Conservadurismo liberal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El Conservadurismo liberal es una ideología política que combina políticas conservadoras con posturas liberales, especialmente sobre cuestiones éticas y sociales, o una marca de conservadurismo político fuertemente influenciada por el liberalismo.[1]

El conservadurismo liberal incorpora la visión liberal clásica de la mínima intervención del gobierno en la economía, según la cual los individuos deberían ser libres de participar en el mercado y generar riqueza sin interferencia del gobierno.[2]​ Sin embargo, no se puede depender completamente de las personas para actuar responsablemente en otras esferas de la vida, por lo tanto, los conservadores liberales creen que es necesario un estado fuerte para garantizar la ley y el orden y se necesitan instituciones sociales para alimentar el sentido del deber y la responsabilidad con la nación.[2]​ Es una posición política que también respalda las libertades civiles junto con algunas posiciones conservadoras sociales y generalmente se la considera como una ideología de centroderecha. En Europa Occidental, especialmente en el Norte de Europa, el conservadurismo liberal es la forma dominante del conservadurismo contemporáneo y también ha adoptado algunas posiciones socialmente liberales.

Descripción general, definiciones y uso[editar]

Dado que tanto el "conservadurismo" como el "liberalismo" han tenido diferentes significados a lo largo del tiempo y en todos los países, el término "conservadurismo liberal" se ha utilizado de maneras bastante diferentes. Por lo general, contrasta con el conservadurismo aristocrático, que rechaza el principio de la igualdad como algo en discordancia con la naturaleza humana y enfatiza en cambio la idea de la desigualdad natural. Como los conservadores en los países democráticos han adoptado instituciones liberales típicas como el estado de derecho, la propiedad privada, la economía de mercado y el gobierno constitucional representativo, el elemento liberal del conservadurismo liberal se hizo consensuado entre los conservadores. En algunos países (por ejemplo, el Reino Unido y los Estados Unidos), el término "conservadurismo liberal" llegó a entenderse simplemente como "conservadurismo" en la cultura popular,[3]​ lo que provocó que algunos conservadores adoptaran valores liberales más fuertemente clásicos para llamarse a sí mismos "libertarios".[4]

Sin embargo, la tradición liberal conservadora en los Estados Unidos a menudo combina el individualismo económico de los liberales clásicos con una forma conservadora de Burke que enfatiza las desigualdades naturales entre los hombres, la irracionalidad del comportamiento humano como base del impulso humano por el orden y la estabilidad y la el rechazo de los derechos naturales como base del gobierno.[5]​ Sin embargo, desde una perspectiva diferente, el conservadurismo estadounidense (un "híbrido de conservadurismo y liberalismo clásico") ha exaltado tres principios del conservadurismo burkeano: la desconfianza hacia el poder del estado, la preferencia de la libertad sobre la igualdad y el patriotismo, al tiempo que rechaza el tres principios restantes, a saber, lealtad a las instituciones y jerarquías tradicionales, escepticismo con respecto al progreso y el elitismo.[6]​ En consecuencia, en los Estados Unidos, el término "conservadurismo liberal" no se utiliza y el liberalismo moderno estadounidense resulta ser bastante diferente de la marca europea. Lo contrario es cierto en América Latina, donde el conservadurismo económicamente liberal a menudo se etiqueta bajo la rúbrica del neoliberalismo, tanto en la cultura popular como en el discurso académico.[7]

Por su parte, al abrazar los principios liberales y de libre mercado, los conservadores liberales europeos son claramente distinguibles de aquellos conservadores que han adoptado puntos de vista conservadores nacionales, posturas socialmente más conservadoras y/o populismo absoluto, y mucho menos una postura populista de derecha. En gran parte del centro y el noroeste de Europa, especialmente en los países germánicos y tradicionalmente protestantes, persiste una división entre los conservadores (incluidos los demócratas cristianos) y los liberales. Por el contrario, en aquellos países donde los movimientos conservadores liberales han ingresado más recientemente a la corriente política principal, como Italia y España, los términos "liberal" y "conservador" pueden entenderse como sinónimos. A menudo esto implica hacer hincapié en la economía de libre mercado y la creencia en la responsabilidad individual junto con la defensa de los derechos civiles y el apoyo a un estado de bienestar limitado. Comparado con la política tradicional de centroderecha, como las propuestas por los demócratas cristianos, el conservadurismo liberal es menos tradicionalista y más derechista libertario económicamente, lo que favorece los bajos impuestos y la mínima intervención estatal en la economía. En el discurso europeo moderno, el "conservadurismo liberal" por lo general abarca perspectivas políticas de centroderecha que rechazan, al menos en cierta medida, el conservadurismo social. Esta posición también está asociada con el apoyo a formas moderadas de red de seguridad social y ambientalismo. En este sentido, el "conservadurismo liberal" ha sido apoyado, por ejemplo, por los partidos conservadores nórdicos (el Partido Moderado en Suecia, el Partido Conservador en Noruega y el Partido de la Coalición Nacional en Finlandia), que han visto a los partidos populistas de derecha emerger a su derecha y no comprenden a los demócratas cristianos que forman partidos separados y el Partido Conservador Británico bajo David Cameron, quien en una entrevista poco después de asumir el cargo de Primer Ministro en 2010 dijo que siempre había descrito él mismo como un "conservador liberal".[8]​ En su primer discurso en una conferencia del Partido Conservador en 2006, Cameron definió esto como creer en la libertad individual y los derechos humanos, pero se muestra escéptico respecto de los "grandes planes para rehacer el mundo".[9]

