Constitución cubana de 2019

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Constitución de la República de Cuba
Coat of arms of Cuba.svg

Función Reemplazar la
Constitución de 1976
Autor(es) Miembros de la Comisión Redactora
Ratificación 24 de febrero de 2019
Promulgación 10 de abril de 2019
Ubicación La Habana

La Constitución cubana de 2019 (nombre oficial: Constitución de la República de Cuba) es la norma jurídica suprema (o máxima) del ordenamiento jurídico de la República de Cuba. Fue aprobada por la Asamblea Nacional del Poder Popular, en el Segundo Período Ordinario de Sesiones de la IX Legislatura, y ratificada en referendo popular el 24 de febrero de 2019 con el aprobada con el 86,85% de los votos.[1]​ Sustituye a la Constitución cubana de 1976. Ésta se compone del preámbulo y de 229 artículos (92 más que la anterior Constitución de 1976).[2]​ Subraya el carácter "irrevocable" del socialismo como sistema social en la isla, pero abre su economía al mercado, la propiedad privada y la inversión extranjera, todo bajo control del Estado (Economía de mercado socialista). También reconoce al Partido Comunista (PCC) como único y como la "fuerza política dirigente superior de la sociedad y del Estado" y recupera la figura del primer ministro de Cuba.

Antecedentes[editar]

La constitución de Cuba de 1976 había sufrido tres reformas en 1978[3]​ 1992[4]​ y 2002[5]​. La Constitución de 2019 es la expresión jurídico-formal de un proceso constituyente material tras la refundación de las relaciones económicas y sociales de la isla desde inicios de la década de los 90, con la caída del campo socialista y el inicio del denominado período especial.[2]

La introducción de reformas para hacer frente a la difícil crisis económica se inicia a partir de la celebración del IV Congreso del PCC, en octubre de 1991 que se traslada a la Ley de Reforma Constitucional de 12 de julio de 1992, base jurídica sobre la que desde este momento se articulará la adaptación de la Cuba socialista al nuevo orden mundial. En el sentido económico, la reforma jurídica introduce, básicamente, cambios: 1) en las formas de propiedad; y, 2) la regulación del comercio exterior.[2]

Un segundo período de transformaciones se inicia en 2006 con el abandono de Fidel Castro de la dirección política del país. Con Raúl Castro al frente, se activa otro paquete de transformaciones del modelo socioeconómico, plasmadas en múltiples modificaciones a leyes, decretos-leyes, decretos y reglamentos.[2]

Mylai Burgos, jurista experta en legislación cubana señala que dichas transformaciones han tenido tres momentos clave: sus inicios, desde 2006 con mayor consolidación a partir de 2008. El VI Congreso del PCC, en abril de 2011, y los lineamientos de políticas económicas y sociales surgidos de él que tuvieron un proceso previo de discusión participativa en el seno de la sociedad. Y, por último, el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Estados Unidos, a partir de 2015.[6]

Proceso constitucional[editar]

El proyecto constitucional fue sometido a consulta popular entre agosto y noviembre de 2018. A través de asambleas, el pueblo de Cuba discutió y debatió las necesidades que debería incorporar la nueva Constitución que se tradujeron en 9.595 "propuestas tipo", de las cuales 4.809 (50,1 por ciento) fueron aprobadas y el resto (49,9 por ciento) se descartaron por improcedentes desde el punto de vista jurídico, ya que no eran contenidos constitucionales sino "detalles que no tienen sentido en la lógica constitucional, como dudas y preguntas", explicó el secretario del Consejo de Estado, Homero Acosta. Las opiniones de los cubanos residentes en el extranjero fueron agrupadas en 978 "propuestas tipo", siendo aceptadas 391 de ellas.[7]

Del total, la comisión redactora realizó 760 cambios que fueron revisados por la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP). En diciembre de 2018 debatió y votó los cambios.134 Artículos fueron modificados, lo que representa casi el 60 por ciento. Se eliminaron tres artículos y 87 continuaron sin cambios.

