Conoterapia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Conoterapia
Medicina alternativa
Ear candling-self applied.jpg
Conoterapia en proceso.
Star of life caution.svgAviso médico
El material que aparece después de la conoterapia, supuestamente cerumen y toxinas, resulta ser simplemente un residuo de la propia vela.

La conoterapia, también llamada terapia termoauricular o de velas para limpieza de oídos, es una práctica pseudomédica la cual dice que mejora la salud auditiva y el bienestar general al encender un extremo de una vela hueca y colocar el otro extremo en el canal auditivo. La investigación médica ha demostrado que la práctica es peligrosa e inefectiva,[1]​ no elimina el cerumen y no tiene beneficio alguno.[2][3]

Seguridad y efectividad[editar]

Edzard Ernst ha publicado opiniones críticas sobre el tema de las velas para los oídos, señalando: "No hay datos que sugieran que sean efectivas en el tratamiento de ninguna afección. Más aún, las velas para limpieza de oídos se han asociado con lesiones de oído. La ineludible conclusión es que las velas para oídos hacen más daño que bien. Su uso debe ser desalentado."[4][5]

De acuerdo con la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés), la conoterapia es en ocasiones promovida con afirmaciones de que la práctica puede "purificar la sangre" o "curar" el cáncer, pero "Health Canada" ha determinado que las velas no tienen ningún efecto en el oído ni ningún beneficio para la salud; en lugar de ello, crean un riesgo de lesiones, especialmente cuando se usan en niños.[6]

En octubre de 2007, la FDA emitió una alerta documentando que las velas para los oídos (también conocidas como velas de conoterapia) son "peligrosas para la salud cuando se usan en la forma, la dosis, la frecuencia o duración, prescrita, recomendada o sugerida en el etiquetado de las mismas"..."ya que el uso de una vela encendida en la proximidad de la cara de una persona conlleva un alto riesgo de causar severas quemaduras en la piel y/o cabello así como daños en el oído medio".[7]

Una publicación de 2007 en el diario científico Canadian Family Physician concluye:

La conoterapia parece ser popular y se la publicita fuertemente con afirmaciones que podrían parecer científicas para los laicos. Sin embargo, su mecanismo de acción no se ha verificado, no se ha registrado de manera confiable ningún efecto clínico positivo y está asociada con riesgos considerables. No hay evidencia que sugiera que la conoterapia sea un tratamiento efectivo para ninguna condición médica. Sobre esta base, creemos que puede hacer más daño que beneficio y recomendamos que los médicos generales desalienten su uso.[8]

Una publicación de 2007 en el diario científico American Family Physician dice:

La conoterapia debe ser evitada. Se trata de una práctica en la cual una vela hueca se inserta en el canal auditivo externo y se enciende, con el paciente acostado sobre el oído opuesto. En teoría, la combinación de calor y succión debería eliminar la cera. Sin embargo, en una prueba, las velas para oídos no crearon succión ni eliminaron la cera, y en realidad llevaron a la oclusión del canal con cera de vela en personas que anteriormente tenían canales auditivos limpios. Los médicos generales pueden ver complicaciones por el uso de conoterapia, incluyendo oclusiones con cera de vela, quemaduras locales y la perforación de la membrana timpánica.[9]

La clínica de otorrinolaringología de Spokane realizó una investigación en 1996 que concluyó que las velas para limpieza del oído usadas en conoterapia no producen vacío ni presión negativa y no son efectivas para eliminar la cera del canal auditivo. Varios estudios han demostrado que dichas velas producen el mismo residuo cuando se queman sin insertarlas en el oído y que el residuo es simplemente cera de vela y hollín.[1][10][11]

Existen al menos dos casos registrados (hasta 2008) en los que el uso de conoterapia causó incendios, uno de los cuales resultó en una muerte.[12]

Una encuesta a cirujanos de la clínica encontró que algunos de ellos habían tratado a personas con complicaciones debidas a la conoterapia, quemaduras siendo la complicación más usual.[13]

Procedimiento[editar]

El sujeto a ser tratado se recuesta de lado con el oído a ser tratado apuntando hacia arriba. La vela se coloca de forma vertical en este oído y se la puede poner a través de un plato de papel o papel de aluminio para proteger contra la cera caliente o ceniza que pudiese caer sobre el sujeto. Otra forma de llevar a cabo el procedimiento de la conoterapia consiste en que el sujeto se acueste boca arriba y la vela se coloque en el oído con una inclinación ascendente de 45 grados. Un plato con agua puede ser colocado al lado del sujeto debajo de la vela para que cenizas o cera caliente caigan en él.

