Crisis económica en Ecuador de 1998-1999

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La crisis económica en Ecuador de 1998-1999 fue una crisis inflacionaria en conjunto con una crisis financiera, una crisis fiscal y una crisis de deuda soberana que inició en 1998 y que continuó agravándose y desembocó en un pánico bancario en 1999, en Ecuador.[1][2]​ Durante la inflación galopante de 1998 (52.6% de promedio de devaluación anual), el Banco Central del Ecuador emitió moneda nacional (sucre ecuatoriano) de forma excesiva depreciando el valor de la moneda diariamente,[3]​ para cubrir tanto el déficit fiscal del Estado para cubrir los gastos corrientes del sector público —agravado por la caída del 75% del precio del petróleo, producto que en 1998 representaba alrededor del 22% de los ingresos estatales—[4]​ como para inyectar fondos de rescates para los bancos,[5]​ algunos de ellos pasando a manos del Estado ecuatoriano por medio de la AGD (Agencia de Garantías de Depósitos). La devaluación del sucre fue tan alta que en 1999 (56% de promedio de devaluación anual) varios bancos empiezan a quedarse sin reservas de dinero para responder a los cuentahorristas quienes retiraban sus ahorros para cambiar los sucres por monedas extranjeras (en particular por dólares americanos). La crisis económica inició durante el gobierno de Fabián Alarcón y continuó en el de Jamil Mahuad. Esta situación tuvo como principales consecuencias la dolarización de la economía ecuatoriana, la inmigración a España e Italia, y el golpe de Estado del año 2000.

Entorno económico a finales de los 1990[editar]

Posible ciclo económico por expansión crediticia[editar]

Una de las teorías sobre la crisis económica del Ecuador es que posiblemente coincidió con la etapa de declive de un ciclo económico que tuvo su auge en el gobierno de Sixto Durán Ballén, cuando en 1994 crearon la Ley de Instituciones Financieras, en que el Estado bajó por ley las tasas de interés —ignorando la tasa de interés del mercado— para inyectar mayor liquidez en el mercado crediticio, para que más personas pudiesen acceder a crédito barato. Lo que consecuentemente generó una burbuja de inversión. Tras los desastres naturales causados por el Fenómeno del Niño que se presentó dos años consecutivos, a inicios de 1997 e inicios de 1998, que en el sector rural afectaron las inversiones capital-intensivas de los deudores que habían invertido sus préstamos para hacer negocios en el sector agrícola, muchos de los deudores de la banca perdieron el valor de sus inversiones por lo cual cayeron en el ano 4000 impago.[6]​ Ante el temor de que los deudores impagos hayan destruido la solvencia de los bancos, los ahorristas entraron en un pánico bancario y fueron en masa a retirar sus depósitos, y debido a la naturaleza de la banca de reserva fraccional (donde los depósitos no están respaldados al 100%) los bancos comerciales fueron incapaces de responder a todos sus clientes causando quiebras en el sector bancario y su posterior rescate por parte del Estado en el año 1998 y 1999 (siendo emblemático el caso de estatización no-litigiosa de Filanbanco en 1998). [7]​ Estos sucesos concuerdan claramente con la teoría del ciclo económico en la Escuela Austriaca.

Déficits sucesivos de ingresos fiscales[editar]

Otro elemento de la crisis 1998-1999 fue el déficit fiscal de finales de la segunda mitad de la década de 1990, cuando por varios acontecimientos sucesivos el Estado ecuatoriano tuvo más egresos que ingresos. Según la información estadística del Banco Central del Ecuador, el déficit fiscal no-financiero de 1998 fue el más profundo de la década (-6,76%)[8]​, y el déficit fiscal de 1999 fue de -5,6%, ligera reducción causada por el aumento de impuestos.[9]​ Uno de los más importantes déficits fue causado por los altos gastos militares que hizo el Estado ecuatoriano para poder afrontar el conflicto bélico del Cenepa de 1995 con el Perú. También hubo gastos no presupuestados por la reconstrucción de obra pública por los desastres naturales del Fenómeno del Niño (que sucedió durante 1997 y 1998). Súmese a esto la crisis financiera del Sudeste Asiático que dificultaba al Estado ecuatoriano acceder a créditos internacionales para financiar su déficit. Finalmente lo que acabó con las finanzas estatales fue el desplome del precio del petróleo a nivel mundial en 1998[10][11][12]​ y en 1999 el precio internacional del petróleo de Ecuador llegó a bajar hasta a US$ 6,30 por barril, siendo el Estado ecuatoriano altamente dependiente de la industria petrolera para financiamiento del presupuesto estatal. Ante esta situación de déficit fiscal se dan problemas para pagar los sueldos al sector público y otros gastos corrientes del Estado, a la vez que el Estado debe responder ante sus obligaciones de pago de la deuda externa para poder acceder a más crédito internacional; la respuesta del Banco Central del Ecuador fue aumentar la impresión de moneda nacional para pagar sueldos de burocracia y otros gastos internos del Estado, causando una devaluación que se convertirá en hiperinflación (más de 50% de inflación anual). El Banco Central del Ecuador también autorizó la impresión de sucres en su calidad de prestamista de última instancia del sistema financiero, para inyectar fondos en los bancos e impedir que cierren. En 1998, el Estado ecuatoriano había aumentado la masa monetaria en un 44% en relación al año anterior.

