Consecuencialismo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Consecuencialista»)
Saltar a: navegación, búsqueda

En ética, el consecuencialismo hace referencia a todas aquellas teorías de la ética normativa que sostienen que las consecuencias de una acción (pudiendo incluir las consecuencias de los medios empleados) suponen la base de cualquier apreciación moral que se haga sobre dicha acción. Así, siguiendo esta doctrina, una acción moralmente correcta es la que conlleva buenas consecuencias o crea un bien. Entre las éticas consecuencialistas podemos encontrar muchas formas de utilitarismo, el egoísmo moral y la ética del altruismo de Auguste Comte.

Comparación con otras éticas normativas[editar]

El consecuencialismo ha sido tradicionalmente identificado como una de las tres grandes aglomeraciones de teorías de ética normativa; siendo las otras dos la deontología y la ética de la virtud. Se distingue de la deontología en que ésta última intenta resolver la medición de la bondad o maldad en un acto con base en una clasificación de acciones genéricas (por ejemplo matar, mentir, donar, abrazar), y de cómo dichas acciones se ajustan a los mandatos y deberes, independientemente de sus consecuencias. También difiere de la ética de la virtud, la cual se centra en la importancia de las motivaciones del agente moral; aunque se ha dicho que ésta no es del todo incompatible con el consecuencialismo.

Origen del término[editar]

El término consecuencialismo fue acuñado por G.E.M. Anscombe en su ensayo “filosofía moral moderna” en 1958. Desde entonces es común en la teoría moral de lengua inglesa. Sus raíces históricas se hallan en el utilitarismo, aunque teorías éticas anteriores consideraban a menudo las consecuencias de las acciones relevantes para la deliberación ética. Debido a este lazo histórico con el utilitarismo, estos dos términos se superponen, lo cual es comprensible si se tiene en cuenta que el utilitarismo presenta la importante característica formal que asumen las teorías consecuencialistas: se trata de la importancia de las consecuencias de las acciones.

Definición[editar]

El consecuencialismo, como sugiere su nombre, sostiene que los resultados de una acción compensan cualquier otra consideración en la deliberación moral. La mayoría de las teorías consecuencialistas se centran en la maximización de las situaciones óptimas -después de todo, si algo es bueno, más de lo mismo será mejor. Sin embargo, no todas las teorías del consecuencialismo adoptan esta postura.

Aparte de este perfil básico, hay poco más que se pueda decir de forma inequívoca sobre el consecuencialismo. Algunos problemas, sin embargo, reaparecen en un número considerable de teorías del consecuencialismo. Por ejemplo:

  • ¿Qué determina el valor de consecuencias? es decir ¿qué elementos componen una buena situación? Pero es la axiología la disciplina que se ocupa de estudiar el valor, no el consecuencialismo.
  • ¿Quién o cuál es el beneficiario primario de la acción moral? Pero es una cosmovisión particular (antropocentrismo, sensocentrismo, biocentrismo, etc.) la que determina qué seres son los pacientes morales de una acción.
  • ¿Quién juzga cuáles son las consecuencias de una acción y cómo? Pero podemos conocer cuáles son las consecuencias de una acción mediante la causalidad, pues une una acción y lo que sucede a continuación (las consecuencias de dicha acción).

Véase también[editar]

Referencias[editar]