Crono

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Cronos»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Crono armado con la hoz contra su padre. (Aubin-Louis Millin, Galerie mythologique, 1811.)

En la mitología griega, Crono[1] o Cronos[2] (en griego antiguo Κρόνος Krónos, en latín Cronus)[3] [4] era el principal (y en algunos mitos el más joven) de la primera generación de Titanes, descendientes divinos de Gea (la tierra) y Urano, (el cielo). Crono derrocó a su padre Urano y gobernó durante la mitológica edad dorada, hasta que fue derrocado por sus propios hijos, Zeus, Hades y Poseidón, y encerrado en el Tártaro[5] o enviado a gobernar el paraíso de los Campos Elíseos.[6]

Se le solía representar con una hoz o guadaña, que usó como arma para castrar y destronar a su padre, Urano. En Atenas se celebraba el duodécimo día de cada mes (Hekatombaion) una fiesta llamada Cronia en honor a Crono para celebrar la cosecha, sugiriendo que, como resultado de su relación con la virtuosa edad dorada, seguía presidiendo como patrón de la cosecha. Crono también fue identificado en la antigüedad clásica con el dios romano Saturno.

Nombre y mitología comparada[editar]

H. J. Rose señaló que los intentos de dar a Kronos una etimología griega habían fracasado.[7]

Michael Janda ofrece un etimología auténticamente indoeuropea de ‘el cortador’, a partir de la raíz *(s)ker-, ‘cortar’ (griego κείρω), motivado por la acción característica de Crono de «cortar el cielo» (o los genitales del Urano antropomórfico). El reflejo indoiraní de la raíz es kar, que generalmente significa ‘hacer’, ‘crear’ (de aquí karma), pero Janda argumenta que el significado original de ‘cortar’ en un sentido cosmogónico sigue preservándose en algunos versos del Rig-veda sobre el heroico ‘corte’ de Indra, que como el de Crono resultó en creación:

RV 10.104.10 ārdayad vṛtram akṛṇod ulokaṃ
RV 6.47.4 varṣmāṇaṃ divo akṛṇod
‘golpeó a Vritra fatalmente, cortando [> creando] un camino despejado’
‘cortó [> creó] la majestuosidad del cielo’

Esto puede apuntar a un mitema protoindoeuropeo reconstruido como *(s)kert wersmn diwos, ‘mediante un corte creó la majestuosidad del cielo’.[8] El mito de Crono castrando a Urano tiene paralelos con la Canción de Kumarbi, en el que Anu (los cielos) es castrado por Kumarbi. En la Canción de Ullikummi, Teshub usa la «hoz con la que el cielo y la tierra fueron separados una vez» para derrotar al monstruo Ullikummi,[9] estableciendo la «castración» de los cielos por medio de una hoz como parte de un mito de creación, en origen un corte creando una abertura o brecha entre el cielo (imaginado como una bóveda de piedra) y la tierra que permitió el comienzo del tiempo y la historia humana.[10]

Crono ha sido refundido con el nombre de Chronos (Χρόνος), la personificación del tiempo en la antigüedad clásica.[11] En el Renacimiento, la combinación de Crono y Chronos dio origen a «Padre Tiempo» que blande una guadaña para cosechar.

Una teoría debatida en el siglo XIX, y que a veces sigue ofreciéndose algo apologéticamente,[12] sostiene que Kronos está relacionado con ‘astado’, asumiendo una derivación semítica desde qrn.[13] La objeción de Andrew Lang acerca de que Crono nunca fue representado con cuernos en el arte helénico,[14] fue respondida por Robert Brown,[15] que argumentó que en el uso semítico, al igual que en la Biblia hebrea, qeren significaba ‘poder’. Cuando los escritores griegos se encontraron con la deidad levantina El, tradujeron su nombre como Kronos.[16]

En la mitología griega y los antiguos mitos[editar]

En el antiguo mito registrado por Hesíodo en su Teogonía, Crono envidiaba el poder de su padre y gobernante del universo, Urano. Éste se había ganado la enemistad de Gea, madre de Crono y los demás Titanes, cuando escondió a sus hijos gigantes menores, los Cíclopes de un solo ojo y los Hecatónquiros de cien brazos, en el Tártaro para que no vieran la luz. Gea creó una gran hoz de pedernal y reunió a Crono y sus hermanos para convencerlos de que matasen a Urano. Solo Crono estuvo dispuesto a cumplir su voluntad, así que Gea le dio la hoz y le hizo tender una emboscada. Cuando Urano se encontró con Gea, Crono lo atacó con la hoz y lo castró. De la sangre (o, según algunas pocas fuentes, del semen) que salpicó en la Tierra surgieron los Gigantes, las Erinias y las Melias. Crono arrojó al mar la hoz (que dio origen a la isla de Corfú) y los genitales amputados de Urano. A su alrededor surgió del miembro una espuma de la que emergió Afrodita.[17] Por esto, Urano juró venganza y llamó a sus hijos titenes (según Hesíodo ‘los que abusan’, la fuente del nombre «Titán», pero esta etimología está discutida) por exceder sus límites y osar cometer tal acto.

