Congregación del Santísimo Redentor

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda


Congregación del Santísimo Redentor
Oblatas-del-santisimo-reden.jpg
Nombre latino Congregatio Sanctissimi Redemptoris
Siglas C.Ss.R.
Gentilicio Redentoristas
Fundador Alfonso María de Ligorio
Fundación 9 de noviembre de 1732
Aprobación 1749 por el Papa Benedicto XIV
Superior General Michael Brehl
Lema Copiosa apud eum redemptio
Sitio web www.cssr.com

La Congregación del Santísimo Redentor es un instituto de vida consagrada, una comunidad religiosa masculina de derecho pontificio y exenta, fundada el 9 de noviembre de 1732 por san Alfonso María de Ligorio en Scala, cerca de Nápoles (Italia), y aprobada por la Santa Sede en 1749.

Alfonso de Ligorio, compadecido de los más pobres y abandonados de su tiempo, especialmente de los campesinos de la zona rural y montañosa del sur de Nápoles, decide reunir una comunidad consagrada a la tarea misionera. Él comprende que la evangelización de esa gente, particularmente de cabreros y pastores, es su vocación en la Iglesia. Fundó la Congregación del Santísimo Redentor, con la finalidad de anunciarles el Evangelio que libera, promociona y dignifica la vida: "Me envió a anunciar la Buena Nueva a los pobres” (Lucas 4,18).

La Congregación fundada por san Alfonso María usa las siglas CSsR, que son las iniciales de su nombre en latín: Congregatio Sanctissimi Redemptoris.

Según el Anuario Pontificio 2013, la congregación contó en 2012 con 4047 sacerdotes religiosos, 5338 religiosos varones, y 713 parroquias.[1]

Historia[editar]

Antecedentes (1730-1732)[editar]

Luego de una fuerte epidemia en Nápoles, y de una seguidilla de misiones con la Sociedad de las Misiones Apostólicas, Alfonso sufre graves problemas de salud: abscesos pulmonares, úlceras y otras lo que hace temer por su vida. Lo convencen entonces de tomarse un tiempo para recuperarse, junto con un grupo de sacerdotes de las Capillas Vespertinas: José Panza, Juan Mazzini, Vicente Mannarini, José Jorio y José Pórpora, en mayo de 1730. Luego de un viaje por mar llegan a Amalfi, y ahí hablan con el vicario de la Diócesis de Scala, don Mateo Ángel Críscuolo, de paso por allí. Los invita a ir a Santa María dei Monti, arriba de Scala, a una ermita, dónde podrían ayudar a los cabreros abandonados y les da todas las facultades.

Al llegar, dejan en la Capilla el Santísimo Sacramento y al poco tiempo se ven rodeados de los pastores y cabreros del lugar. Se dedicaron a confesar y catequizar, se acercó mucha gente y las vacaciones se terminaron convirtiendo en una misión continua.

El 11 de junio de 1730 Alfonso predica en la catedral de Scala para la fiesta de Corpus, fascinando a la gente. El obispo le pide que vaya hasta las Visitandinas del Conservatorio de la Concepción, a doscientos metros de allí, ya que las monjas le habían pedido una conferencia. Allí vivía una religiosa visionaria, ex carmelita, llamada María Celeste Crostarosa, que el P. Falcoia había mandado allí con dos de sus hermanas. Esta religiosa afirmaba haber tenido una revelación sobre la fundación de un nuevo instituto. Por entonces Alfonso no la fue a ver, ya que el P. Pagano le había prohibido mezclarse en esos asuntos. Sin embargo, promete volver en septiembre. Luego sube nuevamente a Sta María dei Monti y el 19 ya está nuevamente en Nápoles. Pasa julio y agosto en Nápoles, con sus ocupaciones habituales (40 horas, Capillas del Atardecer, la iglesia de los Chinos). No podía dejar de recordar a los campesinos de Sta María dei Monti y rogaba a Dios que mandara alguien que los atendiera.

