Contras

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Contra (revolucionario Nicaragua)»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Contrarrevolución nicaragüense
Bandera Resistencia Nicaragüense..jpg
Operacional 1980 - 1991
Liderado por Enrique Bermúdez Varela, Adolfo Calero
Objetivos Derrocar al gobierno del Frente Sandinista de Liberación Nacional.
Regiones activas Bandera de Nicaragua Nicaragua
Bandera de Honduras Honduras
Ideología Anticomunismo
Estatus Desmovilización y conversión a partido político cuando el gobierno de Violeta Chamorro toma el poder

Contras o contra, acortamiento de contrarrevolucionarios, también autodenominados como Resistencia Nicaragüense, es el nombre dado a los grupos de insurgentes financiados por Estados Unidos que intentaron el derrocamiento del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), que gobernó Nicaragua luego del derrocamiento en julio de 1979 del gobierno dictatorial del presidente Anastasio Somoza y su familia.

En los ataques al gobierno nicaraguense, los Contras cometieron un gran número de violaciones a los derechos humanos y llevando a cabo más de 1300 ataques terroristas,[1][2][3][4][5][6]​ Estas acciones se llevaron a cabo sistemáticamente como parte de la estrategia de los contras. Los partidarios de los Contras trataron de minimizar estas violaciones, particularmente la presidencia de Ronald Reagan en los Estados Unidos, que participó en una campaña de propaganda para alterar la opinión pública a favor de los Contras.[7]

El movimiento de la Contra agrupó diferentes organizaciones con objetivos diversos, siendo la «Fuerza Democrática de Nicaragua», FDN, su facción más importante. En 1987 prácticamente todas las ramas que formaban la Contra se unieron en la «Resistencia Nicaragüense». Su líder principal fue el coronel Enrique Bermúdez Varela y Adolfo Calero su fundador, y llegó a alcanzar la cifra 22.000 combatientes.

La participación de Estados Unidos como impulsor del movimiento y su contribución material y financiera a su formación quedó probada por la Corte Internacional de Justicia en el Caso Nicaragua contra Estados Unidos en 1984 revelando que el gobierno de los Estados Unidos durante la presidencia de Ronald Reagan entrenaba, armaba, financiaba y abastecía a las Contras, principalmente a través de la Agencia Central de Inteligencia (CIA).[8]​ . Precisamente, el escándalo Irán-Contra se desató debido a que EE.UU. vendía armas de forma ilegal a Irán para financiar las Contras.

Nacimiento de la Contra[editar]

Comandos del Frente Sur de la Contra en 1987

El gobierno de Estados Unidos, por medio de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), organizó y financió, a partir de la antigua Guardia Nacional y con ayuda de otros países, como Argentina (en plena dictadura militar), un ejército irregular que, con base en los países vecinos, Honduras y Costa Rica, intervino en acciones de guerra de guerrillas contra el gobierno sandinista, presidido por Daniel Ortega y el FSLN, con el objetivo de desestabilizar al gobierno y eventualmente derrotarlo y derrocarlo.[9]​ Al inicio de la guerra civil sumaban entre 8000 y 10.000 combatientes.

La frontera entre Honduras y Nicaragua no solo fue ocupada por los grupos rebeldes nicaragüenses, ya que también los insurgentes hondureños usaron territorio del país vecino como refugio desde donde lanzar sus operaciones. De los 18.000 rebeldes hondureños dos tercios estaban ocultos en Nicaragua en 1987.

El gobierno estadounidense a través de la CIA creó y financió al grupo guerrillero como herramienta ilegal para derrocar la Revolución Sandinista Nicaraguense que al igual que Cuba, también de ideales socialistas y anti-imperialistas, representaba un peligro a los intereses económicos estadounidense en Centroamérica.[10]​ El apoyo de la CIA al desarrollo y crecimiento del grupo guerrillero se incrementó durante el gobierno del presidente Ronald Reagan durante la década de los '80..[11]​ En 1985 las fuerzas contrarrevolucionarias alcanzaban los 10.000 - 15.000 milicianos.

