bo"» (en spanish). Infobae. Consultado el July 10, 2018. 
  22. Benetti, Lisandro Marco (2016). «Discriminación por orientación sexual en 'Mi novia el…' y 'Otra historia de amor', y los derechos existenciales». Revista Persona (94). 
  23. Melo, 2011, "Literatura, sexo y nación: la imagen invertida"
  24. a b Melo, Adrián (29 de julio de 2011). «Biblioteca revisitada». Página 12. Suplemento Soy. 
  25. Cambaceres, Eugenio (1887). En la sangre. Buenos Aires: Imprenta de Sudamérica. pp. 12-13. 
  26. Bazán, 2004, «Los invertidos», p. 198-201.
  27. a b Brant, Herbert J. (enero de 1999). «The Queer Use of Communal Women in Borges' "El muerto" and "La intrusa"». Hispanófila (125): 37-50. 
  28. Gyurko, Lanin A. (1970/1971). «Borges and the Machismo Cult». Revista Hispánica Moderna 36 (3): 128-145. 
  29. McMurray, George R. (1980). Jorge Luis Borges. New York: Frederick Ungar. 
  30. Brant, Herbert J. (mayo de 1996). «The Mark of the Phallus: Homoerotic Desire in Borges' `La forma de la espada'». Chasqui 25 (1): 25-38. 
  31. Melo, Adrián (17 de octubre de 2014). «Los putos en la fuente». Página 12. 
  32. a b c Virué, Alejandro (16 de mayo de 2019). «'Asfalto', de Renato Pellegrini: un lugar para los homosexuales en la Argentina de los años '50». Revista Transas. ISSN 2525-0426. 
  33. Murena, Héctor (enero/febrero 1959). «La erótica del espejo». Sur (Buenos Aires) (256). 
  34. «Biografía de Renato Pellegrini». Biblioteca LGTTB. 
  35. Melo, 2011, "Prólogo"
  36. a b Brant, Herbert J. (2004). «Homosexual Desire and Existential Alienation in Renato Pellegrini’s Asfalto». Confluencia. Revista Hispánica de Cultura y Literatura XX (1): 120-134. 
  37. Pellegrini (19 de febrero de 2008). «Asfalto». Página de Renato Pellegrini.  |autor= y |apellido= redundantes (ayuda)
  38. Villordo, Oscar Hermes (1983). La brasa en la mano. Buenos Aires: Bruguera. 
  39. Bazán, 2004, «La brasa en la mano», pp. 269-273.
  40. «Historia y sociedad en dos novelas de Héctor lastra». Una Vez Leí Un Libro. 25 de junio de 2017. 
  41. a b Melo, 2011, "Peronismo y homosexualidad en Manuel Puig"
  42. Pérez, Pablo (1998). Un año sin amor. Diario del SIDA. Buenos Aires: Perfil Libros. ISBN 9789506392079. 
  43. González, Julia (July 2, 2015). «Por siempre en el corazón de los wachos». No. Página/12. Consultado el July 7, 2021. 
  44. Bogado, Fernando (November 1, 2020). «La biografía de Ioshua, el poeta punk y gay del conurbano». Radar. Página/12. Consultado el July 7, 2021. 
  45. a b c d Cecconi, Sofia (2009). «Tango Queer: territorio y performance de una apropiación divergente». TRANS. Revista Transcultural de Múisica (en spanish) (Barcelona: Sociedad de Etnomusicología) (13): 1-13. ISSN 1697-0101. 
  46. Bazán, 2008, p. 168-173
  47. a b c d e Bazán, 2004, «Los compadritos», pp. 168-173.
  48. En la Argentina, se produjo una confrontación de contenido generacional entre tango y rock: el tango era la música de «los viejos»; el rock and roll era la música de los jóvenes. «El rock y el tango mantuvieron en la Argentina, desde los años 1960, una ardua relación marcada por encuentros, desencuentros y una cierta incomprensión mutua que el tiempo ha ayudado a paliar. La generación del rock se alzó universalmente contra la cultura de los padres; en la Argentina, el tango encarnaba la cultura de los padres» («Tango y rock: encuentros y desencuentros», artículo de Eduardo Berti, en Rockologías, 31 de agosto de 2007.
