Crisis convulsiva breakthrough

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Crisis convulsiva breakthrough
Spike-waves.png
EEG que muestra descargas generalizadas de espiga y onda en 3Hz
Clasificación y recursos externos
CIE-10 G40, I64, P90, R56
CIE-9 780.3
CIAP-2 N07
DiseasesDB 19011
eMedicine neuro/694
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

Una crisis convulsiva breakthrough es una convulsión que ocurre a pesar del uso de anticonvulsivantes que han sido eficientes hasta el momento para controlar los síntomas del paciente.[1]​ Las convulsiones breakthrough pueden ser peligrosas para el paciente por su caracter sorpresivo, ya que el paciente se puede haber considerado libre de síntomas y no haber tomado precauciones.[2]

La posibilidad de sufrir una convulsión breaktrough es bajo pero aumenta según la intensidad y el número de disparadores que estén afectando el umbral convulsivo en un momento dado.[3]:57. Con frecuencia la aparición de una convulsión breakthrough en una persona que siempre ha tenido control sintomático adecuado se debe a la aparición de una nueva causa o disparador.[4]

Causas[editar]

Entre las posibles causas de una convulsión breakthrough se cuentan las siguientes:

Dosis perdida de medicamentos anticonvulsivantes
La falta de adherencia al tratamiento es la causa más común y puede incluso resultar en un status epilepticus. En algunos pacientes, una sola dosis perdida de un antiepiléptico puede ser responsable de una convulsión breakthrough.[3]:57
Dosis administrada fuera del horario prescrito
Esto sucede, por ejemplo, cuando el paciente toma la medicación anticonvulsivante después de la hora prescrita.
Cambio de zona horaria
Al hacer un viaje a un lugar dentro de una zona horaria distinta, el paciente podría verse en riesgo de sufrir una convulsión breakthrough. Esto se debe a que, como explica Orrin Devinsky, el cambio en el ciclo circadiano "causa privación del sueño y un descenso en los niveles de anticonvulsivantes como consecuencia del cambio de horario".[3]:60
Dosis subterapéutica
Un paciente puede estar recibiendo una dosis insuficiente de medicamentos anticonvulsivantes, lo que lo expone a presentar síntomas con mayor facilidad.[5]
Cambio de medicamento
Puede significar la suspensión abrupta de la medicación anticonvulsivante sin reemplazo de ningún tipo o un cambio repentino a otro fármaco anticonvulsivante. En algunos casos, el cambio de medicamento de marca a medicamento genérico puede inducir una convulsión breaktrough.[6][7]
Privación del sueño
La privación del sueño es un disparador de crisis breakthrough conocido.[3]:61. Es posible que el único cambio de rutina del paciente antes de sufrir una crisis convulsiva sea la privación del sueño.[8][9]
Estrés
El estrés es un disparador de crisis breakthroug conocido.[3]:66 En un estudio se reportó la presencia de estrés emocional antes de una crisis convulsiva entre un 30 y 60% de los casos.[9]
Alcohol, fármacos y otras drogas
El consumo de alcohol y otras drogas puede ser un disparador[3]:63. En la lista de sustancias que pueden producir una crisis de este tipo, se incluyen la cafeína,[10]​ la nicotina, la cocaína, las anfetaminas y la marihuana y, en algunos, casos medicamentos vendidos sin necesidad de prescripción médica[3]:67
Ciclos menstruales femeninos
En la epilepsia catamenial varía la frecuencia de las crisis dependiendo de la fase del ciclo menstrual en el que se encuentre una mujer. La mayoría presentan crisis epilépticas inmediatamente antes o durante la menstruación, o un incremento de estas.[11][3]:65. Esto puede ser el resultado de la fluctuación hormonal dentro del ciclo menstrual o del uso de medicamentos de libre venta utilizados para cntrolar los síntomas de la menstruación.[8]
Enfermedades infecciosas agudas
Algunas enfermedades causadas por virus o de origen bacterial pueden ser un disparador, en especial cuando cursan con vómito o diarrea ya que esto puede disminuir la absorción intestinal de la medicación anticonvulsivante[3]:67. La presencia de fiebre, especialmente en niños, puede desencadenar una convulsión febril
Estado nutricional
La desnutrición puede ser el resultado de malos hábitos alimenticios, dificultades económicas o ayuno.[3]:68 En crisis que están siendo controladas con dieta en niños puede haber disrupción voluntaria de la dieta por el niño.[12]
Interacciones medicamentosas
Exísten numerosas interacciones medicamentosas que pueden interferir con el funcionamiento adecuado del anticonvulsivante prescrito, incluyendo las causadas por antihistamínicos y antidepresivos.[13]