El apoyo estadounidense continuó incluso en el período electoral de 1990. Los sandinistas perdieron las elecciones del 25 de febrero de ese año, y el poder pasó a Violeta Barrios de Chamorro (viuda del director del diario La prensa Pedro Joaquín Chamorro Cardenal), que encabezaba la coalición UNO (Unión Nacional Opositora), apoyada por los Estados Unidos. Después de realizar el cambio de gobierno, la contrarrevolución se disolvió y fue reabsorbida, con más o menos dificultades, por el tejido social nicaragüense. Los ex-contras ingresaron tanto al EPS, que paso a denominarse Ejército de Nicaragua, como a la policía sandinista, luego llamada Policía Nacional.

El gobierno nicaragüense durante la presidencia del FSLN se enfrentó a la guerrilla contrarrevolucionaria con el Ejército Popular Sandinista (EPS), la fuerza armada de Nicaragua en aquellos días.

Armamento de la contra[editar]

La Contra tuvo un gran arsenal basado únicamente en armas de infantería, un armamento bastante completo para un grupo guerrillero en esa época. Su armamento y equipo eran en su mayoría de origen estadounidense aunque también hubo mucho material y armas específicas pertenecientes a terceros países, en menor medida capturado al enemigo y hasta incluso comprado en el mercado negro.

  • Fusiles de asalto Norinco Tipo 56 (copia china del fusil AK-47, usado extensivamente)
  • Fusiles de asalto AK-47 y AKM.
  • Fusiles de asalto M-16.
  • Fusiles de combate FN FAL.
  • Fusiles de combate HK G3.
  • Ametralladores RPD.
  • Ametralladores PKM.
  • Ametralladoras M-60.
  • Ametralladoras PP Checoslovacas.
  • Lanzacohetes chinos RPG-7.
  • Reflectores anti aéreos. (durante Operación Olivero se capturaron 4 de estos reflectores)
  • Misiles anti aéreos SAM-7 soviéticos.
  • Minas Claymore.
  • Misiles antiaéreos "Red Eyes" estadounidense. (Derribaron más de la mitad de la Fuerza Aérea Sandinista, FAS)
  • La Contra logra hacerse con 4 misiles SAM 7 en la toma de San Juan del Norte, de los cuales solo dos se llegaron a disparar.
  • Granadas de cueteras de 122mm
  • Ametralladores 14.5 mm.
  • Morteros 81 mm.
  • Morteros de 82mm .
  • Escopetas Lanzagrandas M79
  • Ametralladora calibre 50, mm
  • Barrett M82 (Calibre .50)
  • Fusil de francotirador Dragunov (SVD)

La Alianza Revolucionaria Democrática ARDE derribó dos helicópteros de la Fuerza Aérea Sandinista mediante fuego de fusilería y tomó la base de helicópteros en Atlanta. El Comandante Leonel que lideraba ARDE, tras la salida de Pastora, pidió de forma reiterada misiles tierra aire a la CIA, pero estos nunca fueron entregados.

El Comandante Leonel, incluso, llegó a mandar una nota al entonces presidente de Panamá Manuel Antonio Noriega solicitándole ayuda. Noriega se limitó a publicar la nota en el Diario La Estrella de Panamá.

Misiones y zona de operaciones de la Contra[editar]

Los comandos de la Contra realizaron ataques contra al régimen sandinista durante sus más de 10 años de operación. Una de las más importantes fue la Operación Olivero, que tuvo lugar el 20 de diciembre de 1987. El comandante Enrique Bermúdez Varela planificó la operación en conjunto con los soldados, hacienndo inteligencia sobre el enemigo entre pobladores de la región. El objetivo de la operación fue ocupar y destruir las instalaciones militares en la zona norte del Departamento de Zelaya, y sistemas de radares e instalaciones de la Dirección de la Seguridad del Estado (DGSE). La operación fue llevada a cabo en el Triángulo Minero (Bonanza (Nicaragua), Siuna, Rosita (Nicaragua)) debido a su importancia económica y estratégica. El Comandante Olivero comandaba la fuerza tarea José Santos Morales, Del comando regional "Jorge Salazar número 3". El comandante Olivero desertó del Ejército Popular Sandinista en Matagalpa en 1981 desilusionado por la Revolución.

