Corteza

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Corteza de arce japonés Acer palmatum.

La corteza o ritidoma es la capa más externa de tallos y de raíces de plantas leñosas, como los árboles. Cubre y protege la madera y consiste de tres capas, el felógeno, el floema, y el cambium vascular. Puede alcanzar cerca del 10-15 % del peso total del árbol.

Los productos derivados de la corteza incluyen revestimientos de tablillas y paredes, especias y otros aromatizantes, tanbark para tanino, resina, látex, medicinas, venenos, varios químicos alucinógenos y corcho. La corteza se ha utilizado para fabricar telas, canoas y cuerdas, y como superficie para pinturas y para hacer mapas.[1]​ Varias plantas también se cultivan por sus atractivas o interesantes coloraciones de corteza y texturas superficiales o su corteza se utiliza como mantillo paisajístico.[2][3]

Corteza de árbol vista con una lupa binocular estereoscópic
Corteza de árbol vista con una lupa binocular estereoscópica.

Descripción celular[editar]

En tallos jóvenes de plantas leñosas como los árboles y arbustos, y vides perennes, la corteza se compone de los siguientes tejidos arreglados de afuera hacia adentro:

  • Corcho. Tejido externo, secundario, normalmente una a dos capas de células espesas, que es en el estado de meristema persistente que produce corcho.
  • Felodermo (no siempre presente). Capa de células formadas en algunas plantas de las células internas del cambium de corcho (el corcho es producido de la capa externa).
  • Corteza. El tejido primario de tallos y raíces. En tallos, la corteza está entre la capa epidérmica y el floema; en raíces, la capa interna no es floema, pero sí periciclo.
  • Floema. Tejido conductor de nutrientes compuesto de tubos cribosos o células cribosas mezclados con parénquima y fibras.

En viejos tallos, la capa epidérmica, la corteza, y el floema primario se forman separadamente de los tejidos internos por formaciones agruesadas de corcho. Debido al espesamiento de la capa corchosa, esas células mueren debido a no recibir agua ni nutrientes. Esa capa muerta es la corteza corchosa rugosa que se forma alrededor del tronco del árbol y de otros tallos. En más pequeños tallos y en típicamente plantas no leñosas, a veces aparece una capa secundaria llamada peridermo, que se hace con el cámbium de corcho, corcho y felodermo. Reemplaza la capa dermal y actúa como cobertura muy parecida a la corteza corchosa, también es hecha de mayormente tejido muerto. La piel en el tomate es un peridermo.

Las definiciones del término pueden variar. En otros usos, la corteza consiste de tejido muerto y protector en el exterior de tallos leñosos, y no incluye el tejido vascular.

El cambium vascular es la única parte de un tallo leñoso donde hay división celular. Contiene células indiferenciadas que se dividen rápidamente para producir xilema secundario hacia adentro, y floema secundario hacia afuera.

A lo largo del xilema, el floema es uno de los dos tejidos dentro de la planta que se involucran en el transporte de fluidos. El floema transporta moléculas orgánicas (particularmente azúcares) hacia donde sea necesario.

Composición química[editar]

Los tejidos de la corteza constitur<yen entre el 10 y el 20% en peso de las plantas casculares leñosas y consiste de varios biopolímeros, taninos, lignina, suberina, suberan y polisacáridos.[4]​ Hasta el 40% del tejido de la corteza está formado por lignina, que constituye una parte importante de la planta, ya que proporciona un soporte estructural mediante la reticulación entre diferentes polisacáridos, como la celulosa.[4]

Se cree que el tanino condensado, que se encuentra en una concentración bastante alta en el tejido de la corteza, inhibe la descomposición.[4]​ Podría ser debido a este factor que la degradación de la lignina es mucho menos pronunciada en el tejido de la corteza que en la madera. Se ha propuesto que, en la capa de corcho (el felógeno), la suberina actúa como barrera contra la degradación microbiana y protege así la estructura interna de la planta.[4][5]

El análisis de la lignina en la pared de la corteza durante el decaimiento por el hongo Lentinula edodes (hongo Shiitake) utilizando 13C NMR indicó que los polímeros de lignina contienen más unidades de Guaiacil lignina que unidades de Siringil comparado con el interior de la planta.[6]​ Las unidades de Guaiacil son menos susceptibles a la degradación ya que, en comparación con el syringyl, contienen menos enlaces aril-aril, pueden formar una estructura de lignina condensada y tienen un menor potencial redox.[7]​ Esto podría significar que la concentración y el tipo de unidades de lignina podrían proporcionar una resistencia adicional al deterioro por hongos a las plantas protegidas por la corteza.[4]

Daños y reparación[editar]

La corteza puede sufrir daños por factores ambientales, como grietas por heladas y escaldadura solar, así como por factores biológicos, como pájaro carpintero y ataque de escarabajos barrenadores. Los ciervos machos y otros miembros machos de los cérvidos causan grandes daños en la corteza durante la época de celo al frotar sus astas contra el árbol para quitarles el terciopelo.

