Cueva de los Patriotas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Cueva de los Patriotas
Isla Robinson Crusoe y las Cuevas de los Patriotas..JPG
Vista de la bahía Cumberland, donde se encuentran las cuevas
Localización
País Chile
Ubicación Bandera de Chile Isla Robinson Crusoe, Región de Valparaíso
Características
Tipo Monumento Histórico
Protección del monumento
Declaración Decreto Nº 1858, de 13 de julio de 1979[1]
ID [2]
Coordenadas 33°38′12″S 78°49′57″O / -33.636801, -78.832439Coordenadas: 33°38′12″S 78°49′57″O / -33.636801, -78.832439

La cueva de los patriotas es un conjunto de excavaciones realizadas en el siglo XVIII, durante el mandato del Virrey del Perú José Antonio Manso de Velasco, ubicadas en la bahía Cumberland de la isla Robinson Crusoe (antiguamente llamada Más a Tierra ó Más Atierra), perteneciente al archipiélago de Juan Fernández, Región de Valparaíso.

En un comienzo, fueron utilizadas para albergar a prisioneros condenados por la Real Audiencia de Santiago y Quito.[2]​ Tras la derrota experimentada por las fuerzas independentistas en la Batalla de Rancagua de 1814, diferentes autoridades de la Patria Vieja fueron desterrados a la isla, quienes hicieron uso de las excavaciones para resguardarse de las inclemencias del clima.

Historia[editar]

Colonia[editar]

Durante el siglo XVIII, la isla Robinson Crusoe fue considerada por la Corona Española un buen lugar para la creación de una cárcel que pudiera albergar a los presos condenados por la Real Audiencia de Santiago y Quito. De esta forma, se cumplía un doble propósito: sacar de la sociedad aquellas personas indeseables debido a su comportamiento al margen de la ley y, por otra parte, poblar la isla para mantenerla fuera del alcance de los enemigos de la corona, ordenado mediante una real cédula de 1749.[2]

Debido a lo anterior, el Capitán general de Chile Domingo Ortiz de Rozas, hizo las gestiones para cumplir con lo decretado. Es así que un día 11 de marzo de 1750, zarpó desde Concepción el buque Las Caldas con la primera comitiva que poblaría el lugar. En la instancia no iba ninguna autoridad que representara al rey en la remota isla, por lo cual se le ofreció al Teniente Coronel Juan Navarro Santaella el cargo de Gobernador.[2]

Benjamín Vicuña Mackenna relata el desarrollo del asentamiento de la siguiente manera:

“Comenzó con bríos, cual de ordinario acontece en toda cosa nueva, la faena de los isleños, y echóse la planta de la futura ciudad a la lengua del agua, como en Penco, abriéndose los primeros cimientos de una fortaleza rasante que se denominaría Santa Bárbara y de una iglesia parroquial bajo la advocación de San Antonio (...) Pero, el 25 de mayo de 1751, el mar arrasó con todo y las obras debieron ser reiniciadas.

Por otra parte, la reacción de España para no perder este lugar estratégico se condecía también con el comercio que se podía desarrollar por agentes externos en la isla:

Sus gobernadores son los comerciantes monopolistas de aquella guarnición y presidiarios; mal inevitable y de que es preciso desentenderse por necesidad, y es el otro motivo indicado antes, que impide que los particulares lleven de su costa efectos y comestibles.

Restauración Española[editar]

Tras perder la Batalla de Rancagua, entre el 7 y el 9 de noviembre, las fuerzas realistas tomaron prisioneros a quienes participaron en la revolución de independencia del país, sin ningún juicio previo que explicara los motivos de tales iniciativas. Estos no sabían que mediante la orden del Virrey del Perú, don José Fernando de Abascal, y llevada a cabo por Mariano Osorio, serían desterrados a la isla el día 12 de noviembre en la corbeta Sebastiana. Es así que destacados personajes de la Patria Vieja fueron enviados a Robinson Crusoe, que para comienzos de 1814 se encontraba casi desierta.[5]

Manuel de Salas

Manuel de Salas describe en sus diarios:

El 9 de noviembre de 1814, a las nueve de la noche, nos arrestó el Ayudante don Juan Goyena, y nos condujo al cuerpo de guardia de Talavera en el Palacio viejo, llamándome de orden del General Ossorio con el pretexto de ciertas declaraciones.