En el norte del país, mantuvo presencia permanente con sus bases en territorio hondureño con pleno consentimiento y ayuda del ejército de Honduras. Es sus campamentos realizaban entrenamiento y tenían constituido su comando central, donde recibían el armamento proveniente de países que ayudaban en la lucha armada del grupo.

La Contra luego de sus ataques regresaba a territorio hondureño a descansar y reabastecerse. Durante el tiempo que combatieron causaron daño al gobierno sandinista tanto moral como económico. La base social de los latifundistas expropiados y algunos campesinos descontentos con errores en la política agraria sandinista, en algunas de sus zonas de operaciones les ayudaban, dándoles alimentos y brindando inteligencia (información) sobre el enemigo. Muchas veces privó el terror generado por las prácticas brutales de la Contra y sus represalias. En la frontera de Costa Rica en el Frente Sur, la Contra fue barrida militarmente en la práctica por destacamentos Sandinistas con apoyo de combatientes internacionalistas costarricenses de la Brigada Mora-Caña quienes combatieron en el batallón especial Pedro Altamirano.

Crímenes de guerra[editar]

Durante todo el periodo que abarcó la lucha armada, la Contra cometió numerosos crímenes de guerra y de lesa humanidad teniendo como blanco a prisioneros de guerra y civiles inocentes. Se llevaron a cabo torturas, ejecuciones, asesinatos arbitrarios, saqueo, quema y envenenamiento de cosechas, reclutamiento forzoso, violaciones y destrucción de infraestructura civil.

En lo referente a la tortura, los contras recibían asesoramiento de personal cualificado de la CIA, veteranos de las cárceles y centros de detención clandestinos pertenecientes a regímenes dictatoriales apoyados por Estados Unidos a lo largo de la Guerra Fría. La propia Contra, que tenía sus raíces en la Guardia Nacional Nicaragüense y ex-agentes del régimen somocista, también contaba con numerosos expertos. Los civiles que fueron víctimas de la Contra sufrieron ese destino debido a diferencias políticas (simpatizar con el gobierno o con la causa sandinista) o negarse a colaborar con ellos.

El ex- comandante contra Edgar Chamorro reconoce :

« Una parte importante de mi trabajo como oficial de comunicaciones fue trabajar para mejorar la imagen de la FDN (Fuerza Democrática Nicaragüense, el mayor grupo de contra). Esto fue un desafío, porque matar presos y civiles sospechados de colaboración con los sandinistas eran unas prácticas acostumbradas. Al hablar con los comandantes en los campamentos de la FDN a lo largo de la frontera hondureña, a menudo he oído comentarios como "le he cortó la garganta". La CIA no desalentó tales tácticas. Por el contrario, la agencia me criticó severamente cuando admitió a la prensa que el FDN secuestraron y ejecutaron regularmente trabajadores de la reforma agraria y civiles. Nos dijeron que la única manera de derrotar a los sandinistas era. . . Matar, secuestrar, robar y torturar ».[12]

El agente de la CIA a cargo del programa, Duane Clarridge, también reconocido con el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, durante una entrevista privada en 1984, que los Contras asesinados regularmente « civiles, militantes sandinistas, funcionarios, médicos y los jueces en las zonas rurales».[13]

Apoyos[editar]

En una entrevista realizada por El Nuevo Diario (END) a Adolfo Calero, este afirmó: Reagan nos consiguió 30 millones de dólares en Arabia Saudita, entonces ya nosotros comprábamos nuestras propias armas y conseguíamos precios mucho más bajos de los que podía conseguir el Gobierno de Estados Unidos.[14]​ La ayuda que consiguió Reagan de Arabia Saudita se debió a que el Congreso de Estados Unidos suspendió la ayuda a la Contra a fines de 1984, tras confirmar que la CIA había participado en el minado de algunos puertos nicaragüenses.

