Condado de Carcasona

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Vista de la ciudad fortificada de Carcasona.

El condado de Carcasona fue una jurisdicción feudal existente entre los siglos VIII y XI en territorio occitano, con capital en la Cité de Carcasona.

Primera Dinastía[editar]

A Bellón, hipotético primer conde,[1] [2] le sucedió Guisclafredo I de Carcasona, su hijo mayor y sucesor en el condado a su muerte en el año 810. Guisclafredo murió sin descendencia y el condado fue heredado por su hermano Oliba I, que gobernó también el Rasez. Casado dos veces, con Elmetruda y Riquilda tuvo tres hijos: Oliba II, Sunifredo (abad de Lagrasse) y Acfredo I de Carcasona. El condado y su patrimonio, a su muerte, fue gobernado en común por sus hijos y nietos recayendo el título en Bernardo de Septimania, conde de Tolosa. Continuó unido a esta jurisdicción, sucediéndose hasta el año 844 en que Argila, hijo de Berá de Barcelona, fue restituido en sus honores del Conflent y el Rasez y, a su muerte un año más tarde, su sucesor fue Bera II, mencionado como conde en una carta datada en febrero del 846. El siguiente conde, hijo de Bera II, Miró Euti, tras su participación en la rebelión contra Carlos el Calvo, fue confiscado de sus dominios y título, pasando a formar parte de los dominios de Fredo de Tolosa. Transmitido a su muerte en el 852 a su hijo Ramón I de Tolosa, a su fallecimiento en el año 863 fue proclamado conde Hunifredo de Barcelona, marqués de Septimania. Tras un año, del 864 al 865, sin cabeza en el condado, fue asignado juntamente con el condado de Rasez a Oliba II por orden real, quien otorgó la parte correspondiente del Rasez a su hermano Acfred. Oliba II fue destituido temporalmente en beneficio de Bernardo II de Tolosa, aunque recuperó el título y dominios al ser asesinado el conde Bernardo. Fue sucedido por su hermano Acfredo I de Carcasona, casado con Adelinda de Tolosa primero y con Auvernia posteriormente, tuvo tres hijos, Guillem y Acfredo (duques de Aquitania y condes de Auvernia) y Bernat. A su muerte, en el año 906, el condado fue transmitido a Benció I de Carcasona, hijo de Oliba II, que murió sin descendencia siendo sucedido por su hermano Acfredo II. A la muerte de Acfredo en 933 o 934, y sin descendencia masculina conocida, el condado pasó a manos de su hija Arsenda (o Arsinde), terminando así el dominio territorial de los descencientes de Bellón en Carcasona.

Entre Acfredo II de Carcasona y Roger I de Cominges, conde de Carcasona, que es el siguiente conde identificado, no hay fuentes fiables que indiquen quien gobernó el condado. Una explicación es la que Arsenda, mujer de Arnau (Arnaud, Arnó), Conde de Cominges y de Couserans, y madre de Roger I de Cominges-Carcasona, era hija de Acfredo II de Carcasona, aunque no hay pruebas de su parentesco. Resaltando que la cronología para esta hipótesis es desfavorable, ya que Arsenda sería demasiado joven para ser hija de Acfredo II. El caso es que a mediados del siglo X se inicia una nueva dinastía, la de Cominges-Carcasona con Arnau I de Cominges y su mujer Arsenda.

Dinastía Cominges-Carcasona, Beziers-Carcassona[editar]

El hijo del matrimonio Arsenda- Arnau, Roger I de Carcasona apoderado El Vell (El Viejo) heredó el condado. Casado con Adelaida de Gavaldá, mantuvo enfrentamientos y batallas con Oliba Cabreta de Cerdaña, Fenolleda, Capcir, Donasá y Besalú, por sus pertenencias del condado de Rasez, perdiendo la zona sur del Perapertusés. Roger I murió en 1012; la dinastía Cominges continuó la practica, extendida en el Midi de asociar a hermanos, hijos, nietos y sobrinos en el gobierno. El título condal fue obstentado simultáneamente por sus tres hijos junto a su padre, Ramón I, Bernardo I y Pedro I, mientras que su hija, Ermesenda de Carcasona, la cual contrajo matrimonio con Ramón Borrell de Barcelona y Gerona.

Ramón I se casó con Garsenda, vizcondesa de Béziers y de Agde, y a su muerte se unió su parte hereditaria del condado de Carcasona con el Vizcondado de su mujer, iniciándose la línea dinástica Besiers-Carcassona. Bernardo I, fue conde de Cominges, inició la dinastía Cominges-Carcasonesa de Bigorra por matrimonio con la condesa Garsenda y perteneció a la dinastía de los condes de Foix. Pedro I, aunque mantuvo el título condal, se dedicó a la vida eclesiástica y fue obispo de Gerona (1010-1050).