Conservadurismo clásico y liberalismo económico[editar]

Históricamente, en los siglos XVIII y XIX el "conservadurismo" comprendía un conjunto de principios basados en la preocupación por la tradición establecida, el respeto por la autoridad y los valores religiosos. Esta forma de conservadurismo tradicionalista o clásico a menudo se considera ejemplificada por los escritos de Joseph de Maistre y el Papa[¿quién?] en la era posterior a la Ilustración. El "liberalismo" contemporáneo, ahora llamado liberalismo clásico, defendía tanto la libertad política de los individuos como el libre mercado en la esfera económica. Ideas de este tipo fueron promulgadas por John Locke, Montesquieu, Adam Smith, Jeremy Bentham y John Stuart Mill, quienes son recordados respectivamente como los padres del liberalismo clásico, la Separación de la Iglesia y el Estado, el liberalismo económico, el utilitarismo y el liberalismo social.

Según el académico Andrew Vincent, la máxima del conservadurismo liberal es "la economía es más importante que la política".[10]​ Otros enfatizan la apertura del cambio histórico y una sospecha de mayorías tiránicas detrás del elogio de las libertades individuales y las virtudes tradicionales, por autores como Edmund Burke y Alexis de Tocqueville,[11]​ como la base del conservadurismo liberal actual, como se ve tanto en los trabajos de Raymond Aron, como de Michael Oakeshott, y la perspectiva ideológica de los partidos de centroderecha. Sin embargo, existe un acuerdo general de que los conservadores originales liberales fueron los que combinaron las actitudes sociales conservadoras con una perspectiva económicamente liberal, adaptando una comprensión aristocrática previa de las desigualdades naturales entre los hombres al dominio de la meritocracia, sin criticar directamente los privilegios de nacimiento, siempre y cuando las libertades estaban garantizadas. Con el tiempo, la mayoría de los conservadores en el mundo occidental adoptaron ideas económicas de libre mercado a medida que avanzaba la Revolución Industrial y la aristocracia perdió su poder, en la medida en que tales ideas ahora se consideran generalmente como parte del conservadurismo. No obstante, en la mayoría de los países, el término "liberal" se utiliza para describir a aquellos con visión económica de libre mercado. Este es el caso, por ejemplo, en Europa continental,[12]Australia[13]​ y América Latina.[14]

Partidos conservadores liberales o partidos con facciones liberal conservadoras[editar]

Partidos actuales[editar]

Partidos anteriores[editar]