Existen investigaciones que apuntan a que otra fuente de financiación habría sido el tráfico de drogas, sobre todo de cocaína, para lo cual la Contra habría contado con la ayuda de la CIA y otras organizaciones para su tráfico y venta fundamentalmente en Estados Unidos.[15]

El fin de la guerra civil[editar]

Violeta Chamorro en 1993

En 1988 estalló el escándalo Irán-Contra (también conocido como Irangate en inglés): se descubrió la venta de armas de forma ilegal a Irán para conseguir financiación para la Contra, cuando Irán estaba en guerra contra Irak (aliado teórico de Estados Unidos) en el conflicto de 1980-1988; este escándalo demostró la injerencia de los EE.UU en la agresión a Nicaragua que motivó la resolución del Tribunal Internacional de La Haya, el cual condenó a los Estados Unidos a indemnizar a Nicaragua con 17.000 millones de dólares. Ese mismo año fue lanzada por el EPS la ofensiva Danto 88 (llamada así por el comandante Germán Pomares Ordóñez “el Danto”) hacia el departamento de Jinotega, empujando a los contras a territorio hondureño. La perestroika promovida por Mijaíl Gorbachov en la Unión Soviética y las presiones de la Organización de Estados Americanos (OEA) obligaron al gobierno del presidente de Nicaragua Daniel Ortega Saavedra y al FSLN a convocar a 21 partidos políticos a un diálogo nacional, en agosto de 1989, y se firmaron los acuerdos de Managua, que contemplaban la celebración de un proceso electoral democrático y la desmovilización de la Contra; poco después los cinco presidentes centroamericanos firmaron los acuerdos de Esquipulas V, en Guatemala, creando la Comisión Internacional de Apoyo y Verificación CIAV, para supervisar el desarme de los 12.000 combatientes activos de la RN existentes en ese momento. En 1988 unos 12.000 contras operaban desde Honduras contra el norte del territorio nicaragüense.

En ese mismo mes fue creada la coalición Unión Nacional Opositora (UNO), la cual aglutinaba a 14 partidos opuestos al FSLN entre liberales, conservadores, democratacristianos, socialcristianos, socialdemócratas, socialistas y comunistas, que tenía como candidatos a la presidencia y la vicepresidencia a doña Violeta Barrios de Chamorro (conservadora y viuda de Pedro Joaquín Chamorro Cardenal, director del diario La prensa) y Virgilio Godoy Reyes (liberal independiente), respectivamente. El 25 de febrero de 1990 se celebraron las elecciones, las que dieron la victoria a la UNO con el 54% de los votos, mientras que el FSLN quedó con 40%. Dos días después, el 27 de febrero, empezaron las negociaciones, con la participación del expresidente de Estados Unidos Jimmy Carter, João Clemente Baena Soares (Secretario General de la OEA) y Elliot Richardson, representante del Secretario General de las Naciones Unidas (ONU). Entre otras cosas se acordó la permanencia del general Humberto Ortega Saavedra como comandante en jefe del EPS, la reducción de este y el desarme de la Contra; las negociaciones terminaron el 27 de marzo con un llamado "Protocolo de transición", por el cual 8 de los 14 partidos de la UNO se negaron a asistir a la toma de posesión, y el 25 de abril Daniel Ortega le entregaba el poder a Violeta Chamorro.

El 27 de junio de 1990 se dio el primer acto de desarme de los miembros de la “Contra” como consecuencia de los Acuerdos de Sapoá y del proceso de paz que desencadenó en la desmovilización de los armados.

El escenario de ese primer acto de desarme ante la entonces presidenta Violeta Barrios de Chamorro fue el municipio San Pedro de Lóvago y, por ello, en una ley se declaró a esa localidad como “Capital de la Paz”.