  49. «El ídolo homosexual». Pelo (Buenos Aires) III (32). noviembre 1972. 
  50. «La hora de la decadencia». Pelo (Buenos Aires) III (33): 8. diciembre 1972. 
  51. «La historia de la tapa: un homenaje treinta años después». La Nación. 26 de diciembre de 2003. «El estreno de la película fue muy emocionante para mí: me vino a buscar David Lebón, vestido de mujer. Increíble. (Charly García)». 
  52. «Amante del arte en todas sus formas, de la música y de los tatuajes: quién era Tayda Lebón». Infobae. 14 de octubre de 2021. «David solía tocar con vestidos de mujer, un detalle estético que deslumbraba a las fanáticas de la banda...» 
  53. a b «No es sólo rock and roll». Soy. Página/12. December 19, 2008. Consultado el June 5, 2021. 
  54. a b Secul Giusti, Cristian (September 14, 2018). «Cuerpo, fuego nuestro». Primera Generación (Universidad Nacional de La Plata). Consultado el June 19, 2021. 
  55. Lemus, Francisco (2015). «¡Arte light, arte rosa, arte marica!». Revista Cambia (Universidad Nacional de La Plata) 1 (1): 117-132. Consultado el June 19, 2021. 
  56. Romano Yalour de Tobar, Margot; Escardó, Florencio (1989). Crecer y convivir en la Argentina: el trayecto vital de nuestros hijos desde la infancia a la juventud (en spanish). Grupo Planeta. p. 53. ISBN 978-9503703847. 
  57. Del Mazo, Mariano (October 27, 2013). «Así nació este amor». Radar. Página/12 (en spanish). Consultado el July 26, 2020. 
  58. Bazán, 2010, p. 479
  59. a b c Dillon, Marta (November 26, 2010). «Historia de una voz». Soy. Página/12 (en spanish). Consultado el July 24, 2020. 
  60. Firpo, Hernán (July 15, 2016). «Sandra Mihanovich "No sé si me hubiera casado con Celeste"». Clarín (en spanish). Consultado el August 5, 2020. 
  61. Boris, Diego; Gowland, Celsa Mel, eds. (2016). Por ese palpitar: canciones para un deseo mutable (en spanish). Buenos Aires: Instituto Nacional de la Música (INAMU). Ministerio de Cultura. p. 18. ISBN 978-9874599049. Consultado el July 30, 2020. 
  62. Dillon, Marta (July 19, 2013). «La destapada». Las12. Página/12 (en spanish). Consultado el July 27, 2020. 
  63. a b c d Blázquez, Gustavo Alejandro (March 2018). «"Con los hombres nunca pude": las mujeres como artistas durante las primeras décadas del "rock nacional" en Argentina». Descentrada (en spanish) (Universidad Nacional de La Plata) 2 (1). ISSN 2545-7284. Consultado el July 24, 2020. 
  64. «Sus máscaras». Clarín (en spanish). August 8, 2002. Consultado el July 31, 2020. 
  65. a b «Sandra Mihanovich y el origen de "Soy lo que soy": "Haberla encontrado fue una oportunidad extraordinaria"». Infobae. January 20, 2021. Consultado el June 19, 2021. 
  66. a b Dillon, Marta (January 30, 2009). «Soy Sandra». Soy. Página/12. Consultado el June 19, 2021. 
  67. a b c d «Sandra Mihanovich recordó su relación con Celeste Carballo y una incómoda reacción de Juan Alberto Badía». La Nación (en spanish). December 28, 2019. Consultado el June 5, 2021. 
  68. Riera, Daniel (September 13, 2016). «Las 13 tapas más polémicas del rock argentino al desnudo». Big Bang! News. Consultado el June 19, 2021. 
  69. a b Pollo, Julieta (March 10, 2017). «Una canción diferente». La Tinta. Consultado el June 19, 2021. 