La Constitución de 2019 fue ratificada en el referéndum el 24 de febrero de 2019 con un 86,8 % de votos, ejerciendo su derecho al voto 7.848.343 personas participando un 84 % del censo.[8]​ Del total de 7,8 millones de votantes, un 9% votó en contra, un 2,53% en blanco, y un 1,62% de las papeletas fueron anuladas por diferentes motivos.[8]​ Se declararon válidas 7.522.569 boletas, lo que representó el 95,85% de participación popular. Según datos oficiales, 6.816.169 ciudadanos votaron a favor de la nueva Constitución y se expresaron en contra 706.400, el 9% del electorado. La oposición ilegal mostró su desacuerdo absteniéndose, votando en blanco o dañando las papeletas.[8]

La nueva Constitución entró en vigor el mismo día en que 150 años atrás se comenzó a redactar la primera Carta Magna de la isla y, según Castro, es un texto "hijo de su tiempo" que "garantiza la continuidad de la Revolución y sintetiza las aspiraciones de todos los que han luchado por una Cuba de justicia social".[9]

Visión en Conjunto[editar]

Al Observar en conjunto, se trata de un texto que conserva un buen número de tradiciones en garantías personales internacionalmente reconocidas, las que han sido correctamente actualizadas conforme a la universalización de los derechos humanos. Así, por ejemplo, se ha garantizado el sustento de la dignidad humana, coexistiendo con la posibilidad de las sanciones legales por delitos o la garantía de un juicio justo e imparcial, sustentado en el constitucionalismo internacional. A pesar de opiniones diferentes sobre los derechos personales, las libertades y la propiedad privada la realidad de la nueva Constitución es que se adecúa a un tiempo diferente. Ejemplo de artículos que muestran las libertades en Cuba, se exponen a continuación:

  • Artículo 15, El Estado reconoce, respeta y garantiza la libertad religiosa.
  • Artículo 16, en el inciso b) se ratifica la aspiración a la paz digna y verdadera, el respeto a la independencia, la soberanía y libre determinación expresado en la libertad de los ciudadanos de elegir su sistema político, económico, social y cultural (...)
  • Artículo 32, inciso h) se promueve la libertad de creación artística en todas su formas de expresión (...)
  • Artículo 52, Las personas tienen libertad de entrar, permanecer, transitar y salir del territorio nacional, cambiar de domicilio y residencia, sin más limitaciones que as que establece la ley
  • Artículo 54, El Estado reconoce, respeta y garantiza a las personas la libertad de pensamiento, conciencia y expresión.
  • Artículo 55, Se reconoce a las personas la libertad de prensa. Este derecho se ejerce de conformidad con la ley y los fines de la sociedad.
  • Artículo 90, El ejercicio de los derechos y libertades previstos implican responsabilidades (...)
  • Artículo 95, inciso a) no ser privada de libertad sino por autoridad competente y por el tiempo legalmente establecido
  • Artículo 96. Quien estuviera privado de libertad ilegalmente tienen derecho a establecer ante tribunal competente procedimiento de Habeas Corpus.
  • Artículo 101, inciso g) la libertad de discusión, el ejercicio de crítica y la autocrítica, la subordinación de la minoría a la mayoría rigen en todos los órganos estatales colegiados.

En cuanto a la propiedad privada se reconoce como una de las formas de propiedad, en el artículo 22, inciso d) propiedad privada: la que se ejerce sobre determinados medios de producción por personas naturales o jurídicas cubanas o extranjeras; con un papel complementarios en la economía.

Otras formas de propiedad son: socialista del todo el pueblo (pública), cooperativa, de las organizaciones políticas de masas y sociales (de instituciones políticas y de masas), mixta (combinación de propiedades), de instituciones y formas asociativas (instituciones empresariales), personal. [1]

Por lo que la siguiente opinión "Sin embargo, parece ser que la libertad personal y la propiedad privada son el sector menos desarrollado de la constitución, incluyendo la ausencia total de la libertad de prensa", tiene poca justificación.

Orgánicamente sigue el modelo del constitucionalismo francés de posguerra, en cuanto a la existencia de leyes orgánicas que especifican en profundidad el alcance de la constitución, sujeto a las mayorías de turno, sin embargo el concepto de “comunidad” sobre el individuo ha mantenido un papel preponderante en la definición de las bases del ordenamiento, el que se ha visto equilibrado mediante las garantías individuales.

El acceso a los órganos judiciales para obtener tutela efectiva de los derechos, llevara a que, naturalmente, el ejercicio del poder público se verá durante estos años cada vez más limitado por los derechos fundamentales, .