La RN terminó de desarmarse el 27 de junio del mismo año en el municipio del Almendro, departamento de Río San Juan, ante los delegados de la ONU y la OEA donde deponen sus armas el Comandante Leonel y Navegante (este último con un estado de fuerza de 600 hombres).

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Feldmann, Andreas E.; Maiju Perälä (Viernes, 16 de julio de 2004). «Reassessing the Causes of Nongovernmental Terrorism in Latin America». Latin American Politics and Society 46 (2): 101-132. doi:10.1111/j.1548-2456.2004.tb00277.x. 
  2. Greg Grandin; Gilbert M. Joseph (2010). A Century of Revolution. Durham, North Carolina: Duke University Press. p. 89. ISBN 0822392852. 
  3. Todd, Dave (26 de febrero de 1986). «Offensive by Nicaraguan "Freedom Fighters" May be Doomed as Arms, Aid Dry Up». Ottawa Citizen. Consultado el 27 de junio de 2011. 
  4. Albert J. Jongman; Alex P. Schmid (1988). Political Terrorism: A New Guide To Actors, Authors, Concepts, Data Bases, Theories, And Literature. Transaction Publishers. pp. 17-18. ISBN 978-1-41280-469-1. Consultado el Miércoles, 27 de mayo de 2015. 
  5. Athan G. Theoharis; Richard H. Immerman (2006). The Central Intelligence Agency: Security Under Scrutiny. Greenwood Publishing Group. p. 216. ISBN 0313332827. 
  6. Gary LaFree; Laura Dugan; Erin Miller (2014). Putting Terrorism in Context: Lessons from the Global Terrorism Database. Routledge. p. 56. ISBN 1134712413. 
  7. Fried, Amy (1997). Muffled Echoes: Oliver North and the Politics of Public Opinion. Columbia University Press. pp. 65-68. ISBN 9780231108201. Consultado el 22 de abril de 2015. 
  8. "The United States has played a very large role in financing, training, arming, and advising the contras over a long period. The contras only became capable of carrying out significant (para)military operations as a result of this support." As seen at: Gill 1989, p. 329
  9. «Contra Organizations: The Contra Story — Central Intelligence Agency». Cia.gov. Consultado el 18 de agosto de 2014. 
  10. "The UDN, including Cardenal, initially opposed any linkage with the Guardsmen. The CIA, and high-ranking United States Government officials, insisted that we merge with the Guardsmen. Lt. General Vernon Walters, then a special assistant to the United States Secretary of State (and formerly Deputy Director of the CIA) met with Cardenal to encourage him to accept the CIA's proposal. We were well aware of the crimes the Guardsmen had committed against the Nicaraguan people while in the service of President Somoza and we wanted nothing to do with them. However, we recognized that without help from the United States Government we had no chance of removing the Sandinistas from power, so we eventually acceded to the CIA's, and General Walters', insistence that we join forces with the Guardsmen. Some UDN members resigned because they would not associate themselves with the National Guard under any circumstances, but Cardenal and I and others believed the CIA's assurances that we, the civilians, would control the Guardsmen in the new organization that was to be created." As seen at: International Court of Justice (IV) 1986, p. 446
  11. Gill 1989, p. 329
  12. «War Against the Poor: Low-Intensity Conflict and Christian Faith». www.religion-online.org. Archivado desde el original el 6 de abril de 2017. Consultado el 10 de abril de 2017. 
  13. «Arizona Republic from Phoenix, Arizona on October 20, 1984 · Page 22». Newspapers.com (en inglés). Consultado el 10 de abril de 2017. 
  14. Carcache, Douglas (3 de junio de 2012). «Los gringos nos zafaron el hombro». El Nuevo Diario. Consultado el 9 de febrero de 2015. 
  15. Webb, Gary (1998). Dark Alliance. Estados Unidos: Seven Stories Press. p. 439. ISBN 978-1-888363-93-7. 

Enlaces externos[editar]