Consejo Asesor para la Transición Nacional

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Sesión constitutiva del Consejo Asesor para la Transición Nacional.

El Consejo Asesor para la Transición Nacional (en catalán Consell Assessor per a la Transició Nacional) era un órgano creado por la Generalidad de Cataluña en 2013, según Decreto 113/2013, de 12 de febrero,[1]​ con el objetivo de asesorar en el proceso de independencia de Cataluña y de realizar un referéndum de autodeterminación en dicha comunidad (Proyecto de referéndum de autodeterminación de Cataluña).

El Consejo estaba adscrito al Departamento de la Presidencia de la Generalidad y coordinado por su portavoz, Francesc Homs. Presidido por Carles Viver Pi-Sunyer, sus componentes no cobraban ninguna retribución por sus funciones.[2]

El Consejo se constituyó el 11 de abril de 2013, con una primera reunión celebrada en el Palacio de la Generalidad de Cataluña,[3]​ y fue suprimido el 27 de octubre de 2017 por el gobierno de España en aplicación del artículo 155 de la Constitución española.

Funciones[editar]

  • Analizar e identificar todas las alternativas jurídicas disponibles sobre el proceso de transición nacional.[1]
  • Asesorar al Gobierno de la Generalidad sobre la identificación de las estructuras estratégicas para el funcionamento futuro del gobierno y de las instituciones catalanas, y optimizar los recursos disponibles.
  • Proponer actuaciones e impulsar la difusión del proceso de transición nacional entre la comunidad internacional e identificar apoyos.
  • Asesorar al Gobierno para desplegar las relaciones institucionales en Cataluña con tal de garantizar el conjunto del proceso.

Composición[editar]

Según el Gobierno catalán, forman parte de este consejo «personas de reconocido prestigio en diferentes disciplinas y que están dispuestas a aportar su experiencia, cualificación y prestigio personal, con el objetivo que, tal y como establece el decreto de creación de este órgano, se puedan identificar e impulsar estructuras de estado, y todos los aspectos necesarios para llevar a término la consulta sobre el futuro status político de Cataluña»:[4][5]

Reacciones políticas[editar]

El líder del PSC, Pere Navarro, consideró «poco democrático» la constitución de estructuras independentistas antes de efectuar un referéndum y conocer la opinión de la gente,[6]​ y calificó de «insulto» la creación del Consejo en plena crisis económica.[7]Joan Herrera, secretario general de ICV, censuró la prioridad otorgada al Consejo antes de que sea establecido el «derecho a decidir» del pueblo catalán ante una eventual consulta independentista.[8]​ Por parte del PPC, Enric Millo reprochó igualmente esta iniciativa frente al objetivo de la recuperación económica.[9]Albert Rivera, líder de Ciutadans, fue más allá y puso un recurso contra la creación del Consejo ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, alegando que el Consejo está «fuera de las competencias autonómicas y rompe con el ámbito constitucional y con el Estatut».[10]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]