Crisis alimentaria mundial de 2022

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La crisis alimentaria mundial iniciada en 2022 es el producto de un rápido aumento en los precios de los alimentos y en la escasez de suministros de alimentos en todo el mundo. Diferentes causas geopolíticas, económicas y naturales se combinaron para agravar los impactos y consecuencias de la crisis. Los impactos del cambio climático (olas de calor, inundaciones y sequías) en diferentes partes del mundo se sumaron a la crisis económica y de seguridad alimentaria provocada por la pandemia de COVID-19 y a la invasión rusa de Ucrania.

Tras la invasión rusa de Ucrania en 2022, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), así como otros observadores de los mercados de productos básicos alimentarios, advirtieron sobre un colapso en el suministro de alimentos y aumentos de precios.[1][2][3][4][5]​ Gran parte de la preocupación está relacionada con la escasez de suministro de cultivos de productos básicos clave, como el trigo, el maíz y las semillas oleaginosas, que podrían provocar aumentos de precios.[3]​ La invasión también provocó aumentos en los precios del combustible y los fertilizantes, lo que provocó más escasez de alimentos y aumentos de precios.[5]

Incluso antes de la guerra en Ucrania, los precios de los alimentos ya estaban en niveles récord: en febrero de 2022, los precios de los alimentos aumentaron un 20% año tras año según la FAO.[6]​ La guerra aumentó aún más los precios año tras año otro 40% en marzo.[7]​ Se espera que los problemas agravantes, incluido el COVID-19, la invasión rusa de Ucrania y las malas cosechas relacionadas con el clima, reviertan las tendencias mundiales en la reducción del hambre y la desnutrición.[8]

Algunas regiones, como África Oriental y Madagascar, ya estaban experimentando sequías y hambrunas debido a fallas en el sistema agrícola y cambios climáticos, y se espera que los aumentos de precios empeoren la situación.[5][7]​ Incluso los países del Norte Global que generalmente tienen suministros de alimentos seguros, como el Reino Unido y los Estados Unidos, están comenzando a experimentar los impactos directos de la inflación de costos debido a la inseguridad alimentaria.[9]​ Algunos analistas describieron los aumentos de precios como los peores desde la crisis mundial de precios de los alimentos de 2007-2008.[7]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Julia Horowitz (12 March 2022). «War has brought the world to the brink of a food crisis». CNN. Consultado el 1 de abril de 2022. 
  2. Lynch, Colum. «U.N. to Keep Beasley at WFP as Food Crises Roil the World». Foreign Policy (en inglés estadounidense). Consultado el 1 de abril de 2022. 
  3. a b McDonough, Siobhan (27 de febrero de 2022). «What the Russian invasion of Ukraine could mean for global hunger». Vox (en inglés). Consultado el 1 de abril de 2022. 
  4. Nicas, Jack (20 de marzo de 2022). «Ukraine War Threatens to Cause a Global Food Crisis» (en inglés estadounidense). ISSN 0362-4331. Consultado el 1 de abril de 2022. 
  5. a b c Good, Keith (21 de marzo de 2022). «"Global Food Crisis" Possible- - "No Precedent Even Close to This Since World War II" • Farm Policy News». Farm Policy News (en inglés estadounidense). Consultado el 5 de abril de 2022. 
  6. Reuters (5 de marzo de 2022). «Food prices jump 20.7% yr/yr to hit record high in Feb, U.N. agency says» (en inglés). Consultado el 1 de abril de 2022. 
  7. a b c Braun, Phillip. «How The Russia-Ukraine War Has Compounded The Global Food Crisis». Forbes (en inglés). Consultado el 1 de abril de 2022. 
  8. «Global food security: These are the main challenges to feeding the world – and how we can solve them». World Economic Forum (en inglés). Consultado el 1 de abril de 2022. 
  9. Philpott, Tom. «As Russia's invasion roils supply chains, the world grows hungrier». Mother Jones (en inglés estadounidense). Consultado el 7 de abril de 2022.