Vuelve en septiembre a Scala para la novena del Cristo en la Catedral y los ejercicios espirituales para las monjas. María Celeste, según cuenta el biógrafo Tannoia, tiene una nueva visión en octubre de 1731, dónde ve una nueva congregación de sacerdotes empeñada en socorrer a las almas abandonadas en aldeas y caseríos y, entre ellos, a Alfonso que los conducía. Celeste le cuenta todo a Alfonso, que queda perplejo, ya que la inquietud ya estaba en su corazón. Sin embargo, despreció la visión y trataba a la monja como loca y fanática. Sin embargo, la monja no se rendía. Mazzini se puso de parte de la monja. Alfonso consulta a monseñor Santoro (en esto se equivoca Tannoia, ya que este no es todavía el obispo de Scala) y monseñor Falcoia (recientemente elegido obispo de Castellamare), que luego de examinar el tema dicen que las visiones son fiables. Sin embargo, Alfonso prefiere ceñirse al consejo de su director espiritual, el padre Pagano.

Otra versión sobre el tema es la que aparece en las actas del proceso de canonización de Alfonso Tomamos también (además de Tannoia) los testimonios de Juan Mazzini, Domingo Corsano, Gaspar Caione, Andrés Villani y Celeste Crostarosa. entre otros muchos testigos. Caione, testigo especial por su competencia como doctor en derecho e historiador, cuenta lo que escuchó directamente de Alfonso. Dice que en sus «vacaciones» en Santa María dei Monti fue cuando decidió dedicarse a la atención de la gente pobre y abandonada del campo y así lo comunicó a los otros compañeros. Bajó a Nápoles con esa resolución para consultar con su director, el padre Pagano, y otras personas reconocidas por su santidad y doctrina. Apenas menciona a María Celeste, en otro testimonio.

Villani, que ocupó varios cargos en la Congregación y lo reemplazó como Rector Mayor, dice que recibe la inspiración para fundar en su viaje a Sta María, en Nápoles recibe el Consejo favorable de sacerdotes y Obispos de probado discernimiento, y decide la fundación. Villani tampoco habla de María Celeste. El P. Domingo Corsano menciona a María Celeste en su segunda declaración, sin hablar de visiones pero si hablando de la influencia que tuvo sobre Alfonso para la fundación.

María Celeste Crostarosa (1696-1755; bautizada con el nombre de Julia) cuenta en su Autobiografía que entró en el Carmelo de Marigliano en 1718 y que la siguieron dos de sus hermanas. El Carmelo tuvo que cerrar en 1723 y el P. Tomás Falcoia la envía junto con sus hermanas a las Visitandinas de Scala. Habla de sus primeras visiones en abril de 1729, primero de la fundación del instituto y luego de las reglas, basadas en la imitación de Cristo (vida y virtudes), incluso en su hábito. Ante la oposición de la Superiora y de los Píos Operarios (la Congregación de Falcoia), deciden mandar de árbitro a Alfonso en septiembre de 1730, quien primero se manifiesta escéptico y luego se pone a favor de la nueva fundación. Luego de consultar al obispo, da comienzo el nuevo instituto el día de Pentecostés de 1731 (históricamente, el Instituto empezó el 13 de mayo de 1731). Falcoia le quita las reglas y constituciones a Celeste, que las vuelve a escribir íntegramente. Celeste habla de las primeras visiones acerca del nuevo instituto masculino el 2 y 3 de octubre de 1731(fiesta de San Francisco), con la misión de ir y predicar el Evangelio, con el mismo estilo de vida de Cristo y el mismo hábito de la congregación femenina, en la pobreza apostólica y con distintas disposiciones sobre el manejo de los bienes, los viajes. Además, habría un grupo en cada comunidad solamente dedicado a la vida eremítica y contemplativa, que irían a las misiones cuando lo desearan (Alfonso nunca va a consentir esto último).

María Celeste adjudica a monseñor Falcoia la inspiración principal en la fundación del Instituto, y dice que cuando le comunicó a Alfonso su revelación Alfonso se alegró mucho. Por el contrario, el P. Juan Mazzini, muy amigo de Alfonso y testigo de esos acontecimientos, dice que el diálogo con María Celeste provocó mucha tristeza en San Alfonso y turbación, ya que esto suponía un cambio muy grande.