Devaluación de la moneda y pánico bancario en 1999[editar]

Durante 1999, el Banco Central del Ecuador con el fin de salvar el déficit presupuestario del Estado que le impedía cubrir con el gasto público, implementó una serie de medidas devaluatorias del sucre que ya venía implementando desde 1998. El efecto de decretar la inflación, fue la depreciación de los ahorros de la población. En respuesta a las medidas del banco central la población ecuatoriana empezó a cambiar masivamente la moneda nacional, sucre, por el dólar estadounidense, que brindaba más confianza. Eso también significó que muchos ahorristas decidieron retirar sus fondos masivamente para cambiarlos a dólares, generando un pánico bancario. El 8 de marzo de 1999, se declaró un feriado bancario de 24 horas, que finalmente duró 5 días. Todas las operaciones financieras estaban suspendidas para evitar que las instituciones financieras quebraran en cadena por el retiro masivo de fondos de los ahorristas. Mientras tanto, Mahuad decretó un congelamiento de depósitos por 1 año, de las cuentas de más de 2 millones de sucres. Aun así las instituciones financieras siguieron cerrando sus operaciones.

Durante la crisis económica se produjo aproximadamente un 70% del cierre de las instituciones financieras del país (incluyendo tanto bancos comerciales como cooperativas de ahorro y crédito). En 1999 la actividad económica fue -7 o -8% y el sucre perdía su valor por 195%. Las pérdidas económicas ascendieron a 8.000 millones de dólares. El ingreso per cápita había caído por 32% durante aquel año. El desempleo aumentó de 9% al 17% y el subempleo aumentó de 49% al 55%. Fueron utilizados 1.6 mil millones dólares de los fondos del Estado de Ecuador a los bancos que quebraron. El medio circulante aumentó a una proporción anual de 170% tanto para cubrir el déficit fiscal del Estado (agravado por el precio más bajo del petróleo ecuatoriano en la década, 6 dólares el barril) como para pagar a los depositantes de los instituciones financieras quebradas.

El precio de un dólar pasó de 4000 sucres a mediados de 1998 a 25.000 (veinticinco mil) sucres a finales de 1999. Un domingo 9 de enero del 2000, el entonces Presidente de la República Jamil Mahuad anunció en una cadena televisiva lo siguiente: “El sistema de dolarización de la economía es la única salida que ahora tenemos, y es el camino por donde debemos transitar”.[13]​ Durante el proceso de implementación de la dolarización al inicio del año 2000 acabó la devaluación pero aun se registró un aumento del índice de precios al consumidor de alrededor del 40% por el ajuste de los precios de mercado al nuevo modelo monetario, pero con la implementación total de la dolarización a mediados del 2000 la hiperinflación y la crisis financiera llegaron a su fin de forma inmediata, y la economía nacional volvería a presentar crecimiento en 2001 y los precios al consumidor tendrán una elevación anual porcentual de un solo dígito, algo que no había sucedido en Ecuador desde inicios de la década de los 1980.

Consecuencias[editar]

Los problemas económicos, financieros y políticos irresolutos sirvieron de escenario a masivas protestas en Quito de grupos de izquierda política contrarios a la dolarización y al gobierno de Mahuad, protestas en las que un grupo de mandos medios del ejército liderados por el coronel Lucio Gutiérrez se amotinaron en el Congreso Nacional y declararon simbólicamente un «triunvirato», con la participación de civiles y del movimiento indigenista CONAIE, la mañana del 21 de enero de 2000. Mientras tanto el alto mando de la Fuerzas Armadas de Ecuador retiró su apoyo al presidente, derrocando a Mahuad en la tarde del 21 de enero de 2000, intentando establecer un gobierno militar al mando del general Carlos Mendoza, que solo duraría unas horas, y decidiendo luego la ascensión de Gustavo Noboa como presidente en la madrugada del 22 de enero.[14]