En una versión alternativa de este mito, un Crono más benévolo derrocó al malvado Titán serpiente Ofión. Al hacerlo liberó al mundo de su esclavitud y por un tiempo gobernó justamente.

Tras derrotar a Urano, Crono volvió a encerrar en el Tártaro a los Hecatónquiros y los Cíclopes, a quienes temía, y los dejó bajo la custodia de la monstruosa carcelera Campe. Subió al trono junto a su hermana Rea como reyes de los dioses. Esta época del reinado de Crono se denominó la edad dorada, pues la gente de entonces no necesitaba leyes ni reglas: todos hacían lo correcto y no existía la inmoralidad.

Crono supo de Gea que estaba destinado a ser derrocado por uno de sus propios hijos, como él había derrotado a su padre. Por ello, aunque fue padre con Rea de los dioses Deméter, Hera, Hades, Hestia y Poseidón, se los tragaba tan pronto como nacían. Cuando iba a nacer su sexto hijo, Zeus, Rea pidió a Gea que pensara un plan para salvarlos y que así finalmente Crono tuviese el justo castigo a sus actos contra su padre y sus propios hijos. Rea dio a luz en secreto a Zeus en la isla de Creta y entregó a Crono una piedra envuelta en pañales, también conocida como Ónfalos, que éste tragó enseguida sin desconfiar creyendo que era su hijo.

Rea mantuvo oculto a Zeus en una cueva del monte Ida en Creta. Según algunas versiones de la historia, Zeus fue criado por una cabra llamada Amaltea, mientras una compañía de Curetes o Coribantes, bailarines armados, gritaban y daban palmadas para hacer ruido y que así Crono no oyese los llantos del niño. En otras versiones Zeus era criado por una ninfa llamada Adamantea, que lo escondía colgándolo con una cuerda de un árbol, de forma que quedara suspendido entre la tierra, el mar y el cielo (sobre los que gobernaba su padre, Crono). Incluso en otras versiones, Zeus era criado por su abuela Gea; por una ninfa llamada Cinosura, a quien en agradecimiento Zeus subió entre las estrellas tras su muerte; o por Melisa, quien lo alimentó con leche de cabra.

Cuando hubo crecido, Zeus usó un veneno que le dio Gea para obligar a Crono a regurgitar el contenido de su estómago en orden inverso: primero la piedra, que se la dejó a Pitón bajo las cañadas del Parnaso como señal a los hombres mortales, y después al resto de sus hermanos. En algunas versiones, Metis le daba a Crono un emético para obligarlo a vomitar los niños, y en otras Zeus abría el estómago de Crono. Tras liberar a sus hermanos, Zeus liberó del Tártaro a los Hecatónquiros y los Cíclopes, quienes forjaron para él sus rayos, el tridente para Poseidón y el casco de oscuridad para Hades. En una gran guerra llamada la Titanomaquia, Zeus y sus hermanos y hermanas derrocaron con la ayuda de los Hecatónquiros y los Cíclopes a Crono y a los otros Titanes. Tras esto, muchos de ellos fueron encerrados en el Tártaro, si bien otros no (como Rea, Metis, Epimeteo, Menecio, Hécate, Océano y Prometeo entre otros cuantos). Gea engendró al monstruo Tifón para vengar a los encarcelados Titanes, pero Zeus terminaría venciéndolo.

Los relatos sobre el destino de Crono tras la Titanomaquia difieren. En la tradición homérica y hesiódica, fue encarcelado con los demás Titanes en el Tártaro.[18] En los poemas órficos, fue encerrado por toda la eternidad en la cueva de Nix.[cita requerida] Una interpolación en Trabajos y días[19] indica que Crono fue luego liberado por voluntad de Zeus, y que desde entonces fue rey de las islas de los Bienaventurados.[20] Píndaro muestra la influencia de esta versión en algunos versos.[21] También describe su liberación del Tártaro, siendo entonces coronado rey del Elíseo por Zeus.[cita requerida]