Ramón I murió en 1010 y fue sucedido, como conde de Carcasona por su hijo Guillermo en 1012. A la muerte de este, en 1034, su hijo Ramón II, heredó el condado y título asociado a sus hermanos Pedro III y Bernardo II; también heredó los dominios de Garsenda de Beziers y Agde, y el condado de Rasez tras un breve periodo de separación dinástica; murió en 1068 sin descendencia y el condado fue dividido entre las tres hijas de su hermano Pedro II: Garsenda de Carcasona casada con Ramón II Vizconde de Narbona, Ermengarda de Carcasona casada con Ramón Bernardo I Trencavel Vizconde de Nimes y de Albi, y Adelaida de Carcasona casada con Guillermo Ramón Conde de Cerdaña.

Casa de Barcelona, Dinastía Trencavel y Vizcondado de Carcasona[editar]

Blasón de los Trencavel, vizcondes de Carcasona.

El conde de Barcelona, Ramón Berenguer I, compró en el año 1069, los condados a las tres herederas por «4.000 mancusos[3] procenentes de las paries»[4] pasando a titular como conde de Carcasona, Rasez y vizconde de Beziers y Agde. Su hijo, Ramón Berenguer II, heredó los títulos y fue también conde y vizconde hasta su muerte en 1082.

En el condado de Barcelona:

El 1082 Bernardo Aton IV Trencavel, hijo de Ermengarda de Carcasona y Ramón Bernardo Trencavel, reclamó los condados y vizcondados, alegando los derechos de linaje por parte de su madre. Los Trencavel se apoderaron de ellos y fueron señores de hecho de los dominios aunque con el título de vizcondes. Ermengarda murió en 1101 y Bernardo Aton I, IV de Nimes y de Albi fue proclamado formalmente Vizconde de Carcassona, Rasez, Beziers y Agde.

La casa condal de Barcelona defendió sus derechos continuamente; en 1107, por ejemplo, Ramón Berenguer III se apoderó de la Cité de Carcasona. A la muerte de Bernardo Aton sus hijos Bernardo IV y Roger IV lo sucedieron, el primero heredando los títulos de Nimes y Agde, el segundo los de Carcasona, Rasez, Beziers y Albi. Roger murió sin descendencia en 1150 y su hermano Ramón Trencavel gobernó los estados hasta 1167, reconociendo la soberanía de Barcelona. Su hijo Roger V y III de Beziers fue vizconde hasta 1194 juntamente con su hermano Ramón Trencavel II. El título pasó a su hijo Ramón Roger Trencavel hasta que en 1209, en la cruzada albigense fue desposeído y encarcelado por Simón de Montfort. Sus familiares, como Bernardo Aton IV de Nimes y Agde, también perdieron sus dominios a consecuencia de esta cruzada.

En 1224 el hijo de Ramón Roger, Ramón Trencavel II, tras algunos intentos fallidos, recuperó los estados de su padre, pero los volvió a perder en 1227. Recuperados de nuevo en 1240, finalmente en 1247 los cedió al rey de Francia definitivamente.

Referencias[editar]

  1. Alberto Montaner Frutos, en El señal del rey de Aragón: Historia y significado, Zaragoza, Institución «Fernando el Católico», 1995. ISBN 84-7820-283-8, págs. 27-28, niega la existencia del conde Bellón por cuanto no está documentado en la Edad Media:

    [...] la historiografía medieval desconoce por completo al conde Bellón. Está ausente de la amplísima Estoria de España o Primera Crónica General de Alfonso X el Sabio y de la Crónica de San Juan de la Peña, que [...] comienza su genealogía condal con Guifredo, padre de Guifredo el Velloso. Lo mismo sucede en la [...] Crónica (ca. 1380-1383) de [Juan] Doménech y en el rollo genealógico de Poblet (ca. 1396-1409). Todavía el docto Zurita ignoraba su existencia. Así que mal se podría hablar de una «dinastía bellónida» [...]

    Montaner Frutos, op. cit., pp. 28-29.
  2. No obstante, la mayoría de historiadores, como el occitano P. Tastu, Pierre Ponsich, Ramón de Abadal, M. Aurell y Archibald Lewis, entre otros, admiten la posible existencia de Bellón de Carcasona.
  3. Los mancusos eran monedas árabes de oro y plata. Estuvieron en curso en el Rosellón, Cerdeña y Cataluña desde el siglo IX hasta el XII. Siete mancusas barcelonesas de oro pesaban una onza.
  4. Mestre (1996). Viatge al país dels càtars. Itinerari històric i tur. pel Llenguadoc càtar. Barcelona: Edic. 62 ISBN 84-297-3937-8

Bibliografía[editar]

  • Direc: V. Hurtado, J Mestre (1998). Atles d'Història de Catalunya. Barcelona: Edic. 62. ISBN 84-297-4061-9

Enlaces externos[editar]