A continuación un extremo de la vela hueca es encendido, y el otro se coloca en la oreja del sujeto. La llama se corta ocasionalmente con tijeras y se apaga cuando llega a entre cinco y diez centímetros del paciente.

Una sesión de conoterapia puede durar hasta una hora, durante la cual se pueden quemar una o dos velas en cada oreja.

Los defensores del procedimiento afirman que la llama crea una presión negativa y extrae cera y residuos del canal auditivo,[14]​ que aparecen como un residuo oscuro dentro de la parte no quemada de la vela.[10][11]

Regulaciones del producto[editar]

En Europa, algunas velas para conoterapia llevan la marca CE (93/42 / EEC), aunque esta marca es auto-emitida por el fabricante. Esta marca indica que el dispositivo está diseñado y fabricado para no poner en riesgo la seguridad de los pacientes, pero no se requieren pruebas independientes como prueba.[15]

Si bien las velas para el oído están disponibles en los Estados Unidos, su venta o importación con afirmaciones de cualidades médicas es ilegal. Esto significa que no se pueden comercializar velas para conoterapia como productos que "diagnostiquen, curen, traten o prevengan cualquier enfermedad".[7]

En un reporte, "Health Canada" declara que "No hay pruebas científicas que respalden las afirmaciones que el uso de la conoterapia tenga beneficios médicos. Sin embargo, hay amplitud de pruebas que la conoterapia es peligrosa". Dice también que, si bien algunas personas afirman que venden las velas "solo para fines de entretenimiento", el gobierno canadiense sostiene que no existe un uso razonable no médico y que, por lo tanto, cualquier venta de los dispositivos es ilegal en Canadá.[16][17]

En un artículo publicado por Edzard Ernst en el diario científico "Journal of Laryngology & Otology", se calcula el costo de practicar conoterapia según la frecuencia de uso recomendada: Como cada vela cuesta $3.15 USD (ajustado para inflación), el costo anual del tratamiento ascendería a $ 982.00 USD (también ajustado para inflación). El autor llama a la práctica continua del tratamiento "un triunfo de la ignorancia sobre la ciencia... o quizás un triunfo de los intereses comerciales sobre el razonamiento médico".[4]

Origen[editar]

Aunque "Biosun", un fabricante de velas para conoterapia, se refiere a ellas como velas "Hopi" para los oídos, no existe tal tratamiento dentro de las prácticas de curación tradicionales Hopi. Vanessa Charles, oficial de relaciones públicas del Consejo Tribal Hopi, ha declarado que el uso de velas para los oídos "no es y nunca ha sido una práctica tradicional de la tribu Hopi o la gente Hopi".[17]​ La tribu Hopi le ha pedido repetidamente a Biosun, el fabricante de las "velas Hopi para los oídos", que deje de usar el nombre Hopi.[18]​ Biosun no ha cumplido con esta solicitud y continúa afirmando que las velas para los oídos se originaron dentro de la tribu Hopi.[19]

