Cuarto oscuro (sexualidad)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Se denomina cuarto oscuro a ciertas salas de algunos locales públicos (discotecas, saunas o bares, especialmente los destinados a un público gay)[1]​ en las que, con una iluminación muy baja o nula, los clientes mantienen encuentros sexuales de forma anónima con desconocidos. Esta acepción no está recogida en el Diccionario de la Real Academia Española, pero su uso es muy frecuente y aparece registrada en textos sanitarios oficiales,[1]​ obras lexicográficas,[2]​ literarias,[3]​ o periodísticas.[4]

Origen[editar]

En el siglo XVIII se tiene noticia de la existencia en Londres de lugares de encuentros para homosexuales (conocidos como molly houses) con habitaciones para encuentros sexuales[5]​ que podrían considerarse como precedentes de los bares gais.

Los primeros cuartos oscuros (darkrooms o backrooms en inglés) aparecieron en Estados Unidos en los años 60, en locales, sobre todo bares, destinados a un público homosexual. Fue una de las manifestaciones de la llamada revolución sexual.[6]​ La condena religiosa y social a las relaciones homosexuales explica la aparición de estos lugares donde se conseguían encuentros eróticos rápidos y generalmente anónimos en un ambiente que favorecía la desinhibición. Para algunos autores, el cuarto oscuro representa una suerte de recuperación moderna de las orgías de la Antigüedad, en las que el sexo dejaba de ser algo íntimo y se convertía en una manifestación colectiva.[6]​ La aparición del sida y su transformación en una pandemia mundial afectó notablemente a esta clase de prácticas, sobre todo en EE. UU.

España[editar]

Fue especialmente famoso el cuarto oscuro de la discoteca Martin's de Barcelona, que Guasch y Vélez-Pelligrin (2008) califican de gran laboratorio de la experimentación sexual.[6]​ En Madrid, el cuarto oscuro del bar Strong estaba considerado uno de los mayores de Europa.[7]

Referencias en el arte[editar]

Literatura[editar]

La novela de Isaac Rosa La habitación oscura (2013) trata sobre un cuarto oscuro particular, en el que un grupo de amigos jóvenes se desinhiben y mantienen relaciones sexuales.[8]

Referencias[editar]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. a b En un texto de Ministerio de Sanidad y Consumo de España (2003) se define así al cuarto oscuro:

    Espacio o habitación, generalmente situado en el interior de locales de encuentro homosexual como bares o discotecas, donde se practica sexo de forma anónima. Suelen estar poco iluminados y desprovistos de elementos decorativos o accesorios, exceptuando aquellos situados en locales donde se practica el sexo duro (bares "Eláter" o s/m) en los que puede aparecer elementos favorecedores para ciertas prácticas (slings, bancos, bañeras...). El acceso al cuarto oscuro no suele estar indicado, pero un marco de puerta sin iluminar o una tela o cortina pueden ser indicativos de su localización

    Prevención del VIH/SIDA y otras infecciones de transmisión sexual en personas que ejercen la prostitución. Elementos clave para el desarrollo de programas
  2. RUIZ, Ciriaco: Diccionario ejemplificado de argot. Barcelona: Ediciones Península-Cilus, Diccionarios Universidad de Salamanca, 2001.
  3. Lo convencieron para que los llevara al centro de la ciudad a recorrer el circuito de los bares. Acabaron en uno de "ambiente", de maricas, vamos. [...] Un maligno presentimiento la empujó al cuarto oscuro y, prendiendo de vez en cuando el encendedor, lo llamó repetidas veces en voz baja. ROSSETTI, Ana: Alevosías. Barcelona: Tusquets, 1991.
  4. El Diario Málaga-Costa del Sol, por ejemplo, define así el término: en el cuarto oscuro (zona reservada a los contactos íntimos) quedaban dos clientes del bar. Diario Málaga-Costa del Sol, 22 de enero de 2004.
  5. Warren Johansson: «Molly Houses»), en: Wayne R. Dynes (Hrsg.): The Encyclopedia of Homosexuality (Garland Reference Library of Social Science), Taylor & Francis, März 1990, ISBN 0-8240-6544-1, S. 827
  6. a b c Guasch-Vélez-Pelligrin (2008) p. 226
  7. GQ (2011).
  8. Ferrer, Jesús: «Isaac Rosa, en la caverna», La Razón, 3 de octubre de 2013.