Coste por clic

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El coste por clic (CPC) es un mecanismo de compra de publicidad muy atractivo y rentable para determinados objetivos de marketing. En el modelo de CPC el anunciante no paga en función de la audiencia que ve un anuncio, sino en función del usuario que responde al anuncio, realizando un clic y manifestando así su interés en visitar la web del anunciante para saber más.

El coste por clic es la cantidad de dinero o suma de dinero que un anunciante determinado paga al motor de búsqueda en el que tiene contratado los servicios, por un clic en el anuncio. Los principales motores de búsqueda son Google, Yahoo! y Bing.

La ventaja es que solamente se pagará por los clics realizados en el anuncio. El pago por clic ofrece alcanzar un elevado porcentaje de los usuarios de Internet y que además están interesados en el producto, servicio o equivalente. En la medida que su anuncio se convierte en más popular, más alto estará el lugar en enlaces patrocinados y más baratas la relación con las palabras clave.

Es importante recordar que la metodología de los coste por clic consiste en un sistema de pujas. La campaña comienza con la creación de ciertos anuncios de texto, elección de las palabras claves, y la toma de decisión de cuánto se quiere pagar por visitante cualificado. Por cada palabra clave para la cual se puede comprar un anuncio, su competidor también la puede comprar, sistema de pujas. El que ofrece el mejor precio por clic se pone más alto al mostrar los anuncios.

Al aparecer los enlaces patrocinados en los buscadores, nadie podía imaginar que esos simples y breves textos que aparecían junto a los resultados de búsqueda, acabarían siendo el motor del crecimiento de la publicidad online y la base de los ingresos de la principal compañía de Internet, Google.

Los enlaces han revolucionado el mercado de la publicidad online porque han logrado democratizarlo y hacerlo accesible a todo el mundo. Gracias a este formato, cualquier negocio, por pequeño que sea, puede hacer publicidad en Internet y pagar solo cuando consigue resultados. Y lo puede hacer desde una inversión mínima.

Este sistema ha permitido que sean decenas de miles los anunciantes que en todo el mundo hacen uso de las soluciones de Google para vender sus productos o servicios. Son miles los webs que en todo el mundo logran generar ingresos con los anuncios de Google o con sistemas similares, como el ofrecido por Yahoo!. Se trata tanto de empresas de gran tamaño y millones de usuarios como de pequeños blogs con apenas un puñado de visitantes.

Enlaces externos[editar]