Califato ortodoxo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Cuatro Califas Ortodoxos»)
Saltar a: navegación, búsqueda
خلفاء راشدون
al-Khulafāʔu r-Rāshidūn
Califato ortodoxo

(632) Muslim Conquest.PNG
(642) LocationByzantineEmpire 550.png
(651) Carte empire Sassanide.png

632-661

Umayyad Flag.svg

Bandera de

Ubicación de
Expansión de los diferentes califas:     Expansión durante la era de Mahoma 622-632      Expansión durante los cuatro primeros califas 632-661      Expansión de la dinastía Omeya 661-750
Capital Medina, después Kufa
Idioma oficial Árabe clásico
Otros idiomas Copto, persa medio, siríaco, etc.
Religión Islam
Gobierno Califato
Califas
 • 632-634 Abu Bakr as-Siddiq
 • 634-644 Omar ibn al-Khattab
 • 644-656 Uthman Ibn Affan
 • 656-661 Ali ibn Abi Talib
Historia
 • A la muerte de Mahoma, Abu Bakr fue designado califa 632
 • Fin de la conquista de la Siria bizantina 638
 • Fin de la conquista del Egipto bizantino 641
 • Primera expedición contra el exarcado de Cartago 647
 • Fin de la conquista de Persia 651
 • Primera fitna 656-661
 • Asesinato del califa Alí e instauración de la dinastía de los Omeyas 661

El califato bien guiado o califato Rashidun (en árabe: الخلفاء الراشدون al-ḫulafāʔ ar-rāshidūn) es el nombre que se da en la tradición musulmana sunní a los cuatro primeros califas que sucedieron a Mahoma, desde el 632 al 661. En muchas lenguas europeas se les conoce también como califas ortodoxos. Los sunníes de lengua urdu a veces les llaman los cuatro amigos (چار یار, chaar yaar) y a su dominio el reinado de los cuatro califas.

Algunos incluyen a Hasan ibn Ali, hijo de Alí, como el quinto califa rāshid.

Según los chiíes, el primer califa fue Alí seguido de los imames chiíes, pues aducen que esta sucesión la decidió el mismo Mahoma.

Para los jariyitas (abadíes), no hubo más que dos califas bien guiados, ya que, en su opinión, sólo parte de los califatos de Uthmán y Alí ibn Abi Tálib fueron bien guiados.

Historia[editar]

Mahoma murió en 632 sin especificar quien sería su sucesor ni cómo habría de ser elegido. De hecho, Abu Bakr as-Siddiq fue nombrado por algunos de sus compañeros. Abu Bakr se convirtió así en el primer califa. Durante el califato de Abu Bakr (632-634) el islam expandió su influencia por toda Arabia. Se sospecha que la muerte de Abu Bakr fue provocada por envenenamiento.

Tras la muerte de Abu Bakr en 634, le sucedió en el califato Umar ibn al-Jattab, otro de los suegros del profeta. Durante el califato de Umar (634-644) se sucedió una guerra contra el Imperio bizantino y Persia por las cuales tomo posesión de Siria, Palestina, Egipto y Mesopotamia.

Por otra parte destaca el Califato de Umar como posiblemente el mejor que hubo debido a su gran capacidad de liderazgo y al justo reparto de los botines entre toda la Umma, tanto él como Abu Bakr y los siguientes califas basarán sus vidas en la pobreza y en el trabajo continuo que arrastraba el Califato, teniendo que atender a las agresiones recibidas por parte del Imperio Bizantino y del Sasánida en los múltiples frentes y atendiendo a los asuntos del Califato. También destacó por dar una paga a las personas que tuvieran hijos para su manutención y en muchas ocasiones accedió a pagar deudas que tenían algunos cristianos del propio tesoro, también destacó por abrogar el impuesto de yizia a los ancianos no musulmanes por constituir una carga y les destinó una incipiente pensión para mantenerse.

Su justicia le ganó el respeto de todos los musulmanes y el temor de los imperios circundantes.

Umar fue asesinado por un sirviente capturado en la conquista de Persia llamado Firūz quien durante el salat clavó un puñal en la espalda del califa bien guiado muriendo este en el 644.

A Umar le sucedió Uthman ibn Affan. Durante el califato de Uthman (644-656) se produjeron una serie de acontecimientos que empezaron a desestabilizar el califato, entre los cuales destaca la rebelión de los Jawarish que eran personas que manipulaban los textos sagrados para su propio interés. Esto se refleja en toda la campaña de difamación que acometieron contra el califa Uthman llegando incluso a convencer a Muhammad ibn Abu Bakr de que el califa le quería asesinar. Los Jawarish desafiaron la autoridad del califa al instalarse en las afueras de la ciudad de Medina cercando la ciudad y exigiendo su dimisión por no cumplir con sus peticiones partidistas, la respuesta del califa fue una negativa rotunda y rechazó la opción de combatirles a pesar de disponer de su sobrino Muawya en Siria quien tenía bajo su mando uno de los mejores regimientos del ejército islámico. En su lugar Uthman optó por el diálogo, lo que exacerbó y animó a los Jawarish a seguir presionando llegando incluso a oprimirle al bloquear la puerta de su mismo hogar para evitar que su familia trajera agua y asesinando a las personas que se congregaban a escucharle.