Organizaciones conservadoras liberales[editar]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Nordsieck, Wolfram. «Parties and Elections in Europe» (en inglés). 
  2. a b McAnulla, 2006, p. 71.
  3. Johnston, 2007, p. 155.
  4. (en inglés) Grigsby, Ellen: Analyzing Politics: An Introduction to Political Science. Cengage Learning, 2011.
  5. (en inglés) Grigsby, Ellen: Analyzing Politics: An Introduction to Political Science. Cengage Learning, 2011. p.106-112
  6. Wooldridge, Adrian; Micklethwait, John (2011). «The Right Nation: Why America is Different» (en inglés). Penguin Books Limited – via Google Books. 
  7. (en inglés) Bethell, Leslie: The Cambridge History of Latin America: Latin America since 1930. Cambridge University Press, 1991.
  8. Cameron, David. «I am a Liberal Conservative» (en inglés). BBC. Consultado el 18 de agosto de 2012. 
  9. (en inglés) "Full text of David Cameron's speech to the Conservative Party conference", BBC, Octubre de 2006
  10. Vincent, Andrew (2009). «Conservatism». Modern Political Ideologies (en inglés). Chichester, U.K. Malden, MA: Wiley-Blackwell. pp. 65-66. ISBN 978-1-4051-5495-6. 
  11. Lakoff, Sandoff: Tocqueville, Burke, and the Origins of Liberal Conservatism. The review of politics; 60, pp 435–464. Notre Dame, 1998. doi 10.1017/S003467050002742X
  12. Europe, a Political Profile: An American Companion to European Politics - Hans Slomp - Google Books (en inglés). Books.google.co.uk. pp. 106-108. 
  13. Goldfarb, Michael (20 de julio de 2010). «'Liberal? Are we talking about the same thing?'». BBC News (en inglés). Consultado el 6 de julio de 2016. 
  14. MacLean, James. «"The Two Meanings of "Liberalism"» (en inglés). Consultado el 6 de julio de 2016. 
  15. http://www.eliamep.gr/wp-content/uploads/2013/04/bn1.pdf
  16. Nicole A. Thomas; Tobias Loetscher; Danielle Clode; Michael E. R. Nicholls (2 de mayo de 2012). Right-Wing Politicians Prefer the Emotional Left (en inglés) 7 (5). PLOS ONE. p. 4. «The Liberal Party of Australia has an ideology in line with liberal conservatism and is therefore right of centre.» 
  17. Janusz Bugajski (2002). Political Parties of Eastern Europe: A Guide to Politics in the Post-Communist Era (en inglés). M.E. Sharpe. p. 22. ISBN 978-1-56324-676-0. 
  18. a b Paul Lewis (2002). Political Parties in Post-Communist Eastern Europe (en inglés). Routledge. p. 53. ISBN 978-1-134-63437-8. 
  19. Sanchez, María Isabel (2 de febrero de 2014), «No clear frontrunner as Costa Ricans vote for new president», Digital Journal (en inglés) 
  20. «Liberal and conservative ideologies clashed in first official presidential debate», Inside Costa Rica (en inglés), 6 de enero de 2014 
  21. John Nagle; Alison Mahr (1999). Democracy and Democratization: Post-Communist Europe in Comparative Perspective (en inglés). SAGE Publications. p. 188. ISBN 978-0-7619-5679-2. 
  22. a b c d e f Elizabeth Bakke (2010). «Central and Eastern European party systems since 1989». En Sabrina P. Ramet. Central and Southeast European Politics since 1989 (en inglés). Prensa de la Universidad de Cambridge. p. 78. ISBN 978-1-139-48750-4. 
  23. Maciej Stobinski (2014). «Twenty years of the Czech party system: 1992–2011». En Lucyna Czechowska; Krzysztof Olszewski. Central Europe on the Threshold of the 21st Century: Interdisciplinary Perspectives on Challenges in Politics and Society. Cambridge Scholars Publishing. p. 296. ISBN 978-1-4438-6483-1. 
  24. Otto Eibl; Michal Pink (2016). «Election Results, Candidate Lists and the Framing of Campaigns». En Ruxandra Boicu; Silvia Branea; Adriana Stefanel. Political Communication and European Parliamentary Elections in Times of Crisis: Perspectives from Central and South-Eastern Europe. Palgrave Macmillan UK. p. 258. ISBN 978-1-137-58591-2. 
  25. «BEDNÁŘ: Svobodní jsou šancí pro zklamané pravicové voliče | Svobodní - Strana svobodných občanů». web.svobodni.cz (en checo). Consultado el 27 de marzo de 2017. 
  26. «Realisté představili posilu. Jako lídr Parbubického kraje přišel Alexander Tomský». Parlamentní Listy. Consultado el 7 de agosto de 2017. 
  27. Mads Dagnis Jensen (2015). «The Nordic Countries and the European Parliament». En Caroline Howard Grøn; Peter Nedergaard; Anders Wivel. The Nordic Countries and the European Union: Still the Other European Community? (en inglés). Routledge. p. 89. ISBN 978-1-317-53661-1. 
  28. José María Magone (2003). The Politics of Southern Europe: Integration Into the European Union (en inglés). Greenwood Publishing Group. p. 148. ISBN 978-0-275-97787-0. 