El 21 de noviembre arriban los detenidos en la corbeta Sebastiana, que posteriormente sería el medio de transporte por el cual, cada 2 meses, se enviarían víveres a la isla para suministrar las necesidades biológicas de los desterrados.[2]

Los patriotas no eran los únicos detenidos en la isla. Junto a ellos se encontraban condenados por insurgencia y presos comunes, detenidos por asaltos o crímenes menores.[2]

Por otra parte, en 1816 el Rey de España indultó a la población presidiaria de la isla esperando generar apoyo a la causa Española en la Gobernación de Chile, que vislumbrada un resurgimiento de las ideas independentistas. Sin embargo, el Gobernador Casimiro Marcó del Pont hizo caso omiso pues encontraba que la situación del momento era demasiado complicada para, además, liberar a aquellos que lucharon por la Independencia de Chile. Luego que los criollos chilenos ganaran la Batalla de Chacabuco en 1817, estos fueron liberados y llegaron al continente el 31 de marzo del mismo año.[5]

Bernardo O'Higgins le informa a José de San Martín:

La Águila ha regresado felizmente de Juan Fernández, trayéndonos el precioso cargamento de 78 ciudadanos ilustres que gemían en aquel destierro, bajo la tiranizante conducta de los peninsulares.

Bernardo O'Higgins. Marzo, 1817.[5]

Monumento Histórico[editar]

Vista desde el interior de una de las cuevas

El 13 de julio de 1979 mediante Decreto Supremo, se declara Monumento Histórico Nacional de Chile en conjunto al Fuerte Santa Bárbara.[7]

Se consideran Monumentos Históricos:

Son Monumentos Históricos los lugares, ruinas, construcciones y objetos de propiedad fiscal, municipal o particular que por su calidad e interés histórico o artístico o por su antigüedad, sean declarados tales por decreto supremo, dictado a solicitud y previo acuerdo del Consejo.

Ley N.º 17.288 de Monumentos Nacionales, artículo 9, De los Monumentos Históricos.[8]

Patriotas desterrados[editar]

Entre las personas que llegaron a Robinson Crusoe, también se encuentran hijos e hijas que quisieron acompañar a sus progenitores, por ejemplo, Rosario y Santiago Rosales; otros como José María Álamos fueron enviados recién en 1817 a la isla; también hubo criados que debieron acompañar a sus patrones, como es el caso de Atanasio de Blanco Encalada, Carlos de Encalada, Manuel y Pedro de Larraín y Mateo de Cienfuegos; Por lo pronto, también frailes y presbíteros como Pedro Amasa, Diego Espinoza de los Monteros y Gregorio Miranda terminaron detenidos.

En la siguiente lista se enumera a cada uno de los desterrados que fueron liberados en 1817:[2]

Referencias[editar]

  1. «Cueva de los patriotas». monumentos.cl. Consultado el 14 de mayo de 2015. 
  2. a b c d e f Romo Sánchez, Manuel (2004). Prisión de los patriotas chilenos en Juan Fernández, 1814-1817. Apostrophes Ediciones. ISBN 9568230122. 
  3. «Prisión de los patriotas chilenos en Juan Fernández, 1814-1817». Consultado el 26 de abril de 2015. 
  4. Obras completas de Diego Barros Arana. Tomo X: Estudios histórico-bibliográficos, p.179. 
  5. a b c «200 años del presidio en la isla de Juan Fernández». Consultado el 12 de mayo de 2015. 
  6. Mi prisión y destierro en Juan Fernández. Escritos de Manuel de Salas. Tomo II. 
  7. [1]
    • Archivado el 5 de julio de 2015 en la Wayback Machine., Declaración de Monumentos Históricos en Isla Robinson Crusoe (V Región).
  8. «Ley Nº 17.288 de Monumentos Nacionales y Normas Relacionadas». Archivado desde el original el 28 de mayo de 2015. Consultado el 12 de mayo de 15. 

Enlaces externos[editar]