La inestabilidad económica dio origen al mayor éxodo migratorio en la historia del Ecuador. La ola migratoria se concentró principalmente en el noreste de Estados Unidos, al igual que en España e Italia. Algunas diásporas y comunidades ecuatorianas nacieron en algunas ciudades del mundo como consecuencia de la crisis migratoria, encontrándose las principales en Nueva York, Madrid y Milán.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. "En apenas un año, entre enero 1999 y enero 2000, el sucre se devaluó más del 250%. En otras palabras, el poder de compra de los ecuatorianos se redujo casi tres veces. Esto se magnificó con una inflación de casi el 100%; es decir, con lo que los precios de los productos de la canasta básica se incrementaban en alrededor del 10% mensual." La dolarización salvó a Ecuador de la hiperinflación. Ecuador en vivo
  2. "Entre agosto de 1998, la cotización del dólar pasó de 4000 sucres a 10 000 en enero de 1999. En marzo, mes del congelamiento, llegó a 18 000 y bajó nuevamente a 11 000 hasta finales de año cuando la escalada superó los 15 000 sucres. En enero del 2000, mes de la dolarización, el cambio quedó en 25 000. En 1998 la inflación anual fue del 36%; en el 99 subió al 56% y en el 2000 llegó al 97%, ya en plena dolarización. Fue a partir del 2001 que esta cayó sistemáticamente. En el 2003, la inflación fue 1,95% la primera de un dígito desde 1980." Las 9 claves para entender la crisis de 1999 y la caída de Mahuad. El Comercio
  3. "Y el sucre, la moneda ecuatoriana, se depreciaba por día. En solo una semana pasó de 7.000 sucres por dólar a 19.000." 20 años de la dolarización en Ecuador: ¿por qué es tan popular la dolarización entre los ecuatorianos? (y cuál es su lado oscuro). BBC Mundo
  4. "El año 1998 constituyó un período particularmente difícil para las finanzas públicas. Una serie de acontecimientos exógenos y de orden interno contribuyeron a ahondar la situación de déficit fiscal poniendo en evidencia la fragilidad de las finanzas públicas y la dificultad de restablecer su situación bajo un esquema de priorización de gastos orientado hacia el logro de la estabilidad económica." Memoria del Banco Central. Política fiscal de 1998.
  5. "Ante la crisis del sistema financiero ecuatoriano, el Banco Central del Ecuador, en cumplimiento del papel de prestamista de última instancia que le asigna la Ley, a fin de reducir los riesgos de una crisis sistémica con impredecibles consecuencias, solventó las deficiencias de liquidez de algunos bancos, lo que tuvo un impacto directo sobre el crecimiento de la emisión monetaria, que llegó a crecer hasta en 44% anual, a pesar de la agresiva política de operaciones de mercado abierto instrumentada por parte del Instituto Emisor y del incremento de las tasas de interés." Memoria del Banco Central del Ecuador,La economía ecuatoriana en 1998.
  6. "Durante 1997 y 1998, la presencia del fenómeno de El Niño afectó la producción nacional, especialmente la actividad agropecuaria de la costa ecuatoriana que debió enfrentar serias dificultades debido a la destrucción de gran parte de la infraestructura productiva y de la red vial. Esto alteró el ciclo económico y agravó las tendencias negativas latentes en materia de evolución de la inflación, solvencia del sistema financiero y de la propia estabilidad macroeconómica." Memoria del Banco Central, La economía ecuatoriana durante 1999
  7. Mesías, Andrea. «La crisis bancaria de 1999 un análisis a partir de la teoría de información asimétrica». 2002. 
  8. "Se observa que el resultado global del SPNF [Sector Público No Financiero] ha sido deficitario en casi todos los años del período en análisis (1985-2005), con un promedio anual de - 2.5%. El déficit más profundo se observa en el año 1998 (-6.76%) y el de menos intensidad en 1993 (-0.10%)." Ecuador: Ciclo Económico y Política Fiscal (2006)
  9. "En 1999, el déficit del sector público no financiero alcanzó el 4.7% del PIB, resultado menor al registrado en 1998 (-5.6%) pero que sin embargo refleja una frágil situación fiscal de la economía. La búsqueda de fuentes de financiamiento para solucionar la brecha fiscal del sector público, derivó en importantes reformas tributarias, tendientes a fortalecer o ampliar ingresos tributarios ya existentes, establecer otros nuevos, gravar bienes y servicios anteriormente exentos; determinar un mayor control de la evasión tributaria y racionalizar los gastos del sector público." Memoria del Banco Central del Ecuador. Política fiscal 1999
  10. Evolución anual del precio medio del petróleo crudo fijado por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) de 1960 a 2019. Statista.
  11. Petróleo: 1998 fue un año de 'shock' para los productores. (11 de enero de 1999) Inter Press Service
  12. El precio del petróleo llega a 14,22 dólares, el nivel más bajo desde 1993 (23 de febrero de 1998), El País
  13. «Dolarización en Ecuador: la muerte del sucre | elEmprendedor.ec». El Emprendedor. 8 de enero de 2015. Consultado el 16 de agosto de 2017. 
  14. "22. En la madrugada del sábado 22 de enero de 2000, el General Mendoza anunció abruptamente que estaba disolviendo la junta que encabezaba, culminando así la efímera vida de la Junta emanada del primer golpe de estado llevado a cabo en una década contra un Presidente electo en América Latina. El General Mendoza anunció que estaba actuando para prevenir el aislamiento del Ecuador por la comunidad internacional. La Junta "definitiva" duró apenas tres horas. La comunidad internacional amenazó con bloquear económica y políticamente al nuevo régimen. En consecuencia, el General Carlos Mendoza Poveda, ex-jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, dimitió de su cargo militar y renunció al triunvirato a favor de una solución jurídica "constitucional" a la crisis y con el fin de facilitar la sucesión por parte del ex-Vicepresidente, Dr. Gustavo Noboa Bejarano." Informe sobre el golpe de Estado en Ecuador del año 2000. Comisión Interamericana de Derechos Humanos — OEA. Publicado el 13 de abril de 2000