  29. Christina Bergqvist (1999). Equal Democracies?: Gender and Politics in the Nordic Countries (en inglés). Nordic Council of Ministers. p. 319. ISBN 978-82-00-12799-4. 
  30. Kerstin Hamann; John Kelly (2010). Parties, Elections, and Policy Reforms in Western Europe: Voting for Social Pacts (en inglés). Routledge. p. 1980. ISBN 978-1-136-94986-9. 
  31. Karan, Pradyumna P. (2005), Japan in the 21st century: environment, economy, and society (en inglés), Prensa de la Universidad de Kentucky 
  32. William D. Hoover, ed. (2011). Historical Dictionary of Postwar Japan (en inglés). Scarecrow Press. p. 211. ISBN 978-0-8108-7539-5. 
  33. Janusz Bugajski (2002). Political Parties of Eastern Europe: A Guide to Politics in the Post-Communist Era. M.E. Sharpe. p. 141. ISBN 978-1-56324-676-0. 
  34. Abdo Baaklini; Guilain Denoeux; Springborg, Robert (1999), Legislative Politics in the Arab World: The Resurgence of Democratic Institutions (en inglés), Lynne Riener, p. 129 
  35. Arco Timmermans; Edwin van Rooyen; Gerrit Voerman (26 de noviembre de 2014). «Policy analysis and political party think tanks». En Frans van Nispen; Peter Scholten. Policy analysis in the Netherlands (en inglés). Policy Press. p. 189. ISBN 978-1-4473-1333-5. 
  36. Liubomir K. Topaloff (2012). Political Parties and Euroscepticism (en inglés). Springer. p. 21. ISBN 978-1-137-00968-5. 
  37. Jean-Michel De Waele; Anna Pacześniak (2011). «The Europeanisation of Poland's political parties and party system». En Erol Külahci. Europeanisation and Party Politics (en inglés). ECPR Press. p. 131. 
  38. André Krouwel (2012). Party Transformations in European Democracies (en inglés). SUNY Press. p. 348. ISBN 978-1-4384-4483-3. 
  39. «2016 Russia legislative elections: State Duma» (en inglés). Parties and Elections in Europe. 2016. Consultado el 30 de diciembre de 2017. 
  40. Alfio Cerami (2006). Social Policy in Central and Eastern Europe: The Emergence of a New European Welfare Regime (en inglés). LIT Verlag Münster. pp. 29-. ISBN 978-3-8258-9699-7. 
  41. Inmaculada Egido (2005). Transforming Education: The Spanish Experience (en inglés). Nova Publishers. p. 14. ISBN 978-1-59454-208-4. 
  42. Peter Viggo Jakobsen (2006). Nordic Approaches to Peace Operations: A New Model in the Making? (en inglés). Taylor & Francis. pp. 184-. ISBN 978-0-415-38360-8. 
  43. Hariz Halilovich (2013). Places of Pain: Forced Displacement, Popular Memory and Trans-local Identities in Bosnian War-torn Communities (en inglés). Berghahn Books. p. 208. ISBN 978-0-85745-777-6. 
  44. «Liberální strana». liberalove.bluefile.cz (en checo). Consultado el 27 de marzo de 2017. 
  45. «Unie svobody – zoufalé hledání identity». www.witzany.cz (en checo). Consultado el 27 de marzo de 2017. 
  46. David Hanley (1999). «France: Living with Instability». En David Broughton. Changing Party Systems in Western Europe (en inglés). Continuum International Publishing Group. p. 66. ISBN 978-1-85567-328-1. Consultado el 21 de agosto de 2012. 
  47. Alistair Cole (2003). «Stress, strain and stability in the French party system». En Jocelyn Evans. The French Party System (en inglés). Prensa de la Universidad de Manchester. p. 12. ISBN 978-0-7190-6120-2. 
  48. Ruth Wodak; John E. Richardson (2013). Analysing Fascist Discourse: European Fascism in Talk and Text (en inglés). Routledge. p. 43. ISBN 978-0-415-89919-2. 
  49. Donatella M. Viola (2015). «Italy». En Donatella M. Viola. Routledge Handbook of European Elections (en inglés). Routledge. p. 117. ISBN 978-1-317-50363-7. 
  50. Ilaria Riccioni; Ramono Bongelli; Andrzej Zuczkwoski (2013). «The communication of certainty and uncertainty in Italian political media discourses». En Anita Fetzer. The Pragmatics of Political Discourse: Explorations across cultures (en inglés). John Benjamins Publishing Company. p. 131. ISBN 978-90-272-7239-3. 
  51. Pallaver, Günther (2008). «South Tyrol's Consociational Democracy: Between Political Claim and Social Reality». En Jens Woelk; Francesco Palermo; Joseph Marko. Tolerance Through Law: Self Governance and Group Rights In South Tyrol (en inglés) (Martinus Nijhoff Publishers). p. 309. ISBN 978-90-04-16302-7. 

Referencias[editar]

  • McAnulla, Stuart (2006). British Politics: A Critical Introduction (en inglés). A&C Black. ISBN 0-826-46155-7. 
  • Johnston, Larry (2007). Politics: An Introduction to the Modern Democratic State (en inglés). Prensa de la Universidad de Toronto. ISBN 1-4426-0040-3. 
  • Johnston, Larry (2011). Politics: An Introduction to the Modern Democratic State (en inglés). Prensa de la Universidad de Toronto. ISBN 1-4426-0533-2.