Fundación de la congregación (1732)[editar]

El encuentro de Alfonso con los pastores de Santa María dei Monti, en un abandono mayor que la gente que él servía en los bajos fondos de Nápoles, marca un punto sin retorno en su vida, pasando a un segundo plano sus proyectos de ir a China y su trabajo en las Capillas del Atardecer y las Misiones Apostólicas.

Esta inquietud lo hace orar y reflexionar, pidiendo oración a mucha gente. También a las hermanas del monasterio de Scala, a quien predica los ejercicios espirituales. Dos semanas después de los ejercicios suceden las visiones de María Celeste.

La idea misionera en Celeste no surge de una experiencia de vida, ni los abandonados figuran en su inspiración. Lo suyo surge de fuentes literarias, especialmente de los orígenes franciscanos y se refiere a una espiritualidad a ser vivida por una comunidad.

En cambio, la preocupación inicial de San Alfonso no es una idea sino la intención de formar un grupo misionero. No quiere imponer o elaborar una espiritualidad, eso surgirá después de la vida y la misión de la comunidad. Lo que le importa es reunir una comunidad para servir a los más abandonados. Los dos que aparecen afectados al protagonismo son Crostarosa y Falcoia. Alfonso permanece, por ahora, aparte. Sólo más adelante, cuando sea necesario, hará valer su papel como jefe y portador de la experiencia fundadora del grupo.

Monseñor Falcoia (obispo de Castellammare di Stabia desde octubre de 1730) quería fundar una congregación de misioneros para imitar las virtudes de Jesucristo. El pidió a Alfonso que verificara la veracidad de las revelaciones de María Celeste sobre el nuevo Instituto de monjas. Según César Sportelli, que escribe como novicio de la Congregación en 1733, esto parte de una visión que tuvo a orillas del Tiber en 1710. En 1731 está apurado por iniciar esta Congregación. En cambio, Alfonso necesita pensar los pasos a seguir con serenidad, ya que implica un cambio muy fuerte para él.

Según los testigos, la inspiración original del Instituto es de Alfonso, y surge en el encuentro con los pastores de Scala y de su experiencia en las Misiones Apostólicas. Alfonso y Celeste son muy amigos. Entre octubre de 1730 y fines de 1732 Celeste escribe 15 cartas a Alfonso. En octubre de 1731 ocurren las revelaciones de Celeste sobre el nuevo instituto de misioneros, y en noviembre Alfonso dialoga con ella y con monseñor Falcoia. Alfonso duda en fundar, Celeste y Falcoia lo presionan.

Al volver a Nápoles, Alfonso inicia un duro discernimiento, se siente incapaz de algo tan grande. Su director espiritual, padre Pagano, luego de varios días de reflexión, le dice que la obra es de Dios, pero lo manda a consultar a otros (Cutica, vicentino y Manulio, jesuita). Estos coinciden con la opinión de Pagano. Toma entonces la decisión de dejar Nápoles para vivir entre los pobres y abandonados del campo. El Colegio de los Chinos y la sociedad de las Misiones Apostólicas (su director, Torni, y el tío de Alfonso, Gizzio) se le ponen en contra, lo acusan de loco y de seguir “las fantasías de una monja”. Alfonso se defiende: “no me guio por visiones sino por el evangelio”.

Su tío Gizzio lo manda a consultar a su propio director espiritual, el P. Fiorillo, dominico. Después de algunos días, éste aprueba la obra pero le impone silencio respecto de su dictámen, salvo frente a algunos de los ya iniciados en el tema (no quería jugarse, luego le va a prohibir ir a verlo). Esto hace que Torni y Gizzio cambien de opinión y lo apoyen.

Alfonso cree en las revelaciones de Celeste, pero no se basa en ellas, y sabe que si se difunde esa idea, traería desprecio a su persona y al Instituto por fundarse. En Cuaresma Alfonso misiona en la Capital y en mayo en Caiazzo, donde el obispo le pide una fundación de una casa del nuevo instituto (se hará en 1734). Varios de sus compañeros posibles tenían problemas para incorporarse. Mannarini es expulsado del Colegio de los Chinos y Alfonso también se va, aunque sigue sirviendo en la Iglesia. Fiorillo y Pagano le mandan ponerse bajo la dirección espiritual de Falcoia. Del 16 al 23 de octubre de 1732 predica el retiro al clero de la capital, con buena concurrencia. Del 25 de octubre al 2 de noviembre participa de la misión anual de la Iglesia del Espíritu Santo. Ahí se encuentra con su padre, que al enterarse de su próxima partida lo quiere retener.

Entre el 2 y 3 de noviembre Alfonso deja Nápoles hacia Scala en un burro, con Sportelli y Juan Mazzini. En Scala lo esperan monseñor Falcoia, Vicente Mannarini, Juan Bautista Di Donato, Silvestre Tósquez y Pedro Romano. Se alojan en la hospedería del monasterio, muy apretados. Del 4 al 9 viven días de profunda preparación espiritual. Los días 6, 7 y 8 se realiza un triduo eucarístico en la Iglesia del monasterio. Ahí ven en la Santa Hostia lo que será el escudo de la C.Ss.R. (Calvario, instrumentos de la Pasión, nubes, luces, etc.), verificado por los 22 testigos.

El 9 de noviembre, luego de una larga meditación, Alfonso de Liguori, Pedro Romano, Juan Bautista Di Donato, Vicente Mannarini y Silvestre Tósquez cantan la misa del Espíritu Santo, celebrada por monseñor Falcoia, y un Tedeum de Acción de Gracias. Nace la Congregación del Santísimo Salvador (en 1749, del Santísimo Redentor). Ese día se celebra la fiesta de la Dedicación de la Basílica del Santísimo Salvador, llamada San Juan de Letrán por sus dos patronos, San Juan Bautista y San Juan Evangelista. Sportelli volvió enseguida a Nápoles por negocios. Mazzini no puede quedarse, se lo había prohibido su director espiritual. El 18 de noviembre llega Vito Curzio.


La Congregación bajo la dirección de Alfonso de Ligorio (1743-1748)[editar]

Con misiones y ejercicios espirituales, San Alfonso y sus compañeros, San Gerardo Mayella entre otros, se esforzaron por responder a las necesidades espirituales de los habitantes del campo. Ardía Alfonso en deseos de predicar el evangelio. Con gran firmeza creyó que la Congregación, bajo el manto de la Virgen María, debía colaborar esforzadamente con la Iglesia en la obra de ganar el mundo para Cristo.

La aprobación de la Regla y su implementación (1749-1779)[editar]

El 25 de Febrero de 1749, el Papa Benedicto XIV aprueba la Regla de la naciente comunidad.[2]


Las nuevas Constituciones y la reestructuración de la congregación (1964-actualidad)[editar]

Actualmente cuenta con cerca de 5500 miembros que viven y trabajan en más de 78 países. El Superior General de la Congregación es el P. Michael Brehl, C.Ss.R.[3]

Santos y beatos redentoristas[editar]

El legado del fundador de la Congregación, San Alfonso María de Ligorio y su ideal de alcanzar la santidad por medio de la vida consagrada, abrió una galería de santos en esta congregación:

Santos[editar]

Beatos[editar]

Referencias[editar]

  1. Cheney, David M. (9 de octubre de 2013). «Congregation of the Most Holy Redeemer - Redemptorists (Institute of Consecrated Life)». Catholic Hierarchy. Consultado el 18 de enero de 2014.
  2. Raponi, Santino (1993). Comisión de Espiritualidad CSsR. ed (en Español). El Carisma Redentorista en la Iglesia - Comentario a las constituciones. 
  3. http://www.cssr.com/espanol/ consultada el 1 de agosto de 2011

Enlaces externos[editar]