Cuestión de Olivenza

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Situación de Olivenza en un mapa cartográfico de la frontera occidental española en 1773, obra de Tomás López de Vargas Machuca.
Muralla abaluartada de Olivenza

La Cuestión de Olivenza es como se conoce a la controversia mantenida por algunos sectores de la sociedad portuguesa sobre la titularidad española de la soberanía de las ciudades y municipios de Olivenza y Táliga, en la provincia de Badajoz, junto a la frontera con Portugal.

Poco conocido en España, es un asunto alimentado desde el siglo XIX en la opinión pública lusitana por el movimiento irredentista y los sectores interesados en mantener vivo el distanciamiento tradicional de ambos países,[1]​ habiendo sido objeto de numerosas publicaciones. En ellas se destacan las numerosas actividades e iniciativas de diversas organizaciones y asociaciones, que buscan influir en las políticas diplomáticas de las autoridades portuguesas para reclamar la restitución del territorio oliventino, que formó parte de Portugal desde 1297 a 1657, y desde 1668 a 1801, basándose principalmente en el considerado incumplimiento por España de las estipulaciones del antiguo Congreso de Viena de 1815.

Aunque la reclamación activa formó parte de la política internacional portuguesa durante varios decenios, diversos tratados sobre los límites de la conocida como La Raya firmados desde mediados siglo XIX llevaron al cambio de la atención portuguesa sobre el asunto que quedó relegado de la agenda política de los diferentes gobiernos, y de manera más marcada a raíz del proceso de integración ibérico desde 1986 en la Unión Europea, actitud que quedó resumida en 2003 en las palabra de su ministro de Asuntos Exteriores:[2]

(...) la cuestión de Olivenza «está congelada y no debe reabrirse» (...) «el problema de Olivenza está congelado desde el Tratado de Viena de 1815», (...) no descartando que la cuestión pueda resolverse en «otro momento».

«Portugal desmiente a la CIA y niega que haya un conflicto por Olivenza», El Periódico de Extremadura, 5 de septiembre de 2003.

No obstante, la acción de presión de los grupos irredentistas ha conseguido con éxito hacerse eco en situaciones puntuales como la que en 2004, llevó una iniciativa popular con 5000 firmas a la Asamblea de la República Portuguesa que trasladó la pregunta al gobierno de José Manuel Durão Barroso quien mantuvo la postura oficial tradicional que si bien pasa por la reivindicación tácita del territorio, considera que no se deben malgastar esfuerzos en cuestiones consideradas poco prácticas y potencialmente problemáticas.[3]

El carácter sin embargo minoritario de estas acciones y la preocupación de los representantes públicos por otros problemas de mayor relevancia quedó de manifiesto con un nuevo hito en el proceso de cooperación entre España y Portugal, alcanzado en marzo de 2008 en la Declaración de Olivenza por la que quedó constituida la primera Euro-región ibérica que agrupa a varios municipios en el entorno de La Raya.

Origen y soberanía de Olivenza[editar]

Fundada por la Orden de los Templarios a mediados del siglo XIII tras la anexión del dominio almohade de Badajoz en 1230 por el rey Alfonso IX de León, la ciudad ha cambiado de soberanía en diversas ocasiones a lo largo de la historia.

En el año 1297, por el tratado de Alcañices, Olivenza y otras plazas leonesas pasan a ser posesión de Dionisio I de Portugal. En 1657, el Duque de San Germán recupera la tierra oliventina para la Monarquía Hispánica [más adelante, Reino de España] durante la Guerra de Restauración, hasta que en 1668 se firma en Lisboa un nuevo tratado de paz que devuelve la soberanía portuguesa a la plaza de Olivenza. En 1801, España y Francia declaran la guerra a Portugal en represalia por su alianza con Gran Bretaña, llevando a la invasión del país lusitano en la breve campaña conocida como Guerra de las Naranjas, siendo Olivenza ocupada por las fuerzas españolas, quedando bajo soberanía española desde entonces, según los términos del Tratado de Badajoz, siendo este el último cambio de dominio territorial experimentado y no será hasta el Congreso de Viena de 1815 que se abrirá el capítulo de la reclamación portuguesa y de la cuestión de Olivenza.

El Congreso de Viena y Tratados posteriores: surgimiento del irrendentismo[editar]

Olivenza y Táliga, España.
Municipio de Olivenza, Badajoz.
Municipio de Táliga, Badajoz.

El fin del enfrentamiento entre España y Portugal con el Primer Imperio Francés de Napoleón I en el marco del conflicto general europeo de las Guerras Napoleónicas y de la Independencia Española, permitirá que las reivindicaciones portuguesas recurran a las resoluciones del Congreso de Viena para pedir la soberanía sobre la villa pacense, sin que quedase clara la aceptación de España de los puntos que en Viena aludían a la cuestión de Olivenza. Desde entonces, Portugal insiste en que el pueblo fronterizo es por derecho de soberanía lusa, en tanto que España no reconoce la existencia de un litigio sobre el tema.

Siglo XXI[editar]

En 2003, la cuestión de Olivenza reapareció polémicamente en los medios de comunicación españoles al darse a conocer en el informe The World Factbook publicado por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de los Estados Unidos, en el que se menciona la reclamación portuguesa[4]​ siendo considerado por algunos medios españoles como un reconocimiento injustificado del conflicto entre España y Portugal por la soberanía de Olivenza que las autoridades españolas niegan existir.[5]​ Por su parte, el gobierno portugués en boca de su ministro de Asuntos Exteriores, Martins da Cruz manifestó al respecto de la publicación de la CIA, que la cuestión de Olivenza "está congelada y no debe reabrirse", asegurando que "el problema de Olivenza está congelado desde el Tratado de Viena de 1815", rechazado por España que se negó a ceder el territorio a Portugal, aunque no descartó que la cuestión pueda resolverse "en otro momento".[6][7]

Al encuentro de las posiciones oficiales y del incremento de las relaciones de cooperación hispanoportuguesas, la presión de los grupos irredentistas, que había tomado por objetivo el acuerdo alcanzado en la cumbre bilateral de Quinta do Lago de 1990 entre la administración de Felipe González y Cavaco Silva para la recuperación del histórico puente de Ayuda y la construcción de uno nuevo entre ambas riberas del río Guadiana, se puso de manifiesto en 2006, cuando la asociación Amigos de Olivença logró del Tribunal de Évora, la orden de reapertura de una instrucción judicial anteriormente archivada tras una denuncia de presunto delito de daño en contra de los responsables españoles de la obra de restauración realizadas en 2003 en los vestigios de A Ponte de Nossa Senhora de Ajuda y de un delito de denegación de justicia al alcalde de Elvas y el director del Instituto Portugués de Patrimonio Arquitectónico.[8]

Sin embargo, a pesar de esta actividad de estas organizaciones, un nuevo hito en el proceso de cooperación entre España y Portugal fue alcanzado en marzo de 2008 y plasmado en la Declaración de Olivenza por la que ha quedado constituida la primera Euro-región ibérica que agrupa a varios municipios en el entorno de A raya,[9]​ con una población de más de 260.000 habitantes y con el objeto de presentar proyectos conjuntos en la Unión Europea que ayuden en la obtención de fondos con los que desarrollar la economía y progreso de la zona.[10]

Véase también[editar]

Notas y referencias[editar]

Obras[editar]

  • Carlos R. Fernández Liesa, La Cuestión De Olivenza. Editorial Tirant Lo Blanch. ISBN 84-8456-189-5.