  70. «Sandra Mihanovich y su esposa con positivo de coronavirus». Infocielo. 11 de mayo de 2021. Consultado el June 19, 2021. 
  71. Pardo, Morena (March 7, 2018). «Lesbianas y visibles». enREDando. Consultado el June 19, 2021. 
  72. Strassburger, Juan Manuel (August 16, 2020). «Entrevista a Celeste Carballo». Radar. Página/12. Consultado el June 19, 2021. 
  73. a b «Mujer contra Mujer». Centro Cultural Kirchner. March 7, 2021. Archivado desde el original el March 8, 2021. Consultado el March 8, 2021. 
  74. a b Bistagnino, Paula; Palmeiro, Cecilia. «Tortas, putos y cumbieros». Anfibia. Universidad Nacional de San Martín. Consultado el June 22, 2021. 
  75. Bazán, 2004, pp. 255-256.
  76. Bazán, 2004, p. 256.
  77. «SOMOS». AméricaLee. Centro de Documentación e Investigación de la Cultura de Izquierdas (CeDInCI). June 21, 2016. Consultado el June 19, 2021. 
  78. «La pionera revista feminista "Alfonsina" puede consultarse en linea». AméricaLee. Centro de Documentación e Investigación de la Cultura de Izquierdas (CeDInCI). July 22, 2019. Consultado el June 19, 2021. 
  79. «Honor y gratitud». Página 12. 20 de agosto de 2010. 
  80. «SODOMA». AméricaLee. Centro de Documentación e Investigación de la Cultura de Izquierdas (CeDInCI). August 18, 2016. Consultado el June 19, 2021. 
  81. Carrasco, Adriana. «Cuadernos de existencia lesbiana». Anfibia. Universidad Nacional de San Martín. Consultado el June 20, 2021. 
  82. Morales, Ailén (June 24, 2017). «Lesbianas setentistas en Argentina: reconstruyendo nuestra historia». La Izquierda Diario (en spanish). Consultado el August 4, 2019. 
  83. a b Cano, Virginia (November 2017). «Políticas del archivo y memorias tortilleras: Una lectura de los Cuadernos de existencia lesbiana y Potencia tortillera». Onteaiken (en spanish) (24). Consultado el August 4, 2019. 
  84. Jiménez, Paula (December 12, 2008). «Escribo, luego existo». Página/12 (en spanish). Consultado el August 4, 2019. 
  85. a b «BOLETÍN DE LA COMUNIDAD HOMOSEXUAL ARGENTINA». AméricaLee. Centro de Documentación e Investigación de la Cultura de Izquierdas (CeDInCI). 6 de mayo de 2019. Consultado el June 19, 2021. 
  86. Melo, Adrián (February 24, 2012). «A la ene equis potencia». Soy. Página/12 (en spanish). Consultado el June 5, 2021. 
  87. Melo, Adrián (24 de febrero de 2012). «A la ene equis potencia». Suplemento Soy de Página 12. 
  88. Butierrez, Marce (April 19, 2021). «Mujer se nace: Karina Urbina y el activismo transexual de los años 90». Moléculas Malucas. Consultado el June 15, 2021. 
  89. «KA-BUUM». AméricaLee. Centro de Documentación e Investigación de la Cultura de Izquierdas (CeDInCI). December 16, 2017. Consultado el June 20, 2021. 
  90. «LAS IGUANAS». AméricaLee. Centro de Documentación e Investigación de la Cultura de Izquierdas (CeDInCI). 18 de mayo de 2021. Consultado el June 20, 2021. 
  91. «El Teje, revista travesti». Buenos Aires: lavaca. December 10, 2007. Consultado el June 3, 2020. 
  92. «Editorial (1)». El Teje (Buenos Aires: Centro Cultural Ricardo Rojas) (1). November 2007. Consultado el June 3, 2020. 
  93. Martínez, Cecilia (September 24, 2019). «Cumple 35 años el Rojas, un centro cultural donde experimentar siempre fue la clave». La Nación. Consultado el June 16, 2021. 
  94. Lonzano, Ezequiel (2014). Sexualidades disidentes en el teatro en Buenos Aires durante los años sesenta (doctoral thesis). Universidad de Buenos Aires. Consultado el June 5, 2021. 