Epidemiología[editar]

La incidencia de las convulsiones breakthrough varía de estudio a estudio, habiendo reportes entre el 11% y el 33%.[14]

Tratamiento[editar]

El tratamiento de una convulsión breakthrough incluye la valoración de posibles disparadores presentes, o una revaluación de la dosis de la medicación anticonvulsivante y sus niveles plasmáticos en el paciente, de lo que se puede desprender un reajuste de dosis, cambio de medicamento o adición de un nuevo medicamento al esquema de tratamiento.[15]​ Es posible que una persona que sufre una convulsión breakthrough necesite hospitalización por varios días para observación y reajuste del esquema de tratamiento.[1]:498

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b American Academy of Orthopaedic Surgeons (2006). Emergency care and transportation of the sick and injured (9th edición). Sudbury, Massachusetts: Jones and Bartlett. pp. 456,498. ISBN 9780763744052. 
  2. Ettinger, Alan B.; Adiga, Radhika K. (2008). «Breakthrough Seizures—Approach to Prevention and Diagnosis». US Neurology 4 (1): 40-42. 
  3. a b c d e f g h i j Devinsky, Orrin (2008). Epilepsy: Patient and Family Guide (3rd edición). Nueva York: Demos Medical Publishing. pp. 57-68. ISBN 9781932603415. 
  4. Lynn, D. Joanne; Newton, Herbert B.; Rae-Grant, Alexander D. (2004). The 5-Minute Neurology Consult. LWW medical book collection. Philadelphia: Lippincott Williams & Wilkins. p. 191. ISBN 9780683307238. 
  5. Gershel, Ellen F. (2003). Clinical manual of emergency pediatrics (4th edición). Nueva York: McGraw-Hill, Medical Publishing Division. ISBN 9780071377508. 
  6. Singh, Anuradha (2009). 100 Questions & Answers About Your Child's Epilepsy. 100 Questions & Answers. Sudbury, Massachusetts: Jones and Bartlett. ISBN 9780763755218. 
  7. MacDonald, J. T. (diciembre de 1987). «Breakthrough seizure following substitution of Depakene capsules (Abbott) with a generic product». Neurology 37 (12): 1885. PMID 3120036. 
  8. a b Fink, George (2000). «Stress and Seizures». Encyclopedia of Stress (1ª edición). New York: Academic Press. p. 68. ISBN 9780122267352. 
  9. a b Jallon, Pierre. «9». Epilepsy: A Comprehensive Textbook, Volume 3 (en inglés) (2 edición). Lippincott Williams & Wilkins. p. 77. ISBN 0781757770. Consultado el 17 de mayo de 2013. 
  10. Devinsky, Orrin; Schachter, Steven; Pacia, Steven (2005). Complementary and Alternative Therapies for Epilepsy. New York, N.Y.: Demos Medical Pub. ISBN 9781888799897. 
  11. Nariño González D, Grillo Ardila M (2005). «Epilepsia catamenial». Acta Neurológica Colombiana. 
  12. Freeman, John M.; Kossoff, Eric; Kelly, Millicent (2006). Ketogenic Diets: Treatments for Epilepsy. Demos Health Series (4th edición). Nueva York: Demos. p. 54. ISBN 9781932603187. 
  13. «Epilepsy.com/professionals». Epilepsy.com. Consultado el 17 de mayo de 2013. 
  14. Bourgeois, John M. (2008). Pediatric Epilepsy: Diagnosis and Therapy. Springer Demos Medicical Series (3rd edición). Nueva York: Demos Medical Publishing. p. 287. ISBN 9781933864167. 
  15. Engel, Jr., Jerome; Pedley, Timothy A.; Aicardi, Jean (2008). Epilepsy: A Comprehensive Textbook (2nd edición). Philadelphia: Wolters Kluwer Health/Lippincott Williams & Wilkins. ISBN 9780781757775. 

Enlaces externos[editar]