Como muchos comentaristas observan, hay una triple paradoja en esta Constitución. Se trata probablemente del texto más respetuoso de los derechos individuales de las personas que haya conocido la historia constitucional cubana; sin embargo, la paradoja reside en que haya sido dictada precisamente a base de una constitución escrita por una revolución, a la cuales muchos detractores acusan de violación de derechos humanos fundamentales, sin reconocer los logros alcanzados en más de 60 años de gobierno. Aunque hay que señalar que en la historia revolucionaria cubana no se ha mantenido en todo momento un apego a la constitucionalidad y al régimen jurídico, cosa que se quiere cambiar, y esto trae cierta desconfianza en los ciudadanos e incredulidad en los opositores.

Las críticas más visibles dirigidas en su contra recaen sobre lo relativo a garantías políticas y económicas, En efecto, aun abrazando principios democráticos, no debe olvidarse que, la Constitución obedece a un modelo de «democracia socialista». En ese contexto es propio del socialismo, la existencia de un partido político único y la restricción hacia las demás ideologías, que la propagación de doctrinas que propendieran la superación o modificación del socialismo, por ejemplo, son considerada como un ilícito constitucional (como traición a la patria, figura casi inexistente en el derecho internacional), o que se pretenda instaurar a nivel local mecanismos de gestión administrativa y gubernamental al margen de recetas puramente políticas (i.e. ideológicas). Durante casi 60 años, subsisten algunos aspectos heredados de esa concepción política, cada vez, más limitado por las libertades personales.

A ello se suman un elemento de grave tensión, la inexistencia de un órgano jurídico y especializado en derecho constitucional que establezca los alcances y límites (en forma inapelable y con independencia) de los artículos constitucionales y la separación de poderes de aquello (La inexistencia de un Tribunal Constitucional), aunque esta función recae cobre la Comisión Permanente de Asuntos Constitucionales y Jurídicos de la Asamblea Nacional del Poder Popular, lo que podría llevar, eventualmente, a un conflicto interno y a tensión social y política, más aún si se sigue el ánimo “reformista” que se ha llevado a cabo desde la Presidencia de Raúl Castro a la actualidad.

Otro elemento que trae opiniones diferentes tanto en seguidores como en opositores es los métodos de elección de los principales dirigentes a todos los niveles; un por ciento importante de planteamientos en la Consulta Popular solicitaba la elección directa del Presidente y Vicepresidente de la República, la de los Gobernadores Provinciales e influir más en la elección de los Presidentes de las Asambleas Municipales del Poder Popular. Pero la Comisión Redactora no hizo cambios en este aspecto y se mantuvo la versión inicial, solo modificando que los Gobernadores Provinciales no sean designados sino electos por los delegados municipales.

Más allá de esa clase de observaciones, cabe preguntarse si acaso la Constitución es actual y tiene las herramientas para abrir paso a las nuevas generaciones. No se trata de resucitar las querellas acerca de su inspiración, sino de analizar su contenido. En efecto, en el texto mismo, en sus aspectos dogmáticos, hay opciones ideológicas explícitas, que pueden ser discutibles y, sobre todo, pueden limitar la libertad de acción de generaciones futuras.

La Inexistencia de derechos de III Generación en el texto (Tratados de Naciones Unidas fundamentalmente generados a posterior del año 2000, como por ejemplo, la Limitación de la delincuencia organizada trasnacional, La limitación de la explotación sexual de niños, la trata de mujeres para prostitución, El convenio para el control del tabaco, El Estatuto de roma, Declaración sobre orientación sexual e identidad de género, etc) puede llevar a las generaciones futuras a modificar la constitución mucho más allá de sus límites, utilizando «válvulas de escape» presentes en el texto constitucional. La cuestión que habrá que preguntarse en el futuro es si se quiere hacer de la Constitución más un programa de gobierno que un arsenal de instrumentos a disposición de cada gobierno o cada legislatura.

Principales cambios de la Constitución[editar]

La Constitución de Cuba de 2019[10]​ está compuesta por 229 artículos, 11 títulos, 2 disposiciones especiales, 13 transitorias y 2 finales, y fue sometida durante tres meses a un proceso de debate popular en el que por primera vez participó la emigración cubana.[9]

Subraya el carácter "irrevocable" del socialismo como sistema social en la isla, pero abre su economía al mercado, la propiedad privada y la inversión extranjera, todo bajo control del Estado. También reconoce al Partido Comunista (PCC) como único y como la "fuerza política dirigente superior de la sociedad y del Estado".[8]

Los principales cambios de Constitución de Cuba de 2019 son:[7]

Derechos y Deberes[editar]

- "Ciudadano cubano" se cambió por "el pueblo de Cuba".