Finalmente, en el año 656 un grupo de estos Jawarish consiguieron entrar en su hogar y acabaron degollándolo.

El califato de Uthman ibn Affan es uno de los más importantes debido a que acometió la tarea de escribir en libro el Corán, el cual se había conservado en partes sueltas y además habían versiones algo distintas. En este sentido Uthman congregó a los compañeros del Profeta que seguían vivos y entre todos reunieron las partes sueltas y encargó a tres de ellos que escribieran el Corán. Finalmente se mantuvo la versión más veraz y se quemaron las otras versiones para evitar confusiones, estableciéndose ese Corán como el oficial.

Por último destaca la personalidad de Uthman debido a que gastó todas sus riquezas en la causa islámica contribuyendo a todo tipo de edificaciones que necesitaba la Umma y contribuyendo también al bienestar general.

Le sucedió el primo y yerno de Mahoma, Ali ibn Abi Talib. Obligado por el pueblo de Medina, Alí asumió el califato heredando toda la inestabilidad que ya había en el periodo del califa anterior. En este sentido hubo una facción de los musulmanes que exigió a Alí vengar la muerte del califa Uthman castigando severamente a los Jawarish, no obstante la postura del califa Alí fue la de primero restablecer la estabilidad y después establecer justicia; esto tuvo como consecuencia la rebelión de Muawya quien se negó a obedecer al califa hasta que se ajusticiara a los Jawarish por la muerte de su tío; esto finalmente se tradujo a la primera Fitna que tuvo solamente tintes políticos no religiosos como otros pretenden manifestar en la cultura popular. En esta fitna se enfrentaron los ejércitos liderados por Alí contra Sham (Siria) la cual estaba bajo el gobierno de Muawya, apenas hubo un claro vencedor durante la contienda.

En cuanto a los Jawarish, resulta irónico que, durante el cerco de Medina en el periodo del califato de Uthman, llegaron incluso a reclamar el ascenso al califato por parte de Alí, quien según ellos lo merecía más que Uthman, esperando obtener beneficios por parte del califa. Al ver que el nuevo califa no cedió a sus peticiones se rebelaron nuevamente contra él. En un primer momento Alí apostó por el diálogo enviando a un compañero de confianza a debatir con ellos, diciéndole su célebre frase «ve y debate con ellos empleando la Sunna y no el Corán» —esto se debe a que los Jawarish empleaban el Corán para justificar sus posturas, aprovechándose del margen de maniobra que dejaban los versículos para la interpretación, y por ello Alí apostó por la Sunna ya que esta especificaba los versículos por parte del profeta—. Tras el debate, y vista la intransigencia de los Jawarish al continuar reivindicando sus intereses sin cesar la actividad hostil, el califa Alí les declaró la guerra, llegando estos incluso a declarar incrédulo (kafir) al mismo Alí.

En el año 661 los Jawarish prepararon dos atentados, uno contra Alí en Kufa y otro contra Muawya en Siria; en la ejecución del plan acabaron por asesinar a Alí cuando estaba en la mezquita de Kufa, mientras que Muawya sobrevivió a las puñaladas que le asestó el encargado de su asesinato.

Tras este incidente fue elegido califa Hasan ibn Ali cuyo califato duró 6 meses en los que buscó la mediación y la finalización de la contienda con Muawya debido a su profundo espíritu religioso y a la nostalgia de la unidad islámica; por consiguiente se reunió con Muawya, donde tras dialogar llegaron a una solución pacífica del conflicto en la que voluntariamente Hasan ibn Ali cedió el califato a Muawya como símbolo de la nueva hermandad entre musulmanes y como ejemplo de diplomacia.

Muawya prometió dar el califato a Hasan tras su muerte pero este murió durante su califato por lo que el califa tras la presión de sus consejeros y por la crítica situación en las fronteras con Bizancio acabó por ceder el califato a su hijo Yazid ibn Muawya en el 680 quien era un habilidoso comandante. Con este acontecimiento se dio por finalizada la práctica electiva del califa pasando ahora a ser una cuestión hereditaria, perdiendo la pureza que caracterizaba a los primeros califas, siendo ahora la responsabilidad no del más apropiado sino del heredero.

Cronología[editar]

Ali ibn Abi Talib Uthman ibn Affan Umar ibn al-Jattab Abu Bakr

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • C. T. R. Hewer; Allan Anderson (2006). Understanding Islam: The First Ten Steps, Hymns Ancient and Modern Ltd. p. 37. ISBN 9780334040323.
  • Anheier, Helmut K.; Juergensmeyer, Mark, eds. (9 Mar 2012). Encyclopedia of Global Studies. SAGE Publications. p. 151. ISBN 9781412994224.
  • Claire Alkouatli (2007). Islam. Marshall Cavendish. p. 44. ISBN 9780761421207.
  • Catharina Raudvere, Islam: An Introduction, (I.B.Tauris, 2015), 51-54.
  • Asma Afsaruddin (2008). The first Muslims: history and memory. Oneworld.

Enlaces externos[editar]