En una versión libia relatada por Diodoro Sículo (siglo I a. C.), se dice que Crono o Saturno, hijo de Urano y Titea, reinó sobre Italia, Sicilia y el Norte de África. Diodoro cita como evidencia los picos de Sicilia que su época eran llamados Cronia. Crono, junto a los Titanes, luchó y terminó derrotando a su hermano Júpiter, que reinaba en Creta, y a su cuñado Hamón, que reinaba en Nisa, una isla del río Tritón, en algún lugar de África. Crono tomó a su hermana Rea de Hamón para que fuera su propia esposa. A su vez, Crono fue derrotado por Baco o Dioniso, el hijo de Hamón, quien designó al hijo de Crono y Rea, Júpiter Olimpo, gobernante de Egipto. Baco y Júpiter Olimpo unieron entonces sus fuerzas para derrotar a los Titanes que quedaban en Creta, y a la muerte de Baco, Júpiter Olimpo heredó todos los reinos, convirtiéndose en señor del mundo.[22]

Crono es mencionado de nuevo en los Oráculos sibilinos, particularmente en el libro III, donde Crono, Titán y Jápeto, los tres hijos de Urano y Gea, reciben cada uno un tercio de la Tierra, y Crono es nombrado rey de todos. Tras la muerte de Urano, los hijos de Titán intentaron destruir a la descendencia masculina de Crono y Rea tan pronto como nacían, pero en Dódona Rea dio a luz en secreto a sus hijos Zeus, Poseidón y Hades, enviándolos a Frigia para ser criados al cuidado de tres cretenses. Tras saber esto, sesenta hombres de Titán encarcelaron a Crono y Rea, provocando que sus hijos declarasen y libraran la primera de todas las guerras contra ellos. Esta versión no menciona nada de la muerte de Urano a manos de Crono o del intento de matar a sus hijos.

El Crono fenicio[editar]

Cuando los helenos se encontraron con los fenicios y luego con los hebreos, identificaron al El semítico, mediante interpretatio graeca, con Crono. La asociación fue registrada c. 100 d. C. por Filón de Biblos en su historia fenicia, como cuenta Eusebio en su Praeparatio evangelica.[23] La versión de Filón, atribuida por Eusebio al semilegendario historiador fenicio anterior a la Guerra de Troya Sanconiatón, señala que Crono fue originalmente un gobernante cananita que fundó Biblos y fue posteriormente deificado. Esta versión da como nombre alternativo Elus o Ilus, y afirma que en 32.º año de su reinado, emasculó, asesinó y deificó a su padre Epigeo o Autoctón «a quien más tarde llamaron Urano». También afirma que tras la invención de los barcos, Crono, visitando el «mundo inhabitable», legó el Ática a su propia hija Atenea y Egipto a Tot, el hijo de Misor e inventor de la escritura.[24]

Consortes y descendencia[editar]

Se aplica el nombre de Crónidas a los hijos de Crono y Rea.

En la mitología romana y la cultura posterior[editar]

Mientras los griegos consideraban a Crono una fuerza cruel y tempestuosa de caos y desorden, creyendo que los dioses olímpicos habían traído una época de paz y orden al arrebatar el poder a los groseros y maliciosos Titanes, los romanos adoptaron una visión más positiva e inocua de esta deidad, al refundirla con su dios indígena Saturno. Consecuentemente, mientras los griegos consideraban a Crono una mera etapa intermedia entre Urano y Zeus, fue un aspecto mucho más importante de la mitología y religión romanas: la Saturnalia fue una fiesta celebrada en su honor, y existió al menos un templo a él dedicado ya en la antigua monarquía romana.

Su asociación con la edad dorada terminó haciendo que se convirtiera en el dios del «tiempo humano», es decir, los calendarios, las estaciones y las cosechas (aunque no debe ser confundido con Chronos, la personificación sin relación alguna del tiempo en general, como sucedió con frecuencia entre los investigadores alejandrinos y durante el Renacimiento). Como resultado de la importancia de Crono para los romanos, su variante romana, Saturno, ha tenido una gran influencia en la cultura occidental. El séptimo día de la semana judeocristiana se llamaba en latín Dies Saturni (‘Día de Saturno’), en lo que supone la fuente del nombre de este día en idiomas como el inglés (Saturday). En astronomía, el planeta Saturno recibe su nombre del dios romano, siendo el más externo de los objetos celestes visibles sin ayuda.

En ocasiones, Cronos hace referencia a la forma en la que ciertas condiciones impiden el desarrollo de algo. Es pues una metáfora que compara el impedimento de iniciar un proyecto con la manera en la que Cronos devoraba a sus hijos.

Notas[editar]

  1. Término como Crono:
  2. Término como Cronos:
  3. Ramón José Sender (1980). Cronus y la señora con rabo. Destino. p. 108. ISBN 9788423310739. http://books.google.es/books?ei=d81xT9f_EIWgtwfSpeDADw&hl=es&id=CKYqAQAAMAAJ&q=%22Cronus+es+la+palabra+latina+y+viene+del+griego%22#search_anchor. Consultado el 27 de marzo de 2012. 
  4. Algunos autores, como Andrew Lang, lo llaman habitualmente Cronos, una forma que no es griega ni latina, como Robert Brown señaló en Semitic Influence in Hellenic Mythology (1898) pp. 112–13.
  5. Según la Ilíada de Homero y la Teogonía de Hesíodo.
  6. Según las Odas de Píndaro.
  7. Rose, H. J. (1928). A Handbook of Greek Mythology. p. 43. 
  8. Janda, Michael (2010). Die Musik nach dem Chaos. Innsbruck: Innsbrucker Beiträge zur Kulturwissenschaft. pp. 54–56. ISBN 9783851242270. 
  9. Graf, Fritz; Marier, Thomas (1996). Greek mythology: an introduction. p. 88. ISBN 9780801853951. 
  10. Janda (2010), p. 54 y passim.
  11. Liddell, H. G.; Scott, R.; Jones, H. S., «Κρόνος», A Greek-English Lexicon, http://www.perseus.tufts.edu/hopper/text?doc=Perseus%3Atext%3A1999.04.0057%3Aentry%3D*kro%2Fnos 
  12. «Nos gustaría considerar si la raíz semítica q r n podría estar relacionada con el nombre Kronos», sugiere A. P. Bos, tan tarde como en 1989, en Cosmic and Meta-cosmic Theology in Aristotle's Lost Dialogues (1989) p. 11 nota 26.
  13. Como por ejemplo en H. Lewy (1895), Die semitischen Fremdwörter in Griechischen p. 216 y Robert Brown (1877), The Great Dionysiak Myth ii.127. «Kronos significa ‘el astado’», afirmó previamente el reverendo Alexander Hislop en The Two Babylons; or, The papal worship proved to be the worship of Nimrod and his wife, 2.ª ed. (1862) p. 46, con la nota: «De krn, un cuerno. El epíteto Carneo aplicado a Apolo no es más que una forma diferente de la misma palabra. En los Himnos órficos, se llama a Apolo ‘el dios con dos cuernos’.
  14. Lang, A. (1897). Modern Mythology. p. 35. 
  15. Brown, R. (1898). Semitic Influence in Hellenic Mythology. p. 112 y sig. 
  16. «Philôn, que por supuesto consideraba a Kronos una divinidad helénica, en lo que de hecho se convirtió, siempre traduce el nombre del dios semítico Îl o Êl (‘el Poderoso’) como ‘Kronos’, uso en el que tenemos un persistente indicio del auténtico significado del nombre.» Brown (1898) p. 116.
  17. Hesíodo, Teogonía 188 y sig.
  18. Ilíada xiv.274, xv.225; Teogonía 850 y sig.
  19. Hesíodo, Trabajos y días 169b–e o 173a–e, según las ediciones.
  20. Esta variante mítica es, al menos, posterior a Hesíodo. (Cf. Mazon, Paul (1928). Hésiode Théogonie; Les travaux et les jours; Le bouclier. París: Société d'édition "Les Belles lettres". p. 92, n. 1. OCLC 58772577. ) Desde el punto de vista de la transmisión, el pasaje solo está presente en papiros, y ya Proclo los consideró espúreos. (Cf. Vianello de Córdova, P. (1979). Trabajos y días. Universidad Nacional Autónoma de México. p. CLXVI nota 173a–e. OCLC 14124363. ) Verdenius los considera también como interpolación. (Cf. Verdenius, W. J. (1985). A commentary on Hesiod: Works and days, vv. 1–382. Leiden: E. J. Brill. p. 103 com. a 169. ISBN 9789004074651. )
  21. Píndaro, Olímpica ii.70 y sig.
  22. Diodoro, Libro III.
  23. Walcot, P. (mayo de 1965). «Five or Seven Recesses?». The Classical Quarterly 15 (1):  p. 79. http://philpapers.org/rec/WALFOS.  (La cita aparece como Philo Fr. 2.)
  24. Eusebio de Cesarea, Praeparatio Evangelica i.10.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

  • Higino: Astronomía poética (Astronomica).
    • 39: Altar.
    • 43: Vía Láctea.