Conflicto israelí-palestino

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Conflicto palestino-israelí»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Conflicto israelí-palestino
Parte del conflicto árabe-israelí
West Bank & Gaza Map 2007 (Settlements).png
Israel y los Territorios Palestinos en 2007.
Fecha
  • Desde principios del siglo XX
  • Conflictos bélicos desde 1948[1]
Lugar Bandera de Israel Israel
Bandera de Palestina Palestina
Casus belli
  • Sionismo.
  • Panarabismo.
  • Búsqueda de un asentamiento para la comunidad judía.
  • Levantamiento árabe en armas por partición del territorio de Palestina para construir un Estado judío y otro árabe (1947).
Resultado

En curso

Cambios territoriales
  • Creación del Estado judío por parte de las Naciones Unidas en Palestina (1947).
  • Franja de Gaza en manos egipcias, división de Jerusalén, Cisjordania queda en manos de Jordania.
  • Luego de diferentes acontecimientos, la Franja de Gaza y Cisjordania quedan supeditadas a la Autoridad Nacional Palestina (a pesar de los terrenos ocupados por asentamientos israelíes).
  • Proclamación del Estado de Palestina.
Beligerantes
Bandera de Israel Israel

Respaldado por:

Bandera de Palestina Palestina

Respaldado por:

[editar datos en Wikidata]

El conflicto israelí-palestino (en hebreo: הסכסוך הישראלי-פלסטיני, Ha'Sikhsukh Ha'yisraeli-Falestini; en árabe: النزاع الفلسطيني - الإسرائيلي, al-Niza'a al'Filastini al 'Israili) es el conflicto social y armado en curso entre israelíes y palestinos que se remonta a principios del siglo XX.[3]​ El conflicto es de pequeño alcance, y el término se utiliza también en referencia a las primeras fases del mismo, que enfrentó a las poblaciones judías (Yishuv) y árabes que vivían en Palestina bajo el Imperio otomano[4]​ y posteriormente el Mandato británico de Palestina, como parte de la partición del Imperio otomano. Forma además parte del conflicto árabe-israelí. Las claves de las cuestiones pendientes de este conflicto son: el reconocimiento mutuo, el establecimiento de fronteras seguras, los derechos de agua, el terrorismo palestino, el control de Jerusalén, los asentamientos israelíes, la libertad de movimiento palestino y la legalidad en materia de refugiados. La violencia resultante del conflicto ha llevado a diversas posturas internacionales del conflicto, así como la seguridad y otros problemas de derechos humanos, dentro y entre ellos mismos.

Muchos intentos se han hecho para negociar una solución de dos estados, que implica la creación de un Estado palestino independiente junto a un estado judío independiente o junto al Estado de Israel (después del establecimiento de Israel en 1948). En el año 2016, según el estudio[5]​ realizado por el Instituto de Democracia de Israel y el Centro Palestino para Investigación Política y de Encuestas, una mayoría de israelíes y palestinos, preferían los dos Estados como medio para resolver el conflicto en vez de cualquier otra solución. Por otra parte, una considerable mayoría de la población judía considera justa la exigencia palestina de creación de un Estado independiente, y cree que Israel puede aceptar el establecimiento de tal Estado. La mayoría de los palestinos y los israelíes ven en Cisjordania y la Franja de Gaza como el lugar ideal del hipotético Estado palestino en una solución de dos Estados. Sin embargo, hay áreas importantes de desacuerdo sobre la forma de un acuerdo final y también en cuanto al nivel de credibilidad que cada lado aprecia en el otro en la defensa de los compromisos básicos.[6]

Dentro de las sociedades israelí y palestina, el conflicto genera una gran variedad de puntos de vista y opiniones. Esto pone de relieve las profundas divisiones que existen no sólo entre israelíes y palestinos, sino también dentro de cada sociedad. Un sello distintivo del conflicto ha sido el nivel de violencia que fue testigo de casi toda su duración. Los enfrentamientos se han llevado a cabo por los ejércitos regulares, grupos paramilitares, células terroristas y personas. Estos enfrentamientos no se han limitado estrictamente al campo militar y han causado un gran número de víctimas mortales en la población civil de ambas partes.