Corteza de árbol viva envolviendo alambre de espino.

La corteza se daña a menudo al atarla a estacas o envolverla con alambres. En el pasado, este daño se llamaba en inglés bark-galling ("tortura de la corteza"), y se trataba aplicando arcilla sobre el lugar dañado y atándolo con heno.[8]​ En el uso moderno, "galling" se refiere más típicamente a un tipo de crecimiento anormal en una planta causada por insectos o patógenos.

Los daños en la corteza pueden tener una serie de efectos perjudiciales para la planta. La corteza sirve de barrera física a la presión de las enfermedades, especialmente de los hongos, por lo que su eliminación hace que la planta sea más susceptible a las enfermedades. Los daños o la destrucción del floema impiden el transporte de los productos fotosintéticos por toda la planta; en casos extremos, cuando se elimina una banda de floema alrededor de todo el tallo, la planta suele morir rápidamente. Los daños en la corteza en aplicaciones hortícolas, como en jardinería y paisajismo público, provocan a menudo daños estéticos no deseados.

El grado en que las plantas leñosas son capaces de reparar daños físicos graves en su corteza varía bastante según la especie y el tipo de daño. Algunas son capaces de producir un callo que cicatriza rápidamente, pero deja una clara cicatriz, mientras que otras, como los robles, no producen una reparación extensa del callo. A veces se produce savia para sellar la zona dañada contra las enfermedades y la intrusión de insectos.

Una serie de organismos vivos viven en o sobre la corteza, incluidos los insectos,[9]​ hongos y otras plantas como musgos, algas y otras plantas vasculares. Muchos de estos organismos son patógenos o parásitos, pero algunos también mantienen relaciones simbióticas.

Corteza de mango maduro (Mangifera indica) mostrando crecimiento de liquen.

Galería[editar]

Referencias[editar]

  1. Taylor, Luke. 1996. Seeing the Inside: Bark Painting in Western Arnhem Land. Oxford Studies in Social and Cultural Anthropology. Oxford: Clarendon Press.
  2. Sandved, Kjell Bloch, Ghillean T. Prance, y Anne E. Prance. 1993. Bark: the Formation, Characteristics, and Uses of Bark around the World. Portland, Or: Timber Press.
  3. Vaucher, Hugues, y James E. Eckenwalder. 2003. Tree Bark: a Color Guide. Portland: Timber
  4. a b c d e Vane, C. H. (2006). «Bark decay by the white-rot fungus Lentinula edodes: Polysaccharide loss, lignin resistance and the unmasking of suberin». International Biodeterioration & Biodegradation 57 (1): 14-23. doi:10.1016/j.ibiod.2005.10.004. 
  5. Kolattukudy, P. E. (1984). «Biochemistry and function of cutin and suberin». Canadian Journal of Botany 62 (12): 2918-2933. doi:10.1139/b84-391. 
  6. Vane, C. H.; et al. (2006). "Bark decay by the white-rot fungus Lentinula edodes: Polysaccharide loss, lignin resistance and the unmasking of suberin". International Biodeterioration & Biodegradation. 57 (1): 14–23.
  7. Vane, C. H. (2001). «Degradación de la lignina en la paja de trigo durante el crecimiento del hongo ostra (Pleurotus ostreatus) utilizando termoquimólisis fuera de línea con hidróxido de tetrametilamonio y RMN de 13C en estado sólido». Journal of Agricultural and Food Chemistry 49 (6): 2709-2716. PMID 11409955. 
  8. Tegg, Thomas (1829). google.com/books?id=Kj4KAQAAMAAJ&q=Bark-galling La enciclopedia de Londres: o Diccionario universal de ciencia, arte, literatura y mecánica práctica, que comprende una visión popular del estado actual del conocimiento (Volume 3 edición). Consultado el 13 de febrero de 2014. 
  9. Lieutier, François. 2004. Bark and Wood Boring Insects in Living Trees in Europe, a Synthesis. Dordrecht: Kluwer Academic Publishers.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]