Muchos defensores de las velas para oídos afirman que el tratamiento se origina en la medicina tradicional china, egipcia o norteamericana. La mítica ciudad de la Atlántida también se cita como el origen de esta práctica.[20]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Seely, D.R.; Quigley, S.M.; Langman, A.W. (1996). «Ear candles: Efficacy and safety». Laryngoscope (en inglés) 106 (10): 1226-9. PMID 8849790. doi:10.1097/00005537-199610000-00010. 
  2. Beatty M.D., Charles W. «¿Es segura la conoterapia para quitar la cera de los oídos?». MayoClinic.org. Mayo Clinic. Archivado desde el original el 21 de marzo de 2019. Consultado el 7 de junio de 2014. 
  3. «¿Cuál es la mejor manera de limpiar nuestros oídos?». BBC Mundo. 20 de septiembre de 2015. p. www.bbc.com. Archivado desde el original el 22 de marzo de 2019. Consultado el 19 de marzo de 2019. 
  4. a b Edzard Ernst (2004). «Ear candles: a triumph of ignorance over science» [Velas para los oídos: Un triunfo de la ignorancia sobre la ciencia]. The Journal of Laryngology & Otology (en inglés) 118 (1): 1-2. PMID 14979962. doi:10.1258/002221504322731529. 
  5. Singh, Simon.; Ernzt, E. (2008). Trick or Treatment: Alternative medicine on trial (en inglés). Bantam Press. ISBN 9780593061299. 
  6. Food and Drug Administration (ed.). «Don't Get Burned: Stay Away From Ear Candles» [No te quemes: mantente alejado de las velas para los oídos] (en inglés). WebMD. Archivado desde el original el 24 de enero de 2015. Consultado el 17 de agosto de 2016. 
  7. a b «Detention Without Physical Examination of Ear Candles» (en inglés). Archivado desde el original el 14 de noviembre de 2007. Consultado el 17 de noviembre de 2007. 
  8. J. Rafferty; MB CHB; A. Tsikoudas; FRCS DLO; B.C. Davis; FRCS ED (1 de diciembre de 2007). «Ear candling: Should general practitioners recommend it?». Can Fam Physician (en inglés) 53 (12): 2121-2. PMC 2231549. PMID 18077749. «Ear candling appears to be popular and is heavily advertised with claims that could seem scientific to lay people. However, its claimed mechanism of action has not been verified, no positive clinical effect has been reliably recorded, and it is associated with considerable risk. No evidence suggests that ear candling is an effective treatment for any condition. On this basis, we believe it can do more harm than good and we recommend that GPs discourage its use.» 
  9. «Cerumen Impaction». American Family Physician (en inglés). 15 de mayo de 2007. «Ear candling also should be avoided. Ear candling is a practice in which a hollow candle is inserted into the external auditory canal and lit, with the patient lying on the opposite ear. In theory, the combination of heat and suction is supposed to remove earwax. However, in one trial, ear candles neither created suction nor removed wax and actually led to occlusion with candle wax in persons who previously had clean ear canals. Primary care physicians may see complications from ear candling including candle wax occlusion, local burns, and tympanic membrane perforation.» 
  10. a b «The Straight Dope: How do "ear candles" work?» (en inglés). 1995. Archivado desde el original el 8 de agosto de 2008. Consultado el 21 de marzo de 2006. 
  11. a b «Listen up: Beware of the 'ear candle'» (en inglés). CBC Marketplace. 22 de febrero de 2002. Archivado desde el original el 18 de enero de 2011. Consultado el 17 de agosto de 2016. 
  12. Joe Schwartz, http://web.archive.org/web/20110628222621/http://www.canada.com/montrealgazette/columnists/story.html?id=a124f47e-ba20-482e-8acf-3e772e868e4f (30 de agosto de 2008). «Don't put a candle in your ear and save $25». Montreal: Montreal Gazette. Archivado desde el original el 28 de junio de 2011. 
  13. Holloway, R. (1 de abril de 1997). «Ear candles—Efficacy and safety: Seely DR, Quigley SM, Langman AW. Laryngoscope 106:1226, 1996». Journal of Oral and Maxillofacial Surgery (en inglés) 55 (4): 431. doi:10.1016/S0278-2391(97)90150-6. Archivado desde el original el 21 de marzo de 2019. 
  14. Phylameana lila Desy. «Ear Candling:Why Would You Want to Candle Your Ears?» (en inglés). About.com. Archivado desde el original el 1 de marzo de 2011. Consultado el 17 de agosto de 2016. 
  15. Goldacre, Ben (4 de marzo de 2004). «Waxing sceptical» (en inglés). The Guardian. Archivado desde el original el 29 de diciembre de 2007. Consultado el 25 de febrero de 2007. 
  16. «It's your health: Ear Candling» (en inglés). Health Canada. Archivado desde el original el 2 de octubre de 2013. Consultado el 15 de noviembre de 2007. 
  17. a b Bromstein, Elizabeth (13 de enero de 2005). «Wax on, wax off: Does candling clear canal or burn it?» (en inglés). NOW Magazine. Archivado desde el original el 6 de diciembre de 2010. Consultado el 25 de febrero de 2007. 
  18. «Authenticity of the Hopi Candle» (en inglés). Active Health. 2 de marzo de 2004. Archivado desde el original el 23 de agosto de 2006.  "The Hopi Cultural Preservation Office is not aware of Hopi people ever practicing 'Ear Candling.' Biosun and Revital Ltd. are misrepresenting the name 'Hopi' with their products. This therapy should not be called 'Hopi Ear Candeling.' [sic] The history of Ear Candeling [sic] should not refer to being used by the Hopi Tribe. Use of this false information with reference to Hopi should be stopped."
  19. «Hopi Ear Candles» (en inglés). Biosun. Archivado desde el original el 13 de abril de 2011.  "The Hopi, the oldest Pueblo people with great medicinal knowledge and a high degree of spirituality, brought this knowledge to Europe with the professional involvement of BIOSUN."
  20. Roazen (M.D.), Lisa (12 de mayo de 2010). «Why Ear Candling Is Not a Good Idea». www.quackwatch.com (en inglés). Archivado desde el original el 5 de diciembre de 1998. Consultado el 3 de noviembre de 2015.