Hay importantes actores internacionales involucrados en el conflicto. Las dos partes que participan en la negociación directa son el Gobierno de Israel, actualmente liderado por Benjamin Netanyahu, y la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), actualmente presidida por Mahmud Abbas. Un contingente internacional, conocido como el Cuarteto sobre Oriente Medio, media en las negociaciones oficiales. El Cuarteto está formado por un enviado especial de los Estados Unidos, otro de Rusia, un tercero de la Unión Europea, y el de las Naciones Unidas. La Liga Árabe es otro actor importante, que ha propuesto un plan de paz alternativo. Egipto, miembro fundador de la Liga Árabe, ha sido históricamente un participante clave.

Desde 2003, la parte palestina ha sido fracturada por el conflicto entre las dos facciones principales: Al Fatah, el partido tradicionalmente dominante, y su posterior rival electoral, Hamás. A raíz de la toma del poder de Hamás en la Franja de Gaza en junio de 2007, el territorio controlado por la Autoridad Nacional Palestina (el gobierno interino palestino) se divide entre Al Fatah en Cisjordania, y Hamás en la Franja de Gaza. La división del mando entre las partes ha provocado el colapso del gobierno bipartito de la Autoridad Nacional Palestina (ANP). Las negociaciones directas entre el Gobierno israelí y el liderazgo palestino se iniciaron en septiembre de 2010, y se dirigían a alcanzar un acuerdo sobre el estatus oficial final.

Historia[editar]

Los períodos de conflicto[editar]

En la línea de tiempo histórico, el conflicto palestino-israelí ha tenido ocho fases distintas:

  • Finales del siglo XIX-1917 — El período del dominio del Imperio otomano en el que los árabes del Eyalato de Siria se consideraban como parte de los territorios árabes en general que estaban bajo el imperio. Durante ese período, las diferencias estaban en la base de la formación religiosa y no en el fondo nacional.
  • 1917-1948 — El período del Mandato británico de Palestina, en los que ambas partes estaban bajo el dominio británico y bajo una sola entidad política. Durante este período los inmigrantes judíos venidos desde Europa alteraron el equilibrio demográfico. El conflicto era conocido como el conflicto árabe-judío sobre la Tierra de Palestina (denominado así por la población árabe y la población británica), el conflicto judío-árabe sobre Eretz Israel (denominado por la población judía).
  • 1948-1967 — El período comprendido entre la independencia de Israel y la Guerra de los Seis Días. Luego de la Guerra árabe-israelí de 1948 las partes residían en tres entidades políticas separadas: Israel, la Franja de Gaza, controlada por Egipto, y Cisjordania, que fue anexada por Jordania.
  • 1967 — Guerra de los Seis Días: enfrentamientos entre Siria, Egipto, Jordania, Irak e Israel
    • Primer día: los ataques aéreos combinados en todos los frentes por parte de Israel durante el amanecer destruyeron las dos terceras partes de los aviones árabes.
    • Segundo día: reconquista por el Comando Central de la brigada de paracaidistas del monte Scopus (Jerusalén).
    • Tercer día: captura de la Ciudad vieja de Jerusalén, control de Cisjordania y establecimiento del gobierno militar israelí.
    • Cuarto día: Israel llega al Canal de Suez.
    • Quinto día: las batallas continúan, sobre todo en el norte.
    • Sexto día: alto el fuego proclamado, Israel controla los Altos del Golán y desmilitariza la zona de Jerusalén.
  • 1967-1993 — El período comprendido entre la Guerra de los Seis Días, la Primera Intifada (1987-1993), y los Acuerdos de Oslo (1993), en los que las partes en conflicto residen en las áreas abordadas por el Plan de Partición de las Naciones Unidas que estaban bajo el control del Estado de Israel.
  • 1993-2000 — El período comprendido entre los Acuerdos de Oslo y la Segunda Intifada, en la que Israel existía junto al gobierno autónomo, la Autoridad Palestina.
  • 2000-2005 — El período entre el comienzo de la Segunda Intifada hasta la retirada unilateral de Israel de la Franja de Gaza.
  • 2005-presente — El período posterior a la retirada unilateral de Israel de la Franja de Gaza. Después de la retirada Hamás arrebata el control de la Franja de Gaza a su rival político, al-Fatah.

Eventos de gran magnitud en todo el conflicto[editar]

Resoluciones de la ONU[editar]

La Organización de las Naciones Unidas ha ido emitiendo a lo largo del tiempo una serie de pronunciamientos en torno al conflicto israelí-palestino, tanto por medio de su Asamblea General como de su Consejo de Seguridad.

