Convivir (cooperativas de vigilancia)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Las Cooperativas de Vigilancia y Seguridad Privada para la autodefensa agraria mayormente conocidas como Las CONVIVIR, fueron un grupo de asesinos a sueldo pagados por grandes terratenientes y empresas privadas que, con ayuda de integrantes activos del Ejército, Policía, e incluso con ayuda de políticos, se dedicaron a masacrar a la población campesina bajo la excusa de la defensa del asedio guerrillero. Más tarde, serían financiados por el narcotráfico. Su accionar fue bien reconocido por la brutalidad y lo sangriento de sus acciones. Fueron ideadas y promulgadas por el hoy Senador y Expresidente Álvaro Uribe Vélez, quién actualmente es investigado por su participación en la Masacre del Aro, ejecutada por integrantes de dichos grupos paramilitares. La reglamentación de las Convivir se realizó durante el Gobierno de Ernesto Samper, pero sus repercusiones jamás fueron dimensionadas ni hicieron caso a la reglamentación que se les impuso. Ernesto Samper.[1]​ Hubo casi 700 asociaciones en Colombia.

Creación[editar]

Debido al creciente accionar guerrillero en los años 1990, surgieron las CONVIVIR a nivel nacional entre 1994 y 1997 [2]​ a partir de varias disposiciones legales durante la presidencia de Ernesto Samper. Durante el gobierno del Presidente César Gaviria Trujillo se emitió el Decreto Ley 356 de 1994, el cual estableció las condiciones para regular nuevos "servicios especiales de seguridad privada" que operarían en zonas de combate donde el orden público fuese precario. El 27 de abril de 1995, una resolución de la Superintendencia de Vigilancia y Seguridad Privada les otorgó a dichos nuevos servicios el nombre de CONVIVIR.[3][4][5]

En un comunicado público de diciembre de 1994, el Ministro de Defensa Fernando Botero Zea informó que los nuevos servicios especiales de seguridad privada estaban bajo la supervisión de la Superintendencia y que no podían unirse a ellos personas con antecedentes penales.[5]

Actividades[editar]

Los miembros de las CONVIVIR tenían legalmente el derecho a portar armas y equipos de comunicación, de uso exclusivo de las fuerzas militares para proteger a sus comunidades y colaborar con la fuerza pública en la lucha contrainsurgente.[3]

Las CONVIVIR se organizaron a nivel nacional, siendo difícil establecer su número exacto y el de sus miembros porque depende de qué grupos de seguridad privada sean considerados o no como tales. Existen estimativos que contemplan hasta 414 grupos y, según el presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de CONVIVIR Carlos Alberto Díaz, a diciembre de 1997 había más de 120.000 miembros de las CONVIVIR en Colombia.[3]

Controversia[editar]

Durante su existencia, varias CONVIVIR fueron criticadas por irregularidades en su conformación y supervisión, así como por la existencia de graves abusos, incluyendo violaciones de los derechos humanos contra civiles y presuntos colaboradores de la guerrilla.[5]

Se ha denunciado que su creación contribuyó a complicar la distinción entre civiles y combatientes, junto con el hecho de que varios miembros de grupos paramilitares conformaron o ingresaron a las CONVIVIR y/o asumieron ilegalmente la denominación de "CONVIVIR" sin tener autorización oficial para hacerlo, dando lugar a diferentes confusiones y a posteriores abusos.[3]

Para la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la "estrecha relación de trabajo entre las Fuerzas Militares y las CONVIVIR es lo que permite bajo las circunstancias analizadas dar a los miembros de las CONVIVIR estatus de agentes estatales", tanto durante sus actuaciones legales como ilegales.[3]

En 1996 y 1997, el entonces gobernador de Antioquia Álvaro Uribe Vélez y el vicegobernador Pedro Juan Moreno defendieron la organización y operación de las CONVIVIR locales en su departamento, con base en las reglas establecidas por la administración central del estado. La alcaldesa de Apartadó, Gloria Cuartas, criticó la organización de las CONVIVIR en su municipio y consideró que, además de innecesaria, era perjudicial para la gobernabilidad. En respuesta, el vicegobernador Moreno le contestó que debía en lo sucesivo remitirse al Ejército para tratar esas cuestiones.[5][4]

En 1998, Human Rights Watch afirmó: "hemos recibido información confiable que indica que la CONVIVIR de Magdalena Medio y el sur del Cesar fueron dirigidos por conocidos paramilitares y amenazaron con asesinar a colombianos que fueron considerados simpatizantes de la guerrilla".[6]

El 4 de diciembre de 2006, en una entrevista radial, Uribe reiteró su anterior apoyo a las CONVIVIR, negó que fueran parte del inicio del paramilitarismo, y afirmó que él asumió la responsabilidad de los 60 o 70 grupos CONVIVIR que operaron en el departamento durante su gobernación.[7]

Desmantelamiento[editar]

En 1997, en respuesta a una demanda de inconstitucionalidad contra el Decreto 356 de 1994, la Corte Constitucional declaró constitucional la existencia de las CONVIVIR, pero las conminó a devolver las armas de uso privativo de las FF.MM. colombianas y les impuso otras restricciones. Posteriormente, el presidente de la Federación Nacional de las CONVIVIR ordenó desmantelar unilateralmente la mayoría de dichos grupos por medio de su desarme y desmovilización organizada.

Véase también[editar]

Referencias[editar]