  95. a b Fernández, 2004, p. 35
  96. a b Vizgarra, Daniela (2009). «Tacos en las tablas». El Teje (Buenos Aires: Centro Cultural Ricardo Rojas) (5). Consultado el June 11, 2021. 
  97. Cutuli, María Soledad (2013). «Maricas y travestis: repensando experiencias compartidas». Sociedad y Economía (Cali: Universidad del Valle) (24): 183-206. ISSN 1657-6357. 
  98. a b Álvarez, Ana Gabriela (2017). «Cuerpos transitantes: para una historia de las identidades travesti-trans en la Argentina (1960–2000)». Avá. Revista de Antropología (Universidad Nacional de Misiones) (31): 45-71. ISSN 1515-2413. Consultado el June 11, 2021. 
  99. Aguirre, Osvaldo (August 30, 2019). «El Archivo de la Memoria Trans llega a la Web: 8000 imágenes para contar una lucha contra el desprecio». Clarín. Consultado el June 11, 2021. 
  100. Evelyn (Jorge Pérez) (March 6, 2018). «Mi nombre Evelyn: mi historia para el Archivo de La Memoria Trans». Archivo de la Memoria Trans on Facebook. Consultado el June 11, 2021. 
  101. a b c Sepúlveda, Marina (March 29, 2021). «Batato Barea, el mito del "clown travesti literario"». Infobae. Consultado el June 18, 2021. 
  102. Jiménez, Paula (July 20, 2012). «La vida sin Cris». Soy. Página/12 (en spanish). Consultado el June 8, 2021. 
  103. a b «De la vida marginal al glamour de los teatros». Clarín (en spanish). June 2, 1999. Consultado el June 8, 2021. 
  104. «De Elliot Page a Laverne Cox, los artistas trans que están cambiando el mundo del espectáculo». La Nación (en spanish). December 3, 2020. Consultado el June 15, 2021. 
  105. a b Alarcón, Cristian (June 2, 1999). «Cuando la diferencia sale a escena». Página/12. Consultado el June 7, 2021. 
  106. Firpo, Hernán (January 23, 2017). «"Cris Miró fue un prólogo para la ley de Identidad de Género"». Clarín (en spanish). Consultado el June 8, 2021. 
  107. a b Sanguinetti, Gastón (June 1, 2021). «Vida, muerte y leyenda de Cris Miró: marcó un camino y triunfó como vedette en la Argentina». Infobae. 
  108. Soto, Facu (November 25, 2016). «Mirando a Miró». Soy. Página/12. Consultado el June 6, 2021. 
  109. «Decime Cris». Clarín (en spanish). June 4, 1999. Consultado el June 8, 2021. 
  110. De Paulo, Adrián. «"Cris Miró les abrió las puertas a todas las que siguieron"». Diario Popular (en spanish). Consultado el June 6, 2021. 
  111. «De tenor a soprano, la primera artista transexual que brilla en el Teatro Colón». Perfil. December 19, 2019. Consultado el June 18, 2021. 
  112. Tauil, Juan (January 15, 2010). «Reinas de la noche». Soy. Página/12. Consultado el July 12, 2021. 
  113. Recoaro, Nicolás G. (November 11, 2016). «Dios salve a las reinas de la noche drag porteña». Tiempo Argentino. Consultado el July 9, 2021. 
  114. Tauil, Juan (January 17, 2014). «En el cielo, las estrellas». Soy. Página/12. Consultado el July 12, 2021. 
  115. Tauil, Juan (August 15, 2008). «Muñeca brava». Soy. Página/12. Consultado el July 12, 2021. 
  116. Camacho, Mariana Fernández (June 28, 2021). «La Queen: "Cuando crecía, me hubiera encantado que un referente LGBTIQ+ me dijera que no tenga miedo a ser quien soy"». Infobae. Consultado el July 12, 2021. 
  117. Debowicz, Maia (28 de mayo de 2021). «La patria es drag». Soy. Página/12. Consultado el July 9, 2021.