Conmutación de paquetes

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Animación de conmutación de paquetes. Cliquar la imagen.

La conmutación de paquetes es un método de envío de datos en una red de computadoras. Un paquete es un grupo de información que consta de dos partes: los datos propiamente dichos y la información de control, que indica la ruta a seguir a lo largo de la red hasta el destino del paquete. Existe un límite superior para el tamaño de los paquetes; si se excede, es necesario dividir el paquete en otros más pequeños, por ej. Ethernet usa tramas (frames) de 1500 bytes, mientras que FDDI usa tramas de 4500 bytes.

Ventajas[editar]

  • Los paquetes forman una cola y se transmiten lo más rápido posible.
  • Permiten la conversión en la velocidad de los datos.
  • La red puede seguir aceptando datos aunque la transmisión sea lenta.
  • Existe la posibilidad de manejar prioridades (si un grupo de información es más importante que los otros, será transmitido antes que dichos otros).

Técnicas[editar]

Para la utilización de la conmutación de paquetes se han definido dos tipos de técnicas: los datagramas y los circuitos virtuales.

Datagramas[editar]

  • Internet es una red de datagramas grandes.
  • En Internet existen 2 tendencias: orientado a conexión y no orientado a conexión.
  • En el caso orientado a conexión, el protocolo utilizado para transporte es TCP.
  • En el caso no orientado a conexión, el protocolo utilizado para transporte es UDP.
  • TCP garantiza que todos los datos lleguen correctamente y en orden.
  • UDP no tiene ninguna garantía.
  • No todos los paquetes siguen una misma ruta.
  • Un paquete se puede destruir en el camino, cuya recuperación es responsabilidad de la estación de origen (esto da a entender que el resto de paquetes están intactos).

Conmutación de paquetes basada en circuitos virtuales[editar]

  • Su funcionamiento se basa tanto en la conmutación de mensajes como en la conmutación de circuitos. No obstante, en circuitos virtuales la ruta no es dedicada para emisor y receptor como en la conmutación clásica de circuitos, si no que se comparte el medio (incluso cada enlace único entre dos nodos adyacentes) para la transmisión y recepción de paquetes de distintos emisores y receptores, de manera análoga a como ocurre en la conmutación de mensajes.
  • Antes de establecerse la comunicación entre emisor y receptor, se debe establecer una ruta fija (que no permanente) para todos los paquetes de ésta, a diferencia de la conmutación de paquetes basada en datagramas, donde cada fragmento se envía a través de la ruta disponible más rápida para cada salto entre cada nodo y el siguiente, el cual se determina en función de parámetros como el estado y carga de la red en ese instante, o factores específicos más complejos (por ejemplo, un índice de prioridad contenido en la cabecera de un datagrama, o la prioridad de una u otra ruta en protocolos de enrutamiento dinámico de estado de enlace).
  • Cada paquete contiene un identificador de circuito virtual, además de la dirección de origen y destino, durante toda la comunicación. Omitiendo así el encapsulado de la dirección de próximo salto en cada nodo de la ruta por el que pasa.

Funciones[editar]

Cada nodo intermedio realiza las siguientes funciones:

  • «Almacenamiento y retransmisión» (store and forward): hace referencia al proceso de establecer un camino lógico de forma indirecta haciendo "saltar" la información de origen al destino a través de los nodos intermedios.
  • Control de ruta (routing): hace referencia a la selección de un nodo del camino por el que deben retransmitirse los paquetes para hacerlos llegar a su destino.

Los paquetes en fin, toman diversas vías, pero nadie puede garantizar que todos los paquetes vayan a llegar en algún momento determinado. En síntesis, una red de conmutación de paquetes consiste en una "malla" de interconexiones facilitadas por los servicios de telecomunicaciones, a través de la cual los paquetes viajan desde la fuente hasta el destino.

Véase también[editar]