- Se incorpora un nuevo Artículo que reconoce a la dignidad humana como sustento fundamental de todos los derechos y deberes.

- Se dejó explícito que la adquisición de otra ciudadanía no implica la pérdida de la cubana (ahora aparece en el Art. 36).

- Se añadieron los yacimientos minerales y las playas como parte de la propiedad socialista de todo el pueblo.

- Se declaró explícitamente el carácter laico del Estado.

- Como deberes, se incluyen "respetar y proteger los símbolos patrios" y en un inciso "la flora y la fauna".

- El mercado, la propiedad privada y la inversión extranjera son necesarios para impulsar el crecimiento de la economía del país, bajo embargo de Estados Unidos desde 1962.

Política[editar]

- Se especifica que Cuba no volverá jamás al capitalismo, "como régimen sustentado en la explotación del hombre por el hombre".

- El concepto de la "libertad política" se eliminó, solo se dejó "libertad", que es más amplio.

- La figura del presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, que ocupaba Miguel Díaz-Canel, se reemplaza por la del presidente de la República, y se incorpora la figura de un primer ministro.

- El período presidencial será de 5 años con opción a una reelección inmediata por igual tiempo.

- La edad mínima para detentar la presidencia será de 35 años y la máxima de 60 cuando postula por primera vez.

Trabajo[editar]

- Sobre el salario, se indica que "todas las personas reciben el mismo salario por igual trabajo".

Familia[editar]

- El Estado debe tener instituciones y servicios que faciliten a las familias trabajadoras el desempeño de sus responsabilidades.

- El Estado reconoce y protege a las familias, agregándose "cualquiera sea su forma de organización".

- Suprime la anterior definición del matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer, y lo conceptualiza solamente como una institución social y jurídica, y una de las formas de organización de las familias, que se funda en el libre consentimiento y en la igualdad de derechos, obligaciones y capacidad legal de los cónyuges.

- Se estipula que las familias se constituyen por vínculos jurídicos o de hechos.

- Se refuerza la responsabilidad de los hijos con los padres y los abuelos: “Los hijos están obligados a respetar, atender y proteger a sus madres, padres y otros parientes, conforme con lo establecido en la ley”.

- Los niños y adolescentes son considerados plenos sujetos de derechos.

Educación[editar]

- Se especifica que la educación, con calidad y gratuidad, es un derecho desde la primera infancia hasta los estudios de posgrados.

Salud[editar]

- La Salud Pública se ratifica como responsabilidad del Estado y se incorpora la mención de que sus servicios son de calidad.

Medios

- En ningún caso los medios fundamentales de la comunicación serán objeto de propiedad privada.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b «Descargue la Constitución de la República de Cuba (+ PDF)». Cubadebate. 10 de abril de 2019. Consultado el 22 de diciembre de 2019. 
  2. a b c d Noguera Fernández, Albert (mayo-agosto 2019). «La constitución cubana de 2019: un análisis crítico». Revista de Derecho Político (UNED) (105): 361-396. 
  3. «Ley Modificativa de la Ley de la División Político Administartiva». Parlamento Cubano (en inglés estadounidense). 16 de mayo de 2016. Consultado el 22 de diciembre de 2019. 
  4. «Ley de reforma constitucional, de 12 de julio de 1992». 
  5. «Cuba: Reforma Constitucional 2002». pdba.georgetown.edu. Consultado el 22 de diciembre de 2019. 
  6. 3 M. BURGOS, «Análisis crítico constitucional de los cambios socio-jurídicos en la Cuba actual», Revista Direito & Práxis, Vol. 08, Núm.4, Rio de Janeiro, 2017, p. 3179.
  7. a b «¿Qué cambios y novedades trae la nueva Constitución de Cuba?». www.telesurtv.net. Consultado el 22 de diciembre de 2019. 
  8. a b c d «Cuba aprueba en referéndum una nueva Constitución». El País. 26 de febrero de 2019. ISSN 1134-6582. Consultado el 22 de diciembre de 2019. 
  9. a b «Cuba estrena Constitución en tiempos de crisis». www.efe.com. Consultado el 22 de diciembre de 2019. 
  10. «Texto de la Constitución de Cuba de 2019». 


Predecesor:
Constitución de 1976
Constituciones de Cuba
2019 - Actual
Sucesor:
-