Conducător

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Conducător (en rumano, traducido literalmente como "Líder") fue el título oficial usado en dos ocasiones por políticos rumanos, y anteriormente por el rey Carol II.

Historia[editar]

La palabra deriva del verbo rumano a conduce, que a su vez proviene del latín ducere ("liderar"), similar a términos como Dux, Duque, Duce y Dogo. Su significado también es paralelo a otros títulos, como Führer en la Alemania nazi[1] [2] [3] [4] y Caudillo en la España franquista.

Fue empleado por primera vez como un título adicional por el rey Carol II durante los últimos años del régimen del Frente de Renacimiento Nacional,[2] y poco después nuevamente empleado por el mariscal Ion Antonescu, en cuanto este asumió los poderes dictatoriales después del 14 de septiembre de 1940.[1] [2] [5] [6] Teóricamente, Antonescu era el Primer ministro y el rol de jefe de estado estaba ostentado por el rey Michael, aunque el poder real estaba en manos de Antonescu.[5] [3] De acuerdo con el historiador Adrian Cioroianu, a pesar del usoo del término, Antonescu through the use of the term, Antonescu prefería resaltar las conexiones con la Alemania nazi, y después de la caída de la Guardia de Hierro del gobierno de coalición que dirigía (el llamado Estado Nacional Legionario), estableció un régimen personalista.[2]

El título volvió a ser recuperado durante el régimen comunista de Rumania por el presidente Nicolae Ceaușescu, que comienza en el período posterior a 1968, en un período en que el Partido Comunista Rumano aumentó considerablemente en militancia, pero decreció en importancia por el aumento del culto a la personalidad de Antonescu.[7] [8] [9] [4] [1] [6] El término fue usado en paralelo con el menos común cârmaci ("Timonel"), tomando a su vez retóricas similares de estados comunistas como Corea del Norte y la China maoísta.[2] Mientras que las referencias al partido como la "vanguardia de la clase obrera" cayeron en el desuso,[2] el poder se centró en las prerrogativas de Ceauşescu para emitir órdenes al aparato político.[10]

La elección del término también tenía por objeto destacar una conexión simbólica con los príncipes de Valaquia y Moldavia,[9] [6] aunque también se llegó a comparar la conexión entre Ceaușescu y los líderes de Dacia en la antigüedad.[9] Additionally, during the same period, Communist sources began depicting Antonescu in a favorable light.[9] A partir de un modelo aplicado a la totalidad de Bloque del Este el politólogo polaco Andrzej Korbonski, que diferenciaba dos tipos de liderazgos comunistas entre los primus inter pares (dirección colectiva) y primus (dirección personal), el politólogo rumano Cioroianu concluyó que la elección de Rumania por esta última alternativa se basó posiblemente en la tradición política local.[11] Desde el puesto de vista de Cioroianu, el sistema de poder de Ceauşescu obtuvo su otra gran fuente de legitimidad a través del clientelismo político (a resultas de lo que él mismo llamó un "sistema político orbital").[12]

Influencia[editar]

Numerosos autores serbios han alegado en varias ocasiones que el político croata Ivan "Stevo" Krajačić, miembro de la Liga de Comunistas de Croacia en la Yugoslavia comunista y confidente del presidente Josip Broz Tito, fue un decidido activista por la independencia croata.[13] Entre otras alegaciones, Krajačić fue acusado de haber adoptado el sobrenombre de "Conducător del separatismo", como un elogio a la postura dictatorial de Ceauşescu.[14]

Referencias[editar]

  1. a b c Brady & Kaplan, p. 176
  2. a b c d e f Cioroianu, p. 416
  3. a b Jelavich, p. 227
  4. a b Kligman, p. 291
  5. a b Butnaru, p.70
  6. a b c Chehabi & Linz, p. 14
  7. Berry, p.14
  8. Cioroianu, p. 414, 416 & 422-427
  9. a b c d Gallagher, p. 61
  10. Cioroianu, pp. 418-421
  11. Cioroianu, pp. 422-423
  12. Cioroianu, pp. 426-432
  13. MacDonald, p.191-192
  14. MacDonald, p.192

Bibliografía[editar]

  • David Berry (2004); The Romanian Mass Media and Cultural Development, Ashgate Publishing, Aldershot.
  • Henry E. Brady, Cynthia S. Kaplan, "Eastern Europe and the Former Soviet Union", en David Butler, Austin Ranney (1994); Referendums Around the World: The Growing Use of Direct Democracy, American Enterprise Institute, Washington D.C.
  • Ion C. Butnaru (1992). The Silent Holocaust: Romania and Its Jews, Praeger/Greenwood, Westport.
  • Houchang Esfandiar Chehabi, Juan José Linz (1998). Sultanistic Regimes, Johns Hopkins University Press, Baltimore, Londres.
  • Adrian Cioroianu (2005). Pe umerii lui Marx. O introducere în istoria comunismului românesc, Editura Curtea Veche, Bucarest.
  • Tom Gallagher (2005). Theft of a Nation: Romania since Communism, C. Hurst & Co., Londres.
  • Barbara Jelavich (1983). History of the Balkans, Cambridge University Press, Cambridge.
  • Gail Kligman (1998). The Politics of Duplicity: Controlling Reproduction in Ceausescu's Romania, University of California Press, Berkely, Los Ángeles, Londres.
  • David Bruce MacDonald (2009). Balkan Holocausts? Serbian and Croatian Victim-Centred Propaganda and the War in Yugoslavia, Manchester University Press, Manchester, Nueva York.