Crisipo (mitología)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Crisipo era un divino héroe de Elis en el Peloponeso. Fue el hijo ilegítimo de Pélope con la ninfa Axioque, una danaide (otras versiones dice que lo tuvo con una esclava o que no fue un bastardo, sino que también era hijo de su esposa Hipodamía).

Vida de Crisipo[editar]

Crisipo era el hijo preferido de Pélope y su favorito para heredar el reino de Olimpia. Layo (hijo de Lábdaco y biznieto de Cadmo), desterrado de Tebas por Anfión y Zeto, había encontrado hospitalidad en el Peloponeso, en el palacio de Pélope. Cuando Layo alcanzó la pubertad, Pélope le encomendó a su hijo Crisipo, "Caballo Dorado" para que fuera su tutor y le enseñase las destrezas de la guía de caballos. Pélope deseaba que fuese diestro en las artes de la guerra. Layo traiciona la confianza y generosidad de Pélope pervirtiendo al joven Crisipo, del cual se había enamorado. Durante los Juegos Nemeos, en los que la pareja competía en carreras de carros, Crisipo es secuestrado por Layo cuando lo escoltaba. Para entonces, Anfión y Zeto ya estaban muertos, hasta el punto de que Layo pudo llevar a Crisipo a Tebas donde lo retuvo por la fuerza y lo violó. La actitud de los tebanos, que no lo castigan por el rapto, será causa de la cólera de Hera, quien envía a la Esfinge a atacarlos. Pélope al enterarse maldice a Layo y los dioses deciden castigarlo en su descendencia masculina. La maldición de Pélope sobre Layo tendrá terribles consecuencias, pues le pide a Zeus que Layo no engendre ningún hijo y que si lo hiciese, muera a manos de él. Finalmente, es rescatado y más tarde se da su muerte.

La muerte de Crisipo a veces es vista como parte de la maldición que Mírtilo le dijo a Pélope.


Muerte de Crisipo[editar]

Existen 3 versiones sobre su muerte:

Un autor que cita a Peisandros como su fuente demanda que él se mató con su espada por la vergüenza de haber sido llevado contra su voluntad.[1] En esta versión Hipodamía es su madre.

Helánico de Lesbos y Tucídides escriben que murió a manos de sus hermanos Atreo y Tiestes, que estaban celosos de la preferencia de Pélope hacia Crisipo. Ellos habían sido enviados por su madre, Hipodamía, que temió Crisipo heredara el trono de Pélope en vez de sus hijos. Atreo y Tiestes, juntos con su madre, fueron desterrados por Pélope y se exiliaron en Micenas. Allí Hipodamía se colgó. Esta versión es en la que su madre es una esclava.

En la versión de Plutarco, en la que Crisipo es hijo de la ninfa Axioque, Hipodamía tenía miedo de que Pélope nombrase a Crisipo sucesor al trono, pasando por delante de Atreo y Tiestes, sus propios hijos. Hipodamía viajó a Tebas con sus hijos para eliminar la amenaza. Una vez allí, intentó persuadir a sus hijos para que matasen al joven ahogándolo en un pozo, al no convencer a sus hijos Atreo y Tiestes de dar muerte a su hermano, ella, en la noche entró escondida al lecho en que dormían Layo y Crisipo, y cogió su espada de la pared y la hundió en el vientre de su involuntario amante. Se acusó Layo del asesinato, pero Crisipo había visto a Hipodamía cuando huía y la acusó antes de morir. Hipodamía, según esa versión, huyó a Argólide, allí se suicidó y después sus huesos fueron llevados a Olimpia. Atreo y Tiestes se hicieron con el reino y encarcelaron a Layo por llevarse al muchacho sin su consentimiento, un delito que se conoció a partir de entonces en Grecia como "el crimen de Layo". Entretanto, Pélope había reunido su ejército y marchó sobre Tebas para recuperar a su hijo. Al llegar a la corte de Layo, se encontró al rey ya encarcelado y a su hijo, muerto. El padre, aunque muy dolido por haber llegado demasiado tarde, perdonó la vida de Layo, reconociendo que un deseo irresistible le había llevado a secuestrar al muchacho. No obstante, le maldijo iracundo, con un sortilegio que pesaría cual nube oscura sobre él y sus descendientes hasta la tercera generación.

Crisipo en la literatura[editar]

  • Slovník antické kultury, nakl. Svoboda, Praga, 1974
  • Vojtech Zamarovský, Bohové a hrdinové antických bájí
  • Graves, Robert, Řecké mýty, 2004, ISBN 80-7309-153-4
  • Houtzager, Guus, Encyklopedie řecké mytologie, ISBN 80-7234-287-8
  • Gerhard Löwe, Heindrich Alexander Stoll, ABC Antiky
  • Fue una tragedia de Eurípides, actualmente perdida.

Notas[editar]

  1. Gantz, Timothy. Early Greek Myth. Baltimore: John Hopkins University Press, 1993, p. 489

Enlaces externos[editar]