Resoluciones de la Asamblea General de la ONU[editar]

Resolución 181[editar]

La resolución 181 de la Asamblea General de Naciones Unidas, votada el 29 de noviembre de 1947, recomienda la partición de Palestina en un Estado judío, un Estado árabe y una zona bajo régimen internacional particular.

Resolución 273[editar]

La resolución 273 de la Asamblea General de Naciones Unidas, admitió a Israel como estado miembro de la organización.

Resolución 67/19[editar]

La resolución 67/19 de la Asamblea General, aprobada el 29 de noviembre de 2012, acordó la admisión de Palestina como Estado observador no miembro de la Organización.

Resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU[editar]

Resolución 242[editar]

Adoptada por unanimidad en el Consejo de Seguridad el 22 de noviembre de 1967, seis meses después de la guerra de los seis días, la resolución “exige la instauración de una paz justa y perdurable en Oriente Medio”, que pasa por “la retirada del ejército israelí de territorios ocupados durante el reciente conflicto” y el “respeto y reconocimiento de la soberanía y la integridad territorial y la independencia política de cada Estado de la región, y su derecho a vivir en paz en el interior de fronteras reconocidas y seguras, al abrigo de amenazas y actos de fuerza”. Esta resolución ha permanecido como referencia en todas las negociaciones posteriores.

Resolución 338[editar]

Adoptada por el Consejo de Seguridad el 22 de octubre de 1973, durante la guerra del Yom Kippur, la resolución confirma la validez de la resolución 242 y recomienda el alto al fuego y el inicio de las negociaciones en vista de “instaurar una paz justa y duradera en el Oriente Medio”.

Resolución 446[editar]

Adoptada por el Consejo de Seguridad el 22 de marzo de 1979, esta resolución declara que la creación de asentamientos por parte de Israel en los territorios árabes ocupados desde 1967 no tiene validez legal y constituye un serio obstáculo para el logro de una paz completa, justa y duradera en el Oriente Medio. Además, exhorta a Israel para que, como potencia ocupante, respete escrupulosamente el Convenio de Ginebra relativo a la protección de personas civiles en tiempo de guerra, rescinda sus medidas anteriores y "desista de adoptar medida alguna que ocasione el cambio del estatuto jurídico y la naturaleza geográfica y que afecte apreciablemente la composición demográfica de los territorios árabes ocupados desde 1967, incluso Jerusalén, y, en particular, que no traslade partes de su propia población civil a los territorios árabes ocupados".

Resolución 478[editar]

Fue adoptada, con la única abstención de los Estados Unidos, por el Consejo de Seguridad el 20 de agosto de 1980, tras la aprobación de la Ley de Jerusalén por el Parlamento israelí el 30 de julio de 1980, que proclamó a la ciudad de Jerusalén, "entera y unificada", como capital de Israel. La resolución "censura en los términos más enérgicos" la Ley de Jerusalén y afirma que esta ley es una violación del derecho internacional y no afecta a la continua aplicabilidad en Jerusalén del Convenio de Ginebra relativo a la protección de personas civiles en tiempo de guerra. Además, determina que la Ley de Jerusalén y todas las demás medidas y actos legislativos y administrativos adoptados por Israel, la potencia ocupante, que han alterado o pretendan alterar el carácter y el estatuto de Jerusalén "son nulos y carentes de valor y deben dejarse sin efecto inmediatamente". La resolución "no reconoce" la Ley de Jerusalén y demás medidas de Israel y hace un llamamiento a todos los miembros de la ONU para que acaten esta decisión y para que retiren las representaciones diplomáticas que hayan establecido en Jerusalén. La resolución también afirma que la Ley de Jerusalén es un serio obstáculo para el logro de una paz completa, justa y duradera en el Oriente Medio.

Resolución 2334[editar]

La Resolución 2334 fue adoptada por el Consejo de Seguridad el 23 de diciembre de 2016, la cual se pronunció reafirmando «que el establecimiento de asentamientos por parte de Israel en el territorio palestino ocupado desde 1967, incluida Jerusalén Oriental, no tiene validez legal» y «expresando grave preocupación por el hecho de que la continuación de las actividades de asentamiento israelíes están poniendo en peligro la viabilidad de la solución biestatal basada en las fronteras de 1967».[8][9][10][11]

Proceso de paz[editar]

Acuerdos de Oslo[editar]

Yitzhak Rabin, Bill Clinton, y Yasser Arafat durante los Acuerdos de Oslo 13 de septiembre de 1993.

En 1993, los funcionarios israelíes dirigidos por Yitzhak Rabin y los líderes palestinos de la Organización para la Liberación de Palestina dirigida por Yasser Arafat se esforzó por encontrar una solución pacífica a través de lo que se conoce como el proceso de paz de Oslo. Un hito fundamental en este proceso fue la carta de Arafat que reconoce a Israel el derecho a existir. En 1993 los Acuerdos de Oslo concluyeron como marco para el futuro de las relaciones palestino-israelíes. El quid de estos acuerdos era que Israel gradualmente cediera el control de los territorios palestinos a los palestinos a cambio de paz. El proceso de Oslo era delicado y avanzó a tropezones. Tuvo un punto de inflexión con el asesinato de Yitzhak Rabin y fracasó finalmente cuando Arafat y Ehud Barak no llegaron a un acuerdo en Camp David en julio de 2000. Robert Malley, asistente especial del Presidente de los Estados Unidos para asuntos árabe-israelíes, ha confirmado que, si bien Barak no hizo ninguna oferta formal por escrito a Arafat, el principal defecto de los palestinos es que desde el comienzo de la cumbre de Camp David en adelante no pudieron ni decir que sí a las ideas de Estados Unidos, ni presentar una contrapropuesta propia específica y contundente.

Cumbre de Camp David 2000[editar]

En julio de 2000, el presidente de EE. UU. Bill Clinton convocó a una cumbre de paz entre el líder palestino Yasser Arafat y el primer ministro israelí, Ehud Barak. Barak habría ofrecido al líder palestino aproximadamente el 95 % de Cisjordania y la Franja de Gaza, así como la soberanía palestina sobre Jerusalén Este, y que 69 de los asentamientos judíos (que comprenden el 85 % de los asentamientos judíos en Cisjordania) sería cedido a Israel. También propuso "control temporal israelí" de forma indefinida en un 10 % del territorio de Cisjordania en un área que incluye muchos de los asentamientos judíos. Según fuentes palestinas, el resto del área estaría bajo control palestino, aunque algunas zonas se rompería por las carreteras de circunvalación y puestos de control israelíes. Dependiendo de cómo se configuraran los caminos de seguridad, estas carreteras israelíes podrían impedir la libre circulación de los palestinos en todo su Estado. Se propuso además reducir la capacidad de absorción de los refugiados palestinos.

Arafat rechazó la oferta. El Presidente Clinton pidió informes para que Arafat hiciera una contraoferta, pero no propuso ninguna. El excanciller israelí Shlomo Ben Ami, que llevaba un diario de las negociaciones, dijo en una entrevista en 2001, cuando se le preguntó si los palestinos hicieron una contrapropuesta:

«No. Y ese es el meollo de la cuestión y. Nunca, en las negociaciones entre nosotros y los palestinos, hubo una contrapropuesta palestina».

No se encontró ninguna solución sostenible que pudieraa satisfacer tanto las demandas israelíes como las palestinas, incluso bajo una intensa presión de EE.UU. Clinton culpó a Arafat por el fracaso de la Cumbre de Camp David. En los meses siguientes a la cumbre, Clinton nombró al ex senador de EE.UU. George J. Mitchell, para dirigir un comité de investigación, que más tarde publicó como el Informe Mitchell, para restablecer el proceso de paz.

Cumbre de Taba[editar]

El equipo negociador de Israel presentó un nuevo mapa en la Cumbre de Taba en Taba, Egipto, en enero de 2001. Se propuso eliminar el «control temporal israelí» en determinadas áreas, y la parte palestina lo aceptó como base para futuras negociaciones. Sin embargo, el primer ministro israelí, Ehud Barak, no llevó a cabo nuevas negociaciones en ese momento y las conversaciones terminaron sin acuerdo.

Mapa de Ruta para la Paz[editar]

Una propuesta de paz presentada por el Cuarteto de la Unión Europea, Rusia, las Naciones Unidas y los Estados Unidos el 17 de septiembre de 2002, fue la Hoja de Ruta para la Paz. Este plan no ha intentado resolver las cuestiones difíciles, como el destino de Jerusalén o los asentamientos israelíes. Las deja a un lado para negociarlas en fases posteriores del proceso. La propuesta nunca llegó más allá de la primera fase, que aboga por un alto a la construcción de asentamientos israelíes y el cese de la violencia entre israelíes y palestinos. No se logró ninguno de estos dos objetivos iniciales.[12]

Iniciativa de Paz Árabe[editar]

La Iniciativa de Paz Árabe (en árabe: مبادرة السلام العربية) fue propuesta por primera vez por el príncipe heredero Abdullah de Arabia Saudita en la Cumbre de Beirut. Es una propuesta de solución al conflicto árabe-israelí en su conjunto, y el conflicto israelí-palestino en particular. La iniciativa fue publicada inicialmente el 28 de marzo de 2002, en la Cumbre de Beirut, y acordada de nuevo en 2007 en la Cumbre de Riad. A diferencia de la Hoja de Ruta para la Paz, se explica como una "solución final" de las fronteras basada explícitamente en las fronteras de las Naciones Unidas establecidas antes de 1967. Se ofrece normalizar plenamente las relaciones con Israel, a cambio de la retirada de sus fuerzas de todos los territorios ocupados, incluido el Golán, y reconocer un Estado palestino independiente con Jerusalén Oriental como su capital en Cisjordania y la Franja de Gaza, así como una "solución justa" para los refugiados palestinos.

Varios funcionarios israelíes han respondido a la iniciativa con apoyos y críticas. El gobierno israelí ha expresado sus reservas sobre la "línea roja", cuestiones como el problema de los refugiados palestinos, la seguridad y la naturaleza de Jerusalén. Sin embargo, la Liga Árabe sigue manteniendo la iniciativa como una posible solución, y se han celebrado reuniones entre la Liga Árabe e Israel.

Los números actuales de la controversia[editar]

Muchos palestinos creen que Israel hoy en día no está realmente interesado en llegar a un acuerdo, sino más bien interesados en continuar con el control de todo el territorio desde el mar Mediterráneo al río Jordán. Sin embargo, el portavoz de la Embajada israelí en España, Lior Haiat, afirmó recientemente que el conflicto ya está resuelto y que solo es cuestión de tiempo.

Por otra parte, muchos israelíes creen que hoy en día las verdaderas intenciones de los palestinos es conquistar Palestina entera y que sus afirmaciones oficiales son sólo una estrategia temporal. Como prueba de sus afirmaciones, presentan el aumento de la popularidad de Hamás, que ha pedido la incorporación de todo el territorio de Israel.

Debido a la gran cantidad de opiniones e interpretaciones, la cuestión de las verdaderas demandas de las partes es una cuestión política por sí misma, con la que muchos israelíes y palestinos están de acuerdo.[13]

Jerusalén[editar]

La frontera de Jerusalén es un tema particularmente delicado. Las tres principales religiones abrahámicas —el judaísmo, el cristianismo y el Islam— tienen a Jerusalén como un lugar importante para el establecimiento de sus relatos históricos religiosos. Israel afirma que la ciudad no se debe dividir y debe seguir siendo controlada políticamente solo por Israel. Los palestinos reclaman al menos las partes de la ciudad que no formaban parte de Israel antes de junio de 1967. A partir de 2005, había más de 719 000 personas judías viviendo en Jerusalén (en su mayoría viven en el oeste de Jerusalén) y 232 000 eran musulmanes (en su mayoría habitantes de Jerusalén oriental).

Altas instituciones de Israel, entre ellas el Gobierno, la Knesset y el Tribunal Supremo, tienen sus sedes en la "ciudad nueva" de Jerusalén occidental y las han tenido desde la fundación de Israel en 1948. Después de que Israel capturara Jerusalén Oriental a Jordania, que la controló hasta la Guerra de los Seis Días, el estado judío asumió el control administrativo completo de Jerusalén oriental. En 1980 Israel promulgó una nueva ley conocida como Ley de Jerusalén que establece que "Jerusalén, completa y unida, es la capital de Israel".

En los acuerdos de Camp David y la cumbre de Taba en los años 2000-01, los Estados Unidos propusieron un plan en el que las partes árabes de Jerusalén se daría al propuesto Estado palestino, mientras que la parte judía de Jerusalén seria retenida por Israel. Todos los trabajos arqueológicos en el Monte del Templo serían controlada conjuntamente por los gobiernos israelí y palestino. Ambas partes aceptaron la propuesta, en principio, pero solo en las cumbres y no en última instancia.

Israel tiene serias preocupaciones sobre el bienestar de los santos lugares judíos bajo un posible control palestino. Cuando Jerusalén estaba bajo control jordano, los no judíos fueron autorizados a visitar el Muro Occidental y los otros lugares santos judíos, y el cementerio judío del Monte de los Olivos fue profanado. En el año 2000, una turba palestina se hizo cargo de la Tumba de José, un santuario considerado sagrado por los judíos y musulmanes, saquearon e incendiaron el edificio y lo convirtieron en una mezquita. Hay excavaciones no autorizadas por los palestinos para la construcción en el Monte del Templo en Jerusalén, que podrían amenazar la estabilidad del Muro de las Lamentaciones. Israel, en cambio, rara vez ha bloqueado el acceso a los lugares santos sagrados de otras religiones. Los organismos de seguridad israelí vigilan de manera rutinaria y detienen a los extremistas judíos que atacan la explanada de las mezquitas, por lo que casi no se registraron incidentes graves durante los últimos 20 años. Además, Israel ha dado una autonomía casi completa a los musulmanes en el Monte del Templo.

Israel expresa su preocupación por la seguridad de sus residentes de los barrios de Jerusalén si se colocan bajo control palestino. Jerusalén ha sido el blanco principal de ataques de grupos militantes contra objetivos civiles desde 1967. Muchos barrios judíos han sido establecidos en las zonas árabes.[cita requerida]

El gobierno israelí insiste en que trata a los musulmanes y los lugares santos cristianos con el máximo respeto. Según un estudio de 2010 publicado por Freedom House, la libertad de religión será respetada. Las minorías religiosas, incluida la cristiana, musulmana, y las comunidades bahá'ís tienen jurisdicción sobre sus propios miembros en materia de matrimonio, entierro y divorcio.[cita requerida]

Referencias[editar]

  1. Palestina, a 90 años del Nakba. Pedro Brieger YouTube
  2. v7inter_ El difícil camino hacia la paz (conflicto israelí-palestino) YouTube (Visión 7 Internacional)
  3. «A History of Conflict: Introduction» (en inglés). BBC News. Consultado el 27 de diciembre de 2013. 
  4. Culla, Joan B. (2005). La tierra más disputada: el sionismo, Israel y el conflicto de Palestina. Alianza Editorial S.A. p. 67. ISBN 84-206-4728-4. 
  5. «Solo la mitad de los israelíes y palestinos apoya la solución de dos estados». La Vanguardia (Grupo Godó). EFE. 22 de agosto de 2016. Consultado el 12 de marzo de 2017. 
  6. «History of the Israeli-Palestinian Conflict» (PDF). PROMISES • TIMELINE (en inglés). American Documentary, Inc. Diciembre de 2001. Consultado el 29 de diciembre de 2013. 
  7. «Israeli-Palestinian conflict» (en inglés). Fundación Thomson Reuters. 12 de diciembre de 2012. Consultado el 29 de diciembre de 2013. 
  8. www.bbc.com (23 de diciembre de 2016). «Naciones Unidas desata la ira de Israel al aprobar con la abstención de EE.UU. una resolución que pide poner fin a los asentamientos judíos en territorios palestinos». Consultado el 23 de diciembre de 2016. 
  9. www.elcomercio.pe (23 de diciembre de 2016). «ONU aprueba resolución contra los asentamientos israelíes». Consultado el 23 de diciembre de 2016. 
  10. www.clarin.com (23 de diciembre de 2016). «Con la abstención de EE.UU., la ONU condenó los asentamientos de Israel en Palestina». Consultado el 23 de diciembre de 2016. 
  11. www.elpais.es (23 de diciembre de 2016). «El Gobierno de Obama se abstiene en una resolución de la ONU contra Israel». Consultado el 23 de diciembre de 2016. 
  12. «Israeli- Palestinian conflict issues and history in brief...» (en inglés). MIDEastWEB. Consultado el 29 de diciembre de 2013. 
  13. Barlow, Rich (11 de diciembre de 2013). «The Israeli-Palestinian Conflict» (en inglés]). BU Today. Consultado el 29 de diciembre de 2013. 

Véase también[editar]