Restos del convento de San Antonio el Real (Salamanca)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Restos del convento de San Antonio el Real
UNESCO logo.svg Welterbe.svg
Patrimonio de la Humanidad de la Unesco
Convento de San Antonio.jpg
Crucero de la antigua iglesia, reconvertida en tienda de Zara.
País EspañaBandera de España España
Comunidad Castilla y LeónFlag of Castile and León.svg Castilla y León
Provincia SalamancaBandera de la provincia de Salamanca.svg Salamanca
Datos generales
Tipo Cultural
Criterios I, II, IV
Identificación 381
Región Europa
Inscripción 1988 (XII sesión)
Sitio web oficial

El Convento de San Antonio el Real de los Franciscanos, está situado dentro del casco urbano de Salamanca (España).

Historia[editar]

Fue construido en 1745 por Fr. Francisco de la Visitación, miembro de la Orden y sus restos están englobados en edificaciones, principalmente en el Teatro del Liceo, que debe ocupar el solar del Claustro, y en un establecimiento comercial (Zara), que ha llevado a cabo una rehabilitación del espacio, utilizado para viviendas durante el siglo XIX y cuyos bajos se destinaron a oficina bancaria a mediados del XX. La rehabilitación, diseñada por Sonia Vázquez, ha dejado a la vista los paramentos y la cúpula de la antigua iglesia. Fue declarado BIC con categoría de Monumento el 26 de marzo de 1997, publicándose en el BOCYL el 2 de abril de 1997 y el 7 de junio de 1997 en el BOE.[1]

Descripción[editar]

La iglesia, que no llegó a concluirse, era de mampostería y sillería en las esquinas, planta de cruz latina, con capillas laterales, y otra, adosada a la cabecera, llamada de los Dolores. Se cubría con bóveda de cañón con lunetos, decorada con yeserías de entrelazo y formas geométricas, y cúpula sobre pechinas rasgadas con ventanas, lo que la convierte en un tipo original y único dentro del Barroco español. Al exterior presenta tambor ochavado, con paramentos de mampostería enfoscados, con reforzado de sillería en esquinazos y cornisa. En los lienzos correspondientes a las esquinas del crucero se alzan buhardillas, que protegen los vanos abiertos en las pechinas. El octavo se cubre con teja árabe, sobre armadura de madera, rematándose el conjunto con una linternilla. El claustro fue construido unos años más tarde por Jerónimo García de Quiñones; las restantes dependencias conventuales han desaparecido totalmente, y en su lugar se han alzado otras edificaciones.

Referencias[editar]