Cristos de Maíz

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Imagen del Cristo de la Misericordia en la Villa de Garachico (Tenerife). La imagen es del siglo XVI, y fue realizada por los indios tarascos de Michoacán en México. Se venera en la Iglesia Parroquial de Santa Ana de esta localidad.

Los Cristos de Maíz, son representaciones de Jesucristo hechos mediante una técnica utilizando la médula de la caña del maíz. Hay varios ejemplos en todo el mundo principalmente en México y España.

Historia[editar]

A partir del proceso evangelizador iniciado en el año 1492, el arte cristiano de Latinoamérica, especialmente en las zonas de México, Perú, Ecuador e incluso se ha llegado a decir que también era utilizada en zonas de Guatemala, surge como resultado de dos influjos distintos: los modelos españoles llevados al continente durante toda la era colonial y las maneras indígenas empleadas en la representación de los dioses prehispánicos, entre las que se encuentra el modelado de figuras con materiales autóctonos, caso de la pasta de maíz originaria de México principalmente en Michoacán y el Occidente de México y que posteriormente esta técnica artística sería adoptada en otros países de Latinoamérica.

Los indígenas de la región mexicana de Michoacán, los purépecha (llamados tarascos por los conquistadores españoles), elaboraban las esculturas de sus dioses prehispánicos mediante esta técnica.[1] La finalidad era la ligereza de este tipo de esculturas para poder llevarlas al campo de batalla, durante las guerras intestinas de los diversos pueblos nativos de México. Esta técnica se realizaba moldeando la pasta de la médula de la caña de maíz triturada.

Con la llegada de los españoles, se prohíben realizar estas representaciones paganas, pero la técnica sobrevive aunque ya adaptada a la nueva religión traída por los colonizadores, el catolicismo. A partir de aquí se comienzan a elaborar mediante esta técnica imágenes de Santos, Virgenes y sobre todo de Cristos.

Es a partir de este momento cuando comienzan a importarse imaginería cristiana de factura indígena a países europeos como España. Dentro de la propia España, quizás la región que más cuenta con este tipo de Cristos realizados en caña son las Islas Canarias, en donde se han catalogado un total de diez de estos Cristos de maíz (aunque algunos de ellos poco estudiados y otros ya desaparecidos). Lo cuál no es en absoluto extraño teniendo en cuenta que este archipiélago español era y es "puente de unión" entre tres continentes: Europa, África y América.[2] Con la importanción a América y Europa de la caña de azúcar que se producía en Canarias, se intercambiaba dicho producto por obras de arte que enriquecerían el Patrimonio Histórico de Canarias, entre estas obras de arte estaban los llamados Cristos de Maíz.[3] Precisamente, el religioso agustino Fray Matías de Escobar y Llamas (de origen canario), fue uno de los primeros europeos que se interesó por la elaboración de los Cristos de pasta de maíz.[4]

Ejemplos[editar]

Hay varios ejemplos en diversos países hispanos, entre